Inicio internacional Brasil – Se precisa derrotar el golpismo de Bolsonaro

Brasil – Se precisa derrotar el golpismo de Bolsonaro

210
0
Compartir

Esquerda Online, editorial, 5-8-2021

Traducción de Correspondencia de Prensa

Debilitado, Jair Bolsonaro se radicaliza hacia la extrema derecha. El objetivo del giro es el sistema electoral. Bolsonaro afirma -sin ninguna prueba y con muchas mentiras- que habrá fraude en las elecciones de 2022 para derrotarlo. Ha dicho en varias ocasiones que si no hay un voto “impreso y auditable”, no habrá elecciones. Se trata de amenazas explícitas y reiteradas. Las pequeñas manifestaciones bolsonaristas que tuvieron lugar el domingo (1° de agosto) fueron convocadas con este eje golpista. Ante la creciente fragilidad de su gobierno y la posible derrota electoral en 2022 por Lula, Bolsonaro adopta, con apoyo de sectores militares, la línea de radicalización neofascista para movilizar a su base social más fanática y desestabilizar el próximo proceso electoral.

Aunque Bolsonaro no tiene la fuerza política y social, ni dentro ni fuera del país, para imponer un golpe militar, su campaña antidemocrática es de enorme gravedad. En primer lugar, porque pretende tumultuar la contienda electoral y deslegitimar cualquier resultado que no sea su reelección. Por lo tanto, no dudará, si está en condiciones de hacerlo, en llevar a cabo actos delictivos para atacar el proceso electoral. En segundo lugar, porque, aunque las elecciones se celebren sin mayores sobresaltos, Bolsonaro, sabiendo su probable derrota electoral, ya está preparando la formación de una oposición fascista y golpista en el país contra el gobierno que resulte elegido.

Por ello, es fundamental derrotar el golpe de Bolsonaro avanzando en la lucha por su derrocamiento lo antes posible. No hay que hacerse ilusiones de que vaya a respetar las reglas del sistema electoral actual. Ya se ha tomado la decisión de poner en marcha la campaña para desestabilizar el proceso electoral. Subestimar al fascista es un grave error. Bolsonaro está debilitado, pero aún no está derrotado. Hay una importante mayoría social en contra de su gobierno, pero mantiene una base de apoyo de masas, aunque minoritaria. No aceptará su caída sin una lucha feroz, al estilo neofascista, para preservar su influencia y poder. Por lo tanto, es clave mantener y fortalecer la campaña Fuera Bolsonaro en este segundo semestre. La batalla por las calles es decisiva.

En este sentido, la izquierda no puede poner todas sus fichas en una eventual victoria electoral a finales del próximo año, entre otras cosas porque Bolsonaro puede recuperar popularidad para entonces. Lo principal ahora es intensificar la lucha de masas por la destitución. Hay un importante calendario de luchas definido por la campaña unitaria Fuera Bolsonaro, que apunta a un nuevo gran acto nacional el 7 de septiembre, precedido por otras movilizaciones y acciones en agosto, como la lucha contra la reforma administrativa (PEC 32 – Proyecto de Enmienda Constitucional) y la privatización de Correos. El 18 de agosto está prevista una jornada nacional de huelga de funcionarios públicos.

Aprovechar las divisiones de la clase dominante y avanzar en la construcción del Frente de Izquierda

También hay que aprovechar las fisuras y conflictos existentes arriba. Bolsonaro, temeroso del impeachment, puso a Ciro Nogueira (Partido Progresistas) al frente de la Casa Civil, el segundo puesto más importante Ejecutivo Federal. Con ello, gana un mayor blindaje en el Congreso, al menos por ahora, después de todo, como es sabido, el Centrão (partidos oportunistas y corruptos, que cambian cargos por votos parlamentarios: ndt) cobra cada vez más por su apoyo y puede, en función de la evolución de la situación, saltar del barco gubernamental, si considera que tiene más que perder que ganar. Incluso con el apoyo del PP de Ciro Nogueira, Bolsonaro no tiene el control del IPC de Covid, ni la mayoría en el Senado.

Además, está en conflicto abierto con la dirección del Poder Judicial. Por unanimidad, el TSE (Tribunal Supremo Electoral) y el STF (Supremo Tribunal Federal) abrieron esta semana nuevas investigaciones contra Bolsonaro por delitos electorales, delitos comunes y delitos de responsabilidad. También hay importantes sectores de la burguesía que, aunque apoyan la agenda de privatizaciones, como la de Correos, y las reformas liberales de Paulo Guedes, se oponen políticamente a Bolsonaro. El manifiesto publicado en los periódicos este jueves (5 de agosto), titulado “Las elecciones serán respetadas”, firmado por banqueros, grandes empresarios (Itaú, Magalu, Credit Suisse, Natura, Suzano, entre otros), economistas de mercado y otras figuras públicas, se alza contra la campaña golpista de Bolsonaro.

La unidad de la izquierda, para las luchas y las elecciones, sigue siendo la principal táctica para derrotar al gobierno y al bolsonarismo. Al mismo tiempo, es necesario valorar unidades de acción concretas con los sectores burgueses que quieren enfrentar a Bolsonaro. Fortalecer el calendario unificado de luchas y construir un nuevo gran acto nacional para Fuera Bolsonaro en septiembre debe ser la prioridad. La estrategia central es, con la fuerza de las calles, derrocar a este gobierno genocida este año.

Junto a esto, es necesario construir la alternativa electoral de la izquierda para 2022. Defendemos la formación de una candidatura que unifique a todos los partidos de izquierda (PSOL, PT, PCdoB, PCB, PSTU, UP), a los movimientos sociales, al movimiento negro, al movimiento de mujeres, al movimiento LGBT, al movimiento indígena, al movimiento ecologista, entre otros. Consideramos que Lula, como principal líder popular del país y líder de las encuestas, debe ser el candidato presidencial de este frente de izquierda.

Sin embargo, estamos en contra de las alianzas con sectores de la derecha y defendemos un programa de cambios estructurales con propuestas anticapitalistas para garantizar el empleo, los ingresos, la salud, la educación, la vivienda y la cultura para el pueblo. Hacer coaliciones electorales con viejos golpistas, como quieren la dirección mayoritaria del PT y Lula, significaría renunciar, una vez más, al programa de transformación social de la izquierda. La “gobernabilidad” que necesitamos debe ser garantizada a través del apoyo activo de la mayoría del pueblo trabajador y oprimido y no a través de alianzas con la burguesía y la derecha, que sólo prepararán nuevas traiciones y golpes, tan recurrentes en la historia del país, como lo demostró recientemente el golpe contra Dilma Rousseff, que fue dirigido por su vicepresidente, Michel Temer, del MDB.

Derrotar al gobierno de Bolsonaro y a la extrema derecha neofascista debe ser la prioridad número cero de la izquierda y de los movimientos sociales en su conjunto. Para ello, la unidad es decisiva. Derrotando a Bolsonaro y a la derecha, podemos abrir el camino para la constitución de un gobierno de izquierda, sin alianzas con la derecha, que gobierne con y para la mayoría del pueblo explotado y oprimido. Dentro del PSOL, que celebra su Congreso Nacional en septiembre, actuamos en esta línea política, cuyo eje es la defensa del Frente de Izquierda para las luchas y las elecciones.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.