La bandera patria nos representa a los chilenos de hoy, pero también a los de ayer y a los que vendrán. Su existencia expresa la existencia nuestra nación a través de un Estado libre y soberano. En toda lucha independentista una de las primeras cosas por hacer es dotarse de una nueva bandera.

La bandera es tan importante que se iza en todos los actos relevantes.

Todo lo que dice relación con nuestra bandera esta constitucional y legalmente reglado.

La Constitución Política señala claramente cuáles son los símbolos patrios. El artículo 6 de la Ley de Seguridad Interior del Estado señala como delito el ultraje a la bandera.

La ley 20.537 reglamenta meticulosamente “el uso e izamiento” de la bandera de Chile. Su artículo 2 señala “La Bandera Nacional podrá usarse o izarse sin autorización previa, cuidando siempre de resguardar el respeto de la misma”.

Evidentemente no se guarda el respeto debido a nuestra bandera cuando se le hace aparecer como apéndice de otro Estado.

Los símbolos, como banderas y estandartes son muy significativos pues expresan sentimientos, voluntades y sacrificios. Todos los países del mundo reglamentan el uso de sus emblemas nacionales y sancionan su ultraje.

En los 70 el cantante izquierdista Dean Reed tuvo severos problemas legales en EEUU por haber lavado la bandera norteamericana para purgarla simbólicamente de los crímenes y la sangre que se derramaba en Vietnam.

Hay mucha sangre y dignidad en nuestro pabellón nacional para usarlo con fines lúdicos o afanes de congraciarse con personas poderosas.

Durante la guerra del pacífico un regimiento perdió su estandarte. Luego de la batalla del Campo de la Alianza en que el ejército aliado fue despedazado, la gran noticia que regocijaba a los chilenos era que se había recuperado el estandarte que era una bandera chilena bordada.

Acosado por mil agresiones instigadas por EEUU el presidente Salvador Allende acudió en busca de ayuda a la URSS. El secretario general del PCUS le puso como condición el nombramiento de ciertos ministros, el ´presidente Allende rechazó la ayuda señalando “soy presidente de un país soberano”.

La bandera es la patria con formas y colores. Cuando la dictadura militar se enseñoreaba en Chile un comando del MIR rescató la primera bandera nacional y la conservó hasta vuelta la democracia cuando la devolvió pacífica y voluntariamente al Museo histórico nacional.

La bandera de Chile debe respetarse y el primer obligado a  ello es el presidente de la República. Chile, país soberano desde 1810.