Open top menu
El poderío chino crece en Bolivia y relega a empresas nacionales.

El poderío chino crece en Bolivia y relega a empresas nacionales.

por Mariela Laura / AN Fides.

La Paz, 19 de diciembre (ANF).- “No estamos solos hay presencia china en Bolivia”, sentenció el presidente Evo Morales en Caraparí, el pasado 22 de octubre. Con esa declaración, el Mandatario confirmaba la presencia del gigante asiático en territorio nacional, la que fue en aumento en los últimos años en áreas como la hidroeléctrica, electricidad, infraestructura vial (carreteras, puentes), agricultura, manufactura, innovación tecnológica y en las industrias extractivistas, como minería y energía.

China es actualmente el principal acreedor bilateral de Bolivia, cuya deuda con el país asiático asciende a 608,4 millones de dólares y, según un reporte del Banco Central de Bolivia (BCB) al 31 de agosto de 2016, representa a su vez el 9,2% de la deuda externa total de 6.646,6 millones de dólares. De este total, 4.884,2 millones son deuda multilateral (de organismos como el BID, CAF, Banco Mundial, entre otros), que equivale al 73,5% de la deuda total.

Las tasas de interés que cobran el BID (2,2%), la CAF (2,3%) y el Banco Mundial (1,3%) son menores que las que cobra China (2,6%) por los 608,4 millones de dólares que ya ha prestado a Bolivia.

Sin embargo, ese no es el monto total, porque China fijó un techo de créditos para el país de 10.000 millones de dólares, para ser ejecutados en más de una decena de proyectos mineros, carreteros e hidroeléctricos.

Entre tanto, las empresas bolivianas se han visto relegadas del mercado comercial porque no pueden competir con la capacidad económica que permite a las compañías chinas cubrir las garantías monetarias que les permite adjudicarse grandes proyecto en diversos rubros.

Más de 50 empresas chinas operan en Bolivia
El consejero Económico y Comercial de China en Bolivia, Yao Ming, afirmó que en Bolivia hay más de 50 empresas chinas instaladas, pero que esa cantidad, “sólo es el comienzo”, porque en relación a los países vecinos, en el país hay un número reducido de ciudadanos asiáticos.

“No veo en comparación con otros países latinoamericanos, (aquí) son pocos, porque creo que es el comienzo”, dijo en un taller que realizó el Ministerio de Trabajo en el que se abordó temas referidos a los derechos laborales, las normas vigentes, seguridad ocupacional y costumbres bolivianas ante denuncias de maltrato de obreros bolivianos por los asiáticos.
Proyectos

En el período 2011-2015, el proyecto de mayor importancia fue la construcción y lanzamiento del Satélite “Túpac Katari”, valorado en 302 millones de dólares, de los cuáles 251 millones de dólares fueron un préstamo del Banco de Desarrollo Chino. En menor magnitud, tiene importancia la compra de aviones y helicópteros para el equipamiento de las Fuerzas Armadas y perforadoras para Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), sostiene un informe del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla).

Además, el reporte afirma que en el mismo período, se da un crecimiento rápido y constante de empresas chinas involucradas con la prestación de servicios para la ejecución de proyectos en el territorio nacional.

De esta forma, los grandes conglomerados chinos ejecutan en Bolivia alrededor de 2.000 millones de dólares en esos proyectos, un equivalente al 6% del PIB del país y se han convertido en los mayores contratistas del Estado, con la particularidad de que resultan ganadoras de licitaciones en las que, en muchos casos, se presentan únicamente empresas estatales chinas o se les adjudica de manera directa proyectos, en algunos casos bajo la modalidad de “llave en mano”.

Entre las principales empresas chinas en Bolivia en sectores económicos importantes están: Sinohydro, Sinosteel, Sinopec, China International Water and Electric Corp (CWE), CAMC Engineering, China Railway, Vicstar Shenzhen y China Harzone.

Sin embargo, algunas de estas empresas, como la Sinohydro y China Camce Engineering, enfrentaron problemas por incumplimiento de contratos o de tipo laboral. La mayoría de las denuncias son por maltrato y discriminación a los obreros bolivianos.

/ML/MVV/

Jorge Campanini, investigador del CEDIB:

“La dependencia no solo es con los chinos, sino con el extractivismo”

Para el investigador del Centro de Documentación e Información Bolivia (Cedib), Jorge Campanini, la presencia de China en el país aumentó en los últimos años y, según afirma, se debe a que el Gobierno es extractivista, es decir se sigue prestando dinero del país asiático y cree que en un futuro, Bolivia tendrá una dependencia económica que le dificultará desligarse de China.

“La dependencia no sólo es con los chinos, sino va con la orientación extractivista del Estado, mientras siga siendo extractivista, apoyándose en los prestamos chinos o de otras organizaciones y no visualizamos una transición posextractivista no vamos a poder cortar de cuajo esta relación que tenemos con China. Va hacer difícil desligarnos de China”, señaló.

Campanini asegura que la dependencia económica no sólo se genera con el crédito chino, sino también porque el Gobierno tiene una orientación extractivista, es decir se sigue prestando dinero de otros organismos internacionales para invertir en territorio nacional, pero el investigador cree que esa orientación le va a dificultar tener una soberanía económica que le permita cortar “relaciones” con China.

Además, señala que la presencia del país asiático se hizo evidente en los últimos años, sobre todo en los rubros de hidrocarburos, minería, construcción de carreteras y proyectos estratégicos que traen consigo créditos de fácil acceso que atraen a Bolivia, a diferencia de otros como los que ofrece el Banco de Desarrollo de América Latina- CAF u otras instancias.

Sin embargo, el investigador subraya que estos créditos tienen “un régimen atado” que no es ningún secreto, ya que el principal objetivo de China es expandir su poderío económico y comercial en diferentes países y sobre todo en América Latina que posee grandes recursos naturales que son de interés de países como China que ponen como condición que las materias primas sean exclusivamente comercializadas a ese país.

Fuente: http://www.noticiasfides.com/nacional/politica/el-poderio-chino-crece-en-bolivia-y-relega-a-empresas-nacionales-373508

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: