Inicio historia y teoria LA IZQUIERDA CRISTIANA SALUDA AL CARDENAL RAÚL SILVA HENRÍQUEZ EN EL 22...

LA IZQUIERDA CRISTIANA SALUDA AL CARDENAL RAÚL SILVA HENRÍQUEZ EN EL 22 ANIVERSARIO DE SU MUERTE.

290
0
Compartir


LA IZQUIERDA CRISTIANA SALUDA AL CARDENAL RAÚL SILVA HENRÍQUEZ EN EL 22 ANIVERSARIO DE SU MUERTE.

Valparaíso, 9 de abril de 2021.

El Cardenal Raúl Silva Henríquez estuvo junto al pueblo, tuvo una participación crucial en la defensa de los derechos humanos de las y los perseguidos políticos y salvaguardó los derechos esenciales de miles de chilenas y chilenos durante la Dictadura de Augusto José Ramón. Tuvo la visión y la valentía de cumplir un rol fundamental en el amparo de las y los perseguidos.

Las más crueles violaciones a los derechos humanos, que siguieron al golpe cívico militar de 1973, lo preocuparon y por ello inició inmediatamente acciones para su defensa. Una de esa manifestaciones es la visita a los detenidos y detenidas en el Estadio Nacional, que tuvo un profundo sentido político y religioso.

Creó, en conjunto con otras Iglesias, el Comité Pro Paz, cuyo objetivo fue ayudar material, espiritualmente y jurídicamente a las personas afectadas por la situación que vivía el país. Un incidente político obligó a terminar con el Comité a fines de 1976, pero este fue inmediatamente remplazado por la Vicaría de la Solidaridad que, a partir de ese mismo año, comenzó a jugar un rol destacado en la defensa judicial y en la protección de miles de perseguidos y perseguidas por el régimen militar.

El Cardenal Silva Henríquez se convirtió en una figura líder del pueblo y de la Iglesia chilena y se enfrentó en varias ocasiones al tirano Pinochet. Las prédicas fueron una plataforma desde la cual Silva Henríquez manifestó la posición de la Iglesia frente al duro momento que enfrentaba la sociedad chilena, y en ellas cuestionó al gobierno y pidió mesura en el trato a los vencidos.

Hizo carne los valores del cristianismo en el momento histórico que le tocó vivir. Incorporó los derechos humanos como una cuestión esencial de la vida de la iglesia. Supo conciliar fe y política.

Fue promotor en Chile de las reformas del Concilio Vaticano II donde participó activamente en su realización y sus conclusiones, entre 1962 y 1965.

En 1962, llevo a cabo una reforma agraria en los terrenos de propiedad de la Iglesia Católica. La medida buscaba que los campesinos recuperaran su dignidad y superaran la vulnerabilidad social y laboral en que vivían. Así entregó los fundos de Melipilla, Pichidegua y Linares, de propiedad del Arzobispado de Santiago. Esto le valió muchas críticas al interior de la Iglesia chilena, pues con esta medida se proponía remplazar la vieja forma de relación entre el campesinado y la Iglesia -mediada por la figura de los latifundistas- por la implementación de programas dirigidos al mundo rural.

Probablemente lo que mejor retrata su compromiso con el pueblo esté en lo que expresa en su visita a la población La Victoria a dar el pésame al padre Pierre Dubois y a la comunidad, el día siguiente del crimen del cura Andre Jarlan:

“Me parece que como han muerto tantos, que muera un sacerdote también está bueno. Nosotros debemos morir con el pueblo”.

Los hombres buenos no mueren, viven para siempre en la historia de sus pueblos.


DIRECCIÓN NACIONAL DE LA IZQUIERDA CRISTIANA DE CHILE.
FERNANDO ASTUDILLO BECERRA (Presidente), HÉCTOR SOTO, HUMBERTO GONZÁLEZ, JULIO MÉNDEZ, BRAYAN GALAZ.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.