Open top menu
EVOCACIÓN DE ERICH FROMM

EVOCACIÓN DE ERICH FROMM

Pepe Gutierrez Alvarez

Aunque muy discutido, Erich Fromm fue una de las personalidad freudomarxistas más reconocidas de los años setenta, y algunas de sus obras llegaron al gran público. Aunque hoy parece un tanto olvidado, conviene no olvidar a Erich Fromm (Frankfurt am Main. 1900- México, 1980), pensador freudo-marxista austríaco, y uno de los más altos exponentes del “humanismo socialista”. Uno de los estudiosos de su obra. Antonio Caparrós, ha subrayado en ella que su “interés por los problemas humanos está muy teñido desde el primer momento por la religiosidad verotestamentaria, los aspectos escatológicos del Antiguo Testamento, las visiones proféticas del final de la historia y de los tiempos, los anhelos humanos de paz y universalidad, de libertad y amor que se respiran a lo largo de la historia del pueblo judío pasan a las páginas de Fromm revestidos con lenguaje secular, de raíces sociológicas y psicológicas, marxistas y freudianas.

Toda la obra de Fromm, su progresivo entusiasmo por los aspectos humanísticos y utópicos de Marx., su praxis psicoanalítica como praxis curativa y liberadora, no se comprenden sin su familiaridad y compenetración con la escatología judía. En gran parte, su antropología y su ética no son más que una escatología judía importada en el lenguaje de aquéllas”. Criado en el seno de una familia judía de la más pura raigambre religiosa, Fromm conoció una fuerte conmoción moral con la Iª Guerra Mundial a la que definió como el “inicio de un proceso de brutalidades que continúa hasta nuestros días”. Interesado por las tendencias humanistas desde muy joven, estudió psicología en Munich y sociología en Frankfurt. Realizó su graduado en el Instituto de Psicoanálisis de Berlín en 1931 y, como casi todos sus camaradas, tuvo que huir a los EEUU tras la victoria nazi. Aunque nunca tuvo un compromiso político definido, ni ningún vinculo establecido con los movimientos sociales, Fromm se comportó siempre como un intelectual de izquierda, lo que le causó notorias molestias en su país de adopción.

Vivió también en México y sus pronunciamientos políticos últimos están relacionados con la izquierda liberal norteamericana. Ejerció una poderosa influencia con sus obras en la “nueva izquierda” internacional, particularmente entre los cristianos y los socialdemócratas de izquierdas. Su marxismo, muy discutido, se apoya sobre todo en los escritos juveniles de Marx e insistió en una opción que él mismo llamó “humanismo comunitario socialista” (dirección colectiva de las empresas, sentido liberador del trabajo. supresión del conflicto capital-trabajo. etc.); considerando que el instinto de la vida —de amor, de sexualidad— como la única posibilidad existente de vencer “el sentido de la muerte”.

Eric Fromm creía que el dolor humano —individual o colectivo— estaba basado en el mal funcionamiento de las relaciones sociales (a partir de un mal planteamiento de las relaciones paternos-filiales), abogando por una “sociedad sana”, motivación principal de su trabajo y de su existencia. La propuesta frommiana postula un cambio revolucionario humanístico, simultáneamente en los niveles socioeconómico, político y cultural.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: