Open top menu
TROTSKY Y CATALUNYA.

TROTSKY Y CATALUNYA.

Pepe Gutierrez-Álvarez

En ciertos medios de Catalunya se ha dejado caer que las tensiones que acabaron arruinando las relaciones entre Andreu Nin y Trotsky, se debieron a diferencias sobre la cuestión nacional catalana. El “cliché” suele aparecer en diarios, revistas y declaraciones sin que en ningún momento se citen fuentes. En realidad dichas tensiones no fueron programáticas. Básicamente, el asunto radicaba en que Trotsky entendía que había que anteponer la revolución a la guerra mundial que se preparaba, y estaba convencido de que solamente había tiempo para medidas tácticas audaces siguiendo el esquema de 1917, cuando los bolcheviques ganaron la mayoría gracias al apoyo de los sectores más joven y radicalizados de la crisis rusa…

Sobre sus posiciones, cito un fragmento referido a la situación española de una entrevista que le hizo Joaquín Maurín en el curso del III Congreso de la Internacional comunista:

JM -¿Qué importancia considera usted que tendrá una revolución en España?

-LT: La mayor importancia, tanto para España como para América. La revolución española repercutirá en el continente entero. El desarrollo económico de España fue lento a causa de la incapacidad absoluta de la burguesía nacional. En el momento en que la clase obrera se apodere del poder, España adquirirá un gran desarrollo. De suerte que desde un punto de vista nacional, la revolución en España es necesaria. Es necesario también, como lo veremos, ver las cosas desde un punto de vista internacional. Hasta hace tres años, el imperialismo yanqui permanecía tranquilo; parecía que se contentaba con el radio de acción con el que gozaba al interior de sus fronteras. Pero las necesidades económicas lo empujaron a una expansión que se amplía todos los días. Quiere colonizar a Europa y al conjunto del continente americano. Lo que la república de los Soviets es para Oriente, es decir, la antorcha que transmite el fuego de la revolución, España puede serlo con el imperialismo yanqui en América latina. El plan de la sociedad de las industrias y tracciones eléctricas que hoy interesa a España es una preocupación del imperialismo norteamericano que busca tener en España una influencia total exactamente como en Europa. Y, son únicamente los Estados unidos soviéticos de Europa en su lucha contra los Estados Unidos imperialistas de Norteamérica que podrán asegurar la salvación de Europa. La guerra por venir será una guerra entre la Europa socialista y la América del Norte capitalista. En este asunto, España puede ser de una enorme importancia. Puede ser el punto de apoyo para maniobrar al interior del continente americano contra el imperialismo yanqui.

JM-¿Qué piensa usted del problema de Marruecos?

-LT: Es necesario ser abiertamente, brutalmente partidario del abandono. El miedo a favorecer a la burguesía francesa no debe retener un segundo al proletariado español. La burguesía, en la medida en que aumenta su dominación sobre las colonias oprime más a la clase trabajadora. Allí encima, nos es necesario ser intransigentes. Los marroquíes tienen un derecho absoluto de proclamarse una República independiente.

JM.-¿Y sobre la cuestión de Cataluña?

-LT: Yo estoy totalmente por la independencia de Cataluña. Cuando el proletariado catalán comprenda que los otros obreros del resto de España que componen el Partido comunista no están por la opresión, los trabajadores catalanes tendrán más conciencia. Entre los obreros no puede haber ni opresores ni oprimidos. Es necesario sin embargo comprender que la independencia de Cataluña sólo se podrá obtener abatiendo a la burguesía. Una vez hecha la revolución, se creará una federación libre siempre más estrecha, como nosotros lo hemos hecho en Rusia. El Partido obrero en España, debe ser eminentemente liberador, debe ser más que cualquiera y por encima de todo el campeón de las luchas por la independencia. Es por esto que la cuestión de la independencia de Cataluña debe figurar entre los temas de su agitación. Esto sería, por otro lado, un arma excelente para contribuir al estallido del Estado burgués”

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: