Inicio Internacional El ejecutivo restaurado de Stormont no superará los desafíos económicos y sectarios...

El ejecutivo restaurado de Stormont no superará los desafíos económicos y sectarios en Irlanda del Norte

162
0

7 de febrero de 2024

Donal O’Cofaigh, Izquierda Militante (Comité por una Internacional de Trabajadores CIT)

Imagen: Los edificios de Stormont, en las afueras de Belfast, son la sede de la Asamblea de poder compartido (CC) de NI.


La decisión del Partido Unionista Democrático (DUP) de volver a firmar acuerdos para compartir el poder en Stormont, después de dos años de boicot, se produjo tras las afirmaciones del líder del partido, Jeffrey Donaldson, de que había conseguido cambios importantes en las restricciones propuestas en las barreras comerciales y aduaneras entre los grandes países. Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

Los unionistas consideraban que la “frontera marítima dura” que surgía de estos controles planteaba un paso importante hacia una Irlanda económicamente unida. Irlanda del Norte quedó rezagada en el mercado único de bienes de la UE, al igual que el resto del Reino Unido.

Los acuerdos fronterizos marítimos duros fueron el resultado de negociaciones directas entre el gobierno británico y la Comisión Europea para establecer un acuerdo comercial posterior al Brexit entre los dos. La UE exigió al Reino Unido que impusiera restricciones a las mercancías que ingresan a Irlanda del Norte para proteger la integridad del mercado único de la UE. Esto se debía a que existía el riesgo de que las mercancías pasaran a la República de Irlanda a través de la frontera. Debido a los compromisos del Acuerdo de Viernes Santo/Belfast, una economía insular debía permanecer libre y sin fricciones.

Un primer primer ministro nacionalista

Las elecciones a la Asamblea de 2022, que siguieron a la huelga del gobierno del DUP por primera vez en la historia de Irlanda del Norte, devolvieron al Sinn Féin el partido más grande, aunque con una representación política unionista que en general superó por poco a la de los nacionalistas.

La perspectiva del primer líder nacionalista en la sede del poder local en los 103 años de historia de Irlanda del Norte fue un factor que contribuyó a profundizar los desafíos de restablecer el Ejecutivo. Sin duda, es una fuerza impulsora para aquellos sindicalistas, una minoría, que se oponen virulentamente al restablecimiento del poder compartido. Esto se refleja en las pancartas y carteles generalizados de “detengan la traición del DUP” que han colgado en todo el Norte.

Para el Sinn Féin, y para los nacionalistas en general, la elevación del primer católico al cargo de primer ministro es sin duda un momento histórico. Para muchos, presagia la posibilidad de nuevos cambios en los acuerdos constitucionales –en particular, la reunificación irlandesa. Esta aspiración no cuenta actualmente con el respaldo de las encuestas de opinión que muestran una mayoría a favor de la continuidad de la unión con Gran Bretaña.

Dicho esto, es probable que la elección de un primer ministro del Sinn Féin ponga a prueba esa situación. Independientemente de los compromisos de ser un representante de todas las comunidades del norte, la realidad es que el Sinn Féin es un partido obsesionado con el objetivo de la reunificación. Utilizarán la nueva posición para avanzar en esa agenda y tratarán de ingresar al gobierno en Dublín con el mismo objetivo.

Como parte de su estrategia para ese fin, el partido se ha desviado cada vez más hacia la derecha tanto en el norte como en el sur. A la hora de elegir puestos ministeriales, el partido rechazó la salud y la educación y optó por las finanzas y la economía. El objetivo será proyectarse como un “par de manos seguras” con miras a llegar al poder en la República.

Los sindicatos impulsan la evolución política

Si bien los partidos están obsesionados con cuestiones relevantes para la cuestión nacional, la política de Irlanda del Norte en las últimas semanas y meses ha estado dominada por la lucha de los trabajadores. En su mayor parte, los políticos fueron, en el mejor de los casos, espectadores de la ola de huelgas que se ha apoderado del norte por la fuerza.

El 18 de enero, una huelga histórica –probablemente la mayor desde principios de los años 1980– que involucró a trabajadores de todo el sector público, paralizó al Norte. Más de 100.000 trabajadores, de 15 sindicatos diferentes, participaron en la huelga de un día en los sectores de salud, educación, administración pública y transporte público. El impacto fue tal que gran parte del sector privado se vio impactado y adoptó algunos aspectos de una huelga general.

Esa huelga, y las realizadas por diferentes sectores de la fuerza laboral del sector público en el período previo y posterior, fueron una fuerza impulsora. Los servicios públicos se han enfrentado a décadas de falta de financiación y privatización, pero el secretario de Estado conservador decidió imponer presupuestos brutales para obligar a los partidos locales a regresar a la mesa de negociaciones. Si bien su objetivo era utilizar a los sindicatos para presionar al DUP, los sindicatos optaron por centrar su ira en él por retener el dinero necesario.

