Inicio Historia y Teoria 100 años de la «Marcha sobre Roma» de Mussolini

100 años de la «Marcha sobre Roma» de Mussolini

73
0

29 de octubre de 2022. Iain Dalton Comité por Una Internacional de Trabajadores

Imagen: Ocupación de una fábrica de Turín durante la huelga general revolucionaria de 1922


El 29 de octubre de 1922, el rey Víctor Manuel lll nombró a Benito Mussolini primer ministro mientras sus camisas negras se organizaban para marchar sobre Roma, dando comienzo a 20 años de gobierno fascista en Italia.

El centenario de la Marcha sobre Roma coincide con el nombramiento de Giorgia Meloni, de los Hermanos de Italia «posfascistas», como líder de un gobierno de coalición de derechas en Italia. Esto ha planteado cuestiones sobre la naturaleza del fascismo y cómo llegó al poder inicialmente

El periodo que precedió a la Marcha sobre Roma fue un periodo tormentoso de intensas luchas de clases. Incluso antes de que Italia entrara en la Primera Guerra Mundial, las condiciones eran tales que cuando los carabinieri (policía militar) dispararon contra una manifestación antimilitarista en Ancona, dejando tres muertos y 15 heridos, provocó una semana de huelgas generales y levantamientos no coordinados en toda Italia: la «semana roja».

Al igual que en Gran Bretaña y en muchos otros países, la lucha de clases volvió con mayor intensidad a medida que la guerra se prolongaba. Una creciente oleada de huelgas y ocupaciones de fábricas dominó los años inmediatos a la posguerra en Italia, que se conocieron como el «bienno rosso», los dos años rojos.

Las huelgas pasaron de 600.000 en 1918 a 14 millones en 1919 y 16 millones en 1920. Uno de los puntos álgidos de este movimiento fue en 1919, cuando los trabajadores del metal se pusieron en huelga y consiguieron la jornada de ocho horas. En septiembre de 1920 estalló una oleada de ocupaciones de fábricas, que comenzó en Milán, donde se ocuparon 300 fábricas, y se extendió al resto del país.

En 1919, en algunas zonas se crearon comités de ciudadanos para controlar la subida de los precios y, en Turín, surgió un sistema de «comisarios» en los centros de trabajo, que en su momento llegó a contar con 150.000 personas. Con estas organizaciones, los trabajadores tenían un control efectivo de la producción y la circulación de mercancías.

Doble poder

Existía una situación de doble poder, en la que las organizaciones obreras alternativas ejercían el control en las fábricas, mientras que los capitalistas y su Estado estaban paralizados.

En respuesta a la creciente amenaza del movimiento obrero, los grandes empresarios italianos empezaron a dar dinero a Mussolini. Antes de la guerra, Mussolini había sido director del diario del Partido Socialista Italiano, Avanti. Pero, en oposición a la gran mayoría del partido, se convirtió en partidario de la participación italiana en la guerra del lado de la Entente.

Adoptando una línea cada vez más nacionalista pero populista, lanzó el primer «Fasci Italiano di Combattimento» (Escuadrón de Combate Italiano) en marzo de 1919.

Estos cuerpos estaban formados principalmente por antiguos soldados, sobre todo de la clase oficial, y también por los Arditi, las tropas de choque del ejército italiano. Al principio, eran organizaciones más descentralizadas, pero más tarde se reorganizaron en el Partido Nacional Fascista de Mussolini.

Cuando las potencias de la Entente se repartieron partes del imperio alemán y austrohúngaro, los ánimos nacionalistas se encendieron aún más al no asignarse a Italia Fiume, una ciudad de habla italiana en el Adriático. Los nacionalistas italianos se apoderaron de la ciudad, estableciendo un régimen contradictorio, que tenía elementos del futuro régimen fascista de Italia, pero que también fue el primer estado en reconocer a la Unión Soviética.

Esta confusión se reflejó inicialmente en el punto de vista de Mussolini, que utilizó una retórica anticapitalista para conseguir su apoyo. Los primeros manifiestos de los Fasci incluían el apoyo al sufragio universal y la oposición a la censura.

Pero muy pronto utilizaron la violencia contra lo que percibían como enemigos políticos, incluido el Partido Socialista Italiano y sus sindicatos asociados. Mussolini había recibido financiación para su periódico, Il Popolo d’Italia, de las grandes empresas, que, viendo la posibilidad de derrotar al movimiento obrero, empezaron a verter fondos hacia él una vez más.

