Inicio Historia y Teoria Las raíces del conflicto palestino-israelí y la guerra en Gaza

Las raíces del conflicto palestino-israelí y la guerra en Gaza

162
0

8 de diciembre de 2023 Judy Beishon de Socialism Today, revista mensual del Partido Socialista (Comité por una Internacional de Trabajadores CIT Inglaterra y Gales)

Imagen: Devastación en Gaza, tras el lanzamiento de cohetes del ejército israelí. Foto: WAFA/APAIMAGES/CC

Las potencias imperialistas del mundo siempre han intervenido en Medio Oriente por sus propios intereses políticos, estratégicos y económicos. Por un lado, repartiendo inversiones, ayuda, acuerdos comerciales y promesas de protección, y por el otro, amenazas, sanciones y fuerza militar, han extraído lo que han podido para sí mismos, en detrimento de los pueblos de la región, incluidos los derechos nacionales.

El conflicto árabe-israelí surgió de la interferencia imperialista después de la Primera Guerra Mundial. En el siglo transcurrido desde entonces, ha sido testigo de 13 guerras y muchos otros derramamientos de sangre en el medio.

Árabes y judíos antes de Israel

En el período feudal, los califatos que abarcaban a los palestinos y otros territorios árabes finalmente fueron conquistados por el imperio turco otomano. Ese imperio se desmoronó tras las derrotas militares antes y durante la Primera Guerra Mundial y Oriente Medio quedó dividido entre los vencedores imperialistas. Los planes para tomar el control incluían el acuerdo secreto Sykes-Picot de 1916 entre Gran Bretaña y Francia, para que Gran Bretaña tomara el control de Palestina y Jordania, y Francia tomara Siria y el Líbano. El acuerdo rompió una promesa británica hecha previamente a los líderes árabes de que tendrían su propio estado en esas áreas.

A través de ese acuerdo y otros tratados imperialistas, Gran Bretaña gobernó Palestina después de la Primera Guerra Mundial hasta que se retiró en el momento de la creación de Israel en 1948. El camino para un Estado israelí había sido allanado por la «declaración Balfour» de 1917, un compromiso de El Ministro de Asuntos Exteriores británico, Arthur Balfour, dijo que «veía con buenos ojos el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío».

Este fue un gran regalo para el movimiento sionista que hacía campaña por un Estado judío en Palestina. Pero fue un duro golpe para los árabes de Palestina, alrededor del 90% de la población, entonces bajo dominio colonial británico sin ninguna promesa de tener su propio Estado.

En aquella época existían comunidades judías en todo Oriente Medio. Constituían alrededor del 10% de la población palestina y aproximadamente la mitad de ellos habían vivido en esa tierra durante siglos.

Tras la declaración Balfour, los árabes de Palestina temieron ser marginados. Estallaron protestas y enfrentamientos violentos; pero no impidieron que Balfour escribiera en 1922, reflejando la ideología racista imperialista: “El sionismo, ya sea correcto o incorrecto, bueno o malo, es de importancia mucho más profunda que los deseos y prejuicios de los 700.000 árabes que ahora habitan esa antigua tierra. ”.

La inmigración judía aumentó, provocando una creciente alarma entre los árabes. Estallaron en una rebelión masiva en 1936-39 y fueron brutalmente reprimidos por las fuerzas británicas. Durante esa revuelta, en 1937, el imperialismo británico propuso la creación de un pequeño Estado judío en Palestina.

¿Qué fue el movimiento sionista moderno? Un contemporáneo de Marx y Engels, Moses Hess, fue uno de los primeros pioneros del sionismo en el siglo XIX, y defendió la colonización judía en Palestina y el patrocinio imperialista de la misma. En 1896, Theodor Herzl, un periodista de Viena, escribió un libro que llevaba las ideas de Hess y otros más allá, y al año siguiente organizó el primer Congreso Sionista en Basilea que creó la Organización Sionista y declaró: “El sionismo se esfuerza por crear para al pueblo judío un hogar en Palestina garantizado por el derecho público”. Herzl jugó un papel decisivo en el avance de la ideología política sionista y en buscar el apoyo de las potencias imperialistas. Palestina se convirtió en el foco principal de un Estado judío sobre la base de su presencia judía ancestral.

El sionismo político fue esencialmente una reacción al antisemitismo endémico, que adoptó diferentes formas en todo el mundo. Durante la decadencia de las relaciones feudales en los imperios zaristas austrohúngaro y ruso, los judíos de Europa del Este fueron progresivamente excluidos de sus medios de vida. Al mismo tiempo, las relaciones capitalistas impuestas por las potencias imperialistas ya estaban entrando en declive. En toda Rusia y lo que hoy es Polonia, desde la década de 1880 en adelante, los regímenes estaban avivando los prejuicios contra los judíos como una forma de desviar la atención de los efectos de la crisis económica sobre todos los trabajadores y campesinos. En Viena, Karl Lueger, alcalde durante 13 años a partir de 1897, construyó una carrera basada en el antisemitismo que también utilizó contra el creciente movimiento obrero. En algunos países estallaron terribles pogromos contra los judíos. Huyendo de la persecución y el desempleo masivo, alrededor de cuatro millones de judíos emigraron en ese período a Europa occidental, Estados Unidos y otros lugares, y tendieron a integrarse en las poblaciones a las que llegaron.

A principios del siglo XX, la mayoría de los judíos políticamente activos no miraban hacia el sionismo sino hacia las organizaciones y luchas de los trabajadores. En Alemania y Austria, los socialistas de origen judío desempeñaron un papel destacado en la construcción de las primeras organizaciones de trabajadores, un factor que utilizaron los partidos de derecha al combinar la oposición al socialismo con el antisemitismo. En Rusia, muchos judíos se convirtieron en miembros del Partido Laborista Socialdemócrata Ruso fundado en 1898, una capa de ellos a través del Bund Laborista Judío General, que quería autonomía para los judíos pero desarrolló una posición antisionista. Varios líderes de la revolución rusa de 1917 procedían de origen judío, incluidos Kamenev, Zinoviev y Trotsky, lo que llevó a las fuerzas anticomunistas a utilizar ampliamente el antisemitismo tanto contra los bolcheviques como contra otras organizaciones con raíces marxistas.

En general, el objetivo de los sionistas, una pequeña minoría de judíos en todo el mundo, no era luchar contra el antisemitismo y hacer campaña por los derechos del pueblo judío en Europa, sino más bien escapar de él, una ideología que se vio impulsada por los resultados del fracaso. de los movimientos obreros en toda Europa para emular la revolución rusa y eliminar el capitalismo. Los sionistas defendían una patria judía como un territorio donde los judíos pudieran vivir libres de opresión y expresar su cultura.

Sin embargo, la revolución rusa tuvo un profundo impacto en la izquierda sionista. La organización internacional marxista-sionista Poale Zion se dividió en 1920 y su ala izquierda solicitó unirse a la Internacional Comunista. La Internacional Comunista argumentó en contra del apoyo de Left Poale Zion a la migración a Palestina y pidió a los miembros de Poale Zion que se unieran a sus partidos comunistas locales, lo que algunos hicieron. En Palestina, partes de la izquierda Poale Zion se convirtieron en la base del Partido Comunista, otra parte de la izquierda sionista finalmente se convirtió en Mapam (‘Partido Unido de los Trabajadores, uno de los precursores del partido israelí Meretz), mientras que el ala derecha de Poale Zion, fue la base del partido sionista procapitalista Mapai dirigido por David Ben-Gurion, quien se convirtió en el primer primer ministro de Israel.