Molesto por las huelgas del transporte público que paralizaron los servicios de autobús y ferrocarril, el secretario de Estado –a petición del Sinn Féin– reinició las conversaciones multipartidistas antes de Navidad. Como edulcorante, ofreció £2.200 millones de financiación adicional y una garantía de que se aplicaría una prima a la financiación pública en la región del 24% por encima del gasto per cápita en Inglaterra. Esas conversaciones no lograron avances pero, a medida que aumentaban las huelgas, la oferta se incrementó a 3.300 millones de libras esterlinas, resultado directo de la presión ejercida por el movimiento sindical.

La confianza de los trabajadores creció aún más, lo que llevó a la huelga coordinada de un día el 18 de enero. A la medianoche después de la huelga, el Secretario de Estado del Reino Unido para Irlanda del Norte, Chris Heaton-Harris, emitió una declaración diciendo que, en ausencia de un acuerdo político, abordaría las presiones de las “finanzas públicas”. Al día siguiente, la dirección del DUP tomó medidas para indicar que hablaban en serio de volver a entrar en el gobierno. La presa se había roto.

Futuros retos

Si bien el acuerdo es aclamado por todas las partes, la realidad es que no resolverá la cuestión nacional y el sectarismo en Irlanda del Norte, ni resolverá la crisis de los servicios públicos o de los salarios del sector público.

Irlanda del Norte se enfrenta a un cambio profundo. Demográficamente, los unionistas y protestantes son ahora una minoría. Si bien los nacionalistas y los católicos también son una minoría, existe la sensación de que cuentan con el impulso que los respalda. La elección del primer primer ministro nacionalista sin duda añadirá una sensación adicional de ese impulso, al igual que la perspectiva de que el Sinn Féin esté en el gobierno de la República.

Los cambios demográficos, sumados a la desestabilización derivada del Brexit, el eclipse del imperialismo británico como potencia y el debilitamiento de la economía británica, son factores importantes que socavan tanto el sindicalismo como el Estado del Norte. Dicho esto, hay poco entusiasmo por parte de la clase dominante del sur ante cualquier perspectiva de reunificación. Obviamente, por temor a una posible reacción violenta por parte de sindicalistas obligados a la reunificación en contra de su voluntad.

El acuerdo financiero ofrecido por los conservadores al ejecutivo entrante no es un pago consolidado sino un pago único. Sería suficiente para cubrir los salarios durante unos años pero, a largo plazo, el Ejecutivo tendrá que encontrar formas de recaudar dinero. Las opciones ofrecidas por los conservadores antes de partir incluían la imposición de cargos por agua, cargos por medicamentos recetados, aumento de tarifas, cierre de escuelas y universidades y eliminación del transporte público gratuito para mayores de 60 años. Incluso en conjunto, es poco probable que estas medidas cierren la brecha. Por lo tanto, la perspectiva es de que continúe la inestabilidad.

Lo que está claro, sin embargo, es que los trabajadores que han impulsado los acontecimientos políticos tienen un sentido de su poder. Eso no va a desaparecer. Es probable que el próximo mandato de Stormont esté marcado por campañas y acciones industriales mucho más generalizadas.

La acción independiente de los trabajadores y la ausencia de una voz política que refleje sus demandas también ha despertado la conciencia entre amplias capas de la necesidad de una alternativa: la de la clase trabajadora unida. Es en ese fin en el que se centran los socialistas. Es una prioridad candente establecer esa opción política y plantear dentro de ese partido de masas de la clase la política de transformación socialista y democracia obrera.

Los nuevos arreglos

Las afirmaciones de los dirigentes del DUP de que el acuerdo ha eliminado la frontera marítima dura son exageradas. No se ha producido ningún cambio fundamental en el acuerdo UE-Reino Unido que rige la importación de bienes de Gran Bretaña a Irlanda del Norte. Sin embargo, el DUP ciertamente puede señalar una serie de ajustes, todos los cuales significarán que, para la mayor parte de los bienes importados a Irlanda del Norte, normalmente no se impondrán controles ni derechos.

Los acuerdos no se extienden –en su mayor parte– a bienes para industrias involucradas en la producción. Los fabricantes con sede en el norte que importen a través de Gran Bretaña tendrán que proporcionar información sobre los bienes que transitan hacia el sur. También tendrán que garantizar que los productos se fabriquen según los estándares de la UE. Dicho esto, la compensación para estos fabricantes es que obtendrán un acceso libre de aranceles y sin fricciones a los mercados de la UE y del Reino Unido, un acuerdo potencialmente muy beneficioso. Una situación similar enfrentan los productores agrícolas del norte.

El acuerdo también hará que la UE ignore efectivamente los riesgos de que los bienes de consumo importados de Gran Bretaña a Irlanda del Norte, que se originan en acuerdos de libre comercio celebrados por el Reino Unido, puedan cruzar la frontera. Esto en particular fue promocionado como un logro importante por los líderes del DUP y puede indicar una voluntad más amplia por parte de la UE para adaptarse a los desafíos de una manera muy flexible.

