Inicio internacional Gran Bretaña: La investigación pública revela décadas de espionaje del estado capitalista...

Gran Bretaña: La investigación pública revela décadas de espionaje del estado capitalista a los socialistas y activistas

172
0
Compartir

CIT Noviembre de 2020

por Hannah Sell, secretaria general del Partido Socialista y participante en la investigación de infiltración policial

Imagen: Juventud contra el Racismo en Europa (YRE) fue una de las organizaciones en las que se infiltraron espías de la policía en nombre del estado capitalista


Casi seis años después de su establecimiento, la investigación pública sobre la policía encubierta ha comenzado finalmente. Fue creada por Theresa May, entonces Ministra del Interior, para evitar la creciente presión tras una serie de revelaciones sobre “espías”.

Los ambientalistas expusieron a un espía policial encubierto – Mark Kennedy – en sus filas. Se reveló que él y otros tuvieron relaciones con mujeres activistas mientras estaban encubiertos, incluso teniendo hijos en algunos casos. Estas relaciones abusivas y engañosas causaron un gran daño a las mujeres afectadas.

Otro espía, Peter Francis, que se infiltró en Juventud contra el Racismo en Europa (YRE) y en la organización que la dirigía, Militant Labour – ahora el Partido Socialista – reveló lo que había hecho y exigió una investigación pública. Como su abogado lo dijo en su declaración de apertura de la investigación, Francis se convirtió en un denunciante porque “el público tiene derecho a saber lo que se hace en su nombre y se paga con sus impuestos”.

Sin embargo, la investigación no se ajusta al deseo de Francis de que el público sepa lo que pasó. No ha revelado los nombres de la gran mayoría de las organizaciones espiadas. Ni tampoco nos ha dado los nombres reales o incluso los de la mayoría de los espías. Los “participantes del núcleo no estatal”, los que fueron espiados, en casi todos los casos, aún no han recibido ninguno de los archivos policiales relevantes para ellos.

La investigación informa que ha recibido más de un millón de páginas de documentos, pero menos de 6.000 han sido entregados a los participantes del núcleo.

El Queen’s Counsel (abogados superiores británicos o QC), tanto para la investigación como para la mayoría de los espías, señala que la Brigada Especial de Demostración (SDS) -la organización de espías de la Policía Metropolitana desde 1968 hasta 2008- fue financiada por el Ministerio del Interior y comunicada al M15 (agencia de espías nacional), que se benefició “en gran medida del producto de inteligencia” que obtuvo.

Sin embargo, muchos documentos clave sobre los vínculos entre los tres organismos – por ejemplo, de un informe de 2014 sobre la financiación del SDS por parte del Ministerio del Interior – están ausentes, presumiblemente destruidos.

Ventana sobre el estado

Aún así, para cualquiera que quiera echar un vistazo al racismo y al sexismo que reinaba, y también para entender el papel de la policía y de otros organismos estatales, ahora y en el pasado, la investigación ya ha proporcionado un material valioso

Oliver Sanders QC, que representaba a 117 espías, defendió la policía encubierta como nada nuevo, y “su legalidad fue confirmada” ya en 1833 por un comité parlamentario selecto. No añadió que el comité estaba respondiendo a las quejas sobre el uso rutinario de espías policiales y el uso excesivo de la fuerza por parte de la primera Policía Metropolitana cuando se trataba de “asambleas políticas ilegales”.

La defensa de la Policía Metropolitana en ese momento fue que habían empleado los métodos menos intrusivos y coercitivos necesarios para la correcta aplicación de las leyes y el mantenimiento de la paz pública. ¡Idéntico a la defensa de Sanders 190 años después!

En 1833, la investigación exoneró a la Metropolitana de los cargos. Una de las primeras tareas emprendidas por los espías de la nueva policía legal fue infiltrarse e informar sobre una importante huelga de sastres de Londres en 1834.

Es significativo que en 1833, el papel de los espías de la policía se discutió abiertamente en un comité parlamentario selecto. En esa etapa, sólo uno de cada siete hombres adultos – y, por supuesto, ninguna mujer – tenía derecho a votar. La franquicia se limitaba a los propietarios que, a través de los “comités de vigilancia”, tenían considerables derechos para exigir que la policía actuara en su interés.

Sin embargo, cuando la clase obrera ganaba el voto, no obtenía el control democrático de la policía u otros organismos estatales. Por el contrario, como la investigación ya ha demostrado, las fuerzas del Estado siguieron actuando, en última instancia, en defensa de la élite capitalista. Muchos aspectos de su trabajo fueron, y son, envueltos en el secreto.

En la investigación de hoy, el abogado de la Metropolitana explicó que el SDS tenía dos papeles centrales: “recopilar información de inteligencia con el fin de prevenir el desorden público”, y “ayudar al servicio de seguridad en su tarea de defender al Reino Unido de los intentos de espionaje y sabotaje y de las acciones de personas consideradas subversivas para la seguridad del Estado”.

