Open top menu
LA CAUSA DEL SOCIALISMO EN ESTADOS UNIDOS

LA CAUSA DEL SOCIALISMO EN ESTADOS UNIDOS

Socialist Alternative, Comité por una Internacional de Trabajadores CIT en EEUU

Publicado El 16 de agosto el año 2016 | Por Ty Moore |

Aparentemente de la nada, en los últimos años las ideas socialistas salieron de los márgenes ignorados de la política de Estados Unidos para competir por el centro del escenario. La crisis económica de 2008 abrió un nuevo debate sobre el socialismo y el capitalismo, pero fue la campaña presidencial electrizante del socialista democrático como se describe a sí mismo Bernie Sanders que trajo el socialismo de nuevo en el debate general.

Pero, ¿qué significa el socialismo? Merriam-Webster informó  que “socialismo” era la palabra más buscada en 2015, y la 7ª palabra más buscados nunca en el diccionario. Esto apunta al creciente interés, así como la gran confusión que rodea las ideas socialistas.

¿Qué es el socialismo?

Los defensores del capitalismo intentan para pintar el socialismo como un esquema utópico ideado por autoproclamados intelectuales que impondrían su sistema dogmático gris, sin vida al que las masas no están dispuestas. Para muchos que asocian el socialismo con el legado estalinista o los partidos socialdemócratas agotados en Europa, hay un comprensible deseo de abandonar las viejas ideas y empezar de cero.

Sin embargo, cualquier mirada seria a la historia de  las luchas de los tabajadores revela una historia fundamentalmente diferente.

Los trabajadores y los pueblos oprimidos de todo el mundo han luchado repetidamente para mejorar sus condiciones y liberarse a sí mismos. En todas partes, una característica central de la lucha de clases es una batalla de ideas. La minoría dominante intenta cubrir su explotación a través de mentiras y distracciones. Mientras tanto, la mayoría explotada intenta despejar la niebla y descubrir los mecanismos reales del sistema que los oprime, y como podría ser un sistema alternativo.

Surgidas orgánicamente hace casi 170 años hace casi 170 años a partir de la experiencia de la lucha de clases, las genuinas ideas del marxismo, son un cuerpo vivo de ideas desarrolladas continuamente por sucesivas generaciones de luchadores de clase trabajadora. La historia del capitalismo revela cómo los movimientos sociales se enfrentan a desafíos similares en repetidas ocasiones y debates similares, y cómo los luchadores que cuentan con visión más lejos llegan a conclusiones similares. La teoría y la práctica marxistas surgen del estudio cuidadoso de estas experiencias internacionales e históricas y de los debates rigurosos que se viven dentro de estas luchas.

El marxismo es un intento de trazar científicamente la dinámica real del capitalismo global y la lucha de clases. Sólo a través de una comprensión lúcida de los procesos sociales, libres de la niebla de la propaganda capitalista, pueden los trabajadores y oprimidos pueden desarrollar una estrategia y tácticas para derrotar a las grandes empresas y transformar la sociedad.

Por lo tanto, la teoría socialista genuina es una especie de guía de mejores prácticas para ganar luchas a corto plazo, un método de transición para vincular los movimientos de hoy en día con una estrategia global más amplia para acabar con el capitalismo, y una visión de una sociedad futura en base a la experiencia de auto-organización de los trabajadores en la lucha.

Democracia de trabajadores

Las elecciones de 2016 muestran más claramente que nunca que la democracia bajo el capitalismo está completamente manipulada en contra de los trabajares. Wall Street y las grandes corporaciones financian ambos partidos, por lo que si los demócratas o los republicanos ganan, el 99% pierde. A pesar de la ola de rabia anti-sistema desestabiliza ambos partidos, el resultado de la “elección” entre Clinton y Trump – los dos candidatos más odiados de la historia moderna – subraya que a menos que los trabajadores construyamos nuestro propio partido político, las fuerzas de las grandes empresas corporativas y de derecha continuarán dominando.

Sin embargo, la dominación corporativa de nuestro sistema político es sólo una extensión del control capitalista sobre nuestra economía. Considere el impresionante poder concentrado en las manos de los pocos dueños de las grandes corporaciones. Cinco empresas dominan la industria de los medios EE.UU.. Un puñado de corporaciones como Google, Apple, y Facebook controlan las industrias era de la información.

