Open top menu
Brasil: ¡La resistencia comienza ahora!

Brasil: ¡La resistencia comienza ahora!

¡Contra Bolsonaro, defender los derechos democráticos y aplastar la reforma de las pensiones!

 

Libertad , Socialismo y Revolución (LSR – CWI/CIT  en Brasil)

Brasil,  31 de octubre de 2018

La victoria de Jair Bolsonaro en la segunda ronda de las elecciones brasileñas representa un gran paso político hacia atrás para el país y el pueblo brasileño.

No compartimos el cinismo de los analistas burgueses que hablan sobre la legitimidad del sistema y la “consolidación” de las instituciones democráticas.

Un candidato que defiende explícitamente la dictadura y la tortura y que estimula la violencia callejera contra los opositores que ha provocado muertes y lesiones, no debe ser tratado como un candidato “normal”.

La violencia que el ex capitán de ejército ha alentado ya ha costado vidas, como la del maestro Mestre Moa do Catendê, quien fue apuñalado 12 veces por criticar a Bolsonaro o la del joven de 23 años Charlione Lessa Albuquerque, hijo de un sindicalista de la CUT, a quien le disparó un partidario de Bolsonaro en una manifestación a favor de Haddad (candidato del PT).

Una semana antes de las elecciones, Bolsonaro amenazó públicamente a sus oponentes con el exilio o la prisión y un video en el que su hijo, Eduardo Bolsonaro (MP) amenazó con cerrar la Corte Suprema, ha circulado ampliamente.

Bolsonaro no será un presidente “normal”. Fue elegido sobre la base de una serie de golpes y abusos que siguieron al golpe institucional que derrocó a Dilma Rousseff (ex Presidenta del PT). Existe un gran riesgo para los derechos democráticos y esto se debe decir alto y claro.

Después de su victoria, incluso en medio de una operación para calmar la atmósfera, Bolsonaro continuó haciendo amenazas. En entrevistas con el periódico nacional, Rede Globo, dijo que cuando habló de prohibir a todos los “bandidos rojos” del país, “solo” se refería a los líderes del PT y PSOL (Partido del Socialismo y la Libertad, en los cuales  LSR – CIT en Brasil – participa) e hizo ataques directos contra Guilherme Boulos, candidato del PSOL y líder del movimiento de trabajadores sin hogar, MTST.

Se profundizarán los elementos de un “estado de emergencia” no declarado que ya estaba presente en el país desde el golpe de 2016. El papel del poder judicial en este proceso ha sido clave. Debemos recordar cómo encerraron al candidato que era favorito para ganar estas elecciones (Lula) que abrió el camino para Bolsonaro, e ignoraron las revelaciones sobre la corrupción que rodea a la campaña de Bolsonaro.

El financiamiento ilegal, estimado en al menos 12 millones de reales, de grandes empresas que financiaron una campaña masiva de “noticias falsas” a favor de Bolsonaro en redes sociales privadas, incluso fue denunciado por la Organización de los Estados Americanos (OEA) como algo sin precedentes en democracia.

El Tribunal Supremo Electoral no hizo nada al respecto. Solo fue revelado por un informe especial en el artículo principal, Folha de Sao Paolo. Este periódico y el periodista que escribió el reportaje han sido amenazados por Bolsonaro.

Tampoco es una coincidencia que justo antes de la segunda vuelta de las elecciones, al menos 17 universidades sufrieron intervenciones policiales simplemente porque los estudiantes, maestros y otros trabajadores habían ejercido su derecho democrático de protestar contra las ideas y prácticas protofascistas.

La intimidación y la supresión de la oposición y del derecho de protesta ya estaban sucediendo antes de que Bolsonar tomara el poder. ¿Qué podemos esperar ahora?

Prácticas protofascistas y políticas ultra-neoliberales.

