Inicio internacional Lo que necesita Biden para ganar

Lo que necesita Biden para ganar

169
0
Compartir

página 12. 05 de noviembre de 2020 

Los cinco estados que faltan contar y la campaña judicial republicana

Por Sergio Kiernan

Imagen: EFE

En la madrugada de ayer, miércoles, Donald Trump se declaró ganador en estas elecciones. No tenía con qué, pero nadie se sorprendió porque era la estrategia adelantada este sábado en Página/12, la de aprovechar los primeros y magros conteos a su favor, declararse vencedor y gritar que hubo fraude cuando el panqueque se voltee. El jueves, twiteó que había que parar los conteos que faltan para evitar el fraude. Además de la notoria incapacidad del personaje de aceptar la realidad cuando no le conviene, hay un muy duro y real juego por preservar el poder

Horas más tarde habló Joe Biden, en un tono mucho más responsable e institucional. No dijo que había ganado, sino que las tendencias mostraban que al finalizar el conteo de votos él iba a ser el nuevo presidente. El demócrata fue astuto, porque el mensaje implicaba que si él perdiera, aceptaría el resultado, pero que confiaba en que no había perdido.

Esto del fraude puede terminar en un pantano político y jurídico de difícil pronóstico y con un fuerte potencial de violencia. Lo primero que hay que tener en cuenta es que si Biden efectivamente es coronado y ganó tanto el colegio electoral como el voto popular total, la diferencia no llega a un diez por ciento. El país está efectivamente dividido en dos y una de las mitades incluye a todas las milicias posibles, trolls de derecha, una constelación de grupos inimputables y un arsenal.

La acusación de Trump

Los abogados de la campaña del presidente presentaron varios casos legales cuestionando conteos en proceso y pidiendo recuentos en dos estados que ya cerraron y le dieron sus electores a Biden. Los estados ya cerrados son Michigan y Wisconsin, electorados tradicionalmente demócratas que Trump ganó por muy poco en 2016. En ambos casos, el argumento legal es que los observadores electorales republicanos no pudieron cumplir libremente su trabajo, como ordenan las leyes locales. En algunos casos, se acusa que se avisó que el conteo se suspendía a la noche, pero cuando se retiraron los fiscales se siguió contando. En otros, el cargo es que se mantuvo a los fiscales a diez metros de las mesas de conteo, con lo que no podían ver las boletas. En ambos estados, la ventaja de Biden es muy, muy pequeña.

Los cuestionamientos a los conteos todavía en marcha son más sutiles y diferentes. En Georgia, Trump está ganando por apenas 46000 votos y para el mediodía hora argentina de este jueves faltaba contar apenas el cuatro por ciento de los votos. Pero esos votos son mayoritariamente de la zona urbana de la capital, Atlanta, y se espera que favorezcan a los demócratas. Como para ir abriendo la vía legal, los republicanos presentaron un caso cuestionando apenas 53 votos por correo, poca cosa pero un antecedente para impugnar la elección en el estado, que se puede definir hoy mismo.

Otro operativo en preparación es en Nevada, un estado con seis electores que usualmente pasa desapercibido pero que esta vez puede ser clave. Biden le lleva una ventaja de apenas ocho mil votos a Trump, pero falta contar el catorce por ciento de los votos. El problema para los republicanos es que esos votos están en Las Vegas, de lejos la mayor ciudad del estado y una plaza de Hillary Clinton ganó en 2016 por casi once puntos. El ministro de justicia local ya avisó que va a rechazar cualquier pedido de frenar el conteo de los votos y cualquier pedido de recontar.

Lo que falta contar

Más allá de las chicanas legales, en este momento la pelea legal se define por quién gana estos cinco estados:

Arizona, que tiene once votos electorales y ya procesó el 86 por ciento de los votos. Trump tiene el 48,1 por ciento y Biden el 50,5, 86.000 votos de diferencia. Si los demócratas consiguen la mitad del catorce por ciento que falta votar, ganan el estado.

Carolina del Norte, que tiene quince votos electorales y ya procesó el 95 por ciento de los votos. Trump tiene 50,1 por ciento y Biden 48,7, una diferencia de 77.000 votos. El demócrata tendría que ganar el 60 por ciento de los votos que falta tabular, pero la ley local hace que se espere por esos votos postales hasta el jueves que viene, 12 de noviembre.

Georgia, que tiene 16 votos electorales y ya procesó el 95 por ciento de los votos. Trump tiene 49,6 por ciento y Biden 49,2, un empate técnico con apenas 19.000 votos de diferencia. La ventaja demócrata es que los 60.000 votos que faltan contar son postales y vienen de zonas predominantemente azules.

LEER MÁS
John Lydon defiende a Donald Trump a los gritos | El ex cantante de Sex Pistols, republicano furioso

Nevada, que tiene seis votos electorales y ya procesó el 86 por ciento de los votos. Biden tiene 49,5 por ciento y Trump 48,5, una diferencia de apenas ocho mil votos. Lo que falta contar son votos postales, nuevamente del área metropolitana de Las Vegas, de tendencia demócrata.

Pensilvania, que tiene veinte votos electorales y ya procesó el 89 por ciento de los votos. Trump tiene 50,7 por ciento y Biden 48,1, una diferencia de 142.000 votos. Aquí la tendencia es tan compleja que Trump ya se declaró ganador de antemano. Faltan contar votos del área metropolitana de la capital, Filadelfia, que Biden está ganando fuerte con el sesenta por ciento. Pero también de condados más rurales que le dan ventaja a los republicanos.

Como se ve, las ventajas son mínimas pero en tres de esos estados va adelante Trump, que no para de gritar que ya es el presidente reelecto, aunque necesitaría ganar otro para concretarlo. A Biden le alcanza con confirmar Arizona y Nevada para llegar a los 270 electores que necesita.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.