1948 creación de Israel

En los dos años posteriores al fin de la Segunda Guerra Mundial, las fuerzas británicas llegaron a una crisis en su estrategia de “divide y vencerás” en Palestina. Intentaron limitar la inmigración judía, a lo que las milicias judías respondieron con sabotaje y actos terroristas. La revuelta sionista contra el dominio británico provocó conmociones en todo el mundo en julio de 1946, cuando la milicia Irgun hizo estallar parte del hotel Rey David de Jerusalén, utilizado por personal británico, matando a 91 personas. En 1947, cuando el gobierno británico de Atlee era incapaz de estabilizar el “nido de avispas” de Palestina, como lo describió el canciller británico Hugh Dalton, las Naciones Unidas (ONU) votaron a favor de dividir Palestina en un Estado árabe y un Estado judío. Esa decisión no se debió sólo a una perspectiva falsa de intentar estabilizar Palestina; El imperialismo estadounidense también lo vio como un destino para cientos de miles de refugiados judíos de posguerra que estaban siendo rechazados por países de toda Europa y también por Estados Unidos.

Los árabes de Palestina reaccionaron con indignación ante ese edicto imperialista. Al mismo tiempo, los sionistas estaban ansiosos por apoderarse de la mayor cantidad de tierra posible para su nuevo estado. Estalló la guerra civil, en la que las fuerzas judías lideradas por la milicia Haganah se apoderaron del territorio, lo que les llevó a anunciar el Estado de Israel en mayo de 1948. En una segunda fase de la guerra, el nuevo Estado israelí luchó contra una invasión de cinco países árabes. ejércitos. En 1949, Israel había tomado más tierra de la que la ONU le había asignado, Jordania controlaba Cisjordania y Egipto tenía la franja de Gaza. Se ha cometido la monstruosa injusticia de borrar a Palestina del mapa, con alrededor de 750.000 palestinos desplazados de sus hogares, convirtiéndose en refugiados en Gaza, la Ribera Occidental, Israel y los países vecinos. Los palestinos llaman a esa terrible expulsión su Naqba, “catástrofe” en árabe.

La matanza masiva de judíos en el Holocausto no puede utilizarse para justificar la Naqba y su creación de las condiciones para nuevos genocidios en la era moderna. León Trotsky, un mes antes de ser asesinado por agentes de Stalin en 1940, había advertido que un Estado judío en Palestina podría ser una “trampa sangrienta” para los judíos, ya que la tierra ya estaba habitada. Esto se ha demostrado trágicamente, tanto para los palestinos como para los judíos.

Crecimiento de Israel

En 1949 Israel obtuvo acuerdos de armisticio con sus cuatro vecinos árabes: Egipto, Jordania, Siria y Líbano. Desde entonces, a las líneas de demarcación se las ha denominado a menudo “línea verde”. Su población creció rápidamente debido a la inmigración. De ninguna manera todos los inmigrantes de la posguerra eran sionistas; muchos no tenían otro lugar adonde ir, y la posterior ola de inmigrantes de países árabes y otros países musulmanes se vio bajo presión sionista para migrar o sufrió persecución o expulsión como resultado de la creación de Israel.

Muchos de los primeros inmigrantes sionistas a Palestina habían creado y vivido en comunidades agrícolas kibutzim. Se basaban en la cooperación y en ideas de tipo socialista, en parte para sobrevivir a las difíciles condiciones, pero también reflejaban la influencia que habían experimentado de los movimientos obreros en Europa, distorsionándola en una forma de camuflaje para el proyecto de colonizar la tierra palestina.

Desde su nacimiento, Israel se basó en relaciones capitalistas. Después de una crisis económica inicial de posguerra, su economía creció, impulsada por las reparaciones de Alemania, los inversores extranjeros y la ayuda estadounidense. Se benefició enormemente de las altas tasas de ganancia e inversión durante el auge económico mundial de la posguerra de los años cincuenta y sesenta.

La economía también se desarrolló gracias a un alto grado de apoyo por parte del Estado. El Estado y la Histadrut (Organización General de Trabajadores de Israel) emplearon en conjunto al 40% de los trabajadores del país en la década de 1950 y el Estado otorgó subsidios a otras corporaciones importantes. Pero esto no era ninguna forma de socialismo, como subrayó el ministro de Finanzas, Levi Eshkol, en 1957: “¿Cuál es nuestro régimen? Es un régimen de preparación y pavimentación del camino para el capital privado, siempre que exista y quiera venir aquí”. Eshkol fue líder del partido político Mapai que dirigió todos los gobiernos israelíes durante las primeras tres décadas, todos procapitalistas, primero como Mapai y desde 1968 como Partido Laborista Israelí. Paralelamente al crecimiento de la economía se construyó la Fuerza de Defensa de Israel (FDI), dotada de armamento de alta tecnología, incluida una capacidad nuclear no publicada.

Tras la formación del Estado israelí, muchos refugiados palestinos intentaron regresar a sus hogares y a sus tierras. Hubo enfrentamientos alrededor de las fronteras del armisticio cuando las FDI los respondieron con disparos y llevaron a cabo incursiones punitivas en las fronteras. Un comandante de las FDI, Ariel Sharon, más tarde primer ministro israelí, dirigió un asalto y masacre de 69 palestinos en la aldea de Qibya en Cisjordania en 1953; y en 1955, las FDI atacaron un campamento militar egipcio en Gaza, matando a 38 soldados egipcios. También se utilizó intensamente la represión contra los palestinos que habían logrado permanecer dentro de las fronteras de Israel durante y después de 1948. Sus ciudades y pueblos estuvieron bajo la ley marcial israelí hasta 1966.

Guerras en 1956 y 1967

El imperialismo estadounidense llegó a tener un interés político cada vez mayor en ayudar a Israel como parte de su estrategia en la «guerra fría» de posguerra entre las potencias capitalistas occidentales dominadas por Estados Unidos y el bloque estalinista del este liderado por la Unión Soviética (URSS), un enfrentamiento entre Dos sistemas económicos antagónicos. Oriente Medio era de interés para ambas superpotencias, sobre todo por sus reservas de petróleo y su importancia geográfica para el comercio. Estaban luchando por influencia en lo que fue un período de tumulto y cambio de régimen en toda esa región. La URSS originalmente apoyó la creación de Israel y ayudó a armar al nuevo estado con armas enviadas desde la entonces Checoslovaquia, con la esperanza de que fuera un aliado contra las monarquías árabes respaldadas por Occidente. Pero la situación cambió cuando el exitoso golpe del Movimiento de Oficiales Libres de 1952 en Egipto alteró el equilibrio de fuerzas regional. Stalin y sus sucesores buscaron ganar influencia en los regímenes nacionalistas árabes que llegaron al poder, incluido un acuerdo de armas con el gobierno de Gamal Abdel Nasser en Egipto en 1955, que estaba equilibrando el Occidente capitalista y el bloque soviético.

El imperialismo occidental quería contrarrestar esa influencia y, en cualquier caso, veía al régimen de izquierda, principalmente secular de Nasser y su gran atractivo para las masas árabes como una amenaza importante. Nasser gobernó de manera autocrática y se mantuvo dentro de los límites del capitalismo, pero en lo que fue un proceso revolucionario que impactó a todo el Medio Oriente, adoptó aspectos de la ideología socialista combinados con el nacionalismo árabe. Su régimen redistribuyó la tierra de los principales terratenientes a los pobres de las zonas rurales, nacionalizó el canal de Suez y otras empresas de propiedad británica y francesa en Egipto, y entregó un nivel sin precedentes de servicios públicos a las masas egipcias. Por lo tanto, las potencias capitalistas occidentales vieron al Israel imperialista incondicionalmente pro occidental como una importante base de apoyo para sus intereses frente al desafío que planteaba el nasserismo.

