Inicio Uncategorized ARTÍCULOS SOBRE LA IGLESIA CATÓLICA CHILENA

ARTÍCULOS SOBRE LA IGLESIA CATÓLICA CHILENA

491
0
Enviado por Hector Vega

Fuente: Radio Universidad de Chile

Ezzati deberá declarar como imputado de encubrimiento de abusos sexuales

El cardenal fue citado por la Fiscalía en el caso que investiga el encubrimiento de los abusos sexuales cometidos al interior De la Iglesia.

El Arzobispado de Santiago indicó que “con fecha de hoy (martes 24 de julio), el arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, fue citado por la Fiscalía Regional de Rancagua para declarar en calidad de imputado el próximo 21 de agosto, por la eventual responsabilidad que podría caber en el delito de encubrimiento” de abusos sexuales al interior de la Iglesia católica.

Ezzati acudirá en calidad de imputado en una fecha que aún no se confirma.

En su declaración, el sacerdote negó él encubrimiento e indicó que acudirá a la justicia para aportar todos los antecedentes necesarios.

En las últimas semanas se conoció una carta enviada en 2013 por el obispo (r) de Rancagua, Alejandro Goic, donde este le señalaba no estar de acuerdo con la forma en que la iglesia chilena y, en particular Ezzati, habían conducido las denuncias del caso Karadima, acusaciones que dieron origen a las múltiples denuncias por abusos sexuales cometidos por sacerdotes a lo largo del país. 

Fiscalía investiga 144 casos de abuso sexual y envía exhortos al Vaticano

El organismo persecutor presentó los resultados de su catastro de abusos sexuales en la Iglesia Católica: en total a la fecha existen 158 personas investigadas, asociadas a 144 investigaciones y 266 víctimas, donde más de 170 casos corresponden a víctimas menores de edad.

La Fiscalía Nacional presentó este lunes los resultados del catastro por causas de abusos sexuales donde están involucrados personas ligadas a la Iglesia Católica.

Todo esto a partir de los reportes solicitados por el órgano persecutor a las distintas fiscalías regionales con todos los casos denunciados por delitos sexuales cometidos por algún integrante de la Iglesia Católica en Chile desde comienzos del 2 mil, cuando se pone en marcha la Reforma Procesal Penal. Igualmente se incluyen 21 casos ocurridos en años anteriores, que corresponde a la Justicia penal antigua.

En este catastro están incluidos personas que tienen la orden sacerdotal, pero también aquellos pertenecientes a la denominada vida consagrada como monjas frailes, o religiosos, y también laicos que ejercían gestiones en el ámbito eclesial.

Según las cifras existen 158 personas investigadas, asociadas a 144 pesquisas. 74 de los involucrados son sacerdotes u obispos diocesanos y 65 son de congregaciones, donde resaltan los salesianos con 16 casos y maristas con 15.

El informe de la Fiscalía Nacional establece que las víctimas de abuso por parte de la Iglesia son 266, y de ellos 178 son menores de edad.

El Jefe de la Unidad de Derechos Humanos y Delitos Sexuales del organismo, Luis Torres, indicó que se enviarán tres exhortos pidiendo información al Vaticano.

El Fiscal Nacional ha instruido que se presenten tres requerimientos de información internacional al Vaticano. Estos requerimientos son promovidos por la fiscalía de Valparaíso, Metropolitana Sur y Araucanía. Las peticiones incluyen información sobre los procesos penales canónicos seguidos en contra de ocho personas por distintos delitos sexuales cometidos contra niños, niñas y adolescentes. Respecto de las solicitudes emanadas de otras fiscalías, eso está en proceso de evaluación”, afirmó.

De las investigaciones dirigidas por la Fiscalía existen 34 vigentes y 107 concluyeron de distinta manera.

Todo esto se da cuando este lunes se informó que otro sacerdote que fue separado de sus funciones eclesiásticas. Se trata del párroco de la comuna de Hualqui, región del Biobío, quien está siendo indagado por presunto abuso sexual.

Recientemente el Arzobispado de Concepción entregó a la fiscalía antecedentes por acusaciones de abusos de clérigos para que estos fueran investigados. Procedimiento además que difiere y se distancia de las decisiones emanadas desde el Arzobispado de Santiago, donde su representante, Ricardo Ezzati, justificó la negativa, ya que según dijo, la iglesia no está obligada a entregar antecedentes al organismo persecutor.

La vocera de los Laicos de Concepción, Carol Crisosto, calificó la acción de la jurisdicción penquista   como positiva, pero tardía.

