Open top menu
Laguna Verde: ¿Una nueva “zona de sacrificio”?

Laguna Verde: ¿Una nueva “zona de sacrificio”?

Estudios revelan altos índices de contaminación de las aguas superficiales y subterráneas consumidas por los habitantes de la localidad rural de la comuna de Valparaíso.

En dependencias del Consejo Municipal se efectuó hoy una sesión extraordinaria de la Comisión de Salud y Medio Ambiente de la Municipalidad de Valparaíso. La instancia, presidida por la concejala Ruth Cáceres, fue convocada debido a las reiteradas denuncias efectuadas por la comunidad, así como por el resultado de estudios efectuados respecto de la grave situación de contaminación que tendrían tanto las aguas superficiales como las napas y acuíferos existentes en la localidad de Laguna Verde usados mayoritariamente por la comunidad lagunina para su consumo, comunidad que asciende actualmente a unas 7.000 personas.

A la comisión convocada asistieron concejales, consejeros de la sociedad civil (COSOC), el jefe regional de la Superintendencia de Medio Ambiente, el presidente de la Cooperativa de Agua Potable de Laguna Verde, la delegada municipal, dirigentes vecinales y funcionarios municipales relacionados con el tema. También estuvo presente la académica de la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas de la Universidad de Playa Ancha, Cecilia Rivera, quien presentó un detallado informe de diversos estudios de la situación de las aguas superficiales y subterráneas de Laguna Verde.

En su presentación, la académica de la UPLA explicó que “la comunidad está consumiendo agua subsalina a salina, con coliformes, con nitrato, plomo, hierro y otros metales, por tanto, en la actualidad la mayor problemática es que la comunidad no puede seguir consumiendo esa agua. Tiene que ser abastecida con un agua potable segura”.

NataliaForner
Natalia Forner Pérez, consejera de la sociedad civil (COSOC)

La COSOC Natalia Forner, quien además es habitante de dicha localidad, manifestó que si bien la reunión fue positiva desde el punto de vista de la información entregada, “lo definitivamente negativo fue que los estudios y resultados expuestos por la doctora Rivera efectuados los últimos cinco años demuestran índices de contaminación que estarían superando toda norma existente”.

A estos estudios se suman los informes y acciones efectuadas desde la Municipalidad de Valparaíso ante la justicia por medio de una querella presentada en abril de 2018 como ante la autoridad sanitaria, específicamente el seremi de Salud, Francisco Álvarez. Cabe recordar que el seremi se reunió con el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, el martes para conformar una mesa de trabajo en conjunto con la Superintendencia de Medio Ambiente y la Dirección de Obras Hidráulicas del Ministerio de Obras Públicas para abordar más directamente el problema.

EMERGENCIA SANITARIA

Tal es la gravedad de lo expuesto ante la comisión, señaló Forner, que “las cifras anuncian no solo un riesgo sanitario, sino derechamente una emergencia sanitaria que hasta el día de hoy la autoridad competente no es capaz de identificar y declarar”.

La consejera de la sociedad civil explicó que “existe en Laguna Verde la Cooperativa de Agua APR (Agua Potable Rural) que entrega agua potable cumpliendo todas las normas sanitarias exigidas por la autoridad. Sin embargo, tiene una cobertura que solo permite atender a 660 domicilios”. La población restante compra y consume agua extraída de pozos que se nutren de napas y acuíferos, los mismos que hoy se encuentran con altos índices de contaminación, poniendo en grave riesgo su salud.

Según los estudios realizados a la fecha, la contaminación de las aguas tendría variados orígenes. La denominada “ruta de la contaminación” compromete territorios que abarcan desde el sector de Placilla, donde la zona industrial del sector estaría descargando riles, hasta Laguna Verde, debido a las descargas que podría estar efectuando la empresa ESVAL y de líquidos percolados provenientes del relleno sanitario El Molle, situación que se agrava con la infiltración que generarían los pozos negros en la misma comunidad ante la inexistencia de alcantarillado y de una política de saneamiento.

Esta compleja realidad debe ser abordada desde diversos frentes, explicó Natalia Forner. “Lo primero es generar una mesa de trabajo multisectorial con todos los organismos involucrados de manera de efectuar un plan maestro de descontaminación”. No obstante, para esto, agrega, “es fundamental que la autoridad sanitaria sea capaz de pronunciarse en forma clara y definitiva respecto de esta emergencia”, esto con el fin de provocar la activación de todos los mecanismos necesarios, tanto de las instancias públicas y privadas como de la comunidad del sector. De lo contrario, indicó la consejera, “lo que queda es seguir judicializando el tema hasta las ultimas consecuencias para que la justicia, así como la responsabilidad administrativa del Estado, sean obligados a pronunciarse, de manera de no transformar a Laguna Verde en otra zona de sacrificio y contaminada como ha sucedido con nuestros vecinos de las comunas de Quintero y Puchuncaví”.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: