Inicio ciencia A PROPÓSITO DEL TERREMOTO QUE CASUALMENTE DESTRUYO GRAN PARTE DEL SUELO HAITIANO

A PROPÓSITO DEL TERREMOTO QUE CASUALMENTE DESTRUYO GRAN PARTE DEL SUELO HAITIANO

357
0
Compartir

QUE CASUALIDAD, ¿COMO PARA DISTRAER AL PUEBLO DEL MAGNICIDIO MADE IN COLOMBIA-EE.UU, NO CREEN?

Por Lic. Victor Ponte

UBV Sede Monagas.PFG “Estudios Políticos y de Gobierno”

Hasta hace tal vez 2 lustros, era una locura poder culpar o atribuir la responsabilidad de un Sismo, Maremoto, Tsunami a cualquier potencia bélica en el mundo, pero hoy en día, no es nada descabellado atribuir como en este caso, la responsabilidad a por ejemplo; los Estados Unidos de Norteamérica para de este modo brindar ayuda y lavarse las manos del magnicidio perpetrado contra el Presidente de Haití Jovenal Moise, suena a fábula, pero créanme así actúa el imperialismo, recuerden el Wade Trade Center, las Torres Gemelas, no fue manipulando el clima, pero si fue justificando el Medio!!!

PROYECTO HAARP. 
High Frequency Advanced Auroral Research Project, que quiere decir “Proyecto de investigación de auroras avanzadas de alta frecuencia”Es uno de los tantos inventos bizarro de los EE.UU, para dominar el Mundo, ya Donald Trump cuando fue el inquilino de The White House no hizo saber que la Luna, le pertenecía a los EE.UU, entonces nada de raro y asombroso tendría, poder manejar el clima a su antojo!!! 

Haarp es un sistema conformado por 180 antenas de alta densidad capaces de crear grandes catástrofes climáticas, con ello se puede decir o especular, que el Gobierno de USA, tiene en su poder una de las Armas de Destrucción Masiva, que mayor impacto podría causar en la humanidad y para la cual, no hay defensa que se conozca, como detener un Tornado? Un Tsunami? Un Terremoto? Solo un Gobierno tas desquiciado podría poner en marcha un Arma tan letal como esta, lo dudan? Recordemos el Show montado para invadir a Irak, no les importo asesinar a su propio pueblo.

Haarp es un sistema conformado por 180 antenas de alta densidad y cada una de estas antenas mide aproximadamente 25 mts de altura. Estas antenas producen una cierta cantidad de energía (3,7 Giga vatios) que posteriormente son dirigidas a la ionosfera en forma de ondas electromagnéticas de alta frecuencia.
¿Cómo operara esta arma de destrucción masiva? Las 180 antenas envían las ondas electromagnéticas a la ionosfera, -que funciona como espejo- y luego esta cantidad de energía electromagnética son dirigidas a lugares de larga distancia; incitando a crear grandes catástrofes, como si estas fueran de índole natural; como por ejemplo terremotos, huracanes, tsunamis, sequías, inundaciones, el cual los resultados de estos eventos serían: muertes, hambres y pestes por nombrar algunos de estos. Haarp esta acondicionado para generar cualquier tipo evento a nivel global sobre el clima, las comunicaciones submarinas e incluso sobre la mente humana y que todo esto parezca ser natural; como es el caso de crear un terremoto.

Esta arma de destrucción masiva con fines militares, la han diseñado para crear lo que ellos han denominado ‘Guerras preventivas’; generando grandes desequilibrios climático como por ejemplo una sequía que podría estar produciendo perdidas en el sistema de riego de una nación y así lograr el objetivo de dominación de poder militar, político y económico e incluso social.

En la atmósfera existe un área eléctrica llamada ‘Electrojet Aureal’. Si Haarp envía energía ó ondas electromagnéticas a través de estas 180 antenas a este campo denominado científicamente ‘Electrojet’ podría estar produciendo en gran escala perturbaciones al clima en su totalidad.

Según la composición de la tierra; posee en su forma natural tres (3) tipo de estas áreas o campos eléctricos: Dos cerca de los polos y uno ecuatorial.

El riesgo es inmenso porque cualquier perturbación de estas gigantes corrientes eléctricas puede resultar un gran desequilibrio climático y una tragedia para cualquier lugar donde este determinado su efecto mortal. 
La CIA estadunidense está financiando un estudio sobre geoingeniería (manipulación climática) que durará 21 meses, con un costo inicial de 630 mil dólares. Lo ejecuta la Academia Nacional de Ciencias, con participación de la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de ese país.

SI EL DIABLO TIENE GENTILICIO, LES PUDIERA ASEGURAR QUE ESTADOUNIDENSE!!!

