Inicio internacional Argentina se situó del lado del enemigo. Por Julio A. Muriente Pérez

Argentina se situó del lado del enemigo. Por Julio A. Muriente Pérez

311
0
Compartir

Argentina se situó del lado del enemigo.

Por Julio A. Muriente Pérez*


La decisión del gobierno de Argentina de votar a favor de una resolución en la ONU contra Venezuela promovida por los enemigos de la Revolución Bolivariana, es algo inadmisible. Ese gobierno se ha rendido irresponsable y cobardemente a los gobiernos perversos del Grupo de Lima y al régimen neofascista de Donald Trump. Cuando la historia le ofrecía la gran oportunidad de crecerse solidariamente ante la agresión de la que ha sido la Venezuela Bolivariana durante años, el presidente Alberto Fernández se ha empequeñecido vergonzosamente.
No ha habido malos entendidos ni confusiones. En una coyuntura histórica en la que la defensa esencial de la Revolución Bolivariana es la medida que determina el respeto a la soberanía, la independencia y la dignidad de todos nuestros países, el gobierno argentino ha optado por la indignidad y por la peor de las complicidades. Vergüenza ajena es lo que provoca esa acción bajuna de pusilánimes que en esta ocasión han entregado el alma al diablo.
La Revolución Bolivariana de Venezuela no la dirigen ni la forjan ángeles ni querubines. Todo lo contrario. Es el esfuerzo de hombres y mujeres capaces de realizar genialidades así como de cometer errores. Son enormes las dificultades y limitaciones materiales que enfrenta ese pueblo desde la osadía de Hugo Chávez Frías y los suyos de ganar unas elecciones en 1998 y concebirla como punto de partida de un proceso revolucionario radical y profundo que impactaría toda Nuestra América.
Por consiguiente, ese proceso ha de ser merecedor de críticas de diverso tipo, por errores y excesos cometidos, por el comportamiento censurable de más de uno de sus dirigentes, por decisiones desatinadas, por no haber tomado las decisiones económicas, políticas o sociales correspondientes, o por mil y una razones.
Lo que nadie puede negar es la puntillosa lealtad de la Revolución Bolivariana a unos principios fundamentales de solidaridad, de internacionalismo, justicia social, buena voluntad y defensa de la soberanía y la libertad.
Lo que es irrefutable es que Venezuela ha dado la cara por todos nosotros cuando ha sido preciso.
Lo que es indiscutido es que mucho de lo que podamos criticar de las fallas o limitaciones de ese proceso, tienen su origen en el acoso de que ha sido objeto ese país desde hace años por la potencia imperialista más poderosa y despiadada de la historia.
Lo que debemos reconocer es que Venezuela Bolivariana está pagando el precio de atreverse a abrir una ruta de esperanza, de transformación y de genuina libertad para nuestros pueblos. Incluyendo a Argentina.
Del gobierno derechista de Mauricio Macri no nos hubiera extrañado este zarpazo diplomático. Él y los suyos estaban entregados a la contrarrevolución. Pero otra cosa es un gobierno que, para legitimarse ante las masas, camaleónicamente viste los ropajes de Evita y el Che, levanta consignas estridentes y ofrece discursos de reclamaciones soberanas; y que luego lleve a cabo este golpe bajo y traicionero.
Corresponde en primera instancia al bravo pueblo argentino marcar distancia y repudiar la mezquindad protagonizada por el gobierno de Alberto Fernández en la ONU. Que quede claro que esa repudiable decisión no representa para nada el sentimiento solidario de ese pueblo que ha enfrentado las más duras circunstancias por su dignidad. Es preciso señalar y aislar a quienes conspiran en complicidad con gobiernos tan detestables como los de Colombia, Perú, Chile y Ecuador.
Asimismo, es tarea ineludible de todos los amigos y amigas de Venezuela Bolivariana levantar la voz en este momento amargo, que se escuche alto nuestra indignación y denuncia, que no pase inadvertido para nadie la gravedad de una decisión que, uno nunca sabe, pueda ser inicio de cosas peores.

San Juan, Puerto Rico
8 de octubre de 2020

*Catedrático
Universidad de Puerto Rico
Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH)
de Puerto Rico

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.