El llamado «lobby judío» en Estados Unidos también fue un factor en las relaciones entre Estados Unidos e Israel y todavía lo es hoy: los capitalistas estadounidenses de origen judío tienen vínculos con las grandes empresas israelíes, y los trabajadores estadounidenses de origen judío tienen influencia en algunos estados de EE.UU. electoralmente.

La clase dominante de Israel, por su parte, quería ayuda y también protección de Estados Unidos; temía que la URSS armara a regímenes árabes hostiles. Desarrolló una historia de ayuda a los intereses estadounidenses en Medio Oriente y otras áreas del mundo con inteligencia y coordinación militar.

Sin embargo, la guerra de Suez de 1956 no fue bien recibida por el imperialismo estadounidense. En octubre de 1956, Israel invadió la península del Sinaí, rápidamente respaldado por fuerzas militares británicas y francesas, para intentar tomar el control del canal de Suez y derrocar a Nasser. La furia estalló en las calles árabes y entre otros trabajadores a nivel internacional, incluida una manifestación de 30.000 personas contra la guerra en Londres. Estados Unidos estaba desesperado por evitar la interrupción del suministro de petróleo y otros tipos de comercio, y la propagación de la guerra (la URSS amenazaba con intervenir), por lo que presionó a los invasores para que se retiraran. El resultado fue una retirada humillante del imperialismo británico y francés, seguida de la salida de Israel del Sinaí.

En 1967, tras la acumulación de nuevas tensiones y enfrentamientos entre Israel y los países vecinos, y después de que Egipto endureciera su bloqueo del transporte marítimo israelí a través del Estrecho de Tirán, ambos lados se estaban preparando una nueva guerra. Después de recibir luz verde de Estados Unidos, el 5 de junio Israel lanzó ataques militares contra Egipto, Siria y Jordania, en lo que se conoció como la “guerra de los seis días”. Las fuerzas israelíes tuvieron un éxito dramático e inesperado, ganando el control de Cisjordania, Jerusalén oriental, Gaza, los Altos del Golán y el Sinaí de manos de Jordania, Egipto y Siria. Lamentablemente, además de ser el comienzo de la ocupación israelí, la guerra creó alrededor de 400.000 refugiados palestinos, algunos de ellos por segunda vez.

En noviembre de 1967, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó su conocida resolución 242, pidiendo la retirada israelí de las zonas tomadas. Pero, con excepción del Sinaí, siguen ocupados por Israel hasta el día de hoy. Una y otra vez Israel ha sido acusado por organizaciones de derechos humanos, entre otras, incluidos muchos grupos de izquierda, de violar el derecho internacional, pero toda la historia del conflicto ha demostrado cuán intrascendentes son esos llamamientos. Esa ley es esencialmente a instancias de las potencias imperialistas y los intentos de hacerla cumplir sólo pueden ser realizados por las fuerzas militares de sus estados nacionales. En el caso de Israel, en definitiva, no les ha convenido aplicarlo y los gobernantes de Israel lo saben.

A los pocos meses de la guerra de los seis días, Israel comenzó a construir asentamientos judíos en los territorios ocupados, además de desarrollar un régimen de represión brutal contra los palestinos que vivían allí. Prácticamente todos los aspectos de sus vidas pasaron a estar controlados por Israel, con castigos duros y mortales por las transgresiones. A lo largo de los años, las FDI han llevado a cabo muchas incursiones sangrientas en ciudades de Cisjordania y Gaza, y se han llevado a cabo asesinatos de líderes y combatientes de las milicias palestinas. El 40% de la población masculina de los territorios ha pasado tiempo en prisiones israelíes, y miles de personas han sido detenidas al mismo tiempo, muchas de ellas sin juicio.

Resistencia palestina

Un grupo de palestinos formó Fatah, acrónimo inverso de “Movimiento de Liberación Nacional Palestino” a finales de los años cincuenta, liderado por Yasser Arafat. En 1969, Fatah era el partido dominante en la Organización de Liberación de Palestina (OLP), que agrupaba a numerosas organizaciones palestinas, principalmente seculares, que reflejaban los procesos revolucionarios que tenían lugar en toda la región. Promovió la identidad palestina y la conciencia sobre la difícil situación de los palestinos, y desarrolló un apoyo masivo en la diáspora palestina, entre otros árabes, y de organizaciones como el ANC en Sudáfrica. Llevó a cabo ataques armados contra el ejército y la infraestructura de Israel. Al mismo tiempo, sin embargo, los ataques terroristas individuales y grupales llevados a cabo en la década de 1970 por varias facciones de la OLP alejaron a muchos trabajadores a nivel internacional de sus métodos. Esos actos incluyeron el secuestro de aviones, el asesinato de escolares israelíes y la toma de rehenes y el asesinato de atletas israelíes durante los Juegos Olímpicos de verano de Munich de 1972.

La OLP no estaba tratando de construir movilizaciones masivas de la clase trabajadora y los pobres palestinos contra la opresión, sino que se posicionó actuando en nombre de las masas, y con su terrorismo no siendo un método que fuera capaz de derrotar militarmente a las masas. poderoso Estado israelí. De esa manera sustituyó las acciones de masas que se necesitaban para luchar por la liberación palestina por las acciones de pequeños grupos.

En períodos posteriores, movimientos de masas como la intifada palestina de 1987-92 o los levantamientos de la ‘Primavera Árabe’ de 2011 demostraron el poder potencial de las movilizaciones de masas, que demostraron ser mucho más efectivas que las campañas guerrilleras y los actos terroristas grupales que habían sido llevadas a cabo por las organizaciones dentro de la OLP y otras. En circunstancias excepcionales una fuerza guerrillera puede obtener la victoria, como en Cuba en 1959. Sin embargo, en esos casos, aunque fue posible derrocar al capitalismo, no fue posible a través de esas luchas guerrilleras lograr la democracia socialista. Se basaban en el campesinado, más que en que la clase trabajadora desempeñara el papel dirigente que habría sido necesario para las transformaciones al socialismo. En Cuba el resultado fue un régimen popular pero burocrático. En Sudáfrica, el potencial revolucionario de un movimiento de masas de la clase trabajadora fue decisivo para derrotar al régimen del apartheid, más que la campaña guerrillera emprendida por el ANC.

La OLP pidió un Estado palestino secular con iguales derechos para los judíos que lo integran, pero no los consideraba como si tuvieran derechos colectivos como judíos. Algunas de las organizaciones que lo componen fueron influenciadas por el estalinismo y recibieron ayuda de la Unión Soviética y China. En sintonía con la ideología estalinista, relegaron la lucha por el socialismo a una etapa posterior a la liberación palestina. Sin embargo, los métodos de lucha de la OLP no sólo no lograrán la liberación palestina, sino que tampoco será posible lograrla sobre una base capitalista.

Además, ningún tipo de entidad palestina capitalista podrá proporcionar niveles de vida dignos a su población. ¿En qué parte del mundo una clase dominante capitalista, en las condiciones actuales de decadencia capitalista, proporciona constantemente niveles de vida crecientes para cualquier clase de la sociedad que no sea la que está en la cima? Y menos aún en una zona sin base industrial y con una historia de derramamiento de sangre.

En cualquier caso, los regímenes árabes, también basados en el capitalismo, siempre han ejercido una fuerte influencia contrarrevolucionaria sobre la OLP financiándola y acogiéndola. Por un lado, sus elites intentan presentarse como tan enojadas como las masas de todo Medio Oriente por la difícil situación de los palestinos, mientras que, por otro lado, les conviene obstruir cualquier movimiento hacia la construcción de las únicas fuerzas que pueden poner fin a la crisis. la ocupación: organizaciones de la clase trabajadora en los territorios ocupados y en Israel.

