Inicio internacional Después de la COP26: ¿qué sigue para el movimiento climático?

Después de la COP26: ¿qué sigue para el movimiento climático?

145
0

3 de diciembre de 2021

Matt Dobson, Partido Socialista de Escocia (CIT)

COP26

Después de que decenas de miles de personas se manifestaran y salieran a la calle en Glasgow y en todo el mundo en respuesta al fracaso de la cumbre COP26 de la ONU, muchos están debatiendo cuál es el siguiente paso para el movimiento de huelga climática.

La situación es crítica. Las principales potencias capitalistas, a pesar de toda su retórica en torno al pacto climático de Glasgow, están aumentando la producción de petróleo y utilizando las reservas para combatir una subida de los precios de la energía. ¿Cómo se va a construir una presión de masas para luchar por las aspiraciones del movimiento climático cuando los capitalistas se reúnan de nuevo en Egipto para la COP27?

Millones de jóvenes y trabajadores radicalizados en todo el mundo ven claramente las promesas vacías de los políticos capitalistas y no tienen ninguna confianza en ellos.

Esto se refleja en los eslóganes que apuntan a la necesidad de un cambio sistémico, como el de «arrancar el sistema», enarbolados por la mayoría de los jóvenes movilizados en las huelgas. Muestra un rechazo al capitalismo, como sistema podrido y fracasado, que existe en la conciencia de muchos jóvenes.

Los capitalistas a nivel internacional están obligados a obtener beneficios a corto plazo. Una transición rápida y organizada para abandonar los combustibles fósiles no es posible en un sistema basado en una competencia económica despiadada, no sólo entre industrias y empresas, sino también entre estados-nación.

Como vimos con el Pacto Climático de Glasgow, las grandes potencias capitalistas más ricas quieren proteger su acceso a los mercados y no están dispuestas a rescatar a las naciones capitalistas más débiles.

El Comité por una Internacional de los Trabajadores (CWI), incluido el Partido Socialista de Escocia en Glasgow, obtuvo una respuesta electrizante por nuestros singulares eslóganes de carteles: «construyamos un movimiento de masas de la clase trabajadora por el cambio socialista para acabar con el cambio climático» y «no puede haber capitalismo sin destrucción del clima, lucha por el socialismo».

Estas fueron algunas de las pancartas más populares que se vieron en la manifestación de Glasgow. Lo más importante es que muchos jóvenes querían saber qué significa realmente el socialismo y se apuntaron para recibir más información.

Muchos jóvenes estuvieron de acuerdo con nuestros oradores en las movilizaciones de la COP26 cuando explicamos que «no se puede controlar lo que no se posee». El cambio sistémico real sólo es posible sobre una base socialista en la que los medios económicos de producción de mercancías, recursos y riqueza sean propiedad de la mayoría de la clase trabajadora y estén gestionados democráticamente por ella.

Huelga
La huelga de los trabajadores de los contenedores tuvo un gran impacto en la cumbre de la COP26, obligando al consejo del SNP (Partido Nacional Escoces) a hacer concesiones. El gobierno escocés también tuvo que intervenir en el conflicto de Scotrail para evitar una huelga del sindicato RMT que habría cerrado los principales enlaces de transporte a la cumbre.

Esto demuestra el poder potencial de la clase trabajadora cuando se moviliza. Al emprender una acción de huelga, los trabajadores organizados pueden detener la fuente de beneficios de la patronal y, por lo tanto, representan la fuerza que puede desafiar al sistema capitalista impulsado por los beneficios. Es vital que los huelguistas climáticos se unan al movimiento obrero, ya que es la única manera de conseguir una victoria en términos de cambio socialista real para acabar con la destrucción del clima.

También encontramos una respuesta extremadamente positiva entre los jóvenes, aunque no entre todas las capas de las manifestaciones, a la idea de vincularse concretamente con las luchas sindicales. Nuestra petición de apoyo a la huelga de los trabajadores de los contenedores de Glasgow GMB, que estaba en marcha contra el consejo del SNP por los bajos salarios, fue muy popular.

En un paso adelante, Greta Thurnberg invitó a los trabajadores en huelga a dirigirse a la huelga de jóvenes para una manifestación sobre el clima, aunque ella misma no visitó los piquetes.

Greta planteó en Glasgow cuestiones pertinentes sobre la incapacidad de los líderes mundiales capitalistas para resolver el cambio climático. Pero su petición pública de que la ONU declare una «emergencia climática en todo el sistema» sólo puede tener el mismo efecto limitado que los gobiernos individuales, como el gobierno escocés del SNP, que declaran emergencias climáticas y no toman ninguna acción coordinada real sin ninguna responsabilidad real.

A Greta Thurnberg le decimos que no podemos confiar en la ONU ni en las instituciones capitalistas, sino en el poder de los trabajadores y de los jóvenes movilizados en la lucha por cambiar la sociedad a nivel global.

Extinction Rebellion (XR), que se describen con orgullo como «más allá de la política», en respuesta al fracaso de la COP26 han llamado a la «desobediencia civil masiva» en todo el Reino Unido en la primavera de 2022.

Los socialistas están a favor de la desobediencia civil masiva que moviliza el poder colectivo de la clase trabajadora. Nuestro predecesor, el Militant, dirigió la campaña de impago masivo contra el impuesto electoral que hizo caer a Thatcher, de la que se pueden aprender muchas lecciones. En esa lucha, el poder colectivo de las comunidades de la clase trabajadora se movilizó para interrumpir el sistema judicial en pueblos y ciudades de toda Gran Bretaña, con reuniones masivas, representación en los tribunales, piquetes y manifestaciones.

Tácticas
Desgraciadamente, algunas movilizaciones de grupos como XR y Insulate Britain se basan en un pequeño número de activistas que bloquean las carreteras o los transportes donde se ataca indiscriminadamente a los viajeros. A menudo estas acciones han sido contraproducentes al alienar a los trabajadores que intentan ir y volver del trabajo.

El bloqueo de carreteras y la provocación de la máxima perturbación pueden estar justificados cuando se dirigen al enemigo: los empresarios, como ocurrió cuando los electricistas de base utilizaron esta táctica junto con los piquetes masivos para derrotar la imposición del contrato de Besna en 2012 y los recientes intentos de los empresarios de descatalogar el sector.

Tales acciones, y por supuesto los piquetes masivos y el bloqueo de los esquiroles durante la huelga de los mineros y otras grandes batallas de la clase obrera, obtuvieron un apoyo masivo. Pero la naturaleza indiscriminada de las acciones de XR y de Insulate Britain, que no se dirigen, por ejemplo, a los empresarios de los combustibles fósiles, y su falta de programa para ganarse a los trabajadores, las hace ineficaces y socava la construcción de un movimiento de masas.

Los socialistas nos oponemos a la represión policial y legal, incluyendo la reciente y larga sentencia de cárcel, y las órdenes judiciales restrictivas impuestas a XR, Insulate Britain y otros activistas climáticos. Planteamos la necesidad de un debate democrático completo en el movimiento sobre qué acciones de masas son las más eficaces para atacar a las grandes empresas contaminantes. También, que el movimiento organice una vigilancia democrática contra los ataques del Estado al derecho de protesta.

El movimiento de huelga escolar climática que comenzó en 2019, después de una pausa durante el apogeo de la pandemia, tiene el potencial de escalar en tamaño y fuerza si se presentan las consignas claras correctas. Se necesita un sindicato de lucha democrática, que luche por el clima y por todos los problemas a los que se enfrentan los jóvenes, en todas las escuelas y colegios. Es necesario que el movimiento adopte políticas socialistas claras y se vincule con los sindicatos y el movimiento obrero.

Existe el peligro de que si no se adopta este enfoque, si el movimiento no se desarrolla más allá de vagos llamamientos a un cambio de sistema, y si no se adoptan tácticas efectivas para intensificar las huelgas y las protestas, entonces el movimiento puede empezar a decaer de nuevo.

Actualmente, el lema más común en las huelgas y protestas por el clima es «cambiar el sistema para acabar con el cambio climático». Este eslogan limitado fue incluso propuesto por las ONG y las organizaciones religiosas en la COP26. Pero también se hicieron eco de ella algunos miembros de la izquierda. En lugar de explicar la necesidad de una alternativa socialista y lo que es el socialismo a los miles de jóvenes sedientos de ideas en estas movilizaciones, se adaptaron al carácter amplio de las manifestaciones por el clima. Este enfoque no señala el camino a seguir por el movimiento.

Líderes sindicales
Varios líderes sindicales nacionales del Reino Unido hicieron circular una carta pública durante la COP26, exigiendo a los líderes mundiales de la cumbre que escuchen y se reúnan con los trabajadores y los sindicatos antes de acordar un pacto. Aunque, por supuesto, es importante plantear que el movimiento obrero debe tener voz, no podemos hacernos ilusiones de que los políticos capitalistas de la COP26 vayan a escuchar.

Un enfoque más eficaz habría sido que los líderes sindicales coordinaran una declaración pública en la que se expusiera el lavado verde de los políticos y las empresas presentes en la cumbre. Se podría haber citado el ejemplo de los trabajadores de la planta de GKN en Birmingham, cuyo plan alternativo de producción ecológica ha sido rechazado por la patronal. Es necesario que los líderes sindicales coordinen a los trabajadores en una acción de huelga sobre los salarios, los puestos de trabajo y las condiciones. Esta acción masiva podría atraer el apoyo masivo del movimiento juvenil de huelga climática y ser un punto de referencia para los jóvenes que luchan por su futuro.

Alternativa política
La COP26 también puso de manifiesto la necesidad de una alternativa política. Ni el SNP, ni los laboristas de Starmer, ni los Verdes están dispuestos a satisfacer las demandas de los jóvenes y los trabajadores sobre el clima, atados como están al capitalismo y a la aplicación de los ataques tories.

Un escenario clave para construir el movimiento climático podría ser en las elecciones municipales de 2022. Los jóvenes luchadores por el clima deberían presentarse como candidatos contra los recortes junto a los sindicalistas y los activistas comunitarios de la clase trabajadora. La Coalición Sindicalista y Socialista (TUSC), en la que participan el Partido Socialista y el Partido Socialista de Escocia, se está preparando para presentarse, presentando políticas socialistas que los ayuntamientos podrían aplicar para combatir el cambio climático, como la propiedad pública del transporte y los presupuestos sin recortes para luchar contra los tories por una mayor financiación de los servicios. Este es un paso hacia la construcción de un nuevo partido obrero de masas para luchar por las políticas socialistas.

Un partido de masas de la clase trabajadora, en Escocia, Gran Bretaña o en cualquier otro lugar, preparado para luchar por un programa de nacionalización, inversión en el transporte público y una transición socialista lejos de los combustibles fósiles sería un gran impulso para el movimiento climático. Ejercería una enorme presión sobre los políticos pro-sistema en los futuros eventos de la COP, y ayudaría a desarrollar la comprensión de millones de jóvenes sobre el tipo de «cambio de sistema» que se necesita.

El CIT lucha por ayudar a construir esos partidos de masas a nivel internacional, y para que adopten un programa socialista completo basado en la propiedad pública y el control democrático de los bancos y las principales industrias. Con esto, la clase obrera, junto con los jóvenes, podría empezar a planificar la producción en interés de las personas y del planeta, no del beneficio.

No estamos de acuerdo con quienes en el movimiento ecologista, e incluso en la izquierda, dan por perdidos a los trabajadores de las industrias de combustibles fósiles, nucleares y de defensa. Es posible oponerse a la extracción de nuevos combustibles fósiles, a la energía nuclear y a Trident y apoyar activamente a los trabajadores que luchan en esas industrias.

Cientos de miles de puestos de trabajo en Escocia y en todo el Reino Unido dependen actualmente del petróleo y el gas del Mar del Norte. Los tories [conservadores] escoceses están utilizando el reciente giro del SNP Nicola Sturgeon, que ahora se opone al nuevo yacimiento petrolífero de Cambo, para avivar los temores de las comunidades de la clase trabajadora sobre el movimiento climático. Sólo el esbozo de una transición socialista controlada por los trabajadores puede responder a esto, combinando el llamamiento a la nacionalización de estas industrias con una garantía de que los puestos de trabajo en la energía renovable de propiedad pública tendrían mejores salarios, seguridad y términos y condiciones. La National Shop Stewards Network (NSSN) – red de delegados sindicales – presentó un programa de este tipo en su foro de trabajadores durante la COP26 con representantes sindicales de las industrias del Mar del Norte.

Artículo anteriorBrasil – Derecho hambriento
Artículo siguienteBrasil – La maldición de los vices

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.