Si bien la medida es positiva, la encontramos un poco tardía, porque esos antecedentes estaban dentro del Tribunal Eclesiástico y ya sabemos del manejo que hacen de este tipo de delitos sobre acciones de encubrimiento, de cultura, que no llegan a ningún lado. Para eso hay que limpiar, investigar, hacer Justicia. No me puedes decir que ocultaste los hechos por el bien de la Iglesia, es algo que no puede ser, ellos no actuaron bien, actuaron con maldad”, subrayó.

Recientemente se conoció una carta dirigida al cardenal Ricardo Ezzati y firmada por el entonces obispo de Rancagua y presidente de la Comisión Nacional de Prevención de Abusos, Alejandro Goic, redactada en junio de 2013, y que fue incautada por la fiscalía de Rancagua para estudiar un eventual encubrimiento en casos de abusos cometidos por sacerdotes.

Este lunes, el obispo Goic manifestó, a través de un comunicado, que el documento corresponde a un borrador que nunca envió y que es de contenido privado. En la misiva acusaba a Ezzati de abuso de poder.

Obispo Goic habría cuestionado a Ezzati por casos de abusos sexuales

Una carta revelada este domingo dio a conocer que el obispo criticó a Ezzati por el tratamiento de los casos. «A veces tengo la impresión, quizás muy subjetiva, que no compartes los criterios de la Comisión Nacional en estos delicados temas, dice la misiva.

La investigación que realiza el fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, sobre un eventual encubrimiento en casos de abuso sexual cometidos por sacerdotes, arrojó una carta que fue escrita en 2013 por el actual obispo Alejandro Goic que fue dirigida al arzobispo Ricardo Ezzati.

El texto fue escrito cuando fue revelado el caso Karadima, época en la que además Goic oficiaba como obispo de Rancagua y presidente de la Comisión Nacional de Prevención de Abusos.

En este sentido, la misiva, que fue revelada hoy por El Mercurio, señala: “A veces tengo la impresión, quizás muy subjetiva, que no compartes los criterios de la Comisión Nacional en estos delicados temas. A su vez, miembros de la Comisión manifiestan su disconformidad frente a algunas situaciones que te ha tocado asumir. A mí no me ha sido fácil”.

Mantener la comunión contigo y respetar y escuchar los juicios críticos de los integrantes requiere un equilibrio complejo. Quizás, es responsabilidad mía, ha faltado provocar un diálogo fraterno, en que, por el amor al Señor y a la Iglesia, conversemos sinceramente y aunemos criterios en materias que han marcado dolorosamente nuestra Iglesia”, dice el texto.

Asimismo, señaló: “Se que han sido injustos, duros, incluso a veces han mentido. Pero nada de aquello les quita la condición de víctimas heridas y dañadas”.

Una vez conocida la información, el vocero de los Laicos de Osorno, Juan Carlos Claret, afirmó que la existencia de esta carta da cuenta del encubrimiento que hubo de los casos.

Mientras, Juan Carlos Cruz, víctima de Karadima, señaló: “Hablan de las víctimas que mienten, que son injustos, que en el fondo las víctimas son ellos cuando son unos victimarios y pronto muchos van a enfrentar a la Justicia cara a cara, cosa que nunca pensaron que tendrían que hacer”.

Parlamentarios presentan proyecto para castigar con cárcel a miembros del clero que encubran abusos

Diputados de oposición y oficialismo buscan establecer penas de cárcel para quienes no denuncien casos de abusos sexuales a menores, y estipula la obligación de revelar estos hechos por parte de miembros de la iglesia.

El diputado de la DC y líder de la iniciativa, Raúl Soto, manifestó la preocupación que hay por estos casos y la impunidad que existe.

Seguimos muy preocupados y ocupados a la vez por todos los casos de abusos sexuales que día a día siguen saliendo a la luz pública, principalmente, casos vinculados a la Iglesia Católica”, y agregó, ” “Todos los casos de encubrimiento dan cuenta de la cultura de impunidad que acusó el Papa Francisco, por lo tanto, buscamos contribuir desde el ámbito legislativo para cerrar todo espacio para el encubrimiento”, manifestó el diputado Soto.

La propuesta, que modifica el Código Procesal Penal, señala que “cuando la omisión de denuncia recaiga sobre uno o más delitos cometidos en contra de niños, niñas, adolescentes, o personas que por incapacidad física o mental no puedan ejercitar por sí sus derechos, se aplicarán las penas que la legislación penal contemple para los encubridores del delito cuya denuncia se omite”.

La iniciativa del diputado Soto contó con le respaldo de los diputados DC Iván Flores y Víctor Torres; la diputada del PPD Loreto Carvajal; Camila Vallejo del PC; Marcela Hernando del PR; los diputados de la UDI, Juan Antonio Coloma y Guillermo Ramírez; y Renato Garín de Revolución Democrática, entre otros.

Recuento histórico de la Iglesia Católica

Efraín Zenteno Vásquez | Jueves 19 de julio 2018 17:28 hrs.

Esta Iglesia desde que se adhirió oficialmente al Poder de Constantinopla, con Constantino a la cabeza, padeció de arrogancia menospreciando a todos los que no fueran católicos, y en vez de hacer uso de la persuasión pacífica, humilde, mansa y noble, como Jesucristo hiciera, para hacer nuevos adherentes, persiguió a los paganos con una violencia implacable hasta exterminarlos. Y esa abyecta violencia fue su verdadera historia a través de las centurias. A pesar que se autodefinía como “cristiana”, su comportamiento fue abyectamente violento, sobre todo cuando levantó como institución oficial del papado una organización para la persecución, la tortura, el crimen y el asesinato descarado y deleznable, que se caracterizaba por ser de “lesa humanidad”; es decir, el oprobioso y solapado “Santo” Oficio o la mentada Inquisición. Origen también de la estulticia más absurda, que trajo severas consecuencias para los reinados y sus pueblos por sus deleznables hechos. Esta se dedicó a perseguir para destruir oprobiosa y desalmadamente primero a los judíos “conversos”, que lo fueron forzadamente, si no no sobrevivirían; luego a los moriscos, que ocupaban grandes territorios agrícolas de España y que vivieron en ésta durante 800 años; y, finalmente a los que llamaron el “enemigo interno”[Tal como hicieron las dictaduras en Latinoamérica, y sobre todo con “el Plan Cóndor, en los 70”], es decir a los protestantes o reformados, tanto en España como en Portugal y en las Américas. Mas, en Francia también el papado generó y sostuvo esta persecución despiadada [sin piedad] contra los hugonotes para su exterminio, a tal punto que desarrolló en toda Francia la matanza en masa en la noche, que duró tres días, de San Bartolomé.

Este comportamiento demuestra que los integrantes de esta iglesia, por sus distorsionados dogmas y principios del Evangelio de Cristo, no eran precisamente cristianos. Esta manifestación ominosamente violenta del catolicismo, permitió que Nietszche exclamara legítimamente a los cuatro vientos: “Dios ha muerto”, porque sólo permitió, a través de la historia, deformar y desprestigiar al verdadero cristianismo, que establece claramente los atributos de Cristo, que el hombre y la mujer deben seguir, previo arrepentimiento de los errores y pecados, y que no son otros que: ser manso (a), honesto (a), humilde, veraz, noble de corazón, valiente en la palabra, generoso (a), piadoso (a), no adúltero (a), ni fornicario (a), misericordioso (a), solidario (a), recto (a), justo (a), no codicioso (a). En verdad, a través de la historia hubo en la Iglesia Católica líderes papales que transgredieron todos los principios y mandamientos cristianos, como por ejemplo Luis XIV, que fue, a todas luces, un asesino. Así también tenemos al papa Alejandro VI, o Rodrigo de Borgia, quien fuera arrogante, soberbio, violento, inmoral, fornicario, mentiroso, nepotista, asesino, criminal, deshonesto, y que, por último, ¡compró la investidura y la condición de papa! que le permitió la abyecta curia romana. No era una persona digna, que se constituyera en un líder idóneo e inobjetable para cualquiera religión. Por todo esto, es que no podemos asombrarnos o extrañarnos ante la realidad crítica actual en que se encuentra esta iglesia con el cuantioso número de detestables y abyectos pedófilos que pululan, investidos de curas y sus consabidos encubridores, en los antros de la Iglesia Católica, no sólo en Chile, que es una vergüenza, sino que también en otros países como en Estado Unidos, especialmente en Boston, en donde corrió más de tres listado de tres columnas de ciudades donde los curas pedófilos hicieron de las suyas.

Lo que hemos heredado, como cultura, junto al aporte judío y greco-romano, de la Iglesia Católica son dos actitudes o tendencias: la violencia inmisericorde y deleznable, y la degradación oprobiosa valórica y moral. Por ello, todos aquellos que actuaron de ese modo niegan y abjuran, con su comportamiento depravado y deleznable, del Evangelio cristiano y del mismo Cristo. Nadie que tenga uso de razón puede reconocerse en ellos y en su iglesia. Porque, en definitiva, han negado históricamente el principio fundamental del Evangelio, que no es otro que el amor puro de Cristo. Luego, toda esta concreta actitud oprobiosa e inmoral que ha sostenido esta iglesia, produciendo la brutal y violenta degradación de muchos desvalidos niños y adolescentes, ha sido posible porque no tiene la autoridad espiritual del Consolador o Espíritu Santo, que Jesucristo prometió y el Padre Celestial donó a los apóstoles, como guía infalible de la existencia humana, para la gloria de Dios.

Artículo anteriorSiria: 216 muertos en ataques de Estado Islámico en ciudad sureña
Artículo siguienteIncendios mortales asolan Grecia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.