Inicio Comuna de Paris Las luchadoras de la Comuna de París de 1871

Las luchadoras de la Comuna de París de 1871

1351
0
Compartir

[Imagen: Mujeres y hombres comuneros, 1871 (Creative Commons)]

5 de marzo de 2021

Cécile Rimboud, Gauche Révolutionnaire (CIT en Francia)

Este año se celebra el 150º aniversario de la Comuna de París, cuando durante unas breves pero heroicas semanas la clase obrera tomó el poder por primera vez. En las inmortales palabras de Karl Marx, las masas “asaltaron el cielo”.

En circunstancias extremadamente peligrosas, los trabajadores parisinos intentaron reorganizar la sociedad, abolir la explotación y la pobreza, antes de caer bajo una feroz contrarrevolución (para más información en ingles sobre la Comuna de París: https://www.socialistworld.net/2012/03/18/paris-commune-1871-when-workers-stormed-heaven-2/)

Cécile Rimboud, Gauche Révolutionnaire (CIT Francia) describe el papel heroico y clave que desempeñaron las mujeres obreras en esta lucha histórica.

www.socialistworld.net

 “Los simples trabajadores, por primera vez, se atrevieron a infringir el privilegio gubernamental de sus “superiores naturales”… El viejo mundo se retorció en convulsiones de rabia al ver la Bandera Roja, símbolo de la República del Trabajo, flotar sobre el Hôtel de Ville”.

Estas líneas, escritas por Karl Marx, pocos días después del aplastamiento de la heroica insurrección de 1871, en París, ilustran la importancia de lo que estaba en juego. El funcionamiento de la Comuna muestra el carácter profundamente emancipador e innovador de esta revolución. Las mujeres ocuparon un lugar históricamente inédito en la Comuna y obtuvieron un estatus social igual al de los hombres.

“La Comuna, mucho más que el ‘simple’ mito romántico de la revuelta desesperada, al que a menudo se reduce, se caracteriza, sobre todo, por una verdadera serie de medidas que corresponden a un programa revolucionario dedicado a los trabajadores”. Con estas palabras, hace 20 años, L’Égalité (el periódico de la sección francesa del CIT) celebraba el 130º aniversario de la Comuna de París.

Si el desarrollo de una sociedad puede juzgarse por el grado de participación de las mujeres en ella, es sin duda el caso de una revolución. En 1871, las mujeres -especialmente las obreras- desempeñaron un enorme papel en la Comuna de París, a pesar de los importantes obstáculos. Estas heroicas obreras barrieron para siempre la idea de que su emancipación podía producirse al margen de la lucha de clases.

Mujeres proletarias – “Esclavas de los esclavos”

El trabajo femenino ya había desempeñado un papel muy importante en la producción industrial en la década de 1860 en Francia y se había desarrollado muy rápidamente. En 1871, 62.000 puestos de trabajo de los 114.000 empleos industriales estaban ocupados por mujeres. Muchos miles de mujeres trabajaban fuera de la industria: como trabajadoras a domicilio, lavanderas, jornaleras (limpiadoras). Las mujeres (al igual que los niños trabajadores) estaban muy mal pagadas -mucho menos que los hombres- y esto fue utilizado por los empresarios para bajar los salarios.

Las trabajadoras tenían que sufrir un terrible acoso sexual por parte de los jefes (y de algunos de sus compañeros de trabajo) en las fábricas y talleres; el chantaje sexual sobre el empleo era habitual. Los salarios eran tan bajos que muchas mujeres tenían que prostituirse. En sus Memorias, una de las figuras más famosas de la Comuna, Louise Michel, escribió: “El proletario es un esclavo y la más esclava de todas es la esposa del proletario”. ¿Y qué pasa con el salario de las mujeres? Hablemos un poco de ello: no es más que un señuelo”. Las condiciones de las trabajadoras eran realmente atroces.