A pesar de su influencia sobre ella, los Estados árabes han considerado a la OLP a menudo como una molestia y, a veces, como una amenaza. En el “Septiembre Negro” de 1970, el rey Hussein en Jordania ordenó a su ejército destruir la base de la OLP en Jordania, matando a miles de palestinos y obligando a la OLP a trasladar su cuartel general al Líbano porque lo veía como una amenaza al gobierno de la monarquía.

Dentro de Israel, en 1975-76 se desarrolló un movimiento de masas palestino contra una política del Estado israelí de confiscar zonas de tierra palestina. Llegó a un punto crítico cuando el 30 de marzo de 1976 tuvo lugar una huelga general de palestinos en Israel llamada “Día de la Tierra”, apoyada por los palestinos de los territorios ocupados y el Líbano. La brutal represión de las FDI ese día contra los aldeanos palestinos, especialmente en Galilea, mató a seis palestinos, cuyas muertes se han conmemorado desde entonces en las manifestaciones anuales del Día de la Tierra.

Guerra de Yom Kipur y decadencia económica

En 1969-70 tuvo lugar una «guerra de desgaste» principalmente entre Egipto e Israel y luego estalló una guerra importante unos años más tarde, en octubre de 1973. Esta fue la guerra de Yom Kippur, que comenzó en el día religioso judío de ese nombre. . Egipto y Siria lanzaron una inesperada ofensiva militar contra Israel para recuperar sus territorios perdidos, con la ayuda de varios otros países árabes. Como reflejo de la guerra fría, la Unión Soviética estaba armando a los combatientes árabes, y después de la guerra de Yom Kippur, Estados Unidos comenzó a aumentar seriamente el armamento de Israel.

Después de la guerra, Arabia Saudita lideró un boicot árabe a las exportaciones de petróleo a los países que habían apoyado a Israel durante la misma, lo que provocó que el precio del petróleo se triplicara durante los cinco meses siguientes. Eso impactó en una economía mundial que ya mostraba signos de retroceso respecto de los embriagadores años del auge posterior a la Segunda Guerra Mundial. Comenzó la recesión mundial y la economía de Israel se vio gravemente afectada: su tasa de crecimiento económico cayó, la inflación aumentó y el déficit de su balanza de pagos empeoró.

Elección de la derecha israelí

Al acercarse las elecciones generales de Israel de 1977, su gobierno laborista, que desde 1974 había sido dirigido por Yitzhak Rabin tras la dimisión de Golda Meir, todavía era culpado de haber sido tomado por sorpresa por la guerra de Yom Kippur y había ira por los escándalos de corrupción en la cúpula. El propio Rabin renunció un mes antes de las elecciones por violar las reglas monetarias. El empeoramiento de la economía hizo que el desencanto con el Partido Laborista fuera aún mayor, especialmente entre los judíos mizrajíes de Israel, provenientes de Oriente Medio, el norte de África y Asia, y los judíos sefardíes originarios de todo el Mediterráneo. Siempre habían sufrido discriminación a manos de los judíos asquenazíes de Israel, principalmente originarios de Europa central y oriental, que dominaban el Partido Laborista. Los mizrajíes y sefardíes padecían mayores niveles de pobreza y peores viviendas, empleos y servicios, y habían visto su cultura marginada en favor de la de los asquenazíes, por considerarla demasiado del Medio Oriente. La década de 1970 fue testigo de disturbios y protestas entre ellos, incluida la creación de un grupo radical de “panteras negras” de jóvenes Mizrahim en 1971 que se enfrentó a una fuerte represión por parte del Estado de Israel.

En las elecciones de 1977, muchos mizrajíes y sefardíes votaron por el partido de derecha Likud, lo que ayudó a la derecha a llegar al poder por primera vez, como una coalición liderada por el Likud. De modo que los dirigentes del Likud se estaban beneficiando de la alienación de los mizrajíes y sefardíes de la elite gobernante laborista, a pesar de que la mayoría de los líderes del Likud también tenían herencia de Europa central o oriental.

Esto tuvo consecuencias para la ocupación. Como lo describe el autor Avi Shlaim: “Representó el triunfo del sionismo revisionista después de medio siglo de amarga lucha contra el sionismo laborista dominante”. El sionismo revisionista fue elaborado por primera vez por Ze’ev Jabotinsky, quien se había opuesto a un enfoque gradualista para lograr un Estado israelí. Sostuvo que los palestinos nunca aceptarían la partición, por lo que era necesario un “muro de hierro” de fuerza militar entre un Estado judío y los árabes.

La derecha israelí, nacida de esas ideas, suele rechazar cualquier compromiso sobre el territorio y afirma que, según la Biblia, Israel tiene derecho a toda Judea y Samaria, los nombres bíblicos de Cisjordania, y también a Gaza. Una vez en el poder, aceleraron la construcción de asentamientos judíos en Cisjordania con el objetivo de un “gran Israel”. El autor Ahron Bregman, en su libro «Victoria Maldita», lo describió como «un gran plan para hacer que la ocupación sea irreversible».

Los gobiernos liderados por los laboristas en Israel también han ampliado los asentamientos, pero lo han justificado principalmente sobre la base de necesidades de seguridad más que de expansionismo. Después de 1967, los laboristas afirmaron que estaban dispuestos a ceder partes de Cisjordania, aunque no a los palestinos sino a la monarquía de Jordania, ya que los laboristas se negaron a aceptar que los palestinos tuvieran derechos nacionales.

Egipto también había obtenido un acuerdo formal para un «marco» para que los territorios palestinos ocupados tuvieran su propia autoridad como un paso hacia un estado y para que se implementara la resolución 242 de la ONU, pero el gobierno israelí sabía que podía obstruir la implementación de lo que había dejado de lado. como lista de deseos.

Invasiones del Líbano

Israel invadió el sur del Líbano en marzo de 1978, con el objetivo de contrarrestar las acciones de la OLP, ahora con base en el Líbano, pero se retiró después de una semana. En 1982, el segundo gobierno de Begin llevó a cabo una invasión de mayor alcance para intentar destruir a la OLP, expulsar al ejército sirio del Líbano y llevar al poder a los cristianos maronitas libaneses. El ministro de Defensa israelí, Ariel Sharon, infligió un terrible asedio al oeste de Beirut, lo que obligó a la OLP a trasladar su base a Túnez, supervisada por Estados Unidos. La guerra luego evolucionó hasta incluir una horrible masacre de refugiados palestinos y civiles libaneses en las áreas de Sabra y Chatila de Beirut por parte de las Falanges Cristianas de derecha, con las tropas de Sharon facilitando la matanza. Un movimiento contra la guerra de cientos de miles de personas estalló en Israel y las tropas invasoras se retiraron de Beirut y se retiraron para atrincherarse en un prolongado atolladero de ocupación –hasta el año 2000– de una franja del sur del Líbano, junto con el ‘Líbano del Sur’ cristiano libanés. Ejército’.

En general, esa guerra fue un enorme fracaso para los líderes de Israel, con el desastre añadido para ellos de que creó las condiciones para la formación de Hezbollah, una organización chiita libanesa basada en el Islam político de derecha, formada para contrarrestar la agresión israelí y financiada por Irán. En abril de 1996, Israel lanzó un ataque contra Hezbollah y nuevamente le declaró la guerra durante un mes en 2006, matando a cientos de personas y siendo objeto de continuos ataques con cohetes desde Hezbollah.

