Inicio internacional Brasil – La pobreza es un factor relevante en el círculo vicioso...

Brasil – La pobreza es un factor relevante en el círculo vicioso de la escasez y la toma de malas decisiones

87
0
Compartir

BrasilEntrevista con Luis Henrique Paiva

La pobreza es un factor relevante en el círculo vicioso de la escasez y la toma de malas decisiones

“Muchos piensan que son pobres porque toman malas decisiones, pero no se dan cuenta de que toman malas decisiones porque son pobres”, dice el sociólogo.

João Vitor Santos

Revista IHU On-Line, 5-7-2021

http://www.ihu.unisinos.br/

Traducción de Correspondencia de Prensa

En la siguiente entrevista, el sociólogo sostiene que la distribución de ingresos a las familias que se encuentran en situación de pobreza contribuiría a romper este “círculo vicioso” en el que se toman malas decisiones debido a la condición de pobreza y, al mismo tiempo, la pobreza es un factor que contribuye a la toma de malas decisiones.

Luis Henrique Paiva es licenciado en Ciencias Sociales por la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG), tiene un máster en Sociología por la Universidad Estatal de Campinas (Unicamp) y en Política Social por la Universidad de Southampton, en el Reino Unido, y un doctorado en Sociología y Política por la UFMG. Actualmente es director del Registro Unificado de Programas Sociales del Ministerio de Desarrollo Social y profesor del curso de Maestría en Administración Pública del Instituto Brasiliense de Derecho Público – IDP.

– ¿Qué significa ser pobre hoy en día, en este contexto de pandemia, pérdida de ingresos y enfrentándose a un mar de incertidumbres?

La pandemia nos está mostrando que nuestra preocupación debe ser mayor que con el núcleo estructural de la pobreza, compuesto por familias y personas que son permanentemente pobres, y llegar a personas muy vulnerables a la pobreza. Personas que, al producirse choques (económicos, políticos, medioambientales o epidemiológicos), pueden caer repentinamente en la pobreza y tener grandes dificultades para volver a superarla.

– Pobreza y estrés. ¿Cómo afectan estos dos elementos a la vida de los brasileños en el escenario actual y cuáles son los efectos en la toma de decisiones?

Las situaciones de escasez empeoran nuestra capacidad de tomar buenas decisiones. Son situaciones en las que tenemos más problemas que recursos para resolverlos. No se trata sólo de la pobreza. Las personas se enfrentan a muchos tipos de escasez: si decides aceptar un segundo trabajo, experimentarás escasez de tiempo, por ejemplo. Si decides ponerte a dieta, experimentarás una escasez de calorías. La diferencia con la pobreza es que ésta no es una elección. Tengo dos trabajos y siento escasez de tiempo, lo que perjudica la calidad de mis decisiones, pero esa fue mi decisión. Los pobres se enfrentan a una difícil situación de escasez que no han elegido experimentar.

La escasez hace que tengamos que utilizar nuestros recursos mentales para tomar cada decisión. Puedes parar a media tarde y merendar en la panadería, el dinero no te faltará a final de mes. Una persona pobre, por el contrario, tiene que pensar en cada pequeña decisión económica como un dilema: todo lo que decide puede tener un gran coste.

Lo que la literatura ha demostrado, por desgracia, es que estos recursos mentales se agotan. La consecuencia es que perdemos la capacidad de tomar buenas decisiones cuando surgen cuestiones realmente importantes. ¿Debo enviar a mis hijos a la escuela o permitirles realizar pequeños trabajos que permitan a la familia comprar alimentos? Es lógico que, a la larga, la mejor decisión para la familia sea enviar a sus hijos a la escuela. Pero, ¿cómo tomar esa decisión en un contexto cotidiano de profunda escasez? La escasez compromete nuestra capacidad de tomar buenas decisiones. Y las malas decisiones alimentan nuestra escasez. Es un círculo vicioso.

– Analizando los datos de su investigación sobre el tema, ha dicho que “vivir en la pobreza agota su capacidad mental”. ¿Podría darnos ejemplos concretos que haya detectado en su investigación? ¿Cómo se manifiesta este agotamiento en la vida de los más pobres?

Nuestro trabajo es un resumen de investigación política, una revisión de la literatura en el área, y no recogió datos primarios. Pero hay ejemplos en la literatura que se pueden mencionar. Alguien que se enfrenta a la escasez de tiempo, por ejemplo, se apresura a tomar una decisión porque no puede perder tiempo en ella. La calidad de la decisión es mala y el problema vuelve a aparecer en dos semanas, aún más complicado. Esto alimenta la escasez original de tiempo y mantiene a la persona permanentemente en la situación de escasez misma. Lo mismo ocurre con los pobres. A menudo recurren a un prestamista para resolver una situación extrema. Dado que el prestamista cobrará intereses exorbitantes, resolver un problema inmediato tiene el coste de mantener la pobreza. La escasez, ya sea de tiempo o de dinero, nos lleva a tomar decisiones que nos mantienen en una situación de escasez.

– ¿Cómo repercute este estado de agotamiento derivado de la pobreza en los más jóvenes?

