Inicio movimientos sociales Han pasado 4 meses y nada ha cambiado

Han pasado 4 meses y nada ha cambiado

291
0
Compartir

Hector Vega

En las visitas a Comunas he destacado 2 puntos que me parecen centrales.

El primero, es la cesión de poder que Piñera hizo a la clase política y que se reflejó en el Acuerdo por la paz social y la nueva Constitución. Han pasado casi 4 meses y nada ha cambiado. Los trabajadores siguen esperando un avance en la plataforma social.

No es menor el efecto de la pandemia del corona virus y aún no se avanza en medidas estructurales en la actividad económica y menos en el apoyo político central a las comunas del territorio. La destructuración del Estado se refleja en la confusión de las autoridades a nivel central y la inactividad del Congreso que ausente de ideas se ha transformado en un órgano receptor de mensajes del ejecutivo.

El segundo punto se refiere a la Nueva Constitución. La Constitución es la materialización de un proyecto de poder. Proyecto en que los diferentes órganos del estado (ejecutivo, legislativo y judicial) se estructuran en planes de gobierno y administración. Sin embargo, nada de lo aquí citado puede prosperar sin tener claro la base social desde la cual se originan los proyectos que consagra el Estado. El poder surge desde base NO desde la cúspide.

En Chile las cosas se han invertido. Seguimos en los empeños de la clase política , asilada en La Moneda y en el Congreso, buscando la manera de calmar la inquietud y las acciones que se desarrollan en la calle. Está claro que no lograrán nada por ese camino. No solo no tienen un plan para abordar los Bienes Públicos esenciales (educación, salud, vivienda, salarios y pensiones dignas , aprovisionamiento de agua y otros servicios básicos. ..), tampoco sabemos qué proyecto tiene la clase política para terminar con un ejecutivo donde un presidente-monarca impide todos los mecanismos de representación popular. Puede seguir funcionando la burocracia del poder judicial, el tribunal constitucional y la contraloría sin provocar una anarquía de proporciones?? Sin escuchar a la base social ninguna Constitución podrá tener validez como proyecto de Poder y por tanto de estructuración del Estado.

Es mi conclusión. Atención.

Ese proceso de consulta popular es largo. No nos hagamos ilusiones. Es un proceso sometido a juicio y a error precisamente porque es un proceso democrático y no una dictadura. Basta con que tengamos claros los Principios que guiarán nuestro proyecto constituyente para que tengamos un 50% de la tarea realizada. El otro 50% lo iniciaremos con la construcción de los nuevos partidos políticos que surgirán de este proyecto que se inició el 18 de octubre en la calle. Cuando he planteado esto último he encontrado la crítica de quienes militan o alguna vez militaron en los partidos donde hoy milita la vieja clase política.

Les he dicho a mis críticos: no nos engañemos. En los locales de esos partidos reina el vacío. Cuando Bachelet dictó la ley en 2017 para que se reinscribieran nuevamente, no lograron reunir las 18 mil firmas necesarias. Para resolver la catástrofe tuvieron que recurrir al Servel para promulgar una ley que les permitiera resolver la ausencia de militantes . Por eso pienso que los nuevos tiempos también llegaron para los partidos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.