Victorine Brocher, una obrera cosedora de botas que fue muy activa en la defensa de París más tarde, escribió en sus “Memorias de una mujer muerta en vida”:

“He visto a pobres mujeres trabajando doce y catorce horas al día por un salario irrisorio, teniendo padres ancianos e hijos a los que han tenido que dejar atrás, encerrándose durante largas horas en talleres insalubres donde nunca penetra ni el aire, ni la luz, ni el sol, pues están iluminados con gas; en fábricas donde son empujadas como rebaños de ganado, para ganar la modesta suma de dos francos al día, sin ganar nada los domingos y los días festivos.

“A menudo, pasan la mitad de la noche arreglando la ropa de la familia; también tienen que ir al lavadero a lavar la ropa los domingos por la mañana. ¿Cuál es la recompensa para estas mujeres? A menudo, ansiosa, espera a su marido que ha estado merodeando en el local de copas vecino y sólo vuelve a casa cuando se ha gastado las tres cuartas partes de su dinero. … El resultado: la miseria o la prostitución. Un escritor (Idriss Al-‘Amraoui, emisario del sultán de Marruecos) dijo una vez: ‘París es el paraíso para las mujeres y el infierno para los caballos’. Yo digo: ‘París es el paraíso de las medio-socialistas y de los caballos de lujo, el infierno de los trabajadores honestos y de los caballos en carruaje”.

Durante los últimos años del Imperio, algunas trabajadoras se agitaron contra estas terribles condiciones. Las más avanzadas políticamente, que más tarde se agruparían en la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT), empezaron a agitar y ser activas en los sindicatos. Nathalie Le Mel, encuadernadora bretona y líder del sindicato de encuadernadores, se unió a la AIT después de la huelga de 1865 que consiguió la igualdad salarial, independientemente del sexo, para los encuadernadores parisinos.

Reaccionario

Estos activistas tenían muchos adversarios, y no sólo eran los jefes. La mayoría del movimiento obrero de la época, incluida la políticamente heterogénea IWMA, no apoyaba a las trabajadoras. Entre otros, Jean-Baptiste Proudhon, autodeclarado anarquista y diputado después de las revueltas de 1848, tenía una posición muy reaccionaria. Proudhon sostenía que las mujeres eran en realidad inferiores a los hombres.

En “La justicia en la revolución y en la iglesia” (1860), Proudhon escribió escandalosamente: “En sí misma, la mujer no tiene razón de ser; es un instrumento de reproducción… La mujer sigue siendo … inferior al hombre, una especie de medio entre él y el resto del reino animal. … El hombre será el amo y la mujer obedecerá. Dura lex, sed lex (Por dura que sea, es la ley) … La mujer está fatal y legalmente excluida de toda dirección política, administrativa, doctrinal e industrial”.

La posición común de que “las mujeres deben quedarse en casa” fue defendida por la mayoría de la delegación francesa en el Congreso de la IWMA de 1866, aunque algunos dirigentes, como Eugène Varlin y Antoine Bourdon, se opusieron. Presentaron una resolución en el Congreso en la que se afirmaba que: “Las mujeres necesitan trabajar para vivir honradamente, por lo tanto, debemos tratar de mejorar su trabajo en lugar de abolirlo”. La resolución fue rechazada. El movimiento obrero francés no defendía entonces la mejora de las condiciones de las trabajadoras, sino el llamamiento abstracto a la “abolición” del trabajo femenino. En este sentido, la resolución de Varlin y Bourdon, en cambio, en el Congreso de la AIT de 1865, fue progresista. Estas figuras del movimiento obrero francés, entre ellas las marxistas, desempeñaron un papel fundamental en la lucha por los derechos de la mujer.

Léodile Champaix, que adoptó el seudónimo de André Léo, era miembro de la AIT, en aquella época, y escritora. Comentó: “En esta cuestión, los revolucionarios se vuelven conservadores”. Señaló lo irónico que resultaba que quienes pretendían luchar por la libertad defendieran “un pequeño reino para su uso personal, cada uno en su casa”.