Primera intifada

En 1987, los palestinos de los territorios ocupados estallaron espontáneamente en un movimiento de protesta masivo que duró seis años y llegó a ser conocido como la “primera intifada”. Toda la población participó en manifestaciones y huelgas masivas. Las FDI respondieron a las multitudes desarmadas con balas de goma, cañones de agua, gases lacrimógenos y disparos. También recurrió a toques de queda, detenciones, cierre de escuelas, demoliciones de viviendas, torturas y deportaciones.

Pero como escribió Avi Shlaim: “La intifada logró más en sus primeros meses que décadas de operaciones militares de la OLP. Al menos algunos de los líderes de Israel comenzaron a admitir que el poder militar tiene sus límites y que no podría haber una solución militar a lo que es esencialmente un problema político”. Shlaim citó algunas palabras del académico Shlomo Avineri: “Un ejército puede vencer a un ejército, pero un ejército no puede vencer a un pueblo”.

Los líderes de la OLP en Túnez no desempeñaron ningún papel en el estallido de la intifada, pero intervinieron para hacerse con el liderazgo de la misma. Bajo la presión de los palestinos de Cisjordania y Gaza para que pusieran fin a la ocupación, la OLP decidió en 1988 reconocer la existencia del Estado de Israel y adoptó oficialmente una solución de dos Estados: que los territorios ocupados se convirtieran en un Estado palestino. junto a Israel.

Primera guerra del Golfo y acuerdo de Oslo

El colapso del estalinismo y el retorno del capitalismo en la URSS y Europa del Este en 1989-91 cambiaron profundamente las relaciones mundiales. Abrió un período en el que el imperialismo estadounidense pudo desempeñar un papel dominante a nivel mundial y las élites de Oriente Medio ya no pudieron maniobrar entre dos sistemas económicos diferentes. Una muestra importante de las relaciones rápidamente cambiantes fue la coalición formada por Estados Unidos contra la invasión iraquí de Kuwait por Saddam Hussein en 1990. La coalición abarcaba 42 países, incluida la Unión Soviética, las potencias occidentales y muchos de los estados árabes.

Para mantener a los países árabes a bordo, Estados Unidos excluyó a Israel de la coalición, aunque Israel brindó apoyo adicional. Apenas dos meses después de esa primera guerra del Golfo, las FDI mataron a 19 palestinos en Jerusalén, lo que puso en peligro a la coalición porque expuso los diferentes enfoques del imperialismo estadounidense ante la ocupación iraquí de Kuwait, rico en petróleo, y la ocupación israelí que estaba haciendo a un lado.

Tratar de disimular esos evidentes dobles raseros fue una de las razones de Estados Unidos para impulsar conversaciones de paz entre Israel y Palestina después de la guerra. Saddam Hussein –apoyado por la OLP– se había hecho pasar por defensor de los palestinos al vincular la retirada de Kuwait con la retirada de Israel de los territorios ocupados, por lo que el llamamiento de Estados Unidos a negociaciones para un Estado palestino era parte de su propaganda contra Hussein. Pero la razón principal para recurrir a las negociaciones entre Israel y Palestina fue que la primera intifada todavía estaba en pleno apogeo y la represión militar no la había dominado, por lo que los líderes estadounidenses e israelíes buscaban detenerla mediante conversaciones. También esperaban atravesar a las milicias palestinas en los territorios basados en el Islam político de derecha que estaban ganando apoyo y volviéndose más combativos.

Shamir ya había considerado intentar utilizar concesiones para detener la intifada; en 1989 planteó la idea de una autonomía limitada para los palestinos bajo ocupación, pero luego se retiró de ella. En octubre de 1991 comenzaron las conversaciones en Madrid y siguieron múltiples rondas en Washington. A pesar de que Shamir no concedía prácticamente nada, su coalición de gobierno en Israel perdió su mayoría cuando dos partidos ultranacionalistas dimitieron en oposición a las conversaciones. En las elecciones generales posteriores, celebradas en junio de 1992, el electorado de Israel llevó al poder a un gobierno liderado por los laboristas y encabezado por Rabin sobre la base de su promesa de un acuerdo para la autonomía palestina. Ese resultado electoral reflejó el deseo de los israelíes comunes y corrientes de poner fin a los repetidos conflictos, que se ha expresado muchas veces a lo largo de décadas, por ejemplo en una manifestación por la paz de 100.000 personas en Tel Aviv en 1978, en vísperas del acuerdo de Camp David, o en la 90% de apoyo a la retirada de las tropas israelíes del Líbano en 1985.

Las conversaciones de Washington no iban a ninguna parte, pero en Oslo se inició secretamente un canal separado –por primera vez directamente con la OLP– que condujo al Acuerdo de Oslo de 1993. La clase dominante israelí y sus estrategas, debido a su incapacidad para derrotar la intifada, abandonaron parcialmente su política de ocupación militar directa. Sin embargo, el acuerdo abrió un período de gran decepción y aumento del derramamiento de sangre, porque las condiciones para los palestinos sólo empeoraron. Llevó a la creación de una Autoridad Palestina (AP) para administrar parte de la franja de Gaza y sólo el 18% de Cisjordania, en 14 zonas desconectadas. Israel retuvo el control directo del 60% de Cisjordania. El otro 22% tenía control mixto. Las FDI continuaron invadiendo zonas palestinas; y se ampliaron los asentamientos judíos con su infraestructura de apoyo, imponiendo “hechos sobre el terreno” para hacer que un Estado palestino pareciera imposible.

El acuerdo ni siquiera mencionaba un Estado palestino, algo que para Rabin –como para todos los principales políticos procapitalistas israelíes– no estaba en oferta. Rabin había sido jefe del Estado Mayor del ejército en la guerra de 1967, y durante la primera intifada había pedido a las FDI que “rompieran huesos”; no era ajeno al uso de la brutalidad. Fue sólo porque la brutalidad no estaba sometiendo a los palestinos y el acuerdo de Oslo dejó a Israel con el control general de los territorios palestinos que lo sancionó.

Hoy en día hay más de 700.000 colonos en Cisjordania y Jerusalén Este. La mayoría de ellos vive en los asentamientos por razones financieras (la vivienda allí es menos costosa que en Israel), pero una minoría lo hace con el propósito ideológico de colonizar tierras de Cisjordania, y multitudes de ellos infligen regularmente atrocidades en las aldeas palestinas para tratar de expulsar a los palestinos residentes.

La Autoridad Palestina, encabezada primero por Arafat y luego por su sucesor de Fatah, Mahmood Abbas, es condenada por los palestinos como corrupta, con enriquecimiento por parte de quienes están en la cima, mientras que la gente común vive en la pobreza. Actúa en colaboración con las fuerzas militares y de seguridad de Israel, como primera línea de vigilancia policial represiva. A pesar de cumplir de esa manera las órdenes del Estado de Israel, a menudo ha sido castigado por las autoridades israelíes mediante la retención de impuestos y otros fondos que se recaudan de los palestinos y se les devuelve a través de la Autoridad Palestina, parte de una estrategia deliberada para debilitar la PENSILVANIA. Hoy en día, la Autoridad Palestina es tan impopular que el presidente Abbas se ha negado a convocar elecciones legislativas durante 17 años, sabiendo que Fatah no será reelegido.

Después del colapso del estalinismo, organizaciones palestinas de izquierda como el FDLP, el FPLP y el Partido Comunista se volvieron más confusas y desmoralizadas, y se desacreditaron al poner fin al nacionalismo de Fatah. Fatah había recurrido a las potencias capitalistas occidentales en busca de ayuda y miraba hacia ellas para presionar a Israel para que hiciera concesiones. Pero los capitalistas occidentales nunca han tenido una preocupación genuina por los pueblos de la región. La terrible devastación infligida por las coaliciones encabezadas por Estados Unidos y el Reino Unido al pueblo de Afganistán desde 2001 y a Irak desde 2003 es un recordatorio de ello.