Se hizo mucho hincapié en cómo la infiltración de espías en los grupos de protesta dio lugar a que las manifestaciones y protestas fueran más pacíficas. Sin embargo, no se dio ninguna prueba de ello. Por el contrario, el potencial de violencia en las manifestaciones se ilustró señalando a dos personas muertas en ellas en los años 70 – Blair Peach y Kevin Gately – sin señalar que ambos manifestantes fueron asesinados por la policía!

En uno de los innumerables ejemplos, Peter Francis describió cómo en 1993 espió la manifestación masiva de YRE contra el Partido Nacional Británico de extrema derecha. Lejos de conducir a una policía pacífica, esa manifestación fue salvajemente atacada por el Met.

Además, el abogado del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros dio testimonio de cómo la infiltración del Estado era sólo un aspecto del ataque sostenido que los mineros en huelga enfrentaron por parte de la policía y otros organismos estatales durante su huelga de un año (1984-85): “11.313 mineros fueron arrestados… 7.000 heridos, 5.653 sometidos a juicio, 960 despedidos de su empleo y 200 encarcelados.”

El segundo papel de la SDS, sin embargo, revela aún más claramente en qué intereses actuaron. Se fundó en 1968, tras una manifestación contra la guerra de Vietnam frente a la embajada de Estados Unidos en Grosvenor Square, Londres, en la que fueron detenidos 250 manifestantes.

James Callaghan, del Partido Laborista, era entonces Ministro del Interior y, según se informa, estaba “muy preocupado por la manifestación de octubre [contra la guerra de Vietnam]”.

El QC de la investigación resumió las razones del establecimiento del SDS como sigue: “Nuestro gobierno estaba preocupado por el comunismo, particularmente pero, importante para nuestros propósitos, no limitado a, la versión soviética. Los Estados Unidos estaban profundamente involucrados en una guerra cada vez más impopular en Vietnam”, y “ese conflicto fue el tema de las manifestaciones masivas y los desórdenes públicos en las calles de Londres que llevaron a la formación del SDS.

“Los desórdenes públicos y el descontento entre los estudiantes se extendieron por toda Europa, especialmente en París. Había temores, en los círculos oficiales, de que lo mismo estaba ocurriendo en Londres y que podría crecer de forma descontrolada. En los círculos de la extrema izquierda, algunos al menos esperaban que así fuera. El Partido Comunista de Gran Bretaña no era un instigador de protestas masivas. Estaba avanzando sus objetivos a través de una estrategia diferente. Escucharemos pruebas de que los grupos maoístas y trotskistas se organizaban con determinación, como otros grupos, en un momento de mayor conciencia política.”

Otros abogados del estado también dieron un énfasis considerable a los eventos que ocurrían en Francia. El abogado del Met, por ejemplo, declaró: “En Francia, hubo disturbios civiles generalizados, con protestas masivas, huelgas generales y salvajes, acciones industriales, disturbios y la ocupación de universidades y fábricas”.

El abogado de los espías añadió: “1968 estuvo marcado por un aumento de los disturbios y desórdenes: la Primavera de Praga y la subsiguiente invasión soviética de Checoslovaquia; la casi revolución en Francia; las protestas estudiantiles en toda Europa”.

La fundación del SDS se justifica uniformemente por el temor a los acontecimientos revolucionarios que se produjeron en Francia -donde diez millones de trabajadores ocuparon las fábricas- y en otros lugares, que se extendieron a Gran Bretaña. Desde el principio, se centró abrumadoramente en infiltrarse en la izquierda.

Los once diputados que se sabe que fueron espiados, por ejemplo, estaban en el Laborismo y generalmente en la izquierda. Incluían a Dave Nellist, miembro del Partido Socialista y diputado del Partido Laborista del Sudeste de Coventry (1983-92).

También se infiltraron en las campañas de la justicia negra y de la familia, algunas de ellas por la muerte de un familiar a manos de la policía o de bandas racistas.

De las 1.000 organizaciones en las que se sabe que se han infiltrado, se cree que sólo tres son de derechas.

Para tratar de justificar esto a la investigación, los abogados del estado han usado hasta ahora una mezcla de mentiras hiperbólicas y argumentos internamente contradictorios. Por un lado, argumentan que el espionaje es necesario para descubrir delitos graves como el tráfico sexual, el tráfico de drogas y así sucesivamente.

Esta es una desviación completa. Incluso no intentan acusar a las organizaciones en las que se infiltró el SDS de estar involucradas en tales crímenes, y los oficiales encubiertos encargados de descubrir delitos graves son parte de otro departamento no tratado por la investigación.

Entonces argumentan que estaban preocupados por una potencia extranjera – la Unión Soviética. Sin embargo, se ven obligados a reconocer que el Partido Comunista de Gran Bretaña, respaldado por los soviéticos, no fue “un instigador de protestas masivas”.