Esta visión reaccionaria seguía siendo la posición dominante en el movimiento obrero, así como entre la mayoría de la clase obrera de Francia, en aquella época. Hipócritamente, la ideología dominante condenaba el trabajo de las mujeres y les exigía ser meras amas de casa privadas de todo derecho. Al mismo tiempo, la sociedad hacía imposible ese papel para las mujeres de la clase obrera: ya se veían arrastradas a la industria pesada y sufrían terriblemente la explotación y la pobreza.

Opiniones opuestas a la burguesía

En la segunda parte de la década de 1860, se produjeron huelgas por el salario en todo el país. Aquí y allá, se publicaron periódicos y revistas para discutir los derechos de las mujeres. Un ejemplo fue la revista bimensual “Women’s Rights”. Su objetivo era discutir “la emancipación moral, intelectual y civil de las mujeres – como hijas, como esposas y como madres”, pero no la emancipación financiera, ¡y no las mujeres como trabajadoras!

Estas revistas eran elaboradas en su mayoría por burgueses y burguesas, que no animaban a las mujeres, en general, a organizarse o a emprender acciones políticas. Al contrario, en julio de 1869, el periódico “Women’s Rights” comentaba “No les decimos [a las mujeres] que ha llegado el momento de reclamar su parte de esos derechos políticos… porque su educación no las ha preparado para las virtudes especiales que requiere la acción política”. Cuán equivocados estaban al comprobar la acción heroica de las obreras parisinas, menos de dos años después de esta indignante declaración.

Por otra parte, Karl Marx y los socialistas científicos siempre habían apoyado los derechos de las mujeres y de las trabajadoras. Y aunque eran minoritarios en Francia, en aquella época, hicieron todo lo posible para ayudar a las trabajadoras a organizarse y luchar. No sólo por la emancipación y la igualdad, sino para que el movimiento obrero cambiara su posición y defendiera a las mujeres de la clase obrera.

Una joven colaboradora de Marx fue Elisabeth Dmitrieff. Fue activista en Rusia antes de emigrar a Suiza, donde ayudó a fundar la sección rusa de la IWMA. Sólo tenía 21 años cuando fue a París para conseguir apoyo para las ideas del socialismo científico, especialmente entre las mujeres. La emancipación de la mujer, sostenía, pasaría por la emancipación de todo el proletariado. Una de las tareas era, pues, despertar la conciencia de clase de las trabajadoras parisinas para atraerlas a la lucha revolucionaria.

Las socialistas no se preocupan únicamente por las cuestiones relativas a la condición de las trabajadoras. Las activistas, miembros de la IWMA, y otras, también estaban entre las que se tomaban más en serio el éxito de la propia Comuna.

André Léo, por ejemplo, fue implacable en sus intentos de convencer al pueblo de París y a los miembros de la Comuna de que el aislamiento de la lucha en París y la alienación del campesinado serían fatales. El 9 de abril de 1871, escribió: “En las provincias hay peligro, hay un desastre. París en este momento odia y maldice a las provincias y las provincias odian y maldicen a París. Se ha levantado entre ellas una montaña de mentiras y calumnias”.

Junto con Auguste Serrailler, miembro de la IWMA y de la Comuna, “Leo” trabajó, desgraciadamente sin éxito, para que se aprobara un decreto sobre la abolición de las deudas hipotecarias, que habría suscitado un gran apoyo entre el campesinado: las deudas hipotecarias de los pequeños propietarios de tierras se habían disparado hasta un total de 14.000 millones de francos

Las mujeres en la defensa militar de París

En su famosa narración, Historia de la Comuna de 1871, Pierre-Olivier Lissagaray escribió que el 18 de marzo, al comienzo de la insurrección “Las mujeres fueron las primeras en actuar, como en los días de la Revolución (de 1789)… Las del 18 de marzo, endurecidas por el asedio, no esperaron a los hombres: habían tenido una doble ración de miseria”. Las mujeres empezaron a organizarse rápidamente. Se libra una batalla para que las mujeres se incorporen oficialmente a la defensa militar de París.

