Inicio nacional Elecciones en Chile: la sorpresa de una protesta sorda

Elecciones en Chile: la sorpresa de una protesta sorda

370
0
Compartir
Convergences Revolutionnaires, Francia
por Tristan Katz

El 15 y 16 de mayo seguirán siendo días malos para la burguesía chilena. El multimillonario presidente Sebastián Piñera tuvo que concederlo el domingo por la noche, esnobando en la rueda de prensa: la derrota es humillante a pesar de una abstención récord del 60%. Sin siquiera la participación de círculos populares que odian al presidente, la derecha, aunque unida en una sola lista, no podría prevenir el desastre. Perdió posiciones históricas en las elecciones municipales, como Maipú, Estación Central, Viña del Mar, también una parte de los gobernadores elegidos por primera vez, pero especialmente la elección de representantes de la futura Asamblea Constituyente. Los círculos militantes de extrema izquierda se sorprendieron por el alcance de la negación. La izquierda se ve obstaculizada por un avance que no sabe qué hacer. La derecha está temporalmente arruinada, y los candidatos independientes están en el centro de atención. Entonces, ¿estamos siendo testigos de las secuelas de octubre de 2019 en Chile en otras formas o estamos entrando en una situación sin precedentes?

Lecciones electorales: un régimen en crisis y una recomposición política

Durante los últimos dos años, ha habido un despertar social en gran parte de América Latina, incluso con la Colombia incandescente en este momento. En Chile, varios elementos destacados abren muchas posibilidades.

La primera, la más obvia, es la de una crisis del régimen resultante de la transición democrática. El legado de la dictadura de Pinochet (1973-1990) ahora es odiado después del rechazo masivo de la demanda del año pasado de una Asamblea Constituyente, estrictamente igual a hombres y mujeres (una primicia mundial) y 17 escaños de 155 reservados para los pueblos originarios [1] (una primicia chilena). El último mapa de la derecha y la extrema derecha, preservando una minoría de bloqueo de un tercio, no se pudo alcanzar ya que la derecha unificada supera dolorosamente el 20%. Crisis del régimen también, porque este descrédito barre a los candidatos vinculados al Partido Socialista, el arquitecto de todas las coaliciones de alternancia moderada. Más profundamente, la supuesta izquierda radical ya no tiene excusas para no proponer reformas reales mencionadas durante la campaña: se ha presentado el tema de los bienes comunes (los cursos de agua son privados en Chile), pero también las pensiones, la salud, el acceso a la educación o incluso la liberación de prisioneros políticos, entre otros.

Candidatos independientes

El segundo elemento es la fragmentación temporal de las fuerzas políticas con el surgimiento de candidatos independientes. Bienvenidas por los comentaristas de izquierda, estas candidaturas ciertamente expresan un deseo de renovación, pero también hostilidad hacia todos los partidos (derecha e izquierda). Esto se reduce a la parodia libertaria de la consigna «El pueblo unido nunca será vencido», de «El pueblo unido avanza sin partidos«. Aquí hay candidatos populistas de derecha, pero sobre todo muchas personalidades entrañables, a veces sinceras, que han despertado apoyo, sin medios televisivos, sin un presupuesto de campaña.

La derecha lo había intentado con candidatos impulsados por cuentas falsas en redes sociales, la izquierda también con un candidato en Santiago que había tratado de usar la red de citas Tinder.

Con 58 funcionarios electos independientes (incluida Mom Pikatchu, icono de las manifestaciones de octubre de 2019), con 25 clasificados muy a la izquierda, estos recién llegados contarán en esta asamblea de 155 miembros.

Recomposición a la izquierda

El tercer elemento es la recomposición de la izquierda a favor del Partido Comunista de Chile seis meses antes de las elecciones presidenciales. Con un resultado contrastante. El activista comunista Irací Hassler (economista de 30 años de luchas estudiantiles) se hizo cargo del ayuntamiento del municipio de Santiago (centro) a la dura derecha de Renovación Nacional d’Alessandri. Su victoria causó el asombro del periódico conservador El Mercurio, la consternación de los barrios de lujo (shuir a la llegada de Chilezuela, contracción de Chile y Venezuela en referencia al régimen chavista acusado de todos los males por las burguesías latinoamericanas).

Pero esta coalición que llevó a Irací Hassler al poder municipal está compuesta por el Partido Comunista, la Federación Verde y Social Regionalista y el Frente Amplio, este último habiendo hecho oficialmente un pacto con los artesanos de la represión para salvar al régimen después del estallido social y las movilizaciones masivas a finales de 2019. Este mismo Frente Amplio que votó por las leyes «anti-barrio» que todavía mantienen a miles de jóvenes en prisión hoy en día. Sin embargo, Daniel Jadue, candidato presidencial comunista, ganó la popular ciudad de Recoleta (en la aglomeración de Santiago) con un 65%, y parece ser el punto central de la próxima recomposición de la izquierda «responsable».

