Inicio internacional El gobierno de extrema derecha de Brasil entra en crisis con la...

El gobierno de extrema derecha de Brasil entra en crisis con la salida de los jefes del ejército, la fuerza aérea y la marina

438
0
Compartir

Asolado por la pandemia del COVID-19, el gobierno de extrema derecha de Brasil se ha sumido en una crisis política de mayor alcance. Jair Bolsonaro, el presidente de derecha y ex militar, destituyó al ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, junto con otros miembros de su gabinete. A continuación, destituyó a los comandantes en jefe del ejército, la fuerza aérea y la marina antes de que pudieran anunciar sus dimisiones previstas.

Tony Saunois.

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

 

Estos acontecimientos han desencadenado una tormenta política aún mayor que la que ya estaba azotando a Brasil. Son los ecos de los intentos que hizo su amigo Donal Trump para tratar de aferrarse al poder. Detrás de estas acciones explosivas se encuentran los intentos de Bolsonaro de preparar el terreno para algún tipo de golpe de Estado destinado a afianzarse en el poder en la antesala y después de las elecciones previstas para 2022.

 

La presidencia de Bolsonaro ha representado una catástrofe humana para las masas brasileñas. Desestimando las amenazas del COVID-19 como nada peor que “una dosis de gripe”, se ha negado a tomar cualquier medida para proteger la salud de las personas para defender los intereses económicos de la élite gobernante. El resultado ha sido un tsunami de muertes. La cifra oficial de muertos supera ampliamente los 300.000. Día tras día se ha batido el récord de muertes. En la actualidad, la cifra supera los 3.700 al día. Una cifra de muertos superior a la de cualquier otro país, aparte de Estados Unidos.

Más de 300 mil muertes por Covid en Brasil

Los gobernadores de los estados han descrito la situación como si les hubiera alcanzado “una cabeza nuclear”. Los estados que han promulgado algunas medidas y han anunciado un bloqueo han sido amenazados con que se les niegue la financiación federal, lo que ha agravado las tensiones entre algunos estados y el gobierno federal.

El gobierno de extrema derecha de Bolsonaro ha introducido medidas represivas. Ha elogiado la dictadura militar en Brasil que duró desde 1964 hasta 1985 y la dictadura chilena de Augusto Pinochet. Bajo su mandato, el gobierno se ha llenado de militares y ex militares. ¡Hay más militares en servicio activo en los departamentos del gobierno que bajo la dictadura militar!

Aunque en el momento de escribir este artículo la situación no está del todo clara, parece que Bolsonaro pretende utilizar a los militares como una especie de guardia pretoriana para defenderse. Esto se produce en un contexto de crecientes divisiones en su gobierno, formado en gran parte por una coalición de numerosos partidos y agrupaciones que representan feudos o dinastías estatales y locales particulares.

Policias Militares (PM) leales a Bolsonaro, se han movilizado contra algunos gobernadores estaduales que se oponen a las políticas del gobierno federal

El apoyo a Bolsonaro ha caído en los últimos tiempos, al aumentar las protestas y manifestaciones contra su gobierno. Sin embargo, aún conserva un apoyo duro de hasta el 30% según las últimas encuestas.

 

La situación catastrófica a la que se enfrenta Brasil -con comentaristas que advierten del “colapso de Brasil”- bajo Bolsonaro significa que la clase dirigente, en su mayoría, quiere que Bolsonaro se vaya. Su apoyo organizado es débil. En los últimos cinco años, Bolsonaro ha sido miembro de tres partidos políticos, el último de los cuales aún no se ha presentado a ninguna elección. Incluso cuando fue elegido en 2018 no era el candidato preferido de la clase capitalista brasileña (su candidato, Ciro Gomes, fue eliminado en la primera vuelta).

Bolsonaro fue elegido en un contexto de colapso de la confianza en los partidos tradicionales de la clase dominante y de desilusión en el anterior gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) de Dilma Rousseff (2011-18), que se vio envuelto en la corrupción y no llevó a cabo políticas en interés de la clase trabajadora. Su elección indicó que la clase dirigente brasileña y sus partidos habían perdido credibilidad y legitimidad, abriéndose un enorme vacío político.

 

La crisis de COVID

El inicio de COVID-19 y la crisis que le ha seguido convirtieron una derrota de los capitalistas en una catástrofe. Ahora parece que los intentos de consolidar a los militares detrás de Bolsonaro provocaron a los jefes de las fuerzas armadas, que han sido críticos con su manejo de la pandemia. Ni la clase capitalista ni aparentemente muchas capas superiores de las fuerzas armadas quieren o necesitan un retorno al gobierno militar, en esta etapa.

No es casualidad que estos acontecimientos hayan tenido lugar tras la absolución de Lula (el ex presidente del PT), de todos los cargos de corrupción; lo que le permite presentarse de nuevo a la presidencia en 2022.

Una situación muy polarizada se apodera de la sociedad brasileña. No se sabe cómo se desarrollarán los acontecimientos a corto plazo ni de qué base de apoyo goza Bolsonaro entre otras capas de las fuerzas armadas donde existen divisiones. No se descarta que Bolsonaro intente militarizar aún más la situación y concentrar más poderes represivos en sus manos. No se sabe si cuenta con el apoyo que le permita hacerlo. Tales intentos conducirán, sin duda, a grandes convulsiones sociales y a una crisis más profunda. Por otro lado, no se puede descartar que la clase dirigente tome otras medidas para destituir a Bolsonaro.

Lula, lider del PT, es absuelto de sus condenas judiciales

Si Lula se presentara a la presidencia contra Bolsonaro, se produciría sin duda una polarización masiva en la sociedad. Lula y el PT hace tiempo que se desplazaron hacia la derecha y no suponen una amenaza para el capitalismo. Algunos sectores de la clase dominante pueden incluso optar por permitir que Lula regrese al poder como medio de controlar y mantener a raya a las masas e intentar estabilizar la situación.

La cuestión crucial a la que se enfrenta la clase trabajadora es prepararse para la lucha contra Bolsonaro y cualquier intento de imposición de un régimen militar o semi-militar. También hay una necesidad urgente de prepararse para construir una alternativa socialista a un futuro gobierno de Lula que no tenga un programa de ruptura con el capitalismo. Hay un debate en el partido de la oposición de izquierda, el PSOL (Partido Socialismo y Libertad), sobre la posición que debe adoptar en tales circunstancias. Algunos miembros del PSOL sostienen que el partido no debería presentar un candidato. Creemos que esto sería un error. El PSOL, en esta situación, debería entrar en la lucha y presentar su propio candidato en la primera vuelta de las elecciones. El partido obtuvo grandes ganancias electorales en las elecciones municipales de 2020, consiguiendo más de dos millones de votos, y tiene una base sobre la que construir.

En una batalla de segunda vuelta entre Bolsonaro y Lula será necesario un voto contra Bolsonaro, y construir una campaña socialista para preparar las futuras luchas.

Para más información y análisis visita nuestra página https://socialismorevolucionario.cl/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.