Por supuesto, las mujeres no habían esperado ninguna orden oficial para defender París y la revolución; miles de ellas ya habían participado en la defensa de París durante su asedio por el ejército prusiano. Se crearon varias organizaciones femeninas de defensa. Louise Michel, André Léo y otras organizaron servicios de “ambulancias” (paramédicos) y distribución de alimentos y ropa.

El 8 de mayo, Léo, en un artículo bastante pesimista titulado “La revolución sin la mujer”, protesta contra la hostilidad del general Dombrowski y otros a la integración de las paramédicas de Montmartre en el ejército y en los puestos de avanzada: “¿Sabe usted, general Dombrowski, cómo se hizo la Revolución del 18 de marzo? Por las mujeres. Al amanecer, las tropas habían sido enviadas a Montmartre. El pequeño número de la Guardia Nacional que custodiaba los cañones de la plaza Saint-Pierre fue tomado por sorpresa, y los cañones estaban siendo retirados.” relató Louise Michel: “Las mujeres cubrieron los cañones con sus cuerpos”.

Lissagaray escribe: “La actitud de las mujeres durante la Comuna fue admirada por los extranjeros y enfureció a los versalleses”. Diez mil obreras lucharon durante la “Semana de la Sangre”. La 12ª Legión de la Comuna tenía incluso un contingente femenino.

La Asociación de Mujeres

En los días heroicos de la Comuna de París se crearon varias organizaciones de mujeres. En particular, el 11 de abril se creó la “Union des femmes pour la défense de Paris et les soins aux blessés” (Asociación de mujeres para la defensa de París y el cuidado de los heridos). Sus miembros se ponen a disposición de la Comuna y están dispuestos a “luchar y vencer, o morir”.

Con motivo de la fundación de la Unión de Mujeres, se publicó un manifiesto en forma de discurso dirigido a la Comisión Ejecutiva de la Comuna, publicado en el Diario Oficial de la Comuna el 13 de abril.  El discurso decía: La Comuna representa un gran principio al proclamar la aniquilación de todo privilegio, de toda desigualdad, y por el mismo (principio) se compromete a tener en cuenta las justas reivindicaciones de toda la población, sin distinción de sexo, distinción creada y mantenida por la necesidad de antagonismo en que se basan los privilegios de las clases dominantes”.

Exigió los medios de organización necesarios para que las mujeres pudieran implicarse realmente en la revolución, como salas en cada distrito donde pudieran reunirse y organizar su actividad política.

La Comuna aceptó esta propuesta. Louise Michel es una de las figuras más conocidas de la Comuna. Pero cabe destacar que, aunque demostró una gran valentía, sus ideas políticas no eran socialistas y, por lo tanto, no desempeñó ningún papel en los intentos de formar sindicatos u organizaciones de mujeres trabajadoras como la Union des Femmes (Asociación de Mujeres). La Asociación de Mujeres era muy activa y estaba bien organizada. Está dirigida principalmente por mujeres trabajadoras y muestra una enorme valentía.

El 18 de mayo, la comisión ejecutiva de la Asociación seguía convocando una asamblea de mujeres con su famoso “Llamamiento a las trabajadoras”. El objetivo era constituir ramas sindicales, cuyas delegadas elegidas formarían, a su vez, la “Cámara Federal de Mujeres Trabajadoras”. La Asociación, con sede en el hermoso ayuntamiento del distrito 10 de París, celebraba reuniones diarias en todos los distritos y organizaba a unas 300 afiliadas.

Elisabeth Dmitrieff, en particular, pretendía utilizar la Asociación de Mujeres para fomentar la organización política de las mujeres en la AIT para luchar por el socialismo. A pesar de la ausencia de mujeres en la propia Comuna, en algunos distritos las mujeres se habían integrado en la administración; en el distrito 9, una mujer llamada Murgès formaba parte del consejo.

La Asociación de Mujeres libró una feroz lucha contra las mujeres burguesas que, a través de carteles y periódicos, propugnaban una propaganda derrotista y desmoralizadora. El 3 de mayo, un cartel decía: “¡Mujeres de París, en nombre de la patria, en nombre del honor, finalmente en nombre de la humanidad, exigid un armisticio!”

La Asociación de Mujeres respondió el 6 de mayo con un cartel: “No es la paz, sino la guerra a toda costa lo que los trabajadores de París vienen a exigir. … ¡Las mujeres de París demostrarán a Francia y al mundo que ellas también sabrán … dar su sangre y su vida, como sus hermanos, por la defensa y el triunfo de la Comuna! … ¡Entonces, victoriosos, capaces de unirse y ponerse de acuerdo sobre sus intereses comunes, los hombres y las mujeres trabajadores, todos solidarios, por el último esfuerzo, destruirán para siempre todos los vestigios de la explotación y de los explotadores!”

Una gran inspiración

Durante esta revolución de dos meses se consiguieron muchas medidas muy progresistas para las mujeres, aunque de corta duración. Se consiguió el cierre de los burdeles. La Comuna prohibió la prostitución, considerada como “una forma de explotación comercial de criaturas humanas por otras criaturas humanas”.

Se reconocieron oficialmente las parejas de hecho. A las viudas de los guardias nacionales muertos en combate se les concedió el pago de una pensión, estuvieran o no oficialmente casadas con ellos, y sus hijos, legítimos o “naturales”, fueron reconocidos con una simple declaración.

Las mujeres que solicitan la separación de su pareja también pueden recibir el pago de una pensión. La educación y el cuidado de los niños se revolucionan. La Iglesia y el Estado se separan; los hospitales y las escuelas también se convierten en laicos. Los maestros y las maestras obtienen la misma remuneración.

La preocupación más importante es la escasez de trabajo. Todas las asociaciones de mujeres exigen trabajo al jefe de la Comisión de Trabajo y Comercio de la Comuna, Léo Frankel. Éste respaldó las propuestas de la “Asociación de Mujeres”, incluyendo la requisición de los talleres abandonados y la organización por parte de la Asociación de Mujeres de talleres cooperativos para que las mujeres trabajaran en ellos.

Dimitrieff, en particular, temía que si la Comuna no tomaba medidas audaces para emplear y proporcionar salarios dignos a las mujeres, éstas “volverían a un estado pasivo y más o menos reaccionario que el orden social anterior había creado, fatal y peligroso para los intereses revolucionarios”.

Trágicamente, todas las medidas progresistas se vieron truncadas por la sangrienta arremetida contra París desde Versalles a partir del 21 de mayo.

Las mujeres lucharon heroicamente durante la Comuna de París y su “Semana de la Sangre”. Como dijo Karl Marx “Las verdaderas mujeres de París se mostraron de nuevo: heroicas, nobles y abnegadas… dando alegremente su vida en las barricadas y en el lugar de la ejecución”.

El director del periódico Le Vengeur comentó: “He visto tres revoluciones y, por primera vez, he visto a las mujeres implicarse decididamente, mujeres y niños. Parece que esta revolución es precisamente la suya y que, al defenderla, están defendiendo su propio futuro”.

Miles de personas han muerto durante la “Semana de la Sangre”, pero el heroísmo persiste. “Derrotados pero no vencidos”, fueron las palabras de Nathalie Le Mel, deportada a Nueva Caledonia junto a Louise Michel y otros miles. ¡Qué impresionados podemos estar al ver semejante determinación!

La lucha de las socialistas científicas como Dmitrieff y otras para formar organizaciones de mujeres trabajadoras ante tanta adversidad es realmente un ejemplo y una joya preciada en el arsenal del movimiento obrero mundial.

La Comuna de París y estas mujeres pueden ser una gran fuente de inspiración para todos aquellos que hoy en día buscan acabar con la discriminación y la explotación de las mujeres y de todos los oprimidos. Las mujeres de la Comuna comenzaron a mostrar el camino.

La emancipación de la mujer sólo puede lograrse a través de una lucha común y unida de la clase obrera -hombres y mujeres por igual- con el objetivo de liberar el trabajo del capital y acabar así con todas las formas de explotación.

Para más información y análisis visita nuestra página https://socialismorevolucionario.cl/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.