Inicio politica Chile – LA GESTIÓN FINANCIERA DEL PS: EL OPORTUNISMO TRAIDOR QUE DA...

Chile – LA GESTIÓN FINANCIERA DEL PS: EL OPORTUNISMO TRAIDOR QUE DA ASCO

177
0
Compartir

 

“Éstas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano. Tengo la certeza de que, por lo menos, habrá una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.” *El PS chileno tiene una excusa: El PS español de Felipe González, su mentor y protector, que presidió a la masiva corrupción del socialismo español. Ahora, Felipe González, junto a otro “socialista” de tanta probidad como él, Ricardo Lagos, van a darle lecciones a… ¡Venezuela! La dimensión del descaro es a la escala de su propia delicuescencia.

( del último discurso de Salvador Allende)

Politika. *

Mosciatti se lanza en picada en contra del PS por inversiones en SQM: “La verdad que da asco”

Derrumbe moral del socialismo inversionista

Escribe Roberto Pizarro, Politika

Recién escribí un artículo sobre ética, política y negocios a propósito de Sebastián Piñera, dónde cuestiono la transparencia del candidato presidencial de la derecha. Ahora me veo obligado a hacer lo mismo con el Partido Socialista, cuando se ha descubierto que opera con acciones y bonos en empresas reguladas, concesionarias de autopistas y empresas de Ponce Lerou. Ha sido un verdadero regalo para Piñera, quien ha dicho que no les reconoce superioridad moral a los socialistas inversionistas. El empate regocija a la derecha y agrega una nueva vergüenza a la militancia socialista.

Al término del gobierno del Presidente Aylwin comenzó a moverse la puerta giratoria. Algunas autoridades fueron reclutadas por las AFP e ISAPRES. Posteriormente, ministros, subsecretarios y superintendentes de entidades reguladoras asumieron cargos en directorios de bancos, grandes empresas, medios de comunicación y universidades, todos de propiedad de los hombres más ricos de Chile. Algunos volvieron al “servicio público” y otros, como Correa y Tironi, sirvieron al mundo empresarial como lobistas formales. Así, la política y los negocios se entrelazaron.

Algunos destacados dirigentes de los partidos de la Concertación se convirtieron en consejeros de Saieh en el diario La Tercera, lo que no modificó su línea editorial, pero sí le ha dado un manto de protección a los negocios que construyó gracias a la dictadura. Otros, creyeron cumplir una función social formando parte del directorio de “Paz Ciudadana”, organización inventada por el dueño de El Mercurio, Agustín Edwards, para instruir a los gobiernos el camino a seguir en materia de seguridad pública. El hombre que celebró con champaña la muerte de Allende, ahora estrechaba vínculos con ministros de la transición.

Al final de cuentas, los dirigentes de la transición, tanto en los directorios de las empresas privadas o disciplinados por el duopolio de las comunicaciones, le han hecho un flaco favor al país. Han facilitado la confusión entre política y negocios; no han desafiado el pensamiento conservador que promueven cotidianamente las cadenas de El Mercurio y la Tercera y, a final de cuentas, son responsables de la consolidación del régimen de abusos e injusticias que instaló Pinochet, con el apoyo de los economistas de Chicago y de los empresarios rentistas.

En el último tiempo se ha dado un paso adicional. Los grupos económicos que controlan la producción, las exportaciones, las AFP, ISAPRES, la educación privada, los bancos, las concesiones de carreteras y las sanitarias, han financiado las campañas electorales. Candidatos de todos los partidos políticos han aceptado esos recursos: derecha, Concertación y Enríquez-Ominami. Su propósito: capturarlos, maniatarlos, para que legislen y actúen en su favor. Caso conocido es la ley de pesca, pero no parece ser el único.

El financiamiento de la política por el mundo empresarial ha tenido expresiones simbólicas dramáticas en los casos de Carolina Tohá y MEO. Ambos, hijos de padres asesinados por el régimen de Pinochet recibieron financiamiento de SQM, propiedad de Ponce Lerou, yerno del dictador. A ello se agrega otro hecho inconcebible, casi risible: el presupuesto ordinario del PPD, vale decir el pago de la electricidad, teléfonos, agua y secretarias, también ha sido financiado por SQM.

El Partido Socialista no se salva de esta confusión entre política y negocios. Sabemos de algunos connotados ex ministros socialistas que utilizaron la política para terminar en los directorios de grandes empresas. Pero, lo nuevo, en los tiempos que corren, ha sido el financiamiento ilegal de algunos candidatos. Hay varios identificados, gracias a las rectificaciones impositivas de empresas en Impuestos Internos. El caso del senador Rossi es el más destacado, quien habría financiado su campaña electoral con platas de SQM y de las empresas pesqueras. El senador vive un difícil proceso judicial, junto a otros parlamentarios de la derecha.

