Inicio mujer genero El hambre acecha en campamentos, villas, poblaciones, barrios y ciudades

El hambre acecha en campamentos, villas, poblaciones, barrios y ciudades

321
0
Compartir

Editorial de Boletín del Observatorio de Género y Equidad Julio 2020

Cuando Chile ha superado los 13.000 fallecidos y fallecidas por Covid19 y son miles las familias de luto ante una pérdida inesperada y dolorosa, se profundizan los efectos económicos de la pandemia. Con un Estado incapaz de asumir en forma oportuna y eficaz su responsabilidad en la reproducción social, que hace “vista gorda” ante la desesperación que viven amplios sectores de la población y que vulnera la dignidad de las personas con sus programas, la sostenibilidad de la vida y la dignidad vuelven a quedar en manos de las mujeres y las comunidades.

El hambre acecha en campamentos, villas, poblaciones, barrios y ciudades. La pérdida de empleos, formales e informales, la pérdida de ingresos y posibilidades de endeudamiento, resultantes del necesario confinamiento no han tenido la respuesta adecuada. El gobierno se ha negado a reconocer la magnitud de las necesidades que acosan a la gran mayoría de la población y ha excluido sistemáticamente a las organizaciones sociales. Se potencia y radicalizan aquellas demandas que llevaron al estallido social del 18 de octubre, especialmente, la precarización de la vida por un modelo económico que ha incrementado dramáticamente las desigualdades. 

Pero la Vida no se detiene y las mujeres lo sabemos. A lo largo de nuestra historia republicana, cada vez que ha fallado el Estado, ahí han estado las mujeres, organizándose para sostener la vida: la alimentación, la salud, los cuidados, la contención emocional, todo, un capital que anida en la solidaridad, aprovechado pero no reconocido ni recompensado por los gobiernos.

En el escenario actual, nuevamente brotan las iniciativas populares autogestionadas para sostener la vida, muchas de ellas bajo la consigna “el pueblo ayuda al pueblo”, para subrayar la percepción de abandono de los órganos responsables del “bien común”. A estas mujeres –una vez más en la “primera línea”- se suman muchas de las y los jóvenes movilizados en asambleas y cabildos surgidos tras el estallido social, siendo una oportunidad de socializar la tarea con los hombres.

Con aportes de vecinas y vecinos, en las ferias libres y comercio local, de organizaciones comunitarias, con apoyos logrados en las redes sociales, deben cumplir con las medidas sanitarias de protección, lo que eleva los costos para su funcionamiento. Cumplir con el distanciamiento físico impone la barrera de no poder reunirse y debatir, de proyectarse como espacios de resistencia y de propuesta de cambios políticos, como fue la tradición en los años 80. ¿ sólo salvavidas?

Sin embargo,  las “ollas comunes” no pueden ser sólo un “salvavidas”. De hecho ponen el dedo en la llaga no sólo de la crisis por la pandemia y las malas políticas gubernamentales, sino de la irresponsabilidad de una organización económica que ignora la necesidad de contar con “soberanía alimentaria”, como lo reivindican desde hace años las organizaciones de mujeres rurales e indígenas y las cuidadoras de semillas. Hemos presenciado la dependencia alimentaria, los efectos de una agricultura industrial, las consecuencias de la privatización del agua, el desprecio a la producción agrícola local, y las organizaciones feministas claman por un nuevo orden económico y social que asegure la sustentabilidad de la vida –de la vida digna- en forma permanente.

Como Observatorio de Género y Equidad conocemos la historia de las ollas comunes y reconocemos su urgencia en el día de hoy, pero compartimos también sus potencialidades e importancia al acercarnos al debate constitucional, de delinear el nuevo orden para el Chile desde una perspectiva feminista.

En este Boletín escuchamos a dirigentas de ayer y de hoy, de la primera línea de entonces y de ahora, a las que miran con enojo la desidia y posible instrumentalización por el Estado, pero con esperanzas ante el horizonte de construcción de una nueva economía que ponga en el centro la sostenibilidad de la vida.​

www.oge.cl

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.