Los niños y jóvenes más pobres que viven en situaciones de escasez tienen peor rendimiento escolar y esto compromete la salida de la pobreza. También suelen vivir en contextos familiares más tensos, debido a que la escasez reduce nuestra capacidad de autocontrol. Un padre que no sabe si el dinero que tiene llegará a final de mes, y que pasa cada momento del día pensando en cómo puede intentar solucionarlo, acaba irritándose con el ruido de los niños, perdiendo la paciencia más fácilmente. Esto hace que sea crucial proporcionar a estas familias unas garantías de ingresos mínimos. Esto tendrá un impacto en los indicadores educativos a largo plazo y traerá, a corto plazo, un aumento del bienestar psicológico de los más pobres.

– ¿Cómo analizar los programas sociales en este contexto de pobreza y agotamiento mental?

Lo importante es que tengamos cierta “holgura” para hacer frente a los imprevistos. Si tu coche se estropea, tienes que llevarlo al mecánico. Si tienes los recursos, esto no te afectará. Si no lo haces, probablemente te consumirá toda tu capacidad mental. Tendrás que hacer cuentas, pensar si hay algo que puedas recortar de tus gastos. La posibilidad de cometer un error aumenta.

La “holgura” puede llevar a personas muy ocupadas a dejar su agenda abierta y sin compromiso durante parte del día o de la semana. Esto le permite adaptarse a las demandas cuando surge algo que no estaba previsto. Si no eres pobre, es bueno tener una cuenta de ahorros para emergencias, de modo que también puedas hacer frente a los imprevistos. Sin embargo, las personas muy pobres necesitan políticas sociales que lo tengan en cuenta. Las transferencias de efectivo contribuyen a generar una “flotación” mínima: tener la seguridad de que una suma de dinero entrará cada mes reduce la carga que la pobreza impone al procesamiento mental. En la práctica, estas transferencias tienen el potencial de producir impactos educativos a largo plazo y pueden aportar, ya a corto plazo, un aumento del bienestar psicológico de los más pobres.

– ¿Cuáles son los retos para el diseño de programas sociales que atiendan a quienes pasan hambre y tienen otras necesidades básicas, pero que también se ocupen de la salud mental de las personas empobrecidas?

Vimos que las personas más pobres tienden a ver comprometida su capacidad de tomar buenas decisiones por su propia situación de escasez. Las políticas que crean un “respiro” para estas personas pueden mejorar su capacidad de tomar buenas decisiones. Las transferencias de efectivo mínimamente generosas tienen esta capacidad.

También vemos que las personas más pobres tienen menos probabilidades de participar en la asistencia sanitaria a largo plazo, y más probabilidades de abandonar los programas de formación. Estos son ejemplos de cómo las decisiones tomadas en una situación de escasez alimentan la propia escasez. Muchas personas piensan que son pobres porque toman malas decisiones, pero no se dan cuenta de que toman malas decisiones porque son pobres. Romper este ciclo implica rediseñar las políticas sociales para que puedan dar cabida a algunos de los errores de los más pobres y seguir beneficiándolos.

– ¿Los efectos psicológicos del empobrecimiento tienden a ser mayores en el campo o en las ciudades? ¿Por qué crees que es así?

La literatura que hemos revisado no sugiere ninguna diferencia sustantiva en este sentido. Los agricultores pobres tienden a tener puntuaciones más bajas en las pruebas de CI en los periodos de mayor privación, en el periodo previo a la cosecha, al igual que los pobres urbanos comprometen su capacidad de decisión en los momentos de mayor escasez.

– Brasil es un país extremadamente desigual. ¿Cómo afecta esta desigualdad a la autoestima de los que están en la base de la pirámide social y cómo acaba atando a esta condición económica y social en la que viven?

Hay investigaciones que sugieren impactos específicos de la desigualdad en el bienestar de las personas y en un gran número de problemas sociales. Según estos estudios, las sociedades más igualitarias tendrían mayores niveles de cohesión, mayor aprecio por la vida y menos apoyo a medidas como la pena de muerte, los niños serían más felices, las enfermedades mentales serían menos frecuentes. Pero queda mucho camino por recorrer antes de que podamos estar un poco más seguros de esto.

– ¿Cuál es el papel de la sociedad en su conjunto frente al empobrecimiento y la enfermedad en Brasil? Y el Estado, ¿cuáles son los errores y aciertos que ha percibido en los últimos gobiernos para afrontar estos problemas?

– Las iniciativas que provienen de la sociedad son importantes. Hemos visto muchas acciones llevadas a cabo por entidades sin ánimo de lucro, empresas y familias que benefician la vida de los más pobres. Al mismo tiempo, debemos reconocer que una alteración más profunda del panorama de la pobreza y la desigualdad depende de las acciones del Estado. El sistema fiscal debe ser más progresivo, es decir, llegar a los más ricos de forma desproporcionada, y financiar transferencias y servicios también progresivos, es decir, que lleguen a los más pobres de forma desproporcionada. El Estado brasileño se comporta a menudo como un Robin Hood al revés, lo que explica que tengamos una sociedad tan desigual.

– ¿Qué perspectivas ve en materia de asistencia social, teniendo en cuenta el desmantelamiento que hemos visto en este sector en los últimos años?

El consenso en torno al Programa Bolsa Familia y la importancia de la Ayuda de Emergencia parece haber aumentado durante el período de la pandemia. Espero que la dolorosa experiencia que están viviendo tantas familias brasileñas nos sirva de lección para comprender mejor la importancia de una sólida red de protección social y la toma de más decisiones.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.