El miedo al potencial revolucionario de las masas de Medio Oriente siempre ha sido un factor subyacente en la alianza de Estados Unidos con la clase dominante israelí, así como en el apoyo que ha brindado a muchas élites árabes. Sin embargo, algunas de las razones subyacentes a la alianza entre los líderes estadounidenses e israelíes han cambiado desde el colapso del estalinismo, y un factor clave se ha convertido en el interés común de oponerse al “Eje de Resistencia” imperialista antioccidental liderado por Irán. La alianza del imperialismo estadounidense con la clase dominante israelí limita las intervenciones estadounidenses para obtener concesiones hacia los palestinos, aunque en ocasiones los presidentes estadounidenses se han sentido obligados a ejercer cierta presión sobre Israel, lo que refleja la presión sobre su administración para que lo haga. Por ejemplo, George HW Bush retuvo a Israel una garantía de préstamo de 10 mil millones de dólares para persuadir a Shamir a participar en las conversaciones de paz de 1991.

Sin embargo, toda la historia del conflicto muestra que los palestinos no pueden confiar en las potencias imperialistas, las elites árabes o el eje liderado por Irán para lograr una solución. Más bien, el objetivo habitual de la mayoría de esos regímenes capitalistas ha sido intentar estabilizar la opresión de los palestinos. Con el tiempo, varias élites árabes han intensificado el comercio y los vínculos con Israel, al tiempo que han dejado de lado la difícil situación de los palestinos. Después del acuerdo entre Israel y Egipto llegó uno con Jordania en 1994 y acuerdos con los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Sudán y Marruecos en 2020.

Hamás y los métodos de lucha

En noviembre de 1995, Rabin fue asesinado por un judío religioso de derecha que se oponía al acuerdo de Oslo. Shimon Peres asumió el poder pero luego perdió las elecciones generales de mayo de 1996 ante Benjamín Netanyahu del Likud, quien procedió a socavar los sombríos resultados de Oslo. Peres llevaba una ventaja del 20% en las encuestas, pero Netanyahu obtuvo una ventaja gracias a varios atentados suicidas con bombas que mataron a 67 israelíes, llevados a cabo por Hamás, el “Movimiento de Resistencia Islámica”, en oposición a Oslo.

Hamás, una rama de los Hermanos Musulmanes en Egipto y basada también en el Islam sunita político de derecha, se fundó poco después del inicio de la primera intifada y proporcionó servicios caritativos como salud y educación. Su carta fundacional pedía la aniquilación de Israel y un Estado islamista basado en la ley Sharia en toda Palestina, pero luego expresó su voluntad de firmar un alto el fuego a largo plazo. Llevó a cabo su primer ataque contra Israel en 1989, matando a dos soldados israelíes. A través de su brazo armado, muchos palestinos llegaron a verlo como un líder de la lucha contra la ocupación debido a su enfoque combativo y su oposición a Oslo, en contraste con la inacción de la OLP y la Autoridad Palestina.

Sin embargo, sus acciones, y las de otras milicias palestinas, no están bajo control democrático y sus ataques contra civiles le hacen el juego a la derecha israelí y su retórica intransigente. Esta ha sido una consecuencia que ha ocurrido muchas veces durante el conflicto, incluso después de los ataques de la década de 1970 contra civiles llevados a cabo por la OLP. Si bien estos ataques llaman la atención sobre la opresión de los palestinos y muestran la desesperación de los jóvenes palestinos que se unen a las milicias que los cometen, no pueden derrotar al Estado de Israel con su enorme superioridad militar y en todos los casos sirven a los intereses de la derecha israelí y toda la agenda de la clase capitalista israelí y sus representantes políticos. Estos últimos pueden recurrir a los asesinatos para intensificar su propaganda nacionalista y racista y atraer a una gran capa de la población israelí hacia el uso de potencia de fuego masiva con el falso objetivo de brindar seguridad.


Esto ciertamente no significa que los palestinos deban renunciar a las armas. Por el contrario, tienen derecho a la resistencia armada contra la brutalidad a la que se enfrentan. Pero su resistencia debe tomar la forma de lucha de masas y acciones bajo el control de comités populares de la clase trabajadora y los pobres elegidos democráticamente; y estar dirigido contra la ocupación y no contra los civiles israelíes. Entonces estarían construyendo los medios de lucha más eficaces y, al atacar las fuerzas y la infraestructura de la ocupación, estarían en mejores condiciones de apelar a los trabajadores israelíes para que se opusieran a las matanzas militares llevadas a cabo por el Estado de Israel y ganaran la atención de una capa. de ellos.

Ese llamamiento también podría tener un efecto sobre los reclutas del ejército israelí, muchos de los cuales cuestionan la ocupación. Esto sería parte de un proceso para ayudar a exponer la división de clases en Israel y crear vínculos entre las masas palestinas en los territorios ocupados y la clase trabajadora en Israel.

Ese enfoque sería totalmente opuesto a la política y los métodos de las milicias palestinas que han estado en primer plano. La duplicidad y las maniobras de los líderes israelíes quedaron demostradas cuando ayudaron al predecesor de Hamás, Mujama al-Islamya, considerándolo un contrapeso a la OLP y tratando de impedir que la oposición a Fatah adoptara un carácter de izquierda.

Más tarde, Netanyahu alentó la financiación de Qatar para Hamás porque consideraba que la hostilidad de Hamás hacia Israel era útil para reforzar el apoyo a la derecha en Israel y para evitar movimientos hacia un Estado palestino.

Segunda intifada

Más conversaciones con la OLP en 1999 en Camp David terminaron en fracaso. La desesperación por sus terribles condiciones, junto con la frustración y la desesperación tras Oslo, llevaron al estallido de la segunda intifada en septiembre de 2000. El detonante fue una megaprovocación de Sharon. Entró en el Noble Santuario, el tercer lugar religioso más importante del mundo para los musulmanes, que alberga la mezquita de al-Aqsa y la Cúpula de la Roca. Para los judíos es el Monte del Templo, que alguna vez fue el sitio de los templos judíos.

Estalló la ira palestina, inicialmente como un levantamiento popular desarmado. Ahron Bregman, en su libro “Victoria Maldita”, sostiene de manera convincente que los estrategas israelíes querían transformarla en una insurgencia violenta para poder aprovechar la capacidad militar de Israel. Las FDI dispararon “la asombrosa cantidad de 1,3 millones de balas” durante el primer mes de la intifada y “de hecho lograron transformar gradualmente el levantamiento civil palestino en una insurgencia armada en la que… las armas reemplazaron a las piedras”.

Las FDI enviaron tanques, helicópteros de ataque y aviones de combate. Entonces esta intifada tuvo un carácter diferente a la primera. Las acciones masivas fueron reemplazadas por ataques terroristas individuales y grupales, cuyo objetivo eran civiles israelíes. Esto nuevamente hizo el juego a los reaccionarios de derecha en Israel y llevó a Sharon a ganar las elecciones de 2001. Vale la pena señalar, sin embargo, que para tener en cuenta el deseo de paz en Israel, Sharon prometió proseguir las conversaciones de paz, un grave engaño ya que nunca inició medidas hacia un acuerdo sobre el estatus final para los territorios palestinos.

