Inicio Educación Estudiante de 4to medio sufre represalias de liceo Carmela Carvajal de Providencia

Estudiante de 4to medio sufre represalias de liceo Carmela Carvajal de Providencia

89
0

Estimad@s madres y padres.

Prefiero que lo sepan de primera fuente. Si tienen alguna duda, sólo pregunten.

Informo a Ustedes que el Liceo Carmela Carvajal de Providencia está aplicando protocolo de Aula Segura a mi hija Maite Quijada, estudiante de 4to medio.

Ello implica un proceso de investigación para expulsión, cuyo resultado se entrega el 4 de octubre. En dicho proceso de investigación, inicialmente no estaba contemplado el relato de Maite. Por medio de una reunión que Maite consigue con la Directora y Subdirectora de Educación de la Corporación, es que Maite solicita que se considere su relato. Entonces, ayer, llegó una notificación para «realizar descargos». 

Los hechos ocurrieron el 12 de septiembre en la mañana. Lamentablemente el Liceo quiere ligar el accionar de estudiantes encapuchadas, con el accionar del Centro de Estudiantes. Maite es independiente. No pertenece a ningún colectivo, sólo al Centro.

Ese día lunes Maite y su hermana llegaron atrasadas. la hermana se va al casino, y Maite es requerida para labores de Centro de estudiantes. Incluso, junto con el profesor asesor del Centro, alertan a la Directora de la presencia de olor a bencina en los baños.

Ahora bien, La acción que habría realizado Maite, que derivaría en su expulsión, es que en su calidad de representante de Centro de Estudiantes, moderó una asamblea no autorizada. recuerdo a ustedes que dentro de los modos organizativos de les estudiantes, quien modera la asamblea no tiene voz ni voto, pues modera.

Dicha asamblea surge en el contexto de conmemoración del 11 de septiembre, pues durante la mañana, de manera posterior a la salida incendiaria de las capuchas, a pesar de que había un cronograma de movilización interna, surgió gran incertidumbre en el estudiantado, lo cual implica, -como todos sabemos-, desde personas que quieren «quemarlo todo», hasta quienes desean «clases normales», pasando por quienes desean clases pero que dentro del contexto se sienten inseguras encerradas en la sala de clases, quienes quieren movilizarse pacíficamente de alguna manera, y quienes optando por una u otra alternativa, sufren crisis nerviosas o ataques de pánico.

Así las cosas, en un contexto confuso, y como nadie se hacía cargo, (adultos incluídos), como Centro de Estudiantes Maite y otra representante, deciden canalizar los ánimos mediante la realización de una asamblea, para resguardar la integridad física y psicológica de les estudiantes, y la infraestructura del establecimiento. 

La acción de Maite y de las otras estudiantes logra encausar a la asamblea hacia una acción pacífica, que fue marchar al memorial de Allende ubicado en la Plaza de La Constitución, lo cual se realizó sin incidentes ni detenid@s. La Directora autorizó la salida del estudiantado sin apicación de RICE. Quienes quisieron se quedaron en el establecimiento.

La asamblea se realizó en un contexto de incertidumbre de lo que podía llegar a pasar, ante la presencia de bencina en el establecimiento; además la asamblea se realiza ante instrucciones de la Directora de que Maite deje de moderar porque sino le será aplicado el RICE y será expulsada, ante lo cual Maite deja de hacerlo; lamentablemente también están tomando acciones frente a las estudiantes que reemplazaron en dicha labor a Maite o que como bases, simplemente dieron su opinión en ese momento.  

El Liceo pretende aplicar a Maite el Inciso 3 de las faltas gravísimas: «Violentar psicológicamente a un integrante de la comunidad educativa, a través de amenazas, calumnias, descalificaciones, exposiciones, malos tratos, funas, burlas, u otras, entre otras». Se nos indicó que en «entre otras» se encuentra moderar asambleas.

Ante esta situación, recuerdo a Uds que el RICE del Liceo en su página 121 indica que, la expulsión o cancelación de matrícula sólo podrán aplicarse cuando sus causales estén CLARAMENTE descritas en el Manual de Convivencia Escolar.

Son tres las estudiantes que están en la misma situación, una de ellas quedó condicional, y las otras dos en proceso de expulsión, lo cual no se explica porque todas realizaron la misma acción.

Ante el CODECU del 12 de septiembre, Maite expuso la situación, y preguntó expresamente si ella, en su labor de moderadora de asamblea, había realizado alguna amenaza, calumnia, descalificaciones, exposiciones, malos tratos, funas, o burlas. La misma pregunta hice yo en la reunión en que se me informó la situación; así ante la Directora, la Jefa de UTP, la encargada de Convivencia escolar, y la inspectora, pregunté si Maite había tenido algún mal comportamiento en alguna de las tantas reuniones y consejos escolares en los cuales había participado. Hubo silencio.

Les cuento que desde 7mo básico, año en que ingresó Maite al Liceo, nunca he sido citada por alguna razón disciplinaria, y Maite no tiene anotaciones negativas. Es más, a fines de Agosto, la Directora realizó una hermosa carta de recomendación para que Maite postulara a una Universidad por un cupo de Liderazgo.  

Maite fue suspendida por 10 días, entre el 13 y el 4 de octubre. (Los 4tos medios salen el 11 de noviembre). Durante la suspensión, siguen corriendo los plazos de entrega de trabajos pues aún no cierra el primer semestre. No ha podido realizar dicho cierre porque Maite está con plan de apoyo por una depresión, y algunos profesores no le entregaron trabajos a realizar, o se lo entregaron el último día para las vacaciones, a pesar de que Maite les escribió a cada uno durante la cuarentena, y luego los abordó verbalmente cuando regresaron a clases.

Obviamente en este momento Maite no puede realizar dichos trabajos; además si pudiera, no reflejaría su condición académica, pues están interferidos por la situación de si será expulsada o no. Los certificados e informes respectivos, elaborados por su psicóloga y psiquiatra, fueron presentados vía mail al Liceo este lunes 26 de septiembre.

Se rumorea que algunos apoderados habrían tomado y distribuido imágenes de Maite moderando la asamblea, y la presentaron como una agitadora ante la Corporación. Destaco que Maite es menor de edad, y que como su apoderada, no he autorizado la toma ni distribución de su imagen. 

Agradezco el apoyo que estudiantes y apoderados le han dado a Maite, y a quienes han enviado sus testimonios para adjuntarlos a la carta de descargos.

Les cuento que dada la gravedad de la situación, y la forma del proceso, he denunciado la situación a la Superintendencia de Educación, quién sólo actuaría en caso de expulsión sin un debido proceso. Además Maite ha contactado a la Comisión Educación de la Cámara de Diputados, desde donde se ofició a la Corporación y Liceo; también se cuenta con el apoyo de Defensoría Popular, y de redes de protección de estudiantes. Defensoría de la niñez también se ha contactado con Maite solicitando antecedentes. Como ya mencioné la situación fue expuesta en una reunión solicitada por Maite, a la Directora y subdirectora de Educación de la Corporación de Providencia. 

Lamento que el 11 de septiembre aún sea una fecha que implique injustas acciones de fuerza contra quienes actúan a cara descubierta y que a la vista de todes optan por vías pacificas; más aún, si ello ocurre al interior de una comunidad educativa.

Gracias por leer,

Agradezco difundir,

Mónica Pinto

(Mamá de Maite)

Artículo anteriorEl «jovencito» que rompió el grifo, donde se perdieron 84 mil litros de agua
Artículo siguientePerú – ELECCIONES MUNICIPALES Y REGIONALES 2022 – PERSPECTIVA

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.