Inicio cultura y arte Alan Bullock, Insigne biógrafo británico

Alan Bullock, Insigne biógrafo británico

530
0
Compartir

Enviado por Alfredo Rubio Bazan <alfredorubiobazan@gmail.com>

Alan Bullock

(13 de diciembre de 1914, Trowbridge, Reino Unido

–2 de febrero de 2004, Oxfordshire, Reino Unido)

Historiador británico, célebre por su trabajo biográfico Hitler. Un estudio sobre la tiranía (Hitler: A Study in Tyranny, 1952), que fue la primera biografía completa de Adolf Hitler e influyó en muchas otras biografías importantes de Hitler. En el libro, en que se basa su reputación como biógrafo, jugó a su favor el don que poseía de penetrar en las mentes de los demás.

Según Peter Dickson, historiador británico: «Se pueden discernir tres características intelectuales. La primera es la capacidad, aparentemente sin mucho esfuerzo, de absorber enormes cantidades de información, ya sea de los interminables documentos de Nuremberg, los archivos de los sindicatos o del Ministerio de Asuntos Exteriores, o el enorme corpus de material impreso primario y secundario sobre la Rusia estalinista. La segunda es la capacidad de organizar esta información objetivamente en patrones convincentes, de modo que la interpretación y el juicio estén siempre cerca de la descripción. Bullock escribió para la verdad, no para el efecto, y evitó calentar la controversia no desconocida en otros historiadores contemporáneos. En tercer lugar, se superponen con esto una amplitud de perspectiva histórica y una fuerza de imaginación, que resultó tanto de la intuición como del estudio formal».

Alan Bullock nació en Trowbridge, en el condado de Wiltshire, Inglaterra, donde su padre trabajaba como jardinero, predicador y líder de la Sociedad Literaria de la ciudad de Bradford. Como señaló un biógrafo: «Los Bullocks eran pobres pero altruistas, y gastaban todo el dinero que podían en comprar libros e ir a conciertos. Padre e hijo eran cercanos; cuando Alan tenía 16 años, hablaban juntos en latín. Más tarde argumentó que su padre era “un autodidacta de extraordinario poder mental y sentimiento espiritual, que influyó profundamente a todos los que lo conocieron”».

Fue educado en Bradford Grammar School donde se ganó un lugar. Denis Healey, alumno de la escuela, recordó: «De todos mis contemporáneos en Bradford, al que más admiraba era a Alan Bullock… Era dos años mayor que yo y ganó el Premio de Ensayo Superior del Consejo Nacional del Libro en 1930,… Alan tenía una variedad de conocimientos e intereses únicos en nuestra escuela; parecía igualmente familiarizado con las cartas de Wagner y el Ulises de Joyce».

En el Wadham College, Oxford, estudió durante cinco años para ganar un excepcional doble premio en clásicos (1936) y en historia moderna (1938) y ganó una beca para la universidad de Oxford, donde estudió historia del período clásico y el moderno y contó entre sus maestros a Henry Theodore Wade-Gery y Ronald Syme. Luego de graduarse, en 1938, trabajó como asistente de investigación para Winston Churchill, cuando escribió su History of the English-Speaking Peoples (Historia de los pueblos de habla inglesa). Poco después de dejar la Universidad de Oxford, se produjo el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Su asma lo descalificó del servicio militar y durante el conflicto trabajó para el Servicio de Ultramar de la BBC. Luego de la guerra regresó a Oxford como becario de historia moderna en el New College de Oxford.

Fue fundador del St. Catherine’s College de Oxford, un colegio para estudiantes universitarios y de postgrado, dividido entre estudiantes de ciencias y artes. Posteriormente fue rector de la universidad de Oxford. Mark Frankland afirmó: “Era un hombre de constitución poderosa, y algunas personas lo encontraron dominante… Fue el primer rector a tiempo completo de Oxford (1969-73), sirviendo durante un período difícil de malestar estudiantil. Su constitución, fuerte La voz y el acento irreprimible de Yorkshire le daban un aire de fuerza que no era nada atractivo. Esto le sirvió bien cuando se trataba de mantener dentro de los límites a los estudiantes rebeldes”. Él era consciente de este rasgo y una vez comentó: “Bullock por nombre y Bullock [buey] por naturaleza”.

En 1952, Bullock publicó Hitler. Un estudio sobre la tiranía, su primera biografía integral de Hitler, basada en las transcripciones de los juicios de Núremberg. El libro dominó la erudición sobre Hitler durante muchos años; estaba enfocado desde los estudios escolares de Hitler y lo caracterizaba como un político oportunista. Según Bullock, Hitler era un charlatán, un aventurero con carencia de principios, creencias o escrúpulos cuyas acciones a través de su carrera fueron motivadas únicamente por un deseo de poder. El punto de vista de Bullock lo llevó a debatir en la década de 1950 con Hugh Trevor-Roper, quien argumentaba que Hitler sí poseía creencias —no obstante la condición repugnante de estas— y sus actos estaban motivados por ellas.

