Inicio Internacional KENIA – Protestas masivas obligan al gobierno a retroceder

KENIA – Protestas masivas obligan al gobierno a retroceder

68
0

Deji Olayinka, Partido Socialista (CIT en Inglaterra y Gales) y Sean Figg

Las protestas masivas en Kenia han obligado al gobierno a retirar impopulares aumentos de impuestos. Esto equivalió a un ataque masivo contra los niveles de vida de la clase media, la clase trabajadora, los pobres y los jóvenes. El martes 26 de junio, una protesta masiva irrumpió en el parlamento, incendiándolo e impidiendo que se aprobara el proyecto de ley de finanzas. Los políticos tuvieron que huir a través de túneles para escapar de la ira de las masas. Este fue sólo el último de una serie de ataques del presidente Ruto, ahora apodado el “recaudador de impuestos”, y su gobierno, que anteriormente eliminó los subsidios al combustible y estableció nuevos impuestos.

Las enormes protestas de la semana anterior impidieron que el proyecto de ley de finanzas se aprobara anticipadamente y obligaron al gobierno a una retirada parcial. Los ministros prometieron, por ejemplo, cancelar los aumentos de impuestos previstos para los pañales locales, el aceite de cocina y el pan. Esta victoria parcial mostró el potencial para ganar más, animando a los manifestantes a continuar con “7 días de ira” e ir más allá en la próxima lectura de las leyes, esta vez ingresando al propio parlamento. Los manifestantes calcularon correctamente: Ruto se ha visto obligado a una humillante retirada. El 26 de junio denunció las protestas como “traición”. Apenas doce horas después, archivó el proyecto de ley de finanzas ante la abrumadora oposición popular y la movilización de masas.

Las protestas están siendo impulsadas por jóvenes en los pueblos y ciudades. El 26 de junio se informó de protestas en los cuarenta y siete condados de Kenia. Se han utilizado llamadas en las redes sociales, utilizando Tik Tok en particular, para iniciar protestas, incluida la marcha #OccupyParliament del 26 de junio. Estos llamados recibieron una respuesta masiva “espontánea” que refleja la profundidad de la ira y la oposición al gobierno. Los periodistas sobre el terreno informan que las protestas han pasado por alto por completo a los partidos políticos existentes y que no hay un liderazgo identificable. Algunos comentaristas establecieron paralelismos tanto con el rápido crecimiento como con la sangrienta represión de la protesta #EndSARS de 2020 en Nigeria.

Como se ha visto antes, el Estado ha desatado una violencia severa contra estas protestas. Los críticos públicos han sido secuestrados de sus hogares. Se ha llamado a la policía e incluso al ejército y los manifestantes se han enfrentado a gases lacrimógenos, cañones de agua y disparos indiscriminados que han provocado la muerte de varias personas y un sinnúmero de personas más gravemente heridas. Ya el año pasado más de 100 personas fueron asesinadas por la policía. Anteriormente, el propio Ruto fue acusado ante la Corte Penal Internacional por su participación en la muerte de más de 1.200 personas después de las elecciones generales de 2007, cargos que fueron retirados después de que los testigos cambiaran sus declaraciones (New York Times, 10 de septiembre de 2022). Ahora, durante las protestas masivas del 26 de junio, el número de muertos ha llegado a veintitrés y 300 heridos.

Esta represión enfureció aún más a los manifestantes y parece haber provocado cierto cuestionamiento dentro de las fuerzas estatales sobre su papel. Un vídeo muestra a un policía dimitiendo tras descubrir que su hermano había sido asesinado durante las protestas. Esto muestra que si bien el Estado puede ordenar a la policía y al ejército que actúen contra las protestas, estos agentes no están separados de sus comunidades. Las secciones pueden separarse y desempeñar un papel de apoyo al movimiento. Ahora se ha desplegado el ejército para “reforzar” a la policía.

El movimiento debe seguir construyéndose mediante la organización en las comunidades y lugares de trabajo locales. El desarrollo de protestas “espontáneas” lideradas por jóvenes sigue siendo una característica del mundo neocolonial en esta era de crisis capitalista: en Chile en 2019 y en Sri Lanka en 2021, este último obligó al presidente a dimitir y huir del país. Las escenas de los jóvenes kenianos irrumpiendo audazmente en el edificio del parlamento recordaban las escenas de los jóvenes de Sri Lanka ocupando descaradamente la residencia del presidente de Sri Lanka.

Los manifestantes kenianos deben estudiar urgentemente las lecciones de estas otras protestas. La exigencia de que todo el gobierno se fuera había comenzado a surgir en las protestas de Kenia, pero ¿qué la reemplazaría? En Sri Lanka, la falta de organización, liderazgo y un programa claro en el movimiento de masas significó que la clase dominante de Sri Lanka pudo esperar el momento oportuno, reunir sus fuerzas y actuar para intentar recuperar su posición. ¡Allí un primer ministro depuesto incluso volvió a ser presidente! Ruto, su gobierno, los parlamentarios procapitalistas y la clase dominante de Kenia harán ahora lo mismo. Intentarán capear la tormenta y reintroducir sus ataques al nivel de vida de las masas bajo una nueva cobertura. Ruto ya está tendiendo trampas, proponiendo un “diálogo” con los jóvenes sobre la austeridad futura y fomentando la falsa idea de que “estamos todos juntos en esto” al decir que la austeridad puede comenzar con recortes en la oficina de la presidencia.