El interés de la CIA por el clima no es nuevo, pero esta participación es significativa, debido a las implicaciones bélicas que tiene la posibilidad de manipular el clima y a la presión que están ejerciendo los proponentes de la geoingeniería en ese país para avanzar en experimentación de esas técnicas, pese a existir una moratoria en Naciones Unidas contra su aplicación.

El proyecto analizará diferentes propuestas de geoingeniería, como manejo de la radiación solar y remoción de dióxido de carbono de la atmósfera; también estudiarán los efectos de la siembra de nubes y otras formas de manipular el tiempo atmosférico para provocar lluvia, sequías o controlar huracanes. Según descripción oficial harán una evaluación técnica de los impactos de esas tecnologías, desde el punto de vista ambiental, económico y de seguridad nacional.
Estos últimos son los aspectos que preocupan a la CIA, que en documentos anteriores ha calificado el cambio climático y el control del clima como factores de importancia geopolítica estratégica y de seguridad nacional.

Pese a ello, los republicanos votaron por desaparecer el departamento de cambio climático de la CIA, lo que según la agencia la motivó a financiar esta iniciativa. Las razones podrían ir mucho más allá, ya que el control del clima es un proyecto militar de larga data en ese país, que realizó experimentos ya durante la guerra de Vietnam, provocando lluvia por meses seguidos para anegar los cultivos y caminos de los vietnamitas.

En el mismo sentido, la Fuerza Área estadunidense publicó en 1996 un documento titulado Weather as a Force Multiplier: Owning the Weather in 2025 (El tiempo como multiplicador de la Fuerza: poseyendo el tiempo en 2025), cuyo título ref leja claramente sus intenciones.

Estos intereses convergen con los de un grupo pequeño pero influyente, de climatólogos y otros científicos de países del Norte, que alegan que la geoingeniería es necesaria porque no se puede reducir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero (como si sus países no fueran quienes tienen que tomar las medidas principales para ello). O, como declaró David Keith, un conocido promotor de la geoingeniería, porque es un plan barato y fácil. (MIT Technology Review, 8/2/2013).

Sí, barato y fácil para los que han causado el cambio climático con su sobreconsumo de recursos e industrialización basada en petróleo, porque en lugar de reducir realmente sus emisiones, podrían seguir calentando el planeta y además hacer un jugoso negocio con nuevas tecnologías que manipulen el clima de todos, para bajar o subir la temperatura según convenga a los intereses económicos y bélicos de quienes las controlen.

Bajo el término manejo de la radiación solar, la meta es disminuir la cantidad de rayos solares que llegan a la Tierra. Por ejemplo, a través de construir enormes nubes volcánicas artificiales, inyectándolas con partículas azufradas. Otras propuestas incluyen blanquear las nubes, colocar trillones de espejos en el espacio para reflejar la luz del sol o la más reciente, del mismo David Keith, dispersar ácido sulfúrico desde aviones en la línea ecuatorial para que se mezcle con las nubes. En remoción de dióxido de carbono se incluyen otras técnicas, como máquinas o árboles artificiales que absorban carbono de la atmósfera (que por cierto no saben dónde depositarán luego para que permanezca por siempre). La más conocida es la fertilización oceánica: verter nanopartículas de hierro o urea en el mar para provocar florecimientos d e plancton, que absorban dióxido de carbono y lo lleven al fondo.

Las técnicas de geoingeniería son solamente teóricas salvo alguna, como la fertilización oceánica, de la cual se conocen experimentos legales e ilegales, que mostraron que además de no servir para su propósito –el carbono no permanece en el fondo de mar– los impactos pueden ser enormes, con disrupción de la cadena alimentaria marina, anoxia (falta de oxígeno) en capas marinas, crear algas tóxicas, etcétera.

La geoingeniería, para tener impacto en el clima global, tendría que aplicarse a mega escala, disrumpiendo un ecosistema global poco conocido, altamente dinámico y en interacción con toda la vida en el planeta. No existe por tanto una etapa experimental. Lo que se haga en pequeña escala no mostrará la acción sobre el clima global, aunque podría tener impactos negativos graves en la zona o en la región. Y si se hace a gran escala, no es experimental, es despliegue y es irreversible.

Por ejemplo, las nubes volcánicas artificiales no se pueden retirar, hasta que las partículas caigan a la tierra, lo cual es tóxico. Esta técnica empeoraría además el agujero en la capa de ozono y la acidificación de los mares, dos problemas globales muy graves. Si realmente lograran disminuir la cantidad de luz solar que llega al Norte, producirían sequía extrema en África y disrupción de los monzones en Asia, colocando en peligro las fuentes alimentarias de 2 mil millones de personas.

Imaginen si la CIA pudiera decidir sobre el termostato global. La geoingeniería es tan riesgosa, tanto por sus efectos climáticos como por su potencial uso hostil contra otros países, que lo único sensato es prohibir internacionalmente su uso.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.