Inicio Nacional La verdadera izquierda que algunos ‘izquierdistas’ de hoy temen y rechazan

La verdadera izquierda que algunos ‘izquierdistas’ de hoy temen y rechazan

152
1

Arturo Alejandro Muñoz 

SOY UN IZQUIERDISTA de la vieja guardia, de aquella izquierda que siempre apechugó ante la Historia y las circunstancias…pero, hace algunos meses comencé a sentir una inefable inquietud que nació cual simple cosquilleo incómodo, para finalmente crecer y transformarse en el odioso malestar que hoy me estraga el genio.

Por cierto, imagino que los viejos derechistas –aquellos que esperaban las intervenciones de hombres como el ‘Marqués’ Bulnes o ‘Cachimoco’ Ibáñez en el Congreso Nacional- también deben enfrentarlo al interior de su sector político problemas parecidos a los que me atosigan. Y, claro…yo les entiendo, pues hoy se dice derechista cualquier individuo (‘pelafustán’, lo catalogó un terrateniente agroexportador) con salario apenas superior al mínimo. Así también se autodefine ‘empresario’ el compadre que posee un taxi colectivo que está pagando en duras y penosas cuotas mensuales merced a un dinerillo que el cacharrito no siempre alcanza a generar.

¡No jodan! Tengo cinco décadas de recorrido y sigo afirmando que ‘derechista’ es aquel que posee empresa, o industria, o banco y financiera, o fundo, o yacimiento minero, o enorme local comercial. Pero, en estricto rigor, ¿puede ser considerado ‘derechista’ quien, con suerte, recibe un salario que le alcanza para cubrir deudas y presentar en bancos o financieras liquidaciones de sueldos que le posibiliten nuevos endeudamientos?

¿Qué – o a quién- defiende una persona que no siendo millonaria, empresaria ni terrateniente vota por ideologías conservadoras y patronales? El que de esa forma sufraga, obviamente está entregando su visto bueno al clasismo, a la explotación de seres humanos y a la desaparición del Estado y la república. Han sido esos ciudadanos los que posibilitaron que en Sudamérica existiese un país llamado Chile donde nada es de Chile.

Atravesemos la calle y veamos qué ocurre en la otra vereda. Hace 30 años (y antes de esas décadas, también), ser de izquierda importaba una forma de vida, una conducta, una acción. Pero, por sobre todo, significaba adherir a una ideología. Hace 30 años los izquierdistas éramos, esencialmente, anti yanquis, anti capitalistas, latinoamericanistas, y tremendamente solidarios con todas las experiencias y revoluciones populares existentes en el planeta.

Treinta -o más- años atrás (en calendarios de mejor prosapia política que los actuales), la gente de izquierda luchaba por una reforma agraria, educación pública gratuita y de calidad, universidad de excelencia con participación tri-estamental (académicos, paradocentes y alumnos) a la que pudiesen acceder –sin costo económico y con ayuda en alimentación por parte del estado- los hijos de obreros, campesinos y etnias originarias. En esos años los jóvenes se esforzaban también en aportar a la férrea unidad latinoamericana. La gente de izquierda apoyaba sin desmayo el tripartismo laboral –estado, empresa, trabajadores-, así como era férrea defensora de nuestros recursos estratégicos, tales como cobre, salitre, bosques, productos del mar y las maravillosas bondades hídricas de ríos, lagos y glaciares.

Muchos de aquellos que hoy se consideran izquierdistas están lejos de tales planteamientos, y a decir verdad llegan a toparse en fundidos abrazos con esos otros seres políticamente inefables, como son los actuales derechistas con extracción popular. Una muy estimada profesora de Lenguaje -que es derechista de tomo y lomo- considera que muchos de aquellos profesionales y comerciantes que son dueños de un buen pasar económico, adhieren a posturas progresistas porque simplemente son “momios de izquierda”, ergo, se trataría (según ella) de pequeños burgueses que se suman a alguna moda política sin tener el conocimiento necesario respecto de la ideología respectiva. Así, entonces, esos petit-burgueoise cruzarían la calle hacia la vereda opuesta –sin rubor ni dolor de alma- no bien terminase la moda o no bien lo indicara su conveniencia personal.

Y es así que “nuevos derechistas” en colusión con los “nuevos izquierdistas” centran defensas y ataques en lo bueno o malo que sus respectivos gobernantes han hecho o han dejado de hacer, pero olvidan (los primeros por conveniencia, los segundos por estupidez) que los recursos estratégicos de un país jamás deben ser administrados (y menos aún ‘adueñados’) por manos privadas. Cobre, litio, agua, bosques, fauna marina, salitre, yodo, azufre, molibdeno… representan la esencia de las riquezas naturales de Chile. El Estado está en capacidad cierta de poder explotarlas para beneficio de la nación y de sus habitantes, pero muchos (y reitero ese ‘muchos’) izquierdistas de hoy manifiestan desidia al respecto, y son también demasiados los que ven con buenos ojos que esas riquezas sigan en poder de particulares carentes de respeto por la ley y por la sociedad chilena.

Estos nuevos izquierdistas –algunos se desgajaron del antiguo tronco socialista, eso hay que decirlo- abominan del legado de Allende, y a la hora de responder preguntas respecto del programa de gobierno que constituye el corazón de su propuesta, comienzan las contradicciones, las encogidas de hombros y las frases hechas… sumatoria de la decadente situación en que se encuentra aquella falaz izquierda propuesta y alimentada por el bloque concertacionista durante dos décadas.

Pero, en concreto (o en ‘manzanas’ como decía mi profesor de matemáticas), ¿cuál es el programa que ellos presentan a la sociedad chilena? Lamentable es decirlo, pero el tal programa de la nueva izquierda no es sino una cirugía estética aplicada al programa de la nueva derecha, el que a su vez constituye sólo un aggiornamento del sempiterno programa predador y clasista de la derecha de siempre.

Fui, soy y moriré siendo un IZQUIERDISTA de verdad, marxista y allendista. Apoyo la revolución bolivariana de Venezuela encabezada por su presidente, el comandante Hugo Chávez, porque de ella pende el futuro de la izquierda latinoamericana. Soy un izquierdista de tomo y lomo porque sigo creyendo firmemente que el único programa verdaderamente popular y progresista era el que llevó a Salvador Allende a La Moneda, y en base a ese programa la izquierda debería seguir construyendo.

¿Usted conoce el Programa de la verdadera izquierda, el programa de la Unidad Popular que causó pavor en la derecha y en sus adláteres democristianos y socialdemócratas que hoy -con una frescura de cutis que aterra- se autoproclaman ‘izquierdistas’? Este era el programa del doctor Allende…este es el programa que sigue siendo base indispensable para el desarrollo de la izquierda y del pueblo de Chile.

Algunas de las medidas propuestas por el doctor Allende y la Unidad Popular han sido concretadas…pero el resto de ellas, tan necesarias e indispensables como las anteriores, han sido desechadas por el duopolio binominal cuya disposición primordial apuntó siempre a privilegiar la depredación cometida por mega empresas, verdaderas patronas de la actual cofradía política enquistada en el Poder Legislativo nacional.

Las 40 Medidas de la Unidad Popular UP

1. SUPRESIÓN DE LOS SUELDOS FABULOSOS Limitaremos los altos sueldos de los funcionarios de confianza. Terminaremos con la acumulación de cargos y sueldos (Consejerías, Directorios, Representaciones). Terminaremos con los gestores administrativos y traficantes políticos.

2. ¿MÁS ASESORES? ¡NO! Todo funcionario pertenecerá al escalafón común y ninguno estará al margen de las obligaciones del Estatuto Administrativo. En Chile no habrá más ASESORES.

3. HONESTIDAD ADMINISTRATIVA Terminaremos con los favoritismos y los saltos de grados en la Administración Pública. Habrá inamovilidad funcionaria. Nadie será perseguido por sus ideas políticas o religiosas; se atenderá a la eficiencia, la honradez y el buen trato con el público de los funcionarios de Gobierno.

