Open top menu
El neoliberalismo herido de muerte

El neoliberalismo herido de muerte

Sorprendente editorial del 4 de abril de 2020 del Financial Times (biblia del conservadurismo político y económico mundial) que certifica la muerte del neoliberalismo,  afirmando frases como: 


1. «…Deben ver los servicios públicos como inversiones, no como cargas…» 

2. «…buscar fórmulas para que los mercados laborales sean menos inseguros…» 

3. «…La redistribución será debatida otra vez…»

4. «…los privilegios de las personas mayores y de los más ricos serán cuestionados…»

5. «…Políticas consideradas excéntricas hasta ahora, como la renta básica y los impuestos a las rentas más altas, tendrán que formar parte de las propuestas…».

A continuación publicamos artículo editorial traducido.

  • [El resaltado de ciertos textos, es de nuestra autoría].

El virus pone al descubierto la fragilidad del contrato social

Financial Times.

Editorial,  03 de Abril de 2020

         Si hay un resquicio de esperanza en la pandemia de Covid-19, es que ha inyectado un sentido de unión en las sociedades polarizadas. Pero el virus, y los bloqueos económicos necesarios para combatirlo, también arrojan una luz brillante sobre las desigualdades existentes, e incluso crean otras nuevas. Más allá de la derrota de la enfermedad, la gran prueba a la que pronto se enfrentarán todos los países es si los sentimientos actuales de propósito común configurarán la sociedad después de la crisis. Como aprendieron los líderes occidentales en la Gran Depresión, y después de la segunda guerra mundial, para exigir un sacrificio colectivo hay que ofrecer un contrato social que beneficie a todos.

Editorial del Financial Times

La crisis actual pone de manifiesto hasta qué punto muchas sociedades ricas no alcanzan este ideal. De la misma manera que la lucha para contener la pandemia ha puesto de manifiesto la falta de preparación de los sistemas de salud, también se ha puesto de manifiesto la fragilidad de las economías de muchos países, ya que los gobiernos se esfuerzan por evitar las quiebras masivas y hacer frente al desempleo masivo. A pesar de los inspiradores llamamientos a la movilización nacional, no estamos realmente todos juntos en esto.

Los bloqueos económicos están imponiendo el mayor costo a los que ya están en peor situación. De la noche a la mañana se han perdido millones de empleos y medios de vida en los sectores de la hostelería, el ocio y otros sectores relacionados, mientras que los trabajadores del conocimiento mejor pagados a menudo sólo se enfrentan a la molestia de trabajar desde casa. Lo que es peor, las personas con empleos de bajos salarios que todavía pueden trabajar suelen arriesgar sus vidas – como cuidadores y trabajadores de apoyo a la salud, pero también como apiladores de estantes, repartidores y limpiadores.

El extraordinario apoyo presupuestario de los gobiernos a la economía, si bien es necesario, en cierto modo empeorará las cosas. Los países que han permitido la aparición de un mercado de trabajo irregular y precario están teniendo dificultades especiales para canalizar la ayuda financiera a los trabajadores con un empleo tan inseguro. Entretanto, una amplia relajación monetaria por parte de los bancos centrales ayudará a los ricos en activos. Detrás de todo esto, los servicios públicos con financiación insuficiente están crujiendo bajo la carga de la aplicación de las políticas de la crisis.

La forma en que hacemos la guerra contra el virus beneficia a algunos a expensas de otros. Las víctimas del Covid-19 son abrumadoramente las viejas. Pero las mayores víctimas de los cierres son los jóvenes y activos, a los que se les pide que suspendan su educación y renuncien a sus preciosos ingresos. Los sacrificios son inevitables, pero cada sociedad debe demostrar cómo ofrecerá una restitución a aquellos que soportan la mayor carga de los esfuerzos nacionales.

Habrá que poner sobre la mesa reformas radicales, que inviertan la dirección de las políticas imperantes en las últimas cuatro décadas. Los gobiernos tendrán que aceptar un papel más activo en la economía. Deberán considerar los servicios públicos como inversiones y no como pasivos, y buscar la manera de hacer que los mercados laborales sean menos insegurosLa redistribución volverá a estar en el orden del día; los privilegios de los ancianos y los ricos en cuestión. Las políticas que hasta hace poco se consideraban excéntricas, como los impuestos sobre la renta básica y el patrimonio, tendrán que estar en la mezcla.

Las medidas para romper los tabúes que los gobiernos están adoptando para sostener las empresas y los ingresos durante el bloqueo se comparan acertadamente con el tipo de economía de guerra que los países occidentales no han experimentado durante siete décadas. La analogía va aún más lejos.

Los líderes que ganaron la guerra no esperaron a la victoria para planear lo que vendría después. Franklin D. Roosevelt y Winston Churchill publicaron la Carta del Atlántico, estableciendo el rumbo de las Naciones Unidas, en 1941. El Reino Unido publicó el Informe Beveridge, su compromiso con un estado de bienestar universal, en 1942. En 1944, la conferencia de Bretton Woods forjó la arquitectura financiera de la posguerra. Ese mismo tipo de previsión se necesita hoy en día. Más allá de la guerra de salud pública, los verdaderos líderes se movilizarán ahora para ganar la paz.

  • Enviado por Ximena Goecke


Etiquetado

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: