Inicio Historia y Teoria El perfil de Hugo Chavez

El perfil de Hugo Chavez

93
0

por Por Gustavo Espinoza M., Perú

Del Comandante Hugo Chávez Frías, el líder de la Revolución Bolivariana enraizada ya en la Venezuela de nuestro tiempo, se puede decir que tuvo muchas facetas, pero un solo perfil,

Una de sus facetas la mostró el 4 de febrero de 1992, cuando debió invocar públicamente a sus compañeros de acción a que depusieran las armas por cuanto los objetivos que se habían propuesto  en la insurgencia iniciada, no se habían logrado “por ahora”.

Una segunda, cuando 7 años después, en 1999, cuando el “por ahora” se convirtió en un “llegó la hora”, y  asumió el gobierno de su país luego de ser ungido Presidente por mandato popular. En esa circunstancia, dio comienzo a las profundas transformaciones económicas y sociales que cambiaron el rostro a la Patria de Francisco de Miranda.

Una tercera, en abril del 2003, cuando retornó triunfante al Palacio de Miraflores luego de vencer con las masas el intento de Golpe generado por la ultra derecha en complicidad con el embajador de los Estados Unidos. Walter Shapiro.

Otra faceta -la cuarta- fue cuando ante la Asamblea General de Naciones Unidas, ahuyentó el  azufre que había percibido desde el Podio frente al que se encontraba, porque poco antes había hablado desde allí George W. Bush el Presidente USA al que consideraba algo así como la encarnación suprema del Maligno.  

Y una quinta -para no citar más- fue la que mostró el 4 de octubre del 2012 ante tres millones de personas congregadas en Caracas para el “cierre” de la campaña electoral que ese año le diera su última victoria. Fue esa, una apoteósica jornada en la que  hizo un discurso de 45 minutos bajo un aguacero descomunal.  Quienes estuvimos allí, apreciamos muy de cerca la fuerza de su corazón y su lúcido empeño por entregar la vida por la causa de su pueblo.

Pero más allá de sus facetas asoma su único perfil: el de un Revolucionario cabal y consecuente que consagró su vida a la causa de su pueblo y que hoy anida en la memoria de millones.

Al evocarse el 5 de marzo de este año, once de su partida física, constituye un deber elemental recordarlo.  Y en particular, es un deber nuestro, de peruanos, porque fue aquí, en la Pampa de la Quinua, cuando tenía apenas 21 años: que adquirió conciencia de responsabilidad continental al asistir a los celebratorios del 150 Aniversario de la Batalla de Ayacucho, en diciembre de 1974, a la sombra revolucionaria de Juan Velasco.

En verdad, Hugo Chávez vino más de una vez a nuestro país. Y siempre lo hizo convencido de la necesidad de sumar fuerzas en el empeño por concretar en América los sueños de Bolívar frustrados en la región por el predominio de una aristocracia criolla que se apoderó de las Repúblicas en los primeros años del siglo XIX y construyó en ellas sociedades domesticadas, genuflexas y serviles.

Es bueno recordar que Hugo Chávez  tuvo un largo proceso de formación política vinculada estrechamente a las vicisitudes de su pueblo.  Militar de carrera, fue ganando posiciones de ascenso  en el marco de una aguda confrontación social: la que vivió su país luego del derrumbe de la siniestra dictadura de Pérez Jiménez,   entre los años 60 y 90. En ese marco -prisiones de por medio- fue la vida la que le enseñó a percibir los dolores de su pueblo y avizorar un camino, que finalmente alcanzó a concretar.

El líder no nació hecho. No fue como Palas Atenea, que emergió de la cabeza de Júpiter tronante acabadita y compuesta. Fue forjándose en la confrontación cotidiana; pero tuvo siempre lineamientos básicos, ungidos como principios esenciales. Y nunca se aparto de ellos.   La Solidaridad, fue uno, y la modestia para recoger el mensaje de “los de abajo”, quizá el otro.

Fueron esas las nociones que lo ayudaron siempre a percibir el escenario de la confrontación que tenía ante sus ojos. Y hallar en ella la piedra de toque que le permitiría distinguir amigos de enemigos. Por eso, le bastó levantar la mirada más allá de las fronteras de Venezuela, para encontrar el esplendoroso fulgor de la Revolución Cubana. Y se hizo amigo de Fidel, lo que constituyó el secreto de su victoria

No fue fácil avanzar en la tarea que se había propuesto. Logró hacerlo porque supo priorizar sus objetivos: forjar la unidad de su pueblo, organizar a las masas para colocarlas en disposición de combate, elevar la conciencia política de millones de personas, y alentar las luchas sociales diseñando siempre una certera política de acumulación de fuerzas.

«Ustedes saben que varias veces incluso he estado a punto de morir por ser fiel al pueblo venezolano, y ese es mi camino, yo no les fallaré, seré fiel para siempre al pueblo de Venezuela», fue su compromiso aquel 4 de octubre del año 12, que sería finalmente el preludio de su partida. En efecto, seis meses más tarde ofrendó su vida por la causa enarbolada ante los ojos del mundo.

Desde el 5 de marzo del 2013. Chávez y Bolívar pudieron repetir al unísono las palabras del Libertador: “Hui de la tiranía no para ir a salvar mi vida, ni esconderla en la oscuridad, sino para exponerla en el campo de batalla en busca de la gloria y de la libertad” 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.