Los trotskistas como objetivo

La mayoría de los grupos que espiaban se oponían al régimen estalinista en la Unión Soviética, y muchos eran partidarios de León Trotsky – que había sido asesinado por orden de Stalin como resultado de su intransigente oposición al estalinismo y su lucha por la democracia obrera en la Unión Soviética.

Por último, recurren al argumento de que los que espiaban estaban a favor de alguna forma de alternativa “totalitaria” a la “democracia parlamentaria”.

Esto es una completa mentira. Por ejemplo, Militant, ahora el Partido Socialista, que el abogado de la investigación admite que fue espiado por el MI5 así como por el SDS, entonces y ahora, argumenta a favor de una enorme extensión de la democracia; pidiendo, por ejemplo, la abolición de la antidemocrática Cámara de los Lores, que los diputados sean elegidos por un máximo de dos años y sujetos a revocación por sus electores, y que reciban un salario máximo proporcional al salario de un trabajador cualificado.

Su última paja es que el pasado es otro país, y lo que se hizo entonces no es relevante hoy, porque “tras el final de la Guerra Fría” la “extrema izquierda se volvió de menos interés para el MI5 y el SDS”.

Sin embargo, esto también se contradice con su defensa de un continuo “derecho a espiar”, incluyendo el abogado del Met señalando el proyecto de ley “Spycops” que actualmente está pasando por el parlamento, que autorizaría a los organismos estatales “a participar en conductas delictivas cuando la conducta sea necesaria y proporcionada”, y señalando la “necesidad para estos fines”, incluyendo la defensa del “bienestar económico del Reino Unido”.

¿Qué significa esto, aparte del “bienestar económico” de los empleadores que se enfrentan a que su fuerza de trabajo vaya a la huelga o, más ampliamente, el creciente apoyo a las ideas socialistas que amenazan el “bienestar económico” de la élite capitalista de Gran Bretaña?

A pesar de la falta de información y de los desesperados intentos de los abogados del estado por disimularla, la realidad de que el SDS existía para defender el orden existente – un orden en el que una pequeña minoría posee y controla las principales palancas industriales y financieras de la sociedad – se hizo evidente en la primera semana de la investigación.

Aquellos que fueron espiados fueron considerados una amenaza potencial para ese orden. Militant defendía, como lo hace el Partido Socialista hoy en día, la nacionalización – bajo el control y la gestión democrática de los trabajadores – de las principales corporaciones y bancos que dominan la economía.

Militant fue capaz de dirigir luchas de masas efectivas que asumieron y derrotaron al gobierno de Thatcher, incluso en la dirección del Ayuntamiento de Liverpool, y luego encabezando la campaña de 18 millones de personas por el impago de los impuestos de las encuestas. Esto es lo que nos convirtió en un objetivo para el estado.

Hoy en día, en un mundo en el que la riqueza de los multimillonarios británicos ha aumentado en más de un tercio en el último año -mientras que el desempleo se dispara, y en el que hay un creciente descontento con el orden existente- es risible sugerir que la “policía política” contra la izquierda ha cesado.

Durante cinco años, hasta principios de este año, uno de los diputados de izquierda que el SDS espió fue el líder del Partido Laborista – Jeremy Corbyn.

Cuando fue elegido por primera vez, el general de mayor rango de Gran Bretaña expresó su “preocupación” de que el programa de Corbyn pudiera ser “traducido al poder”. Y no puede haber duda de que mientras el jefe o el ejército “se preocupaba”, otras agencias estatales estaban espiando.

En 2017, el programa radical de Corbyn condujo al mayor aumento de votos para cualquier partido en una elección general desde 1945.

La clase capitalista de Gran Bretaña estaba claramente aterrorizada – no tanto de Corbyn mismo – pero que si ganaba las elecciones generales, la presión popular masiva podría empujar a su gobierno a tomar medidas socialistas de gran alcance.

Corbyn ha sido derrotado, pero se desarrollarán de nuevo nuevas posibilidades para construir el apoyo de las masas a las ideas socialistas. Dado el creciente dominio de la derecha pro-capitalista sobre el Partido Laborista, el desarrollo de un nuevo partido de masas con un programa socialista se planteará más pronto que tarde.

Al igual que en el pasado, ninguna policía política podrá impedirlo. Es famoso que antes de la Primera Guerra Mundial, dos de los seis diputados bolcheviques rusos (miembros del parlamento de la Duma) figuraban entre los numerosos espías de la policía que se habían infiltrado en el partido.

Pero esto no impidió que el partido bolchevique dirigiera la revolución rusa de octubre de 1917, en la que la clase obrera pudo tomar el poder por primera vez.

No obstante, el movimiento obrero debe luchar por el fin de toda la policía política y por una fuerza policial realmente controlada y responsable democráticamente.

A pesar de sus limitaciones, la investigación de los espías ofrece la oportunidad de dar a conocer el papel represivo que han desempeñado los organismos estatales durante los últimos 50 años en la actuación para defender el orden capitalista existente, y las medidas que estaban dispuestos a adoptar para ello.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.