En 2002, después de una serie de atentados suicidas con bombas en ciudades israelíes, lanzó una invasión y reocupación de ciudades de Cisjordania en la “Operación Escudo Defensivo”, destruyendo viviendas y hospitales y matando a unos 500 palestinos. La expansión de los asentamientos continuó y fue el gobierno de Sharon el que comenzó la construcción de un enorme muro de seguridad dentro de Cisjordania que anexó una franja de tierra de Cisjordania a Israel. Este acto represivo fue ampliamente apoyado por los israelíes, que esperaban que pusiera fin a los atentados suicidas. Para los palestinos de Cisjordania trajo más tormento, separando a muchos de sus tierras y convirtiéndose en un obstáculo adicional para quienes viajan a trabajos dentro de Israel (a menudo restringidos o bloqueados por completo por las autoridades israelíes en cualquier caso). A lo largo del crecimiento de la economía de Israel, sus líderes se han asegurado de no depender nunca de la mano de obra palestina, y en los últimos años han importado mano de obra de países como Tailandia.

En 2003 se produjo la intrusión de Tony Blair, recién salido de la invasión de Irak, quien encabezó una “hoja de ruta” del cuarteto formado por la ONU, la UE, el Reino Unido y los Estados Unidos. Luego, en 2003, surgió una iniciativa separada: el Acuerdo de Ginebra. Sharon se aseguró de que estas intervenciones limitadas no llegaran a ninguna parte y decidió reemplazarlas con un plan propio: la retirada unilateral de Gaza. Esto se llevó a cabo en 2005, con la expulsión de los colonos de la franja de Gaza, no como una concesión a los palestinos, sino para eliminar los asentamientos que eran los más difíciles y costosos de proteger y convertir la franja en una prisión bloqueada. Su principal asesor, Dov Weiglass, dijo sin rodeos: “La importancia del plan de retirada es la congelación del proceso de paz. Y cuando se congela ese proceso, se impide el establecimiento de un Estado palestino”.

La clase dominante de Israel estaba llegando a la conclusión de que los palestinos no podían ser sometidos militarmente, que la ocupación era costosa y que las tasas de natalidad relativas darían como resultado que los palestinos superaran en número a los judíos en toda la tierra controlada por Israel, por lo que una separación forzada era lo mejor para Israel. sobre todo para mantenerlo como un estado mayoritariamente judío. Como parte de esto, Sharon obtuvo el respaldo por escrito del presidente estadounidense George W. Bush para que Israel mantuviera los seis principales bloques de asentamientos y para que a los refugiados palestinos se les negara todo derecho a regresar. La retirada de Gaza implicó la evacuación de sólo el 2% del número total de colonos. Sharon se propuso aumentar la población de colonos en Cisjordania en mucho más de ese 2%, incluidos planes para rodear Jerusalén oriental.

La retirada no trajo ninguna libertad para la gente de Gaza. Las FDI mantuvieron el control de la tierra, el aire y el mar que rodean la franja, aparte de su frontera sur, que está vigilada por Egipto. Se impuso un castigo colectivo a los habitantes de Gaza restringiendo severamente el movimiento de salida de la franja y la entrada de mercancías. La ocupación sólo había adoptado una forma diferente.

Hamás elegido en 2006

No debería haber sido una sorpresa para nadie que Hamás ganara las elecciones de la Autoridad Palestina en 2006, bajo el lema “cambio y reforma”, en lo que fue una aplastante derrota para Fatah. Sin embargo, incluso Hamás se sorprendió y tomó medidas para compartir el poder con Fatah. Los medios capitalistas occidentales gritaron alarmados que los “terroristas” habían ganado las elecciones, mientras decían poco sobre el masivo terror militar estatal que los palestinos habían soportado por parte de Israel. Agentes estadounidenses, en colaboración con Israel, intervinieron para intentar impedir que Hamás formara parte del liderazgo de la Autoridad Palestina. Al favorecer un régimen no elegido pro-occidental de Fatah contra el electo Hamas, alentaron a Fatah a una violenta lucha por el poder con Hamas, con Estados Unidos y varios otros países enviando ayuda militar a las fuerzas militares de la Autoridad Palestina de Fatah. Los enfrentamientos resultantes llevaron a Hamás a gobernar Gaza y a que Fatah siguiera controlando Cisjordania.

El bloqueo de Gaza se intensificó, junto con ataques regulares con misiles contra combatientes y civiles palestinos dentro de la franja, matando alrededor de diez veces más personas en la franja que el número de civiles israelíes que estaban muriendo por el lanzamiento de cohetes hacia Israel desde varias milicias palestinas.

A finales de 2008, las FDI entraron en guerra con Gaza, en la Operación Plomo Fundido, cuyo objetivo era aplastar a Hamás. La guerra de tres semanas mató a más de 1.000 palestinos y 13 israelíes. El edificio del parlamento de Gaza fue destruido y alrededor de 4.000 edificios más. Pocas personas en Gaza tienen acceso a “habitaciones seguras” reforzadas y refugios antiaéreos que están disponibles para gran parte de la población de Israel. Israel también tiene su sistema Cúpula de Hierro que intercepta la mayoría de los cohetes.

En 2012, 2014, 2021 y 2023 se llevaron a cabo otras guerras terribles en Gaza, que figuras militares israelíes denominaron repulsivamente “cortar el césped”. En cada ocasión las FDI infligieron matanzas masivas y terror. Ninguna de las guerras puede acabar con Hamás, ya que su ideología puede perdurar en una capa de la población palestina, es decir, hasta que construyan un medio de lucha alternativo, en lugar de Hamás y los demás partidos palestinos que no tienen solución.

La guerra de 2021 se produjo cuando las milicias con base en Gaza respondieron con lanzamiento de cohetes en apoyo de las protestas contra los desalojos de palestinos en el barrio de Sheikh Jarrah en Jerusalén Este y contra la represión de los palestinos dentro y alrededor de la mezquita de al-Aqsa. Las protestas se extendieron a las ciudades palestinas de Cisjordania y a las comunidades palestinas dentro de Israel, donde se desarrollaron enfrentamientos violentos como resultado de provocaciones de bandas de judíos ultranacionalistas. Por lo tanto, el Estado de Israel enfrentó disturbios simultáneos por parte de los palestinos en todas partes de los territorios ocupados y dentro de las ciudades israelíes, incluida una huelga general palestina.

Esta historia del conflicto se escribió en noviembre de 2023, cuando tuvo lugar la peor guerra hasta ahora en Gaza. Antes, el número de muertos en el conflicto desde el año 2000 era de 10.655 palestinos y 1.330 israelíes. Ambas cifras se han duplicado en apenas cinco semanas y es probable que la primera se triplique o más. El ataque sin precedentes de Hamás y la Jihad Islámica contra bases militares y zonas residenciales israelíes el 7 de octubre de 2023 provocó una enorme conmoción en todo Israel. Su magnitud llevó a muchos judíos israelíes a verlo como el comienzo de un período de mayor amenaza existencial para Israel y se unieron abrumadoramente detrás de la respuesta del gobierno de Netanyahu de infligir una terrible devastación, desplazamiento y trauma a la población atrapada en la franja de Gaza. Sin embargo, al mismo tiempo, se dirigió una gran ira contra el gobierno por no haber impedido los ataques liderados por Hamás.

Este es el sexto gobierno liderado por Netanyahu, con dos de los partidos más de extrema derecha formando parte de su coalición. Incitan abiertamente a la división racial, amenazan con la oración musulmana en el Noble Santuario/Monte del Templo y desean una mayor expulsión de los palestinos de toda la tierra que reclaman como judía. La derecha dominante en Israel ha sucumbido a su presión de muchas maneras; por ejemplo, Netanyahu llamó a la guerra de 2023 contra Gaza “la segunda guerra de independencia”, habiendo sido la primera la guerra de 1947-49 con su expulsión masiva de palestinos. Aunque la extrema derecha israelí es particularmente incendiaria y peligrosa, el historial de todos los gobiernos israelíes ha sido la voluntad de utilizar la fuerza bruta contra los palestinos y negarles la autodeterminación.

