Inicio Internacional Gran Bretaña: Gobierno en crisis. Dimite la primera ministra Liz Truss

Gran Bretaña: Gobierno en crisis. Dimite la primera ministra Liz Truss

53
0

20 Octubre 2022 Editorial de The Socialist número 1199

El siguiente es el editorial del semanario «The socialist» del Partido Socialista de Inglaterra y Gales. Se publicó el lunes 17 de octubre, antes de las dimisiones de la ministra del Interior, Suella Braverman, y de la primera ministra, Liz Truss, pero su contenido ha sido confirmado por estos últimos acontecimientos.

Hundimiento de los «mercados» tories (conservadores)
Construir un partido obrero de masas para luchar por una alternativa socialista

Después de doce años de gobiernos liderados por los tories llenando los bolsillos de los más ricos e infligiendo austeridad a la mayoría, los tories están llegando al final del camino. Este gobierno tory se está derritiendo delante de nuestros ojos.

Truss está en camino de dejar el cargo y ya está fuera del poder. Jeremy Hunt ha sido nombrado canciller en un intento desesperado por intentar convencer a los mercados de que este es un gobierno tory «responsable», destrozando lo que queda del mini-presupuesto de Truss.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, ha acogido las propuestas de Hunt como un «encuentro de mentes». ¿Pero en qué consiste el «enfoque responsable» de Hunt? Sí, en revertir los recortes fiscales que habrían beneficiado principalmente a los ricos y a las grandes corporaciones, pero también en intentar aplicar una austeridad salvaje: recortar aún más el gasto público en unos 40.000 millones de libras. Además, la limitación del precio de la energía terminará en abril del año que viene. Incluso con él, las facturas se han duplicado con respecto a hace un año, y ahora se prevé que sigan subiendo la próxima primavera.

Esto es un claro recordatorio de que no fue la crueldad del apoyo descarado de Truss a la desigualdad lo que objetaron los grandes tories, los altos funcionarios y el Banco de Inglaterra, sino la crasa estupidez de su gobierno al desconocer los peligros que se avecinaban. Estaba claro que sus recortes fiscales sin financiación provocarían que los mercados -que ya intuían sangre en el agua dado el lamentable estado del capitalismo británico- empezaran a aumentar el coste del endeudamiento del gobierno y a vender la libra esterlina. También estaba claro que sus descaradas políticas a favor de los ricos -después de 14 años en los que los pagos a los accionistas han aumentado tres veces más rápido que los salarios de los trabajadores- echarían por tierra el poco apoyo que el gobierno tory aún tiene en la población.

En última instancia, sin embargo, la catástrofe de Truss es un indicio, más que la causa, del acelerado hundimiento del partido tory, que es a su vez el resultado de la profunda y creciente crisis del enfermo capitalismo británico. No hay manera de que el partido tory salga de esta pesadilla.

Los intentos de Hunt de aplicar una nueva ronda de austeridad se producen en el contexto de la mayor caída de los salarios reales desde la década de 1950, más de una década de recortes en los servicios públicos y con el NHS en estado de colapso. Y lo que es más importante, tienen lugar cuando hay una creciente ola de huelgas, ya que los trabajadores luchan por defender sus condiciones de vida. Si los diputados tories acuerdan una nueva ronda de austeridad en estas condiciones, se producirá una gigantesca revuelta social. Intuyendo eso, muchos pueden optar por salvar el pellejo y no votar medidas que les garanticen perder sus escaños en las próximas elecciones. Y los mercados -tomando la medida de la magnitud de la impotencia de los tories- pueden no estar tranquilos con los esfuerzos de Hunt por apaciguarlos.

Complots
En su reciente conferencia, los diputados tories murmuraban sobre cómo evitar un «escenario canadiense», en el que su partido hermano pasó de liderar un gobierno mayoritario a tener dos diputados en las elecciones generales de 1993. Evitarlo ahora parece ser lo máximo a lo que pueden aspirar. Las conspiraciones para forzar la salida de Truss, y evitar que los miembros del partido Tory tengan una votación sobre su reemplazo, pueden tener éxito, pero no pondrán al partido Tory unido de nuevo.