Abstención popular

Por último, debemos mencionar la abstención popular, que fue masiva. Estimada en un 60% a nivel nacional y en promedio, parece superar el 80% en los barrios pobres de las grandes ciudades. Los sectores que impulsaban la protesta social se comportaban de manera diferente dependiendo de su composición de clase. Los círculos politizados y sindicalizados, organizados de manera más general, tomaron las elecciones con cierto éxito; los círculos populares, y especialmente los jóvenes, expresaron su desconfianza en cualquier solución institucional intermedia. Esto muestra un enorme potencial que no ha expresado todas sus posibilidades. La pandemia ciertamente ha congelado la ira social, pero el colapso social en curso y las crecientes desigualdades están alimentando los shocks por venir.

La extrema izquierda trotskista

Los grupos trotskistas en Chile son colectivos restringidos que rara vez superan el centenar de activistas y simpatizantes. Ninguno de ellos tiene una existencia nacional todavía. Se acercaron a la elección de la Asamblea Constituyente según dos enfoques: el de la lista declarada en su propio nombre para algunos, o el de la candidatura independiente con un apoyo más amplio para otros.

El Partido Revolucionario de los Trabajadores (PTR), vinculado a la Fracción Trotskista cuyos camaradas conocemos aquí en Francia de la CCR-Revolución Permanente, eligió la primera opción y logró algunos éxitos notables, como en Antofagasta, un importante puerto en el norte y ciudad minera, (con el 13% de los votos en las elecciones municipales y el 7% para la Asamblea Constituyente), y más de 50.000 votos a nivel nacional (con un órgano electoral de 8 millones).

Otros grupos han elegido el segundo enfoque, como el Movimiento Anticapitalista (vinculado a la corriente internacional de la Liga Socialista Internacional, resultante de la crisis del movimiento morenista) presentando candidaturas apoyadas por equipos militantes no marítimos, con medios muy limitados, para obtener el 2% en dos circunscripciones. Pero fue sobre todo la elección a la Asamblea Constituyente, en la octava circunscripción más grande del país, con el 4,13% de los votos a su nombre, de María Rivera, reconocida activista y abogada del Movimiento Internacional de los Trabajadores (sección chilena de la Liga Internacional de los Trabajadores, vinculada al PSTU de Brasil) lo que creó la sorpresa. Estos compañeros pusieron todas sus fuerzas en un sector, con una candidata reconocida y estimada por su valentía, en una candidatura independiente, apoyada por activistas y simpatizantes y luego varios colectivos, pero que mostró muy claramente su programa y campamento social. Estos modestos éxitos en la escala de las tareas futuras requieren a otros, y son un paso adelante para todos los activistas revolucionarios en el país.

Perspectivas

Detrás de estas sorpresas, ¿a dónde va Chile? Este es el campo institucional por el momento, pero no se debe subestimar su importancia y alcance. Estas elecciones se hacen eco de la revuelta de 2019. El aprendizaje durante este ciclo de luchas ha permitido frustrar, incluso a nivel institucional, la trampa «democrática» que buscaba desviar el impulso social en las urnas. El bloqueo pasivo por la vía electoral ha creado sorpresa pero sobre todo ha ahorrado tiempo a quienes planean salir tanto del legado de la dictadura como de la crisis social. Las cuestiones democráticas y sociales están estrechamente mezcladas y en los círculos de la clase obrera, como bien sabemos, no comemos papel. El tiempo de las medias tintas parece haber terminado.

Así que es hora de recomposiciones. Por supuesto, alrededor de la izquierda institucional con el Partido Comunista y el poder de moderación que su establecimiento social y sindical le permite. Con sus callejones sin salida, porque no se han aprendido las lecciones de la Unidad Popular. Porque las reformas sociales, por no hablar de la revolución, no se llevarán a cabo sin la brutal oposición de una burguesía decidida, con una base social que no ha desaparecido con el fracaso electoral de la derecha.

Pero también es una posible recomposición de una fuerza revolucionaria que está en la agenda, con organizaciones trotskistas pequeñas pero no aisladas y miles de colectivos populares. Una tarea inmensa en un momento en que todo un continente se está moviendo.


[1] Esta representación fue recibida como un paso adelante por las comunidades mapuches en particular, pero subestima en gran medida el componente indio de Chile. Una ciudad como Santiago tiene una población de origen mapuche muy por encima del 30%.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.