4. NO MÁS VIAJES FASTUOSOS AL EXTRANJERO Suprimiremos los viajes al extranjero de los funcionarios del régimen; salvo aquéllos indispensables para los intereses del Estado.

5. NO MÁS AUTOS FISCALES EN DIVERSIONES Los automóviles fiscales no podrán usarse bajo ningún pretexto con fines particulares. Los vehículos que queden disponibles se utilizarán para fines de servicio público, como transporte de escolares, traslados de enfermos de las poblaciones o vigilancia policial.

6. EL FISCO NO FABRICARÁ NUEVOS RICOS Estableceremos un control riguroso de las rentas y patrimonios de los altos funcionarios públicos. El gobierno dejará de ser una fábrica de nuevos ricos.

7. JUBILACIONES JUSTAS, NO MILLONARIAS Terminaremos con las jubilaciones millonarias, sean parlamentarias o de cualquier sector público, o privado, y utilizaremos esos recursos en mejorar las pensiones más bajas.

8. DESCANSO JUSTO Y OPORTUNO Daremos derecho a jubilación a todas las personas mayores de 60 años, que no han podido jubilar, debido a que no se les han hecho imposiciones.

9. PREVISIÓN PARA TODOS Incorporaremos al sistema previsional a los pequeños y medianos comerciantes, industriales y agricultores, trabajadores independientes, artesanos, pescadores, pequeños mineros, pirquineros y dueñas de casa.

10. PAGO INMEDIATO Y TOTAL A LOS JUBILADOS Y PENSIONADOS Pagaremos de una sola vez los reajustes del personal en retiro de las Fuerzas Armadas, y haremos justicia en el pago de pensionados y montepiadas del Servicio de Seguro Social.

11. PROTECCIÓN A LA FAMILIA Crearemos el Ministerio de Protección a la Familia.

12. IGUALDAD EN LAS ASIGNACIONES FAMILIARES Nivelaremos en forma igualitaria todas las asignaciones familiares.

13. EL NIÑO NACE PARA SER FELIZ Daremos matrícula completamente gratuita, libros, cuadernos y útiles escolares sin costo, para todos los niños de la enseñanza básica.

14. MEJOR ALIMENTACIÓN PARA EL NIÑO Daremos desayuno a todos los alumnos de la enseñanza básica y almuerzo a aquellos cuyos padres no se lo puedan proporcionar.

15. LECHE PARA TODOS LOS NIÑOS DE CHILE Aseguraremos medio litro de leche diaria como ración a todos los niños de Chile.

16. CONSULTORIO MATERNO-INFANTIL EN SU POBLACIÓN Instalaremos consultorios materno-infantiles en todas las poblaciones.

17. VERDADERAS VACACIONES PARA TODOS LOS ESTUDIANTES Se invitará al Palacio Presidencial de Viña del Mar a los mejores alumnos de la enseñanza básica, seleccionados de todo el país.

18. CONTROL DEL ALCOHOLISMO Combatiremos el alcoholismo no por los medios represivos, sino por una vida mejor y erradicaremos el clandestinaje.

19. CASA, LUZ, AGUA POTABLE PARA TODOS Realizaremos un plan de emergencia para la construcción rápida de viviendas y garantizaremos el suministro de agua por manzana y luz eléctrica.

20. NO MÁS CUOTAS REAJUSTABLES «CORVI» (hoy, serviu) Suprimiremos los reajustes de los dividendos y las deudas a la CORVI.

21. ARRIENDOS A PRECIOS FIJOS Fijaremos el 10% de la renta familiar como máximo para el pago de arriendo y dividendos. Supresión inmediata de los derechos de llave.

22. SITIOS ERIAZOS ¡NO!, POBLACIONES ¡SÍ! Destinaremos todos los sitios eriazos fiscales, semifiscales o municipales a la construcción.

23. CONTRIBUCIONES SÓLO A LAS MANSIONES Liberaremos del pago de contribuciones a la casa habitación hasta un máximo de 80 metros cuadrados donde vive permanentemente el propietario y no sea de lujo o de balneario.