La dirección del movimiento sindical, el Trades Union Congress (TUC), se reunirá en Brighton del 18 al 20 de octubre. Es urgente que elabore un plan de huelga coordinado para luchar contra la crisis del coste de la vida y forzar unas elecciones generales para echar a todo el gobierno tory lo antes posible. El gobierno está en su agonía, pero eso no le impedirá lanzar una lluvia de ataques contra la clase obrera, incluyendo la amenaza de intentar aplicar nuevas leyes antisindicales. Tampoco impedirá que los empresarios hagan lo mismo, como demuestran las amenazas de Royal Mail de realizar despidos obligatorios masivos. Por lo tanto, es vital que el movimiento obrero intensifique la lucha.

La necesidad de una lucha industrial no desaparecerá cuando los conservadores sean finalmente expulsados. Los laboristas están subiendo en las encuestas de opinión como resultado del deseo generalizado y abrumador de deshacerse de los tories. El discurso de Starmer en la conferencia del Partido Laborista, sin embargo, contenía muchas de las mismas frases que las de Hunt en los últimos días sobre ser «responsable» y tomar «decisiones difíciles, particularmente cuando se gestionan las finanzas del país». Cuando el jefe de Tesco, John Allen, elogió a los laboristas como «el único equipo en el campo», fue otra indicación de que la mayoría de las grandes empresas cree ahora que los laboristas harían un mejor trabajo que los tories en la defensa de sus intereses. Pero los intereses de la élite capitalista son diametralmente opuestos a los de la mayoría de la clase trabajadora.

Starmer y la dirección laborista han destrozado el manifiesto de Jeremy Corbyn, incluyendo las promesas de renacionalizar la energía, el correo, el agua y las telecomunicaciones. En lugar de nacionalizar las empresas energéticas, los laboristas propusieron un tope de precios en las facturas durante sólo seis meses, una política que ahora ha adoptado Hunt. Sam Tarry, ahora deseleccionado como candidato parlamentario por Ilford South, fue despedido de la primera fila por el «delito» de decir que los trabajadores necesitan un aumento de sueldo. Los dirigentes laboristas se empeñan en asegurar a los mercados que serán «responsables». Los mercados no son una especie de árbitros independientes de las políticas financieras sensatas, sino que se rigen por las apuestas de los especuladores más ricos y de los gestores de las instituciones financieras de todo el mundo, interesados únicamente en sus propios beneficios.

Los mercados
Que el «nuevo laborismo» de Sir Keir Starmer esté al servicio de los «mercados» significa, por tanto, que el movimiento sindical tendrá que estar preparado para organizar una lucha por los intereses de los trabajadores bajo un gobierno laborista. Esto también plantea la necesidad de empezar a construir una alternativa política que luche por esos intereses. Hay que empezar en las próximas elecciones generales, con candidatos sindicales y socialistas que se enfrenten a los candidatos laboristas pro-capitalistas. Tenemos que empezar a construir un partido obrero de masas que defienda los intereses de la clase trabajadora y luche por un programa que quite las palancas del poder de las manos de las élites capitalistas no elegidas. Fue el Nuevo Laborismo «marca uno» el que hizo al Banco de Inglaterra «independiente», eliminando cualquier control sobre él por parte de los gobiernos elegidos. Esto debe ser revertido inmediatamente, junto con la nacionalización de los bancos y las compañías financieras bajo el control y la gestión democrática de los trabajadores. Esto, junto con la nacionalización de las principales empresas, sentaría las bases para empezar a construir un plan de producción socialista democrático, diseñado para satisfacer las necesidades de la mayoría en lugar de proporcionar una riqueza inimaginable a unos pocos.

Artículo anteriorIrán – Las principales perdedoras de la revolución de 1979 son las artesanas de la nueva revolución
Artículo siguienteLA EXPLOTACIÓN DEL COBRE EN CHILE. UNA MIRADA DE FUTURO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.