Clase trabajadora israelí

Israel es una sociedad capitalista basada en clases con el segundo nivel más alto de desigualdad en el mundo industrialmente desarrollado. Los niveles de vida de la mayoría de los israelíes se han visto erosionados por los bajos salarios, los costos exorbitantes de la vivienda, la inflación y los recortes en servicios y beneficios.

Ha habido muchas huelgas de trabajadores –incluidas algunas huelgas generales– y luchas comunitarias. En 2011 estalló un movimiento de masas contra la crisis inmobiliaria y se extendió a otras cuestiones, inspirado en los levantamientos que sacudieron a los países árabes ese año. A partir de diciembre de 2017 se organizaron periódicamente grandes protestas contra Netanyahu por cargos de corrupción en su contra, y a partir de enero de 2023 comenzó un movimiento masivo de nueve meses (el mayor jamás registrado) contra el gobierno que limitaba los poderes del poder judicial. También ha habido muchas luchas de las minorías en Israel: ciudadanos palestinos de Israel, judíos etíopes, beduinos, por nombrar algunos.

Los israelíes comunes y corrientes ciertamente no están contentos con el estado de su país y el número de emigrantes es alto. Middle East Monitor informó que la palabra más común en las búsquedas de Google en Israel ha sido “mudarse” (6.10.23). El apoyo al Partido Laborista ha disminuido en las últimas tres décadas y hay desilusión hacia todos los principales partidos políticos. Además, un número cada vez mayor de jóvenes israelíes han evadido el servicio militar. Esa tendencia se revirtió temporalmente con la guerra de 2023, pero cuando la guerra una vez más no resuelva nada, el cuestionamiento y el desencanto seguramente se reanudarán.

Cada guerra ha significado un aumento en la mentalidad de asedio dentro de Israel, lo que ha llevado a los israelíes a apoyar el uso del poder militar. Algunas organizaciones de izquierda creen erróneamente que esto siempre será así: que el nacionalismo en la clase trabajadora israelí siempre estará por delante del apoyo a los derechos de los palestinos. Pero la causa y la fuerza impulsora del conflicto siempre han sido las potencias imperialistas y la clase dominante israelí y no los israelíes comunes y corrientes, que no tienen nada que ganar con ello. En muchas ocasiones una mayoría ha expresado su apoyo a los procesos de paz y a que los palestinos tengan su propio Estado, pero los intereses de su clase dominante han intervenido.

Esto no significa que los palestinos deban esperar a que los trabajadores israelíes desafíen al capitalismo israelí. Además de las intifadas, ha habido muchas otras movilizaciones masivas de palestinos que señalan el camino a seguir para futuras luchas para promover sus intereses, desde manifestaciones junto a la valla de Gaza en 2018-19 hasta huelgas de trabajadores del sector público y otros. Se necesita una tercera intifada, sólo que esta vez organizada democráticamente y basada en ideas socialistas.

Los trabajadores palestinos también necesitan construir su propio partido político que pueda desafiar a los partidos procapitalistas en Cisjordania y Gaza. Lo mismo ocurre en Israel: es necesario construir un partido obrero israelí de masas. Como no es posible ninguna solución al conflicto que esté de acuerdo con los intereses de los capitalistas y su sistema podrido, esos partidos necesitarán adoptar programas socialistas para la eliminación del capitalismo. La propiedad pública de las principales corporaciones y una planificación económica controlada democráticamente significarían que se podrían generar los recursos necesarios para poner fin a la pobreza y elevar los niveles de vida en ambos lados, utilizando métodos ambientalmente sostenibles.

El fin del capitalismo con su necesidad de competencia y mercados también sentaría las bases para poner fin al conflicto. Los representantes democráticamente elegidos de ambos lados podrían negociar soluciones basadas en la cooperación, en dos estados socialistas si así lo desean, con los derechos de las minorías protegidos.

Hoy hay una pérdida de esperanza entre el pueblo palestino de que se puedan lograr dos estados o que sean viables, debido a las experiencias de los últimos años, incluidas las acciones represivas y divisivas del régimen israelí y su experiencia con la Autoridad Palestina. También en Israel, tras las muchas esperanzas frustradas en los procesos de paz, existe un escepticismo generalizado sobre una solución de dos Estados. Sin embargo, la idea de dos Estados ha sido mucho más aceptable en ambas partes que la de «un Estado para dos pueblos», porque la experiencia bajo el capitalismo ha sido un nivel creciente de desconfianza durante las décadas de derramamiento de sangre, un miedo comprensible a ser discriminado en un Estado y de que se le nieguen los derechos nacionales, y en Israel el miedo a una nivelación a la baja del nivel de vida.

Así pues, en las condiciones actuales, un programa que plantea «dos Estados socialistas» ha estado más en consonancia con las aspiraciones de ambas partes que un programa que plantea «un Estado socialista», aunque a medida que se desarrolla la conciencia política sobre lo que significará el socialismo genuino en relación con la defensa de los derechos y la mejora de la vida de todas las personas, la cuestión de la forma del Estado no quedará indiferente. Sobre la base de la construcción de movimientos masivos de trabajadores palestinos e israelíes que defienden los derechos nacionales y democráticos de palestinos e israelíes, combinados con un programa socialista para romper con el capitalismo, sería posible encontrar una solución basada en la negociación democrática y el acuerdo entre Representantes de los trabajadores palestinos e israelíes. Esas discusiones determinarán qué fronteras habrá y dónde, si las hay.

Bajo el capitalismo, las condiciones de la abrumadora mayoría de la gente en toda la región están empeorando a medida que pasa el tiempo. Es necesario derrocar a los regímenes árabes dictatoriales y podridos, así como a la clase dominante en Israel y a la élite en los territorios palestinos. Será necesario construir una confederación socialista de Medio Oriente sobre una base libre e igualitaria, con todos los recursos bajo el control democrático de los trabajadores y los pobres.

Demandamos:

La retirada de todas las fuerzas militares israelíes de los territorios palestinos.
El derecho de los palestinos a resistir la represión y la agresión. Una lucha palestina de masas para luchar por una genuina liberación nacional y social. El establecimiento de comités populares, controlados democráticamente para dirigir la lucha, con derecho a proporcionar defensa armada.
Por la liberación nacional de los palestinos y su derecho a la autodeterminación, incluido un Estado socialista independiente.
La construcción de vínculos directos entre trabajadores de ambos lados de la división nacional.
La construcción de partidos obreros democráticos e independientes tanto en los territorios palestinos como en Israel.
El derecho de los israelíes a la autodeterminación, a través de un Israel socialista junto a una Palestina socialista, con plenos derechos para las minorías.
Una lucha de las masas de los estados árabes contra las elites gobernantes árabes capitalistas dictatoriales. Por una confederación socialista voluntaria de Oriente Medio.
La retirada de todas las fuerzas militares israelíes de los territorios palestinos.
El derecho de los palestinos a resistir la represión y la agresión. Una lucha palestina de masas para luchar por una genuina liberación nacional y social. El establecimiento de comités populares, controlados democráticamente para dirigir la lucha, con derecho a proporcionar defensa armada.
Por la liberación nacional de los palestinos y su derecho a la autodeterminación, incluido un Estado socialista independiente.
La construcción de vínculos directos entre trabajadores de ambos lados de la división nacional.
La construcción de partidos obreros democráticos e independientes tanto en los territorios palestinos como en Israel.
El derecho de los israelíes a la autodeterminación, a través de un Israel socialista junto a una Palestina socialista, con plenos derechos para las minorías.
Una lucha de las masas de los estados árabes contra las elites gobernantes árabes capitalistas dictatoriales. Por una confederación socialista voluntaria de Oriente Medio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.