La industria de la energía está monopolizada por varios especuladores de combustibles fósiles que impidan realmente un cambio hacia una economía de energía renovable y mejor transporte público.

El objetivo primordial de estas empresas no es producir programas de noticias de calidad, más amplio acceso a la información, o una política energética sostenible; su objetivo es maximizar las ganancias. Para lograrlo es necesaria una implacable campaña para reducir costos y aumentar la cuota de mercado en detrimento de todas las demás consideraciones.

Los apologistas del capitalismo reducen el problema de la dominación política corporativa de la sociedad a los líderes políticos corruptos o codiciosos, o a la falta de regulaciones suficientes. Los socialdemócratas como Bernie Sanders argumentan que es posible para la gente común tomar el control del gobierno y utilizarlo para dominar y controlar a la clase capitalista a través de la regulación, una mayor presión fiscal, y programas sociales más generosas.

Damos la bienvenida a cada una reforma positiva en el capitalismo y argumentamos a favor de un partido de masas del 99%, lo que junto a un movimiento de trabajadores de lucha podría ganar beneficios significativos para los trabajadores. Pero mientras la clase capitalista siga siendo económicamente dominante tales reformas no serán permanentes y serán minadas en cada oportunidad. Además no hay manera de poner fin de forma permanente al ciclo de auge y caída del capitalismo y el día a día de la explotación brutal de los trabajadores sin que tomen el poder de sus manos, tanto aquí como a nivel internacional.

Los socialistas argumentan que sólo mediante el paso de los grandes bancos y corporaciones a propiedad pública, bajo control obrero democrático, de, por y para el 99% se logrará una verdadera democracia.

En lugar de elecciones cada dos o cuatro años para determinar qué partido capitalista maneja las cosas, un gobierno socialista estaría compuesto por representantes elegidos de los consejos de lugar de trabajo, la comunidad y los estudiantes. Cada lugar de trabajo, universidad, e institución será gestionado mediante consejos de representantes electos de los lugares de trabajo y de la comunidad. Los representantes podrán ser revocados y reemplazados de inmediato y se les pagaría no más que aquellos a quienes representan.

De esta manera, el ánimo de lucro ya no será dominante y las prioridades deformadas del mercado que dominan la sociedad podrán ser reemplazadas con un plan económico global. Todas las decisiones políticas y económicas podrán ser tomadas democráticamente, con prioridades sociales y ambientales para determinar las inversiones, los salarios y las leyes.

Acabar con la pobreza y la desigualdad

Después del inicio de la crisis económica mundial, los políticos capitalistas de todo el mundo exigieron que los trabajadores apretaran el cinturón mientras continuaban las ganancias récord. Como Bernie Sanders continuamente señaló, la práctica totalidad de los beneficios de la recuperación económica después de 2008 se han ido a la parte superior del 1% mientras que los salarios y las condiciones de la mayoría de los trabajadores han seguido empeorando.

Nos enfrentamos a una crisis de distribución, no una crisis de escasez. Hay recursos más que suficientes para garantizar una vida digna para todos, pero una pequeña élite oculta la riqueza o la invierte en inversiones especulativas no productivas. Como revelaron los documentos de Panamá filtrado, las grandes empresas y los ricos de la élite ocultan miles de millones en los paraísos fiscales, saqueando los tesoros nacionales con miles de millones en ingresos perdidos.

Los socialistas abogan por pasar las primeras 500 empresas e instituciones financieras a la propiedad pública y utilizar su riqueza para financiar un programa masivo de empleos verdes. Sobre esta base, a todos los desempleados y subempleados se les podría ofrecer puestos de trabajo a tiempo completo con salarios que permitan vivir de proyectos que aborden las necesidades sociales.

Decenas de miles de nuevos maestros podrían ser contratados y las escuelas que se desmoronan reconstruidas. Atención de salud gratuita y de calidad podría extenderse a todo el mundo, sin obstáculos de las compañías de seguros rapaces. Enormes inversiones en infraestructura de energía limpia, incluyendo la espectacular expansión del transporte público, podrían acompañar la eliminación de la dependencia de los combustibles fósiles. Podría establecerse programas gratuitos de cuidado infantil de calidad, cuidado de los ancianos, y programas que atiendan a las personas con discapacidad.

