Inicio internacional Brasil – Derecho hambriento

Brasil – Derecho hambriento

97
0
Compartir

Fray Marcos Sassatelli *

Correio da Cidadania, 8-12-2021

https://correiocidadania.com.br/

Traducción de Correspondencia de Prensa

En el periódico O Popular (Goiânia – GO) del pasado 30 y 31 de octubre, en la página 14, sobre la «vida urbana», leemos el siguiente titular: «El hurto hambriento está en el 20% de las prisiones».

Mariana Carneiro -autora del informe- comienza su texto con estas palabras: «Una de cada cinco detenciones por robo en Goiânia, entre julio y el 26 de octubre de este año, fue por hurto relacionado con el hambre, cuando la persona comete el delito para comer».

La periodista, por un lado, informa que Gilles Gomes, abogado penalista, «durante las inspecciones en las cárceles, ya ha conocido a personas que fueron encarceladas por haber cometido hurtos de hambre»; por otro lado, informa que «desde 2004, hay un entendimiento del Supremo Tribunal Federal (STF) de que los casos con este perfil deben ser archivados, según el principio de insignificancia, casos en los que el valor del hurto es tan insignificante que no causa daño a la víctima del delito». Sin embargo, la norma no es obligatoria.

En el informe, Leonardo Stutz, defensor público en el área penal, afirma que «la situación refleja el escenario de extrema pobreza que enfrentan muchos brasileños»: una situación que -agregó- es el resultado de un sistema hipócrita y perverso, estructuralmente antiético (es decir, inhumano) como es el sistema capitalista ultraliberal.

Aun reconociendo la gravedad de la situación, en lo que respecta a los llamados «hurtos hambrientos», los jueces -con pocas excepciones- no se preocupan por salvaguardar el derecho a la alimentación de las personas que se encuentran en situación de extrema necesidad. Su preocupación es que el «hurto» no cause daños a la víctima del «delito».

Por desgracia, en estos casos, las decisiones de los jueces son casi siempre muy ambiguas y -la mayoría de las veces- descaradamente favorables a los poderosos. Tú también puedes entenderlo. Compruébalo.

«En Goiás (en otros estados no debe ser muy diferente), 170 jueces (del Tribunal de Justicia ) recibieron más de R$ 100 mil en octubre» (de este año), incluyendo los llamados viáticos “adicionales”.  En el mismo mes, «el mayor ingreso bruto fue de R$ 162 mil. En este caso, el magistrado recibió una asignación de 35.400 reales y 5.000 reales en concepto de derechos personales (asignación de permanencia)». ¿Cómo podemos creer en la justicia de estos jueces?

Aunque los pobres y, sobre todo, los más pobres de los pobres -que, por extrema necesidad, cometieron «hurtos de hambre»- no llegan a la cárcel o son encarcelados por poco tiempo porque los casos se archivan, siguiendo el principio de insignificancia, siempre son humillados con malos tratos y palabras irrespetuosas, como: «hurtan galletas, leche, fideos», «hurtan alimentos caducados», «arrestados por cometer hurtos por hambruna», «arrestados en hurtos fragantes», «delinquen para alimentarse», «practican una conducta ilícita»,

Según la enseñanza ética (lo ético es lo humano) de Santo Tomás de Aquino (1225-1274) -que forma parte del Pensamiento Social Cristiano- cuando una persona o un grupo de personas se encuentran en una situación de miseria o de extrema necesidad, «todo es común», es decir, «todos los bienes son de todos» («In casu extremae necessitatis, omnia sunt communia»: Summa Theologica. IIa IIae, pregunta 32, artículo 7, respuesta 3).

Por lo tanto, desde el punto de vista ético -humano y cristiano (radicalmente humano)- el llamado «hurto del hambre» no es un «hurto», no es un «delito», no es un «crimen», no es una «conducta ilícita», sino que es un «derecho hambriento», un «derecho a la alimentación», que es un derecho fundamental de toda persona humana y es parte integrante del derecho a la vida.

Luchemos por este derecho y por un nuevo modelo de sociedad: justa, igualitaria, de hermanos y hermanas.

* Fray Marcos Sassatelli es un fraile dominico y teólogo. .

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.