Inicio Internacional Intento de asesinato en Eslovaquia y agitación en Georgia: divisiones cada vez...

Intento de asesinato en Eslovaquia y agitación en Georgia: divisiones cada vez más profundas en Europa exacerbadas por la guerra entre Ucrania y Rusia

217
0

Niall Mulholland

Primer Ministro Robert Fico (Wikimedia Commons)

Dos acontecimientos recientes –el intento de asesinato del primer ministro de Eslovaquia y las protestas masivas contra la “ley rusa” introducida por el gobierno de Georgia– han aumentado las tensiones políticas en ambos países y son indicativos de divisiones cada vez más profundas dentro de Europa.

La guerra de 27 meses en Ucrania, en la que recientemente se han producido avances militares rusos, ha exacerbado enormemente las tensiones étnicas, nacionales, políticas y militares dentro y entre los Estados europeos.

El intento de asesinato del primer ministro Robert Fico conmocionó a los eslovacos y resonó en todo el continente. Esto ocurrió apenas unas semanas antes de las elecciones al Parlamento Europeo, en las que se espera que se obtengan grandes avances para la derecha populista y nacionalista.

Dmitry Medvedev, el ex presidente ruso, y otros comentaristas se refirieron al atentado contra la vida de Fico como otro “momento de Francisco Fernando”. El asesinato del archiduque austrohúngaro en Sarajevo en el verano de 1914 es ampliamente considerado como el catalizador que desencadenó la Primera Guerra Mundial. Si bien esto es claramente una exageración, es indudable que hoy Europa está cada vez más polarizada política, económica y militarmente, con una gran guerra entre Rusia y Ucrania, apoyada por potencias globales rivales, que hasta ahora ha costado hasta 500.000 vidas. Ante el atentado contra la vida de Fico, el New York Times se pregunta: “Hasta dónde están dispuestos a llegar los europeos para librar una guerra contra sí mismos mientras una polarización política extrema acecha a sus sociedades”.

El presunto tirador, un ex trabajador de una mina de carbón, que intentó asesinar a Fico, fue descrito al principio como un “lobo solitario” que tiene una historia política errática y que en el período reciente ha apoyado a Ucrania en la actual guerra con Rusia. El Ministerio del Interior eslovaco dijo más tarde que es posible que el atacante no haya actuado solo. Cualesquiera que sean los motivos detrás del ataque, son indicativos de una sociedad extremadamente polarizada.

Fico comenzó su vida política como miembro del Partido Comunista antes de la caída del Muro de Berlín, cuando Eslovaquia formaba parte de la antigua Checoslovaquia. La restauración del capitalismo en Checoslovaquia y en toda la región vio a una capa de burócratas estalinistas privilegiados convertidos en oligarcas capitalistas saquearon la economía estatal y se enriquecieron enormemente, mientras que la masa de la población vio cómo sus niveles de vida disminuían dramáticamente.

Bajo el liderazgo de Fico, su nuevo partido, Dirección-Socialdemocracia (Smer), avanzó en una dirección nacionalista de derecha. Durante las elecciones generales del año pasado, Fico abrazó una línea anti-UE, anti-Ucrania, antiinmigración y anti-derechos LGBTQ+. Fico enfrenta una fuerte oposición en la capital eslovaca de Bratislava, pero tiene apoyo más allá de las zonas rurales más pobres y desindustrializadas. Fico, al igual que los políticos nacionalistas populistas de derecha en todo el continente, juega cínicamente con el temor de que los inmigrantes estén “tomando” empleos y hogares locales y destruyendo los servicios e infraestructuras locales. (Se estima que 5,1 millones de inmigrantes entraron a la UE en 2022, más del doble que el año anterior).

Fico comenzó su cuarto mandato como primer ministro en octubre pasado, con su partido Smer liderando una coalición tripartita. Ha criticado las sanciones de la UE contra Moscú y ha abogado por una “solución negociada” a la guerra en Ucrania, haciéndose eco del llamado de Putin. Al igual que su aliado Viktor Orban, el primer ministro nacionalista populista de Hungría, el primer ministro eslovaco ha tomado medidas para amordazar a los medios de comunicación, las instituciones legales y otros organismos críticos de su gobierno. Fico ha acusado a la emisora ​​estatal RTVS de tener un “sesgo liberal” contra su gobierno y de tener una agenda pro-UE.

El atentado contra la vida de Fico no ha hecho más que profundizar las profundas divisiones del país, y el ministro del Interior advirtió que “estamos a las puertas de una guerra civil”.