24. UNA REFORMA AGRARIA DE VERDAD Profundizaremos la Reforma Agraria, que beneficiará también a medianos y pequeños agricultores, minifundistas, medieros, empleados y afuerinos. Extenderemos el crédito agrario. Aseguraremos mercado para la totalidad de los productos agropecuarios.

25. ASISTENCIA MÉDICA Y SIN BUROCRACIA Eliminaremos todas las trabas burocráticas y administrativas que impiden o dificultan la atención médica de imponentes y cesantes.

26. MEDICINA GRATUITA EN LOS HOSPITALES Suprimiremos el pago de todos los medicamentos y exámenes en los hospitales.

27. NO MÁS ESTAFA EN LOS PRECIOS DE LOS REMEDIOS Rebajaremos drásticamente los precios de los medicamentos, reduciendo los derechos e impuestos de internación de las materias primas.

28. BECAS PARA ESTUDIANTES Estableceremos el derecho a becas en la enseñanza básica, media y universitaria de todos los buenos alumnos, en consideración al rendimiento y a los recursos económicos de sus familias.

29. EDUCACIÓN FÍSICA Y TURISMO POPULAR Fomentaremos la educación física y crearemos campos deportivos en las escuelas y todas las poblaciones. Toda escuela y toda población tendrá su cancha. Organizaremos y fomentaremos el turismo popular.

30. UNA NUEVA ECONOMÍA, PARA PONER FIN A LA INFLACIÓN Aumentaremos la producción de artículos de consumo popular, controlaremos los precios y detendremos la inflación a través de la aplicación inmediata de la nueva economía.

31. NO MÁS AMARRAS CON EL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL Desahuciaremos los compromisos con el Fondo Monetario Internacional y terminaremos con las escandalosas devaluaciones del escudo.

32. NO MÁS IMPUESTOS A LOS ALIMENTOS Terminaremos con las alzas de los impuestos que afectan a los artículos de primera necesidad.

33. FIN AL IMPUESTO DE LA COMPRAVENTA Suprimiremos el impuesto a la compraventa y lo reemplazaremos por otro sistema más justo y expedito.

34. FIN A LA ESPECULACIÓN Sancionaremos drásticamente el delito económico.

35. FIN A LA CESANTÍA Aseguraremos el derecho de trabajo a todos los chilenos e impediremos los despidos.

36. TRABAJO PARA TODOS Crearemos de inmediato nuevas fuentes de trabajo con los planes de obras públicas y viviendas, con la creación de nuevas industrias y con la puesta en marcha de los proyectos de desarrollo.

37. DISOLUCIÓN DEL GRUPO MÓVIL (hoy, FFEE) Garantizaremos el orden en los barrios y poblaciones y la seguridad de las personas. Carabineros e Investigaciones serán destinados a cumplir una función esencialmente policial contra la delincuencia común. Eliminaremos el Grupo Móvil y sus miembros reforzarán la vigilancia policial.

38. FIN A LA JUSTICIA DE CLASE Crearemos un procedimiento legal rápido y gratuito con la cooperación de las Juntas de Vecinos, para conocer y resolver casos especiales, como pendencias, actos de matonaje, abandono del hogar y atentado contra la tranquilidad de la comunidad.

39. CONSULTORIOS JUDICIALES EN SU POBLACIÓN Estableceremos consultorios judiciales en todas las poblaciones.

40. CREACIÓN INSTITUTO NACIONAL DEL ARTE Y LA CULTURA Crearemos el Instituto Nacional del Arte y la Cultura y Escuelas de formación artística en todas las comunas.

A todo lo anterior, agregue por favor: nacionalización de los recursos estratégicos del país. ¡¡Ese es el programa mínimo necesario que una verdadera izquierda debe implementar!! Y nunca olvidemos que fue este programa el que enloqueció a fascistas, ultraderechistas, democristianos, yanquis y predadores empresariales el año 1970, con Richard Nixon a la cabeza, asesorado por el “premio Nobel de la paz”, el coyote Henry Kissinger.

 

1 COMENTARIO

  1. ¡A perder el miedo! La verdadera izquierda tiene que ser extrictamente revolucionaria, así nació y así debe seguir. Tengo seis décadas, e insisto que la guevarización es la solución.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.