En los años siguientes, Bullock cambió en parte su mirada sobre Hitler tomando una postura más ecléctica. Sus trabajos siguientes muestran a un Hitler mucho más ideólogo, que persigue las ideas expresadas en Mein Kampf a pesar de sus consecuencias. Este punto de vista fue ampliamente aceptado, particularmente en relación al Holocausto.

Tomando nota del cambio en el interés de los historiadores profesionales hacia la historia social en la década de 1960, Bullock estuvo de acuerdo en que, en general, las fuerzas sociales profundas a largo plazo son decisivas en la historia, pero no siempre, porque hay momentos en que el Gran Hombre está en sus puntos de vista decisivo. En circunstancias revolucionarias, “es posible que un individuo ejerza una influencia poderosa, incluso decisiva, en la forma en que se desarrollan los acontecimientos y las políticas que se siguen”.

En 1967 se convirtió en miembro de la Academia Británica. Fue un apreciado presidente de la Tate Gallery (1973-80) y de otros organismos públicos, y uno de los favoritos de los periodistas del Observer, al que se incorporó como fideicomisario (1957-69) después de la operación de Suez de 1956, a la que se opusieron tanto él como el periódico; de 1977 a 1981, fue director del periódico.

En 1985 escribió La Tradición humanista en el Oeste. También fue editor de The Harper Dictionary of Modern Thought (1977). Anteriormente había coeditado con Maurice Shock una colección sobre La tradición liberal: de Fox a Keynes.

En la mitad de la década de los setenta Bullock elaboró un influyente informe sobre la lectura y enseñanza del idioma inglés: A Language for Life, publicado en 1975. Bullock también apareció como un experto en política, particularmente durante la cobertura de la BBC de las elecciones generales británicas de 1959. Otros libros de Bullock incluyen Faces of Europe (1980), Has History a Future? (1987) y una biografía de su padre, Building Jerusalem (2000)

Bullock fue durante su vida partidario del ala moderada del partido laborista. Sus puntos de vista socialistas moderados influyeron en su obra histórica, incluida una biografía en tres volúmenes sobre el sindicalista y ministro de Relaciones Exteriores del Trabajo, Ernest Bevin. En la década de 1970 trabajó en una comisión creada por el partido laborista sobre cogestión. El informe resultante recibió algo de apoyo pero también oposición de los sindicatos y nunca fue implantado.

En los años siguientes publicó Hitler y Stalin. Vidas Paralelas (Hitler and Stalin. Parallel Lives, 1991), un trabajo comparativo entre los líderes de sendos regímenes de naturaleza equiparable. En la introducción lo describió como “esencialmente una biografía política, con el trasfondo de la época en que vivieron”. El escritor estadounidense Ronald Spector, en un artículo del Washington Post, elogió la habilidad de Bullock para escribir sobre el desarrollo del nazismo y el comunismo soviético sin caer en la generalización y el detallismo atroz. En 1972 fue elegido miembro de la Academia Estadounidense de Artes y Ciencias.

Bullock fue nombrado caballero en 1972, convirtiéndose en Sir Alan Bullock. Y en 1976 fue investido Barón Bullock, aunque en sus obras siguió apareciendo su nombre original. En mayo de 1976 fue condecorado con el grado honorario de la Open University como doctor de la Universidad.

https://es.wikipedia.org/wiki/Alan_Bullock

https://spartacus-educational.com/HISbullock.htm

Hitler y Stalin. Vidas paralelas I: En este extraordinario estudio, Bullock ejerce sus mejores cualidades: organización clara y concisa de un impresionante caudal de datos, descripción del detalle sin desmedro de su importancia global, mesurada objetividad y prosa subyugante. Hasta la fecha, nunca se había publicado un análisis tan ambicioso e iluminador sobre Hitler y Stalin, y las causas que promovieron su ascensión y caída. El primer volumen abarca desde el nacimiento de ambos dictadores hasta los prolegómenos de la Segunda Guerra Mundial, siguiendo un estricto criterio cronológico. Hitler: infancia y juventud, participación en la Gran Guerra, creación del partido nazi, asalto al poder y consolidación de un estado policial de rígida estructura vertical. Stalin: infancia y juventud, andadura revolucionaria y participación en los cruciales acontecimientos de octubre de 1917, ascenso al poder, planes quinquenales y purgas. Dedica particular atención a las semejanzas y diferencias que se observan en la trayectoria de ambos personajes.

Hitler y Stalin. Vidas paralelas II: El segundo volumen de ‘Hitler y Stalin’ abarca desde el pacto de no agresión germano-soviético (1939) hasta la muerte de Stalin (1953), siguiendo un estricto criterio cronológico. Describe, pormenorizadamente, el protagonismo de ambos líderes durante la Segunda Guerra Mundial, y dedica especial atención a la Operación ‘Barbarossa’, nombre en clave de la invasión de la Unión Soviética, y principio del fin del Tercer Reich. La obra se cierra con un panorama de las terribles consecuencias que tuvo el imperio de la barbarie y terror instaurado por Hitler y Stalin.

«La historia, bien enseñada, es la desmitificación del pasado.» – Alan Bullock

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.