Quizás el aspecto más complejo del acuerdo, y el que tiene mayor capacidad de provocar futuras controversias, sean los acuerdos para gestionar futuras divergencias regulatorias entre el Reino Unido y la UE. Si bien esto no es un problema ahora, dado que el Reino Unido sigue en gran medida vinculado a las normas existentes de la UE, existe la posibilidad de que las normas sobre bienes diverjan con el tiempo.

Esto plantea problemas para los bienes fabricados según esos estándares en Gran Bretaña que la UE no querría que posteriormente ingresaran a la República de Irlanda. Los acuerdos proporcionan un “freno Stormont”, que es un mecanismo diseñado para ser utilizado por los sindicalistas si sienten que estar vinculados a las normas de la UE probablemente provocará el surgimiento de una nueva frontera marítima. Una vez que se activa el freno, le corresponde a un comité conjunto entre el Reino Unido y la UE encontrar una resolución cuya última palabra recaerá en Westminster.

Si bien el mecanismo está claramente destinado a evitar riesgos de futuras barreras comerciales entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña, deja abierta la posibilidad de que un futuro gobierno del Reino Unido decida hacer cumplir las normas del Reino Unido, a diferencia de las de la UE, en Irlanda del Norte, situación que podría abrir la perspectiva de controles fronterizos norte-sur. Alternativamente, una decisión de hacer cumplir el estándar de la UE en Irlanda del Norte significaría una nueva frontera marítima dura.

Si bien esto podría parecer una receta para las dificultades, las autoridades del Reino Unido y de la UE parecen decididas a evitar la controversia y es probable que encuentren compromisos para mitigar el riesgo de tales resultados. Es más, parece más que probable que un gobierno laborista entrante encabezado por Keir Starmer pueda resolver esos riesgos de forma permanente con una decisión de armonizar las normas del Reino Unido y la UE en el futuro.

__________________________________________________________________

Los nuevos arreglos

Las afirmaciones de los dirigentes del DUP de que el acuerdo ha eliminado la frontera marítima dura son exageradas. No se ha producido ningún cambio fundamental en el acuerdo UE-Reino Unido que rige la importación de bienes de Gran Bretaña a Irlanda del Norte. Sin embargo, el DUP ciertamente puede señalar una serie de ajustes, todos los cuales significarán que, para la mayor parte de los bienes importados a Irlanda del Norte, normalmente no se impondrán controles ni derechos.

Los acuerdos no se extienden –en su mayor parte– a bienes para industrias involucradas en la producción. Los fabricantes con sede en el norte que importen a través de Gran Bretaña tendrán que proporcionar información sobre los bienes que transitan hacia el sur. También tendrán que garantizar que los productos se fabriquen según los estándares de la UE. Dicho esto, la compensación para estos fabricantes es que obtendrán un acceso libre de aranceles y sin fricciones a los mercados de la UE y del Reino Unido, un acuerdo potencialmente muy beneficioso. Una situación similar enfrentan los productores agrícolas del norte.

El acuerdo también hará que la UE ignore efectivamente los riesgos de que los bienes de consumo importados de Gran Bretaña a Irlanda del Norte, que se originan en acuerdos de libre comercio celebrados por el Reino Unido, puedan cruzar la frontera. Esto en particular fue promocionado como un logro importante por los líderes del DUP y puede indicar una voluntad más amplia por parte de la UE para adaptarse a los desafíos de una manera muy flexible.

Quizás el aspecto más complejo del acuerdo, y el que tiene mayor capacidad de provocar futuras controversias, sean los acuerdos para gestionar futuras divergencias regulatorias entre el Reino Unido y la UE. Si bien esto no es un problema ahora, dado que el Reino Unido sigue en gran medida vinculado a las normas existentes de la UE, existe la posibilidad de que las normas sobre bienes diverjan con el tiempo.

Esto plantea problemas para los bienes fabricados según esos estándares en Gran Bretaña que la UE no querría que posteriormente ingresaran a la República de Irlanda. Los acuerdos proporcionan un “freno Stormont”, que es un mecanismo diseñado para ser utilizado por los sindicalistas si sienten que estar vinculados a las normas de la UE probablemente provocará el surgimiento de una nueva frontera marítima. Una vez que se activa el freno, le corresponde a un comité conjunto entre el Reino Unido y la UE encontrar una resolución cuya última palabra recaerá en Westminster.

Si bien el mecanismo está claramente destinado a evitar riesgos de futuras barreras comerciales entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña, deja abierta la posibilidad de que un futuro gobierno del Reino Unido decida hacer cumplir las normas del Reino Unido, a diferencia de las de la UE, en Irlanda del Norte, situación que podría abrir la perspectiva de controles fronterizos norte-sur. Alternativamente, una decisión de hacer cumplir el estándar de la UE en Irlanda del Norte significaría una nueva frontera marítima dura.

Si bien esto podría parecer una receta para las dificultades, las autoridades del Reino Unido y de la UE parecen decididas a evitar la controversia y es probable que encuentren compromisos para mitigar el riesgo de tales resultados. Es más, parece más que probable que un gobierno laborista entrante encabezado por Keir Starmer pueda resolver esos riesgos de forma permanente con una decisión de armonizar las normas del Reino Unido y la UE en el futuro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.