Los «squadristi» fascistas fueron dirigidos a atacar las huelgas y el movimiento obrero en general. Cuando los trabajadores de las papeleras de Roma se pusieron en huelga, se utilizaron estudiantes y otros voluntarios para romper la acción. En Milán, las oficinas de Avanti fueron atacadas y quemadas. En 1920, sus oficinas en Roma y Turín también fueron atacadas.

Esta era la esencia de los métodos del fascismo: movilizar a las capas desposeídas de la clase media para destruir las organizaciones de la clase obrera, dificultando o incluso imposibilitando su funcionamiento. Más de 3.000 socialistas y sindicalistas fueron asesinados por las bandas fascistas en este periodo.

¿Qué papel jugaron los dirigentes socialistas y sindicales en esta lucha? Mientras que, a nivel internacional, la mayoría de los partidos socialdemócratas que se declaraban formalmente marxistas habían apoyado a sus propias clases capitalistas en la Primera Guerra Mundial, el Partido Socialista Italiano (PSI) se opuso.

Pero el PSI tenía dos grandes tendencias en su seno. El ala «minimalista» hacía hincapié en las reivindicaciones inmediatas del programa del partido. Pero la dirección del partido estaba en manos de los «maximalistas», dirigidos por Serrati. Estos defendían el compromiso formal del partido con la revolución socialista, pero lo hacían de forma pasiva y abstracta.

Serrati rechazó el consejo de Lenin de romper con los reformistas. A medida que se desarrollaba el movimiento revolucionario, el PSI hacía propaganda a favor de los soviets, pero no hacía nada en la práctica para ayudar a promover y vincular los comités que los trabajadores estaban creando en las fábricas.

Pequeños grupos de revolucionarios en torno a Amadeo Bordiga y Antonio Gramsci acabaron rompiendo con el PSI para fundar el Partido Comunista Italiano en enero de 1921.

Ultraizquierdismo

Aunque el grupo de Gramsci había desempeñado un papel importante en el surgimiento de los consejos obreros en Turín, no tenía la misma presencia nacional ni la misma cohesión ideológica que el grupo de Bordiga, que promovía posiciones de ultraizquierda.

Esto incluía el rechazo a un frente unido contra la creciente amenaza fascista, no sólo con el PSI, sino también con los Arditi del Popolo. En un principio, se trataba de sectores de antiguos Arditi que se organizaron en oposición a los ataques fascistas. Pero se convirtieron en un movimiento más amplio de comités de defensa popular, repeliendo un asalto fascista en Parma, por ejemplo.

En 1922, Mussolini declaró en Nápoles que «o nos entregan el poder o bajaremos a Roma para tomarlo».

En distintos momentos, Mussolini contó con la ayuda de elementos del Estado italiano. Antes de que los fascistas entraran en Roma, por ejemplo, el Rey se negó a declarar el estado de emergencia. En su lugar, ofreció a Mussolini el poder.

Había sido instado por Confindustria, la federación patronal italiana, que veía en los fascistas de Mussolini la mejor oportunidad de aplastar al movimiento obrero italiano y restaurar sus beneficios capitalistas en una situación de grave crisis económica mundial.

Esto significó que, en lugar de que las bandas fascistas que se habían reunido en cuatro lugares de las afueras de Roma marcharan para tomar el poder, la marcha se convirtió en una demostración de fuerza que marcaba el acceso de Mussolini.

Todavía tuvieron que pasar varios años después de la Marcha sobre Roma para que se consolidara el dominio fascista. La mayor oportunidad perdida para resistirlo fue la indignación masiva que estalló tras el secuestro y asesinato del diputado socialista Giacomo Matteotti, con manifestaciones masivas exigiendo el fin del régimen fascista.

Pero las organizaciones obreras de masas se negaron a organizar una acción decisiva, como una huelga general. La continuación de la destrucción de las organizaciones obreras fue una consecuencia trágica, que sólo resurgió 20 años después cuando el régimen fascista se desmoronó durante la Segunda Guerra Mundial.

Artículo anteriorGran Bretaña – El dividido partido tory elige al tercer primer ministro en un año
Artículo siguiente¿Casi no quedan obreros?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.