Inicio Análisis y Perspectivas El 1° de Mayo de 2020: La pandemia del Covid-19 expone la...

El 1° de Mayo de 2020: La pandemia del Covid-19 expone la barbarie capitalista y la necesidad de un socialismo global

306
0
Compartir

El Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT) extiende un saludo socialista revolucionario a los trabajadores y a los oprimidos de todo el mundo.

El Día 1° de Mayo de este año tiene lugar en circunstancias extraordinarias. La pandemia del covid-19 ha expuesto plenamente, en palabras de Lenin, el «horror sin fin» del capitalismo. El enfoque criminalmente imprudente de los gobiernos capitalistas ante el brote de covid-19 ha dado lugar a que los trabajadores y sus familias sufran grandes penurias y su salud esté en peligro. En todo el mundo, asegurar los fundamentos de la existencia se está convirtiendo en una lucha urgente. Han estallado «disturbios por alimentos» en Sudáfrica, Nigeria y otros lugares.

 

El «cierre» significa que en la mayoría de los países no se llevarán a cabo las manifestaciones y otros eventos normalmente asociados con el día internacional de los trabajadores. A pesar de ello, los trabajadores siguen celebrando el Día 1° de Mayo, donde pueden. El CIT se suma a esos activistas militantes que piden a los trabajadores que se vistan de rojo el 1º de mayo. En Irlanda, los partidarios del CIT encabezaron el inicio de una campaña en los sindicatos para alentar a los activistas a izar banderas rojas y estandartes sindicales en los lugares de trabajo y las comunidades locales, tanto en las zonas de clase trabajadora católica como protestante del Norte. En Alemania, los partidarios del CIT están entre los que organizan acciones en la vía pública, en más de treinta ciudades, para conmemorar el Día 1° de Mayo. También están llamando a acciones de protesta el 12 de mayo, el «Día  Internacional de los Trabajadores de la Salud».

 

Es conveniente que las acciones de protesta y solidaridad tengan lugar el 1° Día de Mayo. Los orígenes de la celebración del primero de mayo para celebrar las luchas y la solidaridad de los trabajadores en todo el mundo se remontan a 1886, cuando cientos de miles de trabajadores de los Estados Unidos lucharon por una jornada laboral de ocho horas.

 

Enorme número de muertes

En todo el mundo, cientos de miles de personas han muerto a causa del virus y muchas más están infectadas. Las crueles sanciones de EE.UU. contra Irán y Venezuela están causando muchas muertes innecesarias. En todo el mundo, muchos miles más, en particular los que viven en condiciones de hacinamiento, contaminación y pobreza, morirán a causa del virus. La falta de alimentos y la sobrecarga de los servicios de salud pública significa que muchas personas con otras enfermedades que ponen en peligro la vida y con afecciones crónicas no recibirán un tratamiento adecuado durante la crisis del covid-19, lo que se suma al enorme número de muertes.

 

No es una coincidencia que los países en los que las políticas neoliberales de privatización y desregulación han ido más lejos en los últimos tres decenios, como el Reino Unido y los Estados Unidos de América, se enfrenten a la mayor crisis de la covid-19, con muchas más infecciones y muertes que en cualquier otro lugar del mundo.

Y en los países capitalistas más pobres, ¿cómo se supone que las masas que viven en los barrios marginales, desde Nigeria hasta el Brasil, van a llevar a cabo un distanciamiento social seguro? Los primeros casos de muertes relacionadas con la crisis del Covid-19 se registran en Dharavi, en el corazón de Mumbai, donde 800.000 personas viven en un barrio de tugurios de una milla cuadrada. Los habitantes de los tugurios del mundo y las poblaciones rurales pobres no disponen de agua corriente limpia y fiable ni de un saneamiento seguro. Muchos sufren de malnutrición, lo que los hace muy vulnerables a la covid 19. Esto se suma al flagelo de otras enfermedades prevenibles, como la tuberculosis, el cólera y el paludismo, que matan a millones de personas, especialmente niños, cada año en el mundo neocolonial. Los cuerpos de las víctimas del covid-19 yacen en las calles de las ciudades de Ecuador y otros países, sin ser recogidos por las autoridades. Junto con el brote de coronavirus, la hambruna amenaza a unas tres docenas de naciones, advierte el Programa Mundial de Alimentos, debido a múltiples factores relacionados con el capitalismo y el imperialismo, incluidas las guerras en Siria y el Yemen.

El abyecto fracaso de los gobiernos capitalistas

Los gobiernos capitalistas fracasaron abyectamente en su preparación para la pandemia, a pesar de años de advertencias de los científicos. Y la fría y caótica respuesta al brote del covid 19 muestra claramente que los intereses de las clases dominantes son incompatibles con los de la clase trabajadora. La popularidad de que gozaron muchos gobiernos en las etapas iniciales de la crisis de covid-19, cuando las poblaciones temerosas buscaron la seguridad de las «autoridades», se está convirtiendo ahora en su contrario.

La falta de EPP (equipos de protección personal) para los trabajadores de la salud, los trabajadores del transporte público y otros empleados esenciales es criminal, condenando a muchos de estos trabajadores de primera línea a atrapar el covid-19, enfermándose gravemente y muriendo. En países como Nigeria, la India y Sudáfrica, la imposición de cierres, sin que se proporcionen beneficios estatales o suministros de alimentos, pero con un fuerte aumento de la represión estatal, revela la insensibilidad de las clases dominantes.

El movimiento obrero debe resistir los intentos de los gobiernos capitalistas y los medios de comunicación de «individualizar» la responsabilidad por la propagación del covid-19 y sus esfuerzos por demonizar a la clase obrera. De hecho, más sectores de la clase trabajadora están tomando acciones de protesta, con paros en los lugares de trabajo, y discutiendo acciones de huelga, sobre los PPE y otras preocupaciones de salud en el taller, así como sobre el pago y las condiciones. Los compañeros en solidaridad con el CIT del Grupo Socialista Independiente, en los Estados Unidos, se unieron a una cabalgata de 100 coches que apoyaban a las enfermeras que luchaban contra los despidos en un importante hospital de Worcester, Massachusetts, justo cuando más se necesita todo el personal sanitario. Los conductores de autobuses de Londres obtuvieron una victoria significativa, en la que los miembros del CIT desempeñaron un papel importante, al lograr que los pasajeros sólo entraran y salieran por las puertas centrales de los autobuses que cuentan con esta instalación, contribuyendo así a salvaguardar la salud de los conductores.

A lo largo de la crisis del Covid-19, las necesidades de los trabajadores están claramente subordinadas a los intereses económicos y de clase egoístas de la clase capitalista. Es por eso que hay un empuje para «salir» temprano del encierro por parte de muchos gobiernos, en contra de la mayoría de los consejos científicos, revelando la cruel indiferencia de las clases dominantes hacia las vidas de muchos miles. Trump puede ser el más burdo representante de la clase dominante de este «impulso» para obligar a los trabajadores a regresar prematuramente a los lugares de trabajo, sin las adecuadas protecciones contra el virus, pero su enfoque es compartido por muchas otras figuras políticas, como Merkel, en Alemania, y Macron, en Francia, que son todas complacientes con los grandes empresarios.

 

La Unión Europea no responde

La naturaleza del sistema de beneficios, que se basa en la propiedad privada de los medios de producción e intercambio y en el Estado nación capitalista, hace que no sea posible una respuesta mundial, racional y planificada para combatir la enfermedad. La Unión Europea, un club de jefes, no respondió a los gritos de ayuda de Italia cuando el virus atacó ese país. Y ahora la UE, con sus rivalidades y tensiones internas entre los Estados-nación capitalistas, en particular entre los países más ricos del norte y el sur de Europa, está demostrando ser incapaz de coordinar una respuesta común, ya que el virus hace estragos en todo el continente. La futura existencia de la UE está en el punto de mira de estos acontecimientos.

El dominio del capitalismo, que da prioridad a la competencia y al beneficio privado, está complicando y retrasando gravemente la búsqueda de una vacuna para el covid-19 y el desarrollo de medicamentos para tratar a los afectados. En cambio, una sociedad socialista vería una intervención y una cooperación mundial con base científica para poner fin a la pandemia.

Colapso económico

Las consecuencias económicas de las acciones de bloqueo de los despiadados gobiernos capitalistas de todo el mundo son devastadoras para los trabajadores y sus familias. Millones de personas quedaron sin trabajo de la noche a la mañana. Los ingresos se derrumbaron. Sin un salario regular y con graves retrasos en la recepción de las prestaciones estatales que duran semanas o meses, no es de extrañar que muchos trabajadores ya no puedan pagar el alquiler, la energía y las facturas de alimentos. Los bancos de alimentos no pueden hacer frente a la presión de las familias hambrientas. Algunos sectores de las clases medias también se enfrentan a graves dificultades. Muchas pequeñas empresas, pequeños comerciantes y el ejército de autónomos se enfrentan a la ruina, ya que los gobiernos dan prioridad al rescate de las grandes empresas.

La economía capitalista mundial se está hundiendo. En un momento dado, los precios del petróleo llegaron a cero, mientras la demanda mundial se desplomaba. La pandemia le costará a la economía mundial un billón de dólares este año, según el Foro Económico Mundial, y las «comunidades vulnerables» serán las «más afectadas». El Foro también predice que «casi la mitad de todos los empleos en África podrían perderse». Incluso la nación capitalista más poderosa del mundo, los Estados Unidos, yace postrada. Más de 26 millones de estadounidenses, que pudieron, solicitaron el subsidio de desempleo. Muchas economías nacionales se dirigirán hacia una profunda recesión o incluso depresión en el próximo período, lo que tendrá profundos efectos en las relaciones y luchas de clase.

 

La competencia capitalista, no la cooperación

La pandemia no ha unido a las naciones capitalistas para reunir todos los recursos necesarios para encontrar una solución racional a la crisis. Al contrario, ha aumentado la competencia y las rivalidades entre los estados capitalistas. Se ha informado que los gobiernos que buscan los PPE en China están siendo pasados a llevar con ofrecimiento de mayor precio por otros países justo cuando sus suministros pedidos están a punto de salir de los aeropuertos chinos.

Trump ha utilizado la crisis para aumentar las amenazas contra China e Irán. Fuera de la crisis del Covid-19, veremos un aumento de las tensiones internacionales, la competencia y los enfrentamientos entre las potencias mundiales y regionales. Esto eventualmente llevará a nuevos conflictos sangrientos a menos que el movimiento obrero internacional actúe con decisión para impedir los planes de guerra imperialistas.

Al poner al descubierto el sistema capitalista, la crisis de la pandemia también plantea la necesidad de un cambio socialista. Un estribillo común entre los trabajadores es que «no van a volver», a las viejas formas de gobierno – políticas neoliberales sin trabas, la explotación capitalista mundial y la degradación del medio ambiente. La dramática intervención del Estado, en muchos países, para evitar el colapso económico total, plantea la pregunta en la mente de millones: «¿Por qué no se utilizan enormes recursos para mejorar la vida de la clase trabajadora en «tiempos normales»?

Estos acontecimientos dan a los socialistas la oportunidad de presentar un audaz programa socialista para un cambio fundamental: deshacerse del capitalismo y crear una sociedad socialista, en la que la economía sea propiedad de la clase trabajadora y esté planificada democráticamente para el bien común.

En cambio, la dirección de muchos sindicatos y partidos obreros y socialdemócratas han aceptado, en efecto, el argumento de la burguesía nacional de que es el momento de la «unidad nacional». Este argumento de «emergencia nacional» exige que las necesidades de la clase obrera se dejen de lado.

Pero, ¿qué es la «nación»? ¿Qué tiene en común la élite súper rica, que puede aislarse con seguridad en lujosas mansiones con amplios terrenos privados, con la masa de familias de la clase obrera que se enfrentan a fuertes caídas de ingresos, a la lucha por acceder a los alimentos y a las viviendas superpobladas?

Algunos de los partidos y formaciones de izquierda también se han sumado al sentimiento de «necesidades nacionales», y sus miembros de los parlamentos nacionales han votado a favor de nuevas «medidas de emergencia». Pero ya se pueden ver los resultados de la entrega de nuevos poderes al aparato del Estado capitalista, por ejemplo, en las pesadas medidas de bloqueo en algunas de las zonas más pobres y más densamente pobladas de París que han provocado enfrentamientos entre los jóvenes y la policía. También en la India la policía se sintió libre de cobrar a los trabajadores migrantes desarmados.

Como advirtió el CIT, estos nuevos poderes también pueden ser utilizados contra la clase obrera organizada. A finales de abril, una protesta de trabajadores despedidos en la tienda de la calle principal de Debenhams en Dublín, siguiendo las normas de distanciamiento social, fue dispersada por la policía irlandesa, citando la nueva legislación para tratar el covid-19. Los regímenes populistas de derecha, como los de Orban, en Hungría, y Duterte, en Filipinas, están explotando la pandemia para introducir más pasos hacia un gobierno dictatorial y una fuerte represión militar, incluyendo el enfoque recomendado por Duterte de disparar a matar.

Se necesita un programa independiente de los trabajadores

El movimiento obrero requiere su propio programa y organización independiente, en todo momento. Con el fin de desarrollar un programa de lucha durante la crisis del Covid-19, el CIT ha producido un «Programa de emergencia para luchar contra el Covid-19 y proteger a los trabajadores» . Esto se está discutiendo ahora en los sindicatos y otras organizaciones de trabajadores, así como entre los activistas de las comunidades locales, estudiantes y otros activistas de todo el mundo. En Chile, India, Nigeria y muchos otros países del mundo, los compañeros de CI están en primera línea ayudando a elaborar programas y acciones conjuntas junto con sindicalistas militantes y otros activistas.

 

La pandemia de la covid-19 pone de manifiesto las brutalidades y degradaciones del capitalismo y plantea duras pruebas al movimiento obrero internacional. En el futuro, la humanidad se enfrentará a más virus novedosos y otras enfermedades graves, así como a otras amenazas potencialmente catastróficas, como el cambio climático, pero la forma en que se aborden estará condicionada por el carácter de clase de la sociedad. En una sociedad de profundas desigualdades sociales y gobernada por la élite súper rica del «1%», la clase obrera y los pobres serán los que más sufran y, en la mayoría de los casos, de forma innecesaria.

El futuro de la salud pública, y de hecho de la humanidad y el medio ambiente, está inextricablemente ligado al derrocamiento del capitalismo y a la reorganización socialista de la sociedad, sobre una base racional y democrática.

El Primero de Mayo de 2020, el CIT se vuelve a comprometer con este objetivo. Al recordar a los valientes luchadores y mártires del movimiento obrero del pasado, y al lamentarnos por las víctimas actuales del virus del capitalismo, ¡apelamos a los lectores a que se unan a nosotros en la lucha por el socialismo!

Declaración del Día 1° de Mayo del CIT

Nota: Para más análisis e información  a nivel nacional como internacional, visita nuestra página  http://socialismorevolucionario.cl/

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.