Georgia

Este temor a un conflicto civil generalizado también está presente en Georgia donde, a pesar de meses de protestas masivas que fueron respondidas violentamente por la policía, el partido gobernante Sueño Georgiano adoptó un proyecto de ley –la “ley de agentes extranjeros”– que obliga a los medios de comunicación y a los «grupos civiles» que reciben financiación extranjera para registrarse ante el gobierno.

Quienes se oponen al proyecto de ley lo han ridiculizado como “el proyecto de ley ruso”, dadas sus similitudes con la legislación introducida por el gobierno de Putin para reprimir a los grupos de oposición y las ONG. Se espera que el presidente de Georgia se niegue a aprobar el proyecto de ley y que vuelva al gobierno para realizar una votación final. De ser así, Bruselas ha amenazado con congelar la candidatura de Georgia a la UE.

Georgia, en el sur del Cáucaso, fue el primer país del ex bloque del Este en presenciar una revolución de “color” en noviembre de 2003. Las protestas por las disputadas elecciones parlamentarias llevaron a la renuncia del presidente Eduard Shevardnadze, ex ministro de Asuntos Exteriores de la Unión Soviética. Sin embargo, los líderes de la oposición procapitalistas y prooccidentales no proporcionaron ningún camino a seguir para las masas empobrecidas. Un político formado en Estados Unidos, Mikheil Saakashvili, ganó las elecciones y fue celebrado por Occidente, aumentando las tensiones dentro de Georgia y con la Rusia de Putin. Desde una breve guerra con Rusia por la zona separatista de Osetia del Sur en 2008, las tropas rusas han ocupado alrededor del veinte por ciento del territorio georgiano. A medida que el gobierno de Saakashvili se volvió cada vez más represivo y corrupto, su apoyo cayó. En 2012, una coalición paraguas, Sueño Georgiano, financiada por Bidzina Ivanishvili, que ganó miles de millones en la Rusia post-estalinista, ganó el poder.

El gobierno del Sueño Georgiano ha tratado de encontrar un equilibrio entre el desarrollo de buenas relaciones con Rusia y al mismo tiempo mantener públicamente la ambición de unirse a la UE y la OTAN. Algunas encuestas muestran que el apoyo a la membresía en la UE entre los georgianos llega al 80%, sin duda porque los trabajadores están desesperados por escapar de los bajos salarios y la pobreza. Al mismo tiempo, el gobierno del Sueño Georgiano juega con el conservadurismo social, especialmente en las zonas rurales, denunciando los “valores sociales” de la UE. Como parte de su propaganda nacionalista, el gobierno del Sueño Georgiano está reescribiendo la historia, e incluso han aparecido en todo el país estatuas que celebran a Stalin, que nació en Georgia.

El año pasado, el gobierno del Sueño Georgiano dio marcha atrás ante grandes protestas callejeras y críticas de Bruselas a la “ley de agentes extranjeros” o “el proyecto de ley ruso”. Sin embargo, el gobierno georgiano parece decidido a aprobar la última versión de la ley, especialmente ahora que se aproximan las elecciones de octubre.

El CIT afirmó en el momento de la disolución de la Unión Soviética y otros estados estalinistas en Europa del Este que la restauración capitalista no traería paz y prosperidad, como prometieron los ideólogos procapitalistas. En cambio, la economía de mercado ha llevado a guerras, al empeoramiento de las tensiones étnicas y nacionales, al empobrecimiento de las masas y a una brutal explotación de clases. Las diversas facciones políticas que representan los intereses de oligarcas en competencia y potencias externas han demostrado repetidamente que no ofrecen ningún camino a seguir para los trabajadores de toda la región; están arrastrando a la región hacia un empobrecimiento cada vez mayor y hacia conflictos y guerras intestinas.

La construcción de organizaciones de trabajadores de masas, incluidos sindicatos genuinamente independientes y partidos políticos con políticas socialistas, es una tarea urgente en Eslovaquia, Georgia y en toda la región. De esa manera, los trabajadores pueden colaborar a través de divisiones nacionales y étnicas en la lucha por plenos derechos democráticos, empleos decentes, educación, salud y transporte público, vinculados a la lucha por poner fin al desastre del gobierno capitalista gangsteril y la interferencia de los imperialismos rivales. Una federación de sociedades socialistas democráticas convertiría los principales pilares de la economía en propiedad pública democrática en beneficio de la mayoría, transformando vidas y poniendo fin a la división y el conflicto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.