El socialismo nace para transformar el sistema capitalista y sobre todo en la hora actual su tarea es enfrentar los abusos y desigualdades de la economía neoliberal y las exclusiones del régimen político, instaladas por Constitución pinochetista. Así lo cree su militancia que tiene a Salvador Allende como referente ineludible. En consecuencia, el compromiso de la militancia socialista no se encuentra al lado de los grandes empresarios sino de los trabajadores, de los pequeños empresarios, los estudiantes modestos; en fin, junto a los desamparados, a los más débiles. Ello le impide recibir financiamiento de empresas, independientemente de consideraciones legales.

Megavisión hizo explotar una bomba de racimo cuando reveló que los dineros del PS se invierten en acciones y bonos de SQM y Pampa Calichera; y, también en las empresas reguladas por la autoridad pública: sanitarias, eléctricas y concesionarias de autopistas. Existen inversiones en otras empresas, pero éstas son las más preocupantes por razones morales y conflicto de intereses.

Aquí se le presentan varios problemas al socialismo inversor. En primer lugar, algunas de estas empresas se encuentran cuestionadas por financiamiento ilegal de la política. Se trata de los casos de SQM y Pampa Calichera, ambas de Ponce Lerou; lo mismo con Aguas Andinas, sanitaria cuestionada además por la ciudadanía como consecuencia de su mal servicio.

En segundo lugar, las empresas sanitarias y eléctricas tienen tarifas reguladas, lo que significa que periódicamente negocian sus precios con la autoridad pública. Hay decretos, disposiciones y leyes de por medio. Podrá comprenderse las restricciones que ello implica para un partido de gobierno o de oposición, que tiene responsabilidad directa o indirecta en la negociación de las tarifas. Es parecido en el caso de las autopistas concesionadas.

En ambos casos, la autoridad de gobierno, los parlamentarios y los lobistas, así como la ciudadanía se encuentran periódicamente alertas a la política tarifaria. Y, se supone que los socialistas deben estar en la vereda de los usuarios de esos servicios en vez de lado empresarial y menos beneficiarse de eventuales alzas tarifarias. En consecuencia, hay conflicto de intereses.

En tercer lugar está el tema ético. Ningún socialista puede permitirse recibir financiamiento o involucrarse en los negocios de Ponce Lerou. Y menos el partido en su conjunto. Las razones son obvias. Las inversiones del PS en SQM y Pampa Calichera impiden a sus militantes criticar al yerno de Pinochet. Ahora el socialismo camina de la mano con Ponce Lerou. Sus militantes no podrán cuestionar la privatización a precio vil que le permitió adueñarse de SQM durante la dictadura, gracias a la protección de su suegro.

Los socialistas inversionistas han jugado con la inocencia de la gente. Los años de transición apartaron al Partido Socialista de su compromiso histórico con los trabajadores. Sus dirigentes han sido domesticados por el sistema económico y el orden político instalado por Pinochet. Los oscuros negocios en que se han comprometido son la culminación de su derrumbe moral.

Más

Mosciatti se lanza en picada en contra del PS por inversiones en SQM: “La verdad que da asco”

Tomas Mosciatti, RBB

“Debo reconocer que no sabía que el Partido Socialista había decidido ser socio de Julio Ponce Lerou, el yerno del general Pinochet que se enriqueció gracias a él”, señala en parte de la columna.

Tomás Mosciatti aprovechó su habitual columna en Radio Bio Bio para analizar en detalle la revelación de las inversiones que había hecho el Partido Socialista y que podrían haber generado diversos conflictos de interés para la colectividad.

“Lo reprochable y hasta asqueroso. Porque la verdad que da asco, es que el partido Socialista haya invertido en SQM”, señaló Mosciatti al iniciar la exposición de sus argumentos.

“Sabíamos que como un mendicante había estirado la mano y había recibido platas negras. Sabíamos que se había financiado con los dineros negros de Soquimich. Y yo por lo menos sospecho de coima y de cohecho, pero eso nunca ha sido investigado, pero no sabíamos que el Partido Socialista había dado un paso más”, prosiguió.

“Debo reconocer que no sabía que el Partido Socialista había decidido ser socio de Julio Ponce Lerou, el yerno del general Pinochet que se enriqueció gracias a él (…) Ni que cada vez que subían los peajes se beneficiaba; o aumentaban las cuentas de la energía eléctrica”, agregó Mosciatti.

Finalmente, lanzó un duro argumento: “Ahora entiendo porque al Partido Socialista jamás le interesaron los negocios de Julio Ponce Lerou en las sociedades cascadas, en las que esquilmaron a muchos accionistas, porque el PS fue accionista de una de las sociedades cascadas, Pampa Calichera. Ahora entiendo porque no criticaron a Julio Ponce Lerou por esos robos”, explicitó.