Sobre esta base, la pobreza podría desaparecer rápidamente, junto a la delincuencia y los problemas sociales causados por la desesperación económica generalizada.

Luchando contra la opresión.

El racismo, el sexismo, la homofobia y otras formas de opresión, no pueden entenderse – o combatido – en forma aislada del capitalismo en su conjunto. A pesar de esto, por desgracia, la mayoría de los líderes del movimiento no vinculan las luchas contra la opresión con una visión socialista unificadora.

Como argumentó Malcolm X, “no se puede tener capitalismo sin racismo”. Si la clase obrera estadounidense multirracial toma conciencia de sus intereses colectivos, y su poder potencial, el dominio del 1% podría romperse rápidamente.

Es por eso que las grandes empresas siguen financiando los republicanos de derecha, promoviendo su agenda de divide y vencerás. Esa es también la razón por los medios corporativos amplifican las voces de los intolerantes y perpetúan los estereotipos raciales y de género.

También existen incentivos económicos estrechos para mantener las desigualdades estructurales. las ideas sexistas permiten a las empresas pagar a las mujeres sólo 73 centavos por cada dólar que los hombres hacen y niegan los beneficios adecuados de maternidad y paternidad. El racismo justifica el mantenimiento de 12 millones de inmigrantes indocumentados como una subclase aterrorizada, superexplotada y el encarcelamiento en masa alimenta el complejo industrial de prisiones.

Una transformación socialista de la sociedad no borraría automáticamente los prejuicios profundamente arraigados, pero permitiría eliminar las causas más significativas. Con los lugares de trabajo bajo propiedad pública y control democrático, no habría ninguna clase capitalista con un interés en la división de los trabajadores entre sí.

Un sistema socialista invertiría en las comunidades de color tradicionalmente faltas de escuelas de calidad, buenos puestos de trabajo, vivienda digna, y servicios sociales. Las leyes homófobas serían retiradas. A las mujeres se les podrá garantizar la igualdad de remuneración por igual trabajo, cuidado infantil de calidad y gratuito, permiso pagado por maternidad, y otras necesidades. Los medios de comunicación, gestionados democráticamente bajo control de los trabajadores y de la  comunidad, podrían transformarse en una poderosa herramienta para socavar los prejuicios.

Mundo sostenible

El capitalismo amenaza ahora, literalmente, nuestra existencia como especie. La comunidad científica es unánime en que si no reducimos drásticamente el consumo de combustibles fósiles en los próximos años, el cambio climático catastrófico es inevitable. Ya se está sintiendo el impacto. El clima extremo va en aumento. Las sequías están causando pérdidas de cosechas en todo el mundo, haciendo subir los precios de los alimentos, y empujando a millones de personas más al hambre.

Sin embargo, ambos partidos políticos están promoviendo más perforaciones de petróleo, más fractura hidráulica y un mayor uso del carbón. No es de extrañar, ya que los políticos capitalistas de ambos partidos cuentan con el apoyo de las grandes empresas de energía para sus carreras políticas. A escala mundial, la cooperación necesaria para hacer frente a la crisis es bloqueada por la competencia capitalista entre las naciones. En su lugar, un sinfín de guerras por el control de las reservas energéticas mundiales ha destruido el Oriente Medio y ha creado la mayor crisis de refugiados en la historia humana.

Numerosos estudios demuestran que es técnicamente posible que una combinación de energía eólica, solar, mareomotriz y la energía hidroeléctrica satisfazgan las necesidades energéticas mundiales. Con una economía socialista planificada democráticamente, y el afán de lucro fuera de las decisiones de inversión global, se podría lograr esta transición.

El capitalismo está hundiendo el mundo en una espiral cada vez mayor de deigualdad, destrucción medioambiental y conflictos violentos. Si los trabajadores fallan en construir un movimiento de izquierda y socialista  poderoso para ofrecer una salida, las fuerzas de derecha van a aprovechar la ira y la desesperación para llenar el vacío político. Por otro lado, con la apertura a las ideas socialistas en rápido crecimiento, las oportunidades para construir un movimiento de masas capaz de transformar radicalmente la sociedad se está extendiendo rápidamente. Aprovechemos el tiempo!,

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: