Inicio nacional Algo para bajarle la fiebre al voluntarismo político

Algo para bajarle la fiebre al voluntarismo político

285
2
Compartir

por G.F. Westphal <westphal1942@gmail.com>

En el balotaje de la última elección presidencial, 3.796.918 ciudadanos votaron por Piñera.
En el supuesto de que esta cifra se haya mantenido, si 1.634.107 ciudadanos de derecha votaron por el RECHAZO en el plebiscito del domingo último, se seguiría que 2.162.811 ciudadanos de centro-derecha votaron por el APRUEBO.
Como los votos favorables al APRUEBO fueron 5.886.421, si de esta cifra se descuentan los mencionados 2.162.811 votos de la centro-derecha, los votos atribuibles a la tal llamada “centro-izquierda”, la izquierda o simplemente los ciudadanos sin mayores simpatías políticas pero a favor de una nueva Constitución, sumarían 3.723.610
Lo interesante del caso es que esta cantidad de votos es prácticamente equivalente a los votos con que Piñera se hizo de la Presidencia: 3.723.610 y 3.796.918, respectivamente.
Con todo, lo que es realmente interesante es que la suma de dichos votos, 3.723.610 + 3,796.918 = 7.520.528 es exactamente igual a la suma de los votos válidamente emitidos a favor del APRUEBO y el RECHAZO: 7.520.528

__________________Fuente de los datos:
https://en.wikipedia.org/wiki/2017_Chilean_general_election
https://es.wikipedia.org/wiki/Plebiscito_nacional_de_Chile_de_2020#«¿Quiere_usted_una_Nueva_Constitución?»

***
Esta es una coincidencia tan absoluta que francamente no entiendo cómo ha podido darse a menos que yo no sepa sumar ni restar! Por favor hazme saber en que me equivoco! —Germán

Enviado por Felipe Portales

2 Comentarios

  1. Error garrafal. Todas las elecciones son distintas, no se pueden explicar mediante una sumatoria de votos en abstracto sin mediar las contradicciones y los nuevos desafíos que implican un momento nuevo de otro que le antecedió. Recientemente, en Bolivia, todas las encuestas y pronósticos se vinieron abajo. La derecha dividida pensó que el nuevo presidente elegido no podría sacar más de 10% de su seguidor y forzar así una segunda vuelta. Sin embargo, los acontecimientos se fueron prcipitando rápidamente. Bueno, en fin, ni los más optimistas del propio MAS se imaginaron que iban a llegar a un 55,10 % de la votación. o sea, más de 20% de su seguidor más inmediato. Las renuncias en la undécima hora de las candidatas Añez y Tuto Quiroga para sumar más votos a la derecha tampoco les resultó, Es ciertro, no hay que pecar de optimistas, pero sí lo que es cierto, de que un nuevo ánimo recorre el espíritu de los chilenos. Lo bueno de todo es que por fin el hombre medio común y las clases pobres, se han estado despertando de ese largo sueño de invierno. En fin, lo dados ya se han lanzado en las nuevas condiciones en que se está enfrentando la lucha. La lucha y la esperanza es lo que tenemos ahora en frente. La desazón y la angustia son nuestros peores enemigos. dejemos esto ultimo para nuestros enemigos y adversarios políticos.

    • Primero:

      Igualdad, un anexo de izquierda de la concertación y vocero del PC, establece que la abstención se debió a que la derecha se abstuvo:

      http://revistadefrente.cl/despues-del-25-de-octubre-tareas-para-no-defraudarnos/

      Sin embargo, esto no es cierto:

      Si se suma Apruebo con convención mixta (1.495.989) y el Rechazo (1.631.217), se tiene 3.127.206 votos. Ambas fueron opciones agitadas por la derecha; ésta no llamó a la abstención, cómo si lo hicieron sectores consecuentes de izquierda.
      Votos 1era vuelta 2017: Kast (523.213); Pinhera (2.417.216); Carolina Goic (387.780) =3.328.209
      Votos 2da vuelta 2017: 3.796.579
      Incluso sectores importantes de la derecha y el empresariado llamaron a votar por el apruebo y la convención constitucional (Lavín, Luksic).
      De acuerdo con esto, la derecha no se habría abstenido, ya que en el apruebo con convención constitucional tendría que haber fluctuado entre 200.000 (3,6%) y 670.000 (12%).
      De acuerdo con esto no fue el voto de derecha el que se abstuvo, si no que sectores que se identifican con la izquierda.

      Segundo:

      Al referenciar la victoria del apruebo con las clases pobres se entra en una contradicción, ya que en realidad se falsea lo primero y se sostiene una posición patronal y de clase dominante:
      Datos:
      a) Y como dijo hace unas semanas Matías Repetto, gerente general de la corredora de BTG Pactual Chile, si hay un triunfo claro del Apruebo y con alta participación, “sería una muy buena noticia”.

      b) Goldman Sachs les escribió a sus clientes que el resultado es el que anticipaba el mercado y que no hay que anticipar cambios dramáticos.

      c) El FMI no le tiene miedo. Ve una nueva Constitución moderada y de grandes acuerdos,

      d) Google celebra nuestra democracia. El Doodle del día vino con bandera chilena incluida para celebrar el plebiscito.
      https://www.elmostrador.cl/el-semanal/2020/10/26/la-nueva-carta-magna-y-el-debate-sobre-la-institucionalidad-economica-que-se-viene/

      Tercero:

      Al referenciar la victoria del apruebo en la victoria del MAS en Bolivia, se vuelve a a reafirmar una perspectiva patronal.

      “En una larga entrevista transmitida el sábado por Piedra Papel y Tinta, Arce expresó claramente el contenido reaccionario de sus políticas capitalistas. Con una retórica nacionalista de “reactivar la economía” basada en la “sustitución de importaciones”, defendió los ataques promovidos por los gobiernos burgueses contra la clase trabajadora en todo el mundo.

      Cuando se le preguntó si ante desafíos como “la pandemia, la crisis, la relación con Brasil”, consideraba implementar “medidas de choque” económicas, Arce respondió: “No, las medidas correctas”. Las “medidas correctas” defendidas por Arce se asemejan escalofriantemente a las políticas brutales promovidas por el presidente fascista de Brasil, Jair Bolsonaro, contra la clase trabajadora de este país vecino.

      Citando un informe del Banco Mundial sobre la pandemia, Arce dijo: “Bolivia es el país que ha seguido más estrictamente una cuarentena y todo lo demás. En otros países hubo equilibrio. El tema de la salud es importante, pero también hubo flexibilidad con el tema económico, para que la caída no fuera tan fuerte”.

      Arce atacó al gobierno de Áñez, no por imponer políticas violentas de hambre contra las masas bolivianas, sino por haber “priorizado la salud sobre la economía”. “Por otro lado”, dijo, “otros países, como Perú e incluso Brasil … fueron más flexibles desde el punto de vista económico, por lo que el impacto no fue tan fuerte en la economía. Y tuvieron éxito”.

      Los gobiernos criminales de Brasil y Perú, elegidos como modelos por Arce, lograron exclusivamente obtener los resultados más devastadores de la pandemia.

      Perú es el país con la tasa de mortalidad per cápita por COVID-19 más alta del mundo. Brasil, con casi 160.000 víctimas de la enfermedad, tiene el segundo mayor número de muertos del planeta. Las clases trabajadoras de ambos países están sufriendo un aumento extremo del desempleo y un empeoramiento drástico de las condiciones de vida.”
      https://www.wsws.org/es/articles/2020/10/29/boli-o29.html

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.