Inicio internacional Canadá: la difícil situación de los pueblos indígenas

Canadá: la difícil situación de los pueblos indígenas

230
0
Compartir

Convergences Révolutionnaires, Francia

www.convergencesrevolutionnaires.org

Las matanzas, los despojos, el acoso y el confinamiento en reservas que sufren los indios americanos en Estados Unidos son bastante conocidos por el público en general, sobre todo a través de las películas del género western. Aunque la mayoría de ellos han exaltado las hazañas y fechorías del hombre blanco hacia los “pieles rojas”, unos pocos han hecho justicia a las naciones indias.

Este no es el caso de los pueblos aborígenes de Canadá. Esta denominación agrupa a las Primeras Naciones, es decir, a los amerindios, con los inuit (antes conocidos como esquimales, palabra que acabó abandonándose por ser peyorativa) y los mestizos. En total, representan 1,63 millones de personas (incluidos 970.000 indios, 600.000 mestizos y 65.000 inuit), es decir, algo menos del 5% de la población total de Canadá.

Durante casi dos siglos han sufrido un calvario del que se habla poco o nada.

Pero recientemente dos acontecimientos de gran repercusión nos han recordado su situación. El primero fue el descubrimiento de cientos de cadáveres de niños en dos cementerios clandestinos situados en el emplazamiento de antiguos internados católicos a los que los jóvenes nativos eran enviados por la fuerza. La segunda, relacionada con la primera, fue el saqueo, y a veces la quema, de unas 40 iglesias católicas que se encontraban en territorios indígenas o cerca de ellos. Esto se vio como una venganza para aquellos que habían sido secuestrados, cortados, golpeados, violados o incluso asesinados por los clérigos durante décadas.

Más o menos al mismo tiempo, se publicaron un libro y un documental sobre el mismo tema. El libro, No More Snatched Aboriginal Children, fue escrito por Samir Shaheen-Hussain, médico de urgencias y pediatra que trabaja en hospitales de Quebec. El documental, Matar al indio en el corazón del niño, fue realizado por la periodista Gwenlaouen Le Gouil para el canal de televisión Arte.

Dos documentos muy ricos que trazan una acusación implacable del racismo y la discriminación de todo tipo que han sufrido, y siguen sufriendo hasta hoy, los pueblos originarios de Canadá.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.