Es crucial que el movimiento continúe y que desarrolle una organización fuerte y democrática. Esto puede comenzar entre los jóvenes que actualmente encabezan el movimiento que llama a la formación de comités democráticos en las escuelas y universidades. Estos deberían extenderse a la clase trabajadora en general, a las comunidades pobres y a los lugares de trabajo para atraer el poderoso poder social de la clase trabajadora. El hecho de que la convocatoria de una huelga general surgiera de las protestas demuestra que existe una comprensión de la necesidad de hacerlo entre algunos sectores de los manifestantes. Este llamado debería repetirse en los próximos días y semanas. Inicialmente podría organizarse como un cierre del país de uno o dos días. Esto sería una demostración importante del poder del movimiento de masas y tendría como objetivo atraer y galvanizar a nuevas capas de la sociedad, especialmente la clase trabajadora.

Kenia, como casi todos los países africanos, tiene divisiones nacionales y tribales. Esto se demostró en las últimas elecciones, donde la identidad tribal pasó a primer plano en las campañas. Pero parece que este movimiento ha trascendido las divisiones nacionales, lo cual es un avance importante. Sin embargo, los políticos capitalistas intentarán explotar estas divisiones, especialmente cuando intentan asegurar su posición, con la esperanza de que la retirada de Ruto les haya dado el espacio y el tiempo para hacerlo. Es necesario adoptar en el movimiento de protesta una política consciente de lucha unida a través de las divisiones tribales y nacionales.

Durante su campaña electoral, el presidente Ruto afirmó que adoptaría un enfoque “de abajo hacia arriba” y mejoraría las vidas de los kenianos comunes y corrientes. Pero desde que llegó al poder ha cumplido las órdenes de la clase capitalista y las potencias imperialistas al aumentar los impuestos para equilibrar el presupuesto de Kenia, garantizando el pago de la deuda. Estas medidas tienen como objetivo cumplir con un programa del FMI que exige que el gobierno aumente sus ingresos y recorte el gasto, lo que afecta los niveles de vida. Kenia confirma que la cuestión de la deuda soberana en los países neocoloniales puede ser el desencadenante de crisis políticas, protestas y levantamientos. El endeudamiento de los gobiernos neocoloniales ha empeorado enormemente en los últimos años, especialmente bajo el impacto de la pandemia de Covid-19.

La clase dominante keniana ha ganado importancia para las potencias imperialistas occidentales en los últimos años. Como potencia regional, las fuerzas armadas de Kenia han desempeñado un papel clave en las operaciones de la ONU en Sudán y en los últimos días se ha desplegado policías de Kenia en Haití. Si bien proviene de un entorno pobre y alguna vez fue un poco populista, ahora Ruto está atado por mil hilos a los intereses del capitalismo keniano y del imperialismo mundial. Hace apenas tres días, el 24 de junio, el presidente estadounidense Biden convirtió formalmente a Kenia en un importante aliado de Estados Unidos.

Ruto se ha retirado. La idea de que “¡este gobierno debe IR!”, ahora que se ha desatado, no desaparecerá fácilmente. Se plantea entonces la cuestión de qué tipo de gobierno puede sustituir al de Ruto y sobre la base de qué programa gobernaría. El 27 de junio, algunos manifestantes declararon que sólo la dimisión de Ruto los satisfaría. Es una buena exigencia, pero luego hay que dar una respuesta sobre ¿qué lo sustituirá?

Sólo un gobierno de la clase trabajadora y de los pobres, armado con un programa socialista que rompa con el capitalismo y el imperialismo, puede transformar la ira y la oposición masivas a Ruto y su gobierno en un programa positivo para el desarrollo de Kenia que resuelva las crisis de desempleo, salarios y , niveles de vida, etc. La clase trabajadora, los pobres y los jóvenes necesitarán un partido que ayude a organizar esta lucha; esto debe introducirse urgentemente en los debates sobre el camino a seguir para la lucha en Kenia mientras el movimiento hace balance de su última victoria. y analiza lo que será posible lograr con la acción de masas en el futuro.

¡No alpago de la deuda! ¡FMI fuera de Kenia! Nacionalizar los bancos y el sistema financiero de Kenia bajo el control democrático de los trabajadores.
¡No a la austeridad en cualquier forma: no a aumentos de impuestos ni a recortes de salarios o gastos! Organizar una lucha de masas contra todas y cada una de las políticas que intenten esto. Por controles de precios de todos los productos básicos determinados democráticamente por las comunidades.
¡Continúar las protestas! Organizar comités de lucha vinculados en comunidades, lugares de trabajo, universidades y escuelas para organizar y planificar democráticamente los próximos pasos del movimiento.
¡Ruto debe irse! Contra todos los partidos políticos, políticos y parlamentarios procapitalistas, proimperialistas y pro-FMI. Empezar a construir un partido de masas de la clase trabajadora armado con un programa socialista para romper con el capitalismo y el imperialismo. Por un gobierno de trabajadores y pobres.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.