Inicio Derechos Humanos Condenan a ocho militares en retiro por 26 homicidios de la Caravana...

Condenan a ocho militares en retiro por 26 homicidios de la Caravana de la Muerte en Calama

149
0
Compartir

Chile.- ¡A 47 años del crimen se dicta sentencia!
Cuando ya, los principales asesinos y genocidas: Sergio Arellano Stark y Augusto Pinochet Ugarte; están muertos. 
Y cuando los sentenciados están de avanzada edad y han gozado la mayor parte de su vida, después de cometer los crímenes, en libertad; y gozando de suculentos sueldos y/o pensiones, que les paga el estado de Chile.
¿Qué opina? ¿No cree que los sentenciados debieran ser degradados, eliminadas sus pensiones y cumplir sus condenas en cárcel común?

A continuación reproducimos la noticias desde ADN Radio

__________________________

Condenan a ocho militares en retiro por 26 homicidios de la Caravana de la Muerte en Calama

La comitiva que actuó bajo las órdenes de Pinochet perpetró en total el asesinato y la desaparición forzada de 97 presos políticos.

Imagen principal

Por Esteban ZamoranoLunes 18 de May, 2020

La Corte de Apelaciones de Santiago condenó a ocho militares en retiro del Ejército por su responsabilidad en los asesinatos de 26 víctimas que fueron fusiladas por la Caravana de la Muerte en su paso por Calama, el 19 de octubre de 1973.

El fallo unánime de la Sexta Sala del tribunal de alzada condenó a Pedro Espinoza Bravo y Juan Chiminelli Fullerton a la pena única de presidio perpetuo; a Carlos Langer von Furstenberg, Hernán Núñez y Víctor Santander Véliz a 15 años y un día de presidio; a Óscar Figueroa Martínez que deberá purgar 16 años de presidio; y a Emilio de la Mahotiere González y Luis Polanco Gallardo, los que deberán estar 12 años tras las rejas. Además, se confirmó la absolución de Álvaro Romero Reyes.

En la resolución se señala que “se obró sobre seguro, tanto por encontrarse los prisioneros amarrados y vendados cuanto porque sus captores portaban armas de fuego automáticas, todo lo cual tenía por fin asegurar la ejecución de los delitos y eliminar el riesgo para los hechores proveniente de la defensa que pudieren oponer las víctimas. La segunda, por haberse planificado previamente la acción que culminó con la muerte de los ofendidos, lo que revela el propósito de cometer el delito”.

Las víctimas son Mario Argüelles Toro, Carlos Alfredo Escobedo Cariz, Luis Alberto Hernández Neira, Hernán Elizardo Moreno Villarroel, Fernando Roberto Ramírez Sánchez, Alejandro Rodríguez Rodríguez, José Gregorio Saavedra González, Jorge Jerónimo Campachay Choque, Luis Alberto Gaona Ochoa, José Rolando Hoyos Salazar, Roberto Segundo Rojas Alcayaga, Carlos Berger Guralnik, Bernardino Cayo Cayo, Daniel Jacinto Garrido Muñoz, Domingo Mamani López, Jorge Rubén Yueng Rojas, Manuel Segundo Hidalgo Rivas, Luis Moreno Villarroel, Sergio Moisés Ramírez Espinoza, Víctor Alfredo Ortega Cuevas, Rosario Aguid Muñoz Castillo, Haroldo Cabrera Abarzúa, David Ernesto Miranda Luna, Rafael Pineda Ibacache, Carlos Alfonso Piñero Lucero y Milton Alfredo Muñoz Muñoz.

El exgeneral Joaquín Lagos Osorio, a cargo de la Primera División del Ejército en Antofagasta cuando se perpetraron los crímenes a sus espaldas, confesó en TV en 2001 sobre los cadáveres de los ejecutados que “me daba vergüenza verlos. Si estaban hechos pedazos. De manera que yo quería armarlos, por lo menos dejarlos en una forma humana. Sí, les sacaban los ojos con cuchillos, les quebraban las mandíbulas, les quebraban las piernas… Al final les daban el golpe de gracia. Se ensañaron”, explicando que “se los mataba de modo que murieran lentamente. O sea, a veces los fusilaban por partes. Primero, las piernas; después, los órganos sexuales; después, el corazón. En ese orden disparaban las ametralladoras”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.