Más

Revelan las millonarias inversiones del PS en Pampa Calichera, SQM y otras empresas

Matias Delacroix, RBB

Al descubierto quedaron las millonarias inversiones que ha realizado el Partido Socialista (PS) durante los últimos 13 años, lo que habría dejado en evidencia sus intereses en sectores estratégicos.

Mediante un reportaje de Ahora Noticias y luego que se accediera a documentos de la contabilidad del PS entre los años 1999 y 2015, se revelaron las inversiones que el partido ha realizado en diversas empresas, entre las que figuran algunas cuestionadas en el país, tal como Soquimich y Pampa Calichera.

Junto con ello, además se mencionan algunas entidades más importantes e influyentes de Chile, como la Autopista del Sol, Vespucio Norte, cajas de compensación, sanitarias y eléctricas, entre otras.

En el caso de Soquimich, que es una de las empresas cuestionadas por financiamiento irregular a la política, y donde el PS además es querellante, los socialistas invirtieron 190 millones de pesos.

Además, aparecen negocios con empresas extranjeras como la cuestionada brasileña Petrobras.

“Desde el 2000 hasta el 2004, el fisco paga al PS más de 7.200 millones de pesos como indemnización por los bienes expropiados en dictadura”, dice el reportaje televisivo, lo que le permitió comenzar a invertir en la bolsa.

Según los antecedentes exhibidos, en 2009 el Partido Socialista tenía a su haber 13.794 millones de pesos. Tema que es analizado al interior del partido, donde esperan emitir una declaración en las próximas horas.

Entre los dirigentes consultados por este tema, Osvaldo Andrade, presidente del Partido Socialista cuando en 2013 explotó la polémica por Soquimich, indicó a Ahora Noticias que el “patrimonio lo invierte a través de un órgano autónomo de la dirección del partido que es la comisión de patrimonio, ellos a su vez las inversiones las hacen a través de una mesa de dinero que está administrada por el Banco Crédito de Inversiones en esa época”.

En esa misma línea sostuvo que “el partido recibe una información general respecto al fruto de esas inversiones cada cierta temporalidad y en aquellas ocasiones, en algunos casos se precisaba dónde estaban incluidas estas inversiones, en qué empresas”.

En tanto, además aclaró que “cuando yo fui informado de que habían inversiones a las que ustedes se refiere (SQM y Pampa Calichera) señalé que no me parecía que eso fuese razonable, y que en consecuencia, no se hicieran nunca más. Y esa decisión se tomó. Así que no hubo más inversiones en Soquimich ni en Pampa Calichera”, explicó.

Reacciones del mundo político

Las reacciones del mundo político no tardaron tras revelarse estos antecedentes.

El diputado de Renovación Nacional, Diego Paulsen, llamó al PS a responder por las millonarias inversiones, acusando “doble estándar”.

Felipe Ward tildó el hecho como “extremadamente grave”, indicando que evaluarán las acciones fiscalizadoras a seguir, tanto en el Congreso como en tribunales.

Por su parte el vocero del Frente Amplio, Tomás Hirsch, también tuvo palabras para el Partido Socialista, indicando que la Nueva Mayoría se convirtió en una “sociedad anónima”.

Al interior del socialismo explican que desde hace un año, por mandato legal, desconocen los detalles de las inversiones de la colectividad, y aseguran que la anterior directiva, dirigida por Isabel Allende, se establecieron que las inversiones sólo se harían en bonos de renta fija.

Cabe destacar que desde la Nueva Mayoría prefirieron mantenerse al margen del asunto hasta que exista una respuesta del partido.

Más

Investigación reveló millonarias inversiones del partido “socialista” en SQM y múltiples empresas

gamba

Una investigación realizada por Ahora Noticias de Mega, reveló millonarias inversiones realizadas por el partido mal llamado “socialista” durante los últimos 13 años a mútiples empresas, incluyendo SQM, (propiedad del yerno de Pinochet luego que se la regalara en Dictadura), lo que claramente representa graves problemas de conflictos de interés.

De acuerdo a los documentos obtenidos vía Ley de Transparencia, muestran que el partido ha realizado millonarias inversiones en empresas cuestionadas por la justicia tales como SQM y Pampa Calichera, pero también en algunos de los conglomerados más importantes del país, como eléctricas, sanitarias, autopistas y Cajas de Compensación, entre otras.

1) La Dictadura destrozó al Partido Socialista y estos delincuentes lo primero que hicieron fue INVERTIR en la empresa del yerno de Pinochet, la misma que el Dictador le regaló luego de ser expropiada al Estado

2) Lo bueno es que podemos confiar en ellos a la hora de legislar ya que siempre buscarán lo mejor para el pueblo y no para sus intereses… No en serio, la Democracia Representativa es un fraude, los políticos no son otra cosa que títeres de los empresarios.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.