A pesar de no ser su primera opción, el gran capital primero toleró y luego apoyó a Bolsonaro. Su misión ahora es contener algunos de los excesos del ex capitán, pero al mismo tiempo aprovechar su “puño de hierro” para aplicar ataques neoliberales radicales y duros.

Están preparados para tolerar muchos abusos en nombre de los recortes profundos, las privatizaciones masivas y la contrarreforma de las pensiones.

Saben que la mayoría de los votantes de Bolsonaro no votaron por él esperando un empeoramiento de sus condiciones de vida, una pérdida de derechos y que tarde o temprano vendrá el descontento.

Con la excepción de un sector de la sociedad abiertamente reaccionario, una gran parte del 39% del total de votos (57 millones de votantes) para Bolsonaro proviene de personas que están enfermas y cansadas del sistema político, que quieren ver un cambio radical y no vieron alternativa en la izquierda.

El 61.8% restante (89 millones) que no votaron por Bolsonaro (votos acumulados por Haddad, votos en blanco, votos en mal estado y abstenciones no están preparados para aceptar políticas que atenten contra sus derechos fundamentales.

A pesar de esto, incluso si promete respetar la constitución, el gobierno tenderá a aumentar los elementos bonapartistas que ya existen. Junto con esto, Bolsonaro ya está abriendo el camino a la violencia por parte de grupos y elementos fascistas, para complementar su gobierno autoritario.

Podría haber divisiones y conflictos dentro de la clase dominante ante el aumento del bonapartismo del gobierno. Debemos buscar entender, estimular y aprovechar estas divisiones. Sin embargo, también debemos entender que solo el poder organizado de las masas, la clase trabajadora y todos los explotados y oprimidos pueden enfrentar el autoritarismo y los ataques de Bolsonaro.

No abandonaremos las calles.

La victoria de Bolsonaro es una derrota para el movimiento obrero y empeora el equilibrio político y social desde el punto de vista de los oprimidos. Sin embargo, este escenario aún se está definiendo y se determinará en los próximos días. El equilibrio de fuerzas también se define por la acción concreta de nuestra clase y nuestras organizaciones de lucha.

Por lo tanto, es crucial participar en las manifestaciones masivas en las diferentes capitales estatales convocadas por el Frente Povo Sem Medo (Frente Pueblo sin Miedo). Debemos dejar claro que no abandonaremos las calles y no aceptaremos amenazas e intimidaciones a los movimientos.

Las acciones del movimiento estudiantil el día después de las elecciones, con acciones convocadas para contrarrestar los intentos del ala derecha pro-Bolsonaro en las universidades, son ejemplos de cómo debemos tomar nuestros lugares en las calles, lugares de trabajo y vecindarios, y no dejar espacio para que los grupos proto-fascistas avancen.

La defensa de las libertades democráticas será una bandera fundamental en todas nuestras luchas. También debemos advertir del peligro de que Bolsonaro y Temer formen alianzas en el parlamento para implementar ataques como la reforma de las pensiones.

Colocar ahora en la agenda este ataque a las pensiones públicas, antes de que Bolsonaro tome el poder, liberaría a Bolsonaro del enorme daño que el hecho de esta reforma ocasionaría a su gobierno. Una vez más Temer está jugando un papel nefasto para el pueblo brasileño.

Se incluye en este papel, preparar el terreno para Bolsonaro; aprobando por decreto la creación de una nueva fuerza de inteligencia, dirigida por el actual Ministro de Seguridad, el reaccionario general Sérgio Etchegoyen. Esta será una herramienta que, más allá del crimen organizado, se utilizará contra la oposición política.

Los sindicatos y otros movimientos sociales deben movilizarse contra estas contrarreformas, especialmente la reforma de las pensiones y los ataques a los derechos democráticos. Debemos crear las condiciones para que el movimiento obrero tome medidas firmes, como fue la gran huelga general de abril de 2017, que detuvo la reforma de las pensiones en ese momento.

