Inicio sindicatos Ante denuncias de acoso sexual a dirigente CUT

Ante denuncias de acoso sexual a dirigente CUT

292
0
Compartir

DECLARACIÓN PÚBLICA
Hora de terminar de una vez por todas con el machismo, las mafias y la cultura del encubrimiento en la CUT
Esperando semanas por un pronunciamiento por parte del Comité Ejecutivo de la Central Unitaria de Trabajadores sobre las graves acusaciones de acoso sexual y violencia de género en contra de José Manuel Díaz, (actual encargado de finanzas de la organización, tesorero del FIEL y electo Consejero Nacional con primera mayoría en las últimas elecciones), ya conocidas masivamente a través de las redes sociales y medios de comunicación, y, encontrándonos con una tardía, confusa y muy poco satisfactoria explicación por parte de la Central, la Directiva Nacional del Sindicato
Nacional de PRODEMU, expresa públicamente lo siguiente:

  • Hoy resulta desde todo punto de vista impresentable que la mancomunal más antigua y grande de Chile no esté a la altura de las profundas transformaciones sociales que desde la ciudadanía se impulsan en todo orden en el país, repitiendo viejas y malas prácticas que hoy no resultan creíbles ni aceptables, como desconocer por completo los hechos denunciados y refugiarse en la burocracia administrativa del Comité de Ética de la CUT, para hacer la vista gorda sobre una denuncia grave que recae sobre un alto dirigente de la directiva saliente y entrante, que al parecer tiene el suficiente poder para permanecer en la primera línea dirigencial.
  • En el escueto comunicado dado a conocer por Comité Ejecutivo el día de ayer, hay al menos, un reguero de omisiones acerca de las circunstancias que llevaron a que la denuncia no fuera presentada formalmente por escrito ante el Comité de Ética, como que este no estaba constituido al momento de los hechos, y que la denuncia sí fue hecha en 2019 por la denunciante a la Presidenta, Bárbara Figueroay a la Vicepresidenta de la Mujer, Julia Requena, quien expuso la situación ante el Comité Ejecutivo (del que Díaz es miembro), el que finalmente recomienda presentar el caso al Comité de Ética, lo que ya ha sido explicado por la propia Julia Requena en una nota de EL Desconcierto que compartimos aquí para su revisión.
    https://www.eldesconcierto.cl/reportajes/2021/06/04/acoso-sexual-en-la-cut-dirigentadenuncia-a-miembro-de-nueva-mesa-directiva-militante-del-ps.html
  • En el mismo comunicado de la CUT se señala que el acusado sí hizo una exposición de su caso ante el Comité de Ética, el día 17 de mayo, calificando la acusación como una “maniobra electoral” y consignando la, según él, falsedad de los hechos. Es decir, el Sr. Díaz, aprovecha su situación de privilegio dentro la organización para “predefenderse” ante el Comité de Ética, el mismo que, posteriormente señala no tener antecedentes
    formales del caso y no se le da la misma opción a la persona que lo acusa, o sea el caso existe solo cuando el acusado necesita defenderse y consignar el hecho como falso, pero no para recibir adecuadamente, facilitando y resguardando el testimonio de la persona que acusa. Al menos curioso en una organización que se asume como democrática.
  • Sorprenden y preocupan los prejuicios y paradigmas machistas arcaicos que siguen pesando a la hora de enfrentar estas situaciones y que se asumen como supuestos absolutos y que están lejos de ser una tendencia o práctica habitual en estos casos, como el que una mujer que acusa de un acoso y abuso sexual esté dispuesta a “inventar”, o
    “exagerar” situaciones, exponiéndose públicamente y pagando enormes costos (como la revictimización de exponer y revivir la situación una y otra vez para “demostrar” que no es mentira) con el solo fin de “perjudicar” al acusado. Eso bien lo sabemos en las instituciones que trabajamos con mujeres y acogemos este tipo de denuncias en el
    cotidiano. Déjennos contarles, además, que cuando las denuncias no son acogidas como corresponde, son archivadas, derivadas, desestimadas y relativizadas de manera persistente en el tiempo, las mujeres recurren a la “funa” en redes como última medida para, al menos, que otras mujeres no vivan la situación denunciada. Y este fue lo que, literalmente ocurrió en este caso, siendo reconocido por la propia denunciante que, tras ser “tramitada” con la burocracia de un Comité de Ética no constituido, y desestimada en su acusación, al enterarse de que el Sr. Díaz iba como candidato para un nuevo período, recurre a las redes sociales para alertar de esta situación.
  • Sorprende y preocupa, también, la completa carencia de un protocolo para acoger situaciones de violencia de género que el abordaje de este caso refleja, partiendo por relegar al Comité de Ética, junto a faltas administrativas, o disputas de otra índole, y no a una unidad especializada en recibir las denuncias vinculadas a violencia de género,
    investigarlas y presentarlas ante una instancia que las evalúe en su mérito y considere medidas de acogida a las denunciantes, como el evitar la revictimización. De hecho, la Vicepresidenta de la Mujer explica en la nota de El Desconcierto su intento por desarrollar un protocolo que finalmente resulta ser boicoteado por el Comité Ejecutivo, del cual el Sr. Díaz es parte. A esto se suma la completa falta de empatía por parte del Comité Ejecutivo saliente y entrante hacia una denuncia de este tipo. En concreto: no se ve por ninguna parte una acogida para una persona que vivió una situación inaceptable, de la que hay muchos testigos y que afectó, además, a otras mujeres, de hecho, el comunicado del Comité Ejecutivo dedica sus escuetas palabras más bien a blindar al acusado, lo que da una clara y contundente señal para otras mujeres con casos similares: “No denuncien porque nadie hará nada”. Eso habla pésimo de la CUT y sus directivas en el Chile de hoy.
  • Hacemos un llamado al Comité Ejecutivo saliente y entrante, en especial a las mujeres que supuestamente lideran y ponen la cara por la organización a desmarcarse de estas prácticas, que ya no tienen acogida en ninguna parte y que tarde o temprano saldrán a la luz y traerán juicios y evaluaciones, no solo al denunciado, sino a quienes lo protegen, tal y como está sucediendo en innumerables áreas y ambientes de la vida nacional. Intentar pasar por el lado de estas denuncias, eludirlas por secretaría y desconocerlas, no hará otra cosa que hacerla crecer una como bola de nieve. No podemos condenar la violencia de género solo cuando nos conviene, o la cometen nuestros adversarios en la vereda del frente, debemos de una vez por todas terminar con la cultura del encubrimiento que da
    espacio a prácticas mafiosas, abusivas y patriarcales de las que, les avisamos, el resto del país se está desprendiendo.
  • FIRMAN:
    Directiva Nacional, Sindicato Nacional PREDEMU
    Directiva Nacional , Asociación de Funcionarias/os del Ministerio de la Mujer y Equidad
    de Género
    Comité de Trabajadoras y Sindicalistas, Coordinadora Feminista 8M
    Colectivo de Acción Sindical, ANEF
    Comisión de Género de la Asociación Nacional de Funcionarios/as de Chile, ANFUCHID
    RM
    Colectivo Cultural Abordaje
    Nayade Aguirre Mancilla, Presidenta Federación Nacional de Asociaciones de
    Funcionarias/os de los Gobiernos Regionales, FENAFGORE

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.