Inicio Internacional Egipto: Los trabajadores de Beshay Steel en la ciudad de Sadat se...

Egipto: Los trabajadores de Beshay Steel en la ciudad de Sadat se declaran en huelga

45
0

Imagen: Trabajadores de Beshay Steel bloqueando la carretera El Cairo-Alejandría durante su huelga de 2013 (Foto: dominio público)

por David Johnson

Los trabajadores siderúrgicos de Beshay en la ciudad de Sadat se declararon en huelga el 29 de agosto, después de organizar una sentada de tres días. La inflación ha reducido drásticamente sus niveles de vida. También se les paga menos que a otros trabajadores siderúrgicos.

Están exigiendo un aumento del 30% en los salarios de 2020, un subsidio por costo de vida del 15% para 2021, un aumento en el pago por riesgos y asignaciones de vivienda, viaje y comida. También exigen que la gerencia deje de evadir el requisito legal de ofrecer a los trabajadores contratos permanentes y aumentos salariales anuales después de cuatro años de empleo.

El comité sindical de la empresa no ha apoyado la huelga y los trabajadores acusan al sindicato de ponerse del lado de la dirección. Como suele ser el caso, la dirección sindical oficial, parte de la Federación de Sindicatos de Egipto (ETUF), actúa como un brazo del Estado, en lugar de ser representantes genuinos de los trabajadores. Sin embargo, la afiliación sindical en el acero, otras industrias pesadas y el sector público suele ser alta, ya que algunos beneficios dependen de la afiliación sindical.

Historia de lucha de los trabajadores del acero

Alrededor de 17.000 trabajadores de Helwan Iron and Steel realizaron una huelga no oficial en 1989, incluida una protesta sentada de 5000 que bloqueó las puertas de la fábrica. La policía irrumpió en la protesta, mató a uno y arrestó a 600.

El régimen de Hosni Mubarak llevó a cabo una represión estatal contra todos menos la oposición más mansa. Los huelguistas enfrentaron despidos, arrestos y torturas. También supervisó un programa de privatización, en acero y otras industrias. Esto resultó en peores términos y condiciones para los trabajadores, con una creciente precariedad laboral.

A pesar de esto, los últimos cinco años de su gobierno estuvieron marcados por la mayor ola de huelgas en la historia de Egipto, con tres millones de trabajadores involucrados. Comenzaron a desarrollarse nuevos sindicatos independientes, especialmente los recaudadores de impuestos inmobiliarios (propiedad). Tras una larga y finalmente exitosa huelga, se formó un nuevo sindicato con 55.000 miembros, independiente del control estatal a través de la ETUF.

Esta ola huelguística preparó el camino para las manifestaciones masivas de enero y febrero de 2011 que pusieron fin al régimen dictatorial de Mubarak. Los sindicatos independientes crecieron rápidamente durante los meses siguientes con hasta dos millones de miembros.

En mayo de 2011, 9.000 trabajadores de Beshay Steel se declararon en huelga para exigir el pago de la bonificación del 15% anunciada recientemente por el ministro de Hacienda. La mayoría volvió al trabajo al día siguiente con sus demandas satisfechas. Pero la dirección argumentó que la bonificación no se aplicaba a 1.500 trabajadores empleados con contratos de duración determinada, a quienes no se les permitió volver al trabajo.

Poco antes de la elección del presidente de la Hermandad Musulmana, Mohammed Morsi, en 2012, 2000 trabajadores de Beshay Steel bloquearon la carretera principal El Cairo-Alejandría como parte de una nueva huelga por aumentos salariales.

Morsi fue derrocado después de un levantamiento masivo en 2013 pero, en ausencia de un partido obrero independiente de masas, fue reemplazado por el régimen respaldado por militares del actual presidente Abdel Fattah al-Sisi. Desde entonces, los activistas sindicales han vivido bajo la amenaza constante de cargos por terrorismo, tortura y encarcelamiento. Ha habido muy pocas huelgas, aunque 7000 trabajadores de Helwan Iron and Steel marcharon contra el cierre de la planta estatal en 2021.

Se necesita una organización independiente de trabajadores

La nueva huelga de Beshay es significativa como uno de los mayores movimientos de trabajadores desde que al-Sisi tomó el poder. En julio, la inflación de los alimentos fue del 22 %, por lo que todos los niveles de vida de los trabajadores están bajo ataque. Otros trabajadores pronto podrían seguir su ejemplo y contraatacar.

La necesidad de construir sindicatos independientes del control estatal ganará apoyo nuevamente. Las lecciones de 2011-13 muestran que los trabajadores también necesitan una organización política independiente. Un partido de trabajadores, que vincule a activistas de diferentes lugares de trabajo junto con estudiantes y otros activistas, podría elaborar un programa de cambio socialista y derechos democráticos. Aunque persisten condiciones muy difíciles de ilegalidad y represión, comenzar esta tarea ahora podría garantizar que la próxima vez que los trabajadores, los jóvenes y los pobres se levanten contra la dictadura, la pobreza y la desigualdad, se logre iniciar la transformación de Egipto, Medio Oriente, y el norte de África en una región, una federación socialista voluntaria e igualitaria, que satisfaga las necesidades de todos.

Artículo anterior‘Escándalo’ por el baile del primer ministro de Finlandia mientras los recortes y el militarismo están en la agenda
Artículo siguienteMediante precisos escaneos con rayos X, se pueden leer antiguas cartas selladas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.