En los días previos a la segunda vuelta, renació un amplio movimiento de activistas, a menudo de forma espontánea, que tomó medidas, organizando panfletadas, realizaron puerta a puerta, se reunieron en plazas, realizaron acciones en las redes sociales, etc., contra la extrema derecha y Bolsonaro.

Se crearon muchos comités de lucha, brigadas democráticas y frentes antifascistas. Nació una nueva capa de activistas y muchos volvieron a la actividad, generando una gran esperanza y solidaridad.

Este movimiento necesita ser continuado y fortalecido. La organización de lucha desde abajo puede otorgar un poder real al movimiento y garantizar la participación democrática y la toma de decisiones. La organización a nivel territorial, en los lugares de trabajo, escuelas y universidades, sobre una base amplia y democrática, para organizar la resistencia contra el gobierno y las pandillas de extrema derecha, es crucial.

La garantía de nuestra seguridad solo puede lograrse mediante la organización colectiva. Las acciones de solidaridad, presión política, acciones de masas y también la autodefensa práctica, solo pueden ser efectivas si se organizan colectivamente. Esta es una tarea que las organizaciones de masas de la clase obrera deben asumir claramente, con la participación de cada comité, brigada y grupo local.

Por un frente unido de la izquierda socialista.

La tarea del momento es la construcción de un frente unido de todas las organizaciones de la clase trabajadora en resistencia a Bolsonaro y la extrema derecha y su agenda autoritaria neoliberal.

Más allá del frente unido de la clase trabajadora, que reúne a las federaciones sindicales, los movimientos sociales y los partidos de la clase trabajadora, también debemos construir una unidad aún más amplia en acción con las organizaciones democráticas y la sociedad civil. Esto se  refiere principalmente a la defensa de los derechos democráticos, que sufrirán ataques.

Sin embargo, es necesario comprender que el motor básico de esta lucha debe ser la acción unida y coordinada de la clase obrera y los oprimidos. Solo nuestras organizaciones de clase pueden hacer la conexión necesaria entre la defensa de los derechos democráticos y la lucha contra la agenda neoliberal y las medidas contra la clase obrera. En este momento, el autoritarismo y las medidas neoliberales van de la mano y deben ser combatidas juntas.

En esta lucha, la izquierda socialista debe estimular un debate sobre la reorganización de la izquierda. No podemos ganar contra la extrema derecha sin una comprensión profunda de cómo hemos llegado hasta aquí. Esto significa una profunda comprensión del fracaso de las políticas de conciliación de clase y adaptación al sistema adoptado por PT y el campo lulista.

La experiencia de esta derrota actual solo será útil si, en el proceso de resistencia y lucha, amplios sectores de la clase trabajadora y los jóvenes, las mujeres y otros sectores oprimidos llegan a conclusiones sobre la necesidad de construir una nueva fuerza política de la izquierda socialista. , basada en la lucha directa de la clase obrera, organizada desde abajo, radicalmente democrática y con un programa anticapitalista y socialista para resolver la crisis actual.

Esta alternativa de izquierda debe provenir tanto del PSOL como de lo que ha acumulado hasta ahora, pero también debe ser aún más amplia, involucrando alianzas con el MTST y otros movimientos sociales. Esto debería impulsar la reorganización de la izquierda obrera y las secciones combativas de los movimientos obreros, estudiantiles y populares.

La extrema derecha ha canalizado gran parte del descontento popular en parte porque podía presentarse como algo nuevo, radical y fuera del sistema. En verdad, solo representan la continuidad y la profundización del orden actual y su caos.

Nosotros, la consecuente izquierda socialista, debemos ofrecer a la clase trabajadora y a los pobres en su conjunto un estandarte nuevo, radical y combativo lleno de ideas de igualdad, solidaridad, democracia y socialismo.

A la lucha!

Comité Ejecutivo de LSR

Libertad, Socialismo y Revolución.

Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT) en Brasil

 

Nota: Para más análisis y perspectivas a nivel nacional como internacional, visita nuestra página  http://socialismorevolucionario.cl/

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: