Inicio Historia y Teoria Veinticinco años desde el primer gobierno federal “rojo-verde” en Alemania

Veinticinco años desde el primer gobierno federal “rojo-verde” en Alemania

173
0

23 de noviembre de 2023 Torsten Sting, Sol (Comité por una Internacional de los Trabajadores CIT Alemania)

Imagen: George W. Bush y Gerhard Schröder, Canciller de Alemania y líder del gobierno rojiverde, se dirigen a los medios desde las escaleras de la Casa Blanca en el Jardín de las Rosas. Fecha 9 de octubre de 2001 (WIkimedia Commons)


El 27 de octubre de 1998 se eligió el primer y hasta ahora único gobierno federal formado por el SPD y los Verdes. Gerhard Schröder se convirtió en canciller, el antiguo Bürgerschreck –o “terrorista de la burguesía”–, Joschka Fischer, ministro de Asuntos Exteriores, y Oskar Lafontaine, ministro de Finanzas. ¿Qué podemos aprender de las experiencias de esta coalición hoy?

Si nos fijamos en los resultados electorales de aquella época, queda claro cuán drásticamente ha cambiado el panorama político desde entonces. Los socialdemócratas (SPD) se convirtieron en el partido más fuerte con el 40,9% de los votos emitidos. Los empleados sindicalizados se sintieron aliviados de que la era de dieciséis años del canciller de la CDU, Helmut Kohl, finalmente hubiera llegado a su fin. Aunque no hubo euforia, sí hubo esperanza de una política más social. Habría una amarga decepción.

El papel del SPD

En los años anteriores, el SPD había girado significativamente hacia la derecha y los viejos principios fueron arrojados por la borda. Por ejemplo, los “Sozis” –o “moderados”- aceptaron la abolición de facto del derecho básico de asilo. También estuvieron de acuerdo con la privatización de las empresas estatales de correos y ferrocarriles. El llamado «gran ataque de escucha», una ampliación significativa de la capacidad de la policía para espiar la vida privada de las personas, no habría sido posible sin el SPD. Estas políticas fueron una expresión del hecho de que el carácter del partido había cambiado.

Con el colapso del estalinismo en 1989/90, todas las ideas que representaban una alternativa al sistema existente quedaron bajo una presión masiva. Cualquier idea de propiedad estatal de la economía fue contrarrestada por quienes estaban en el poder con propaganda triunfalista. No muchas organizaciones pudieron hacer frente a eso o no quisieron hacerlo. Hasta entonces, en el SPD todavía existía una base de izquierda activa que podía contar con una amplia base en los lugares de trabajo, pero ésta desapareció cada vez más. Esto significó que la dirección del partido, que había estado defendiendo el capitalismo durante décadas y tenía un carácter burgués, pudo dominar a todo el partido. Esto provocó un cambio cualitativo en el partido, de un partido obrero con dirección burguesa a un partido puramente burgués que ya no se diferenciaba significativamente de la CDU.

Schröder y Lafontaine

Durante años hubo luchas de poder en el SPD, con cambios de personal en la cúpula. Durante la campaña electoral de 1998, el entonces líder del partido Oskar Lafontaine y el poderoso primer ministro de Baja Sajonia, Gerhard Schröder, acordaron en un pequeño círculo que este último debería presentarse como principal candidato del SPD. Hubo diferencias políticas entre ambos que inicialmente no llegaron a concretarse con la histórica victoria. A la hora de gobernar, las cosas rápidamente se convirtieron en un escándalo. Schröder defendía la “nueva” socialdemocracia. La inspiración fue el Primer Ministro británico Tony Blair, del Partido Laborista. Continuó los principios básicos de las políticas neoliberales de su predecesora en el Partido Conservador, Margaret Thatcher. Esto simplemente fue empaquetado de una manera más moderna.

La “nueva” socialdemocracia dijo así adiós a su idea original de lograr reformas, es decir, mejoras para la clase trabajadora, en el marco del capitalismo. En cambio, ahora estaba a la cabeza de las fuerzas que atacaban el “estado de bienestar” que el partido había ayudado a lograr en años anteriores. Lafontaine jugó un papel clave en impulsar el giro del SPD hacia la derecha. Sin embargo, adoptar el neoliberalismo fue demasiado para él. Como ministro federal de Finanzas, se pronunció a favor de una ligera intervención gubernamental, por ejemplo gravando los mercados financieros con la tasa Tobin. También abogó por que algunas grandes corporaciones deberían pagar impuestos más altos. Sin embargo, esto contradecía la tendencia neoliberal de la época. Unos años después del colapso del sistema contrario, el gran capital se sentía en una posición fuerte a nivel internacional y quería lograr éxitos de gran alcance a expensas de los empleados y sus sindicatos, para aumentar significativamente sus ganancias.

Por lo tanto, los muy limitados objetivos de Lafontaine fueron demasiado lejos para los capitalistas. El tabloide británico de derecha The Sun planteó la cuestión de si el ex primer ministro del Sarre era “el hombre más peligroso de Europa”. El periódico Handelsblatt informó entonces de una enorme presión entre bastidores por parte de las empresas alemanas más importantes. Estaba claro que estaba pendiente una decisión sobre la dirección del gobierno. Schröder habló en voz alta cuando dijo que no haría «políticas contra la economía alemana». Lafontaine asumió las consecuencias y dimitió como ministro de Finanzas y presidente del SPD.

Tornados sobre Belgrado

Schröder y compañía. puede afirmar que ha hecho historia. En sentido negativo. Con el colapso de Yugoslavia hubo varias guerras sangrientas. En 1999, el conflicto entre la mayoría albanesa desfavorecida en Kosovo y el resto de Yugoslavia dominada por los serbios llegó a un punto crítico. La opresión de larga data del pequeño grupo étnico por parte del ejército yugoslavo se hizo más intensa. En respuesta, el nacionalista Ejército de Liberación de Albania (UCK) recurrió cada vez más a la lucha armada.

Se produjeron enfrentamientos militares con numerosos muertos. Los albaneses contaron con el apoyo de las principales potencias occidentales, especialmente Estados Unidos. Tenían interés en debilitar a Serbia, que tradicionalmente era un aliado de Rusia. Los medios de comunicación occidentales y los partidos establecidos llevaron a cabo una propaganda masiva con el objetivo de intervenir en los Balcanes contra el resto de la antigua Yugoslavia gobernada por Slobodan Milošević. En última instancia, lo hicieron al amparo de la OTAN porque no había legitimidad en el Consejo de Seguridad de la ONU. Fue, en términos burgueses, una guerra que violó el derecho internacional.

El hecho de que la Bundeswehr (militar alemana) participara fue una decisión histórica del gobierno rojiverde. Por primera vez desde 1945, los soldados alemanes participaron directamente en una guerra. Como antes en la Segunda Guerra Mundial, los aviones de combate alemanes Tornado bombardearon Belgrado. Una amarga disputa se desató dentro del SPD y los Verdes. La afiliación de ambos partidos se alineó con demagogia y mentiras masivas, en las que destacaron el Ministro de Defensa Scharping (SPD) y el Ministro de Asuntos Exteriores Fischer (Verdes). Esto tuvo un efecto desmoralizador en el movimiento contra la guerra. Hasta ese momento existía un fuerte ala pacifista del SPD y de los Verdes que formaba parte del movimiento por la paz. El hecho de que un gobierno que se consideraba “de izquierda” estuviera librando una guerra inquietó y confundió a mucha gente. Como resultado, las protestas no fueron tan grandes como habrían sido si hubieran estado dirigidas contra un gobierno conservador burgués.

Ataque a las pensiones de Riester

Una de las pocas promesas del SPD durante la campaña electoral fue una reforma de las pensiones que habría corregido algunos de los deterioros de la era Kohl. Sin embargo, ocurrió todo lo contrario. Por un lado, el Ministro de Trabajo, Riester, ex vicepresidente de IG Metall, redujo el nivel de la pensión legal. Por otro lado, promovió la provisión de pensiones puramente privada, que desde entonces está asociada a su nombre. Fue un paso hacia la privatización parcial de las pensiones. Los grandes grupos financieros como Allianz estaban descorchando el champán. Esto llevó al gobierno a su primer conflicto importante con los sindicatos. En el sindicato IG Metall las cosas estaban especialmente agitadas. Como resultado, la dirección sindical en torno a Klaus Zwickel se vio obligada a movilizarse contra el proyecto de su viejo amigo Walter Riester. Hubo acciones (a medias) y paros laborales. Sin embargo, esto representó un avance importante para las condiciones alemanas. Sin embargo, al final esto sólo sirvió para desahogarse. La dirección del IGM, como la de toda la confederación sindical DGB, no quería una confrontación con “su” gobierno liderado por el SPD. Así, la pensión Riester se convirtió en ley y los trabajadores de mayor edad, en particular, comenzaron a alejarse de la socialdemocracia.

Eliminación nuclear

En la primera legislatura también se decidió la eliminación gradual de la energía nuclear. A primera vista, esto representó un gran progreso. Sin embargo, esto estuvo asociado con muchos obstáculos. En particular, los extremadamente largos tiempos de funcionamiento de las centrales nucleares llevaron al movimiento ecologista a las calles. Las protestas de principios de los años 2000 contra el transporte de los contenedores nucleares Castor se dirigieron especialmente contra el Ministro de Medio Ambiente, Jürgen Trittin, y los Verdes. Esta fue también una experiencia importante para el movimiento antinuclear con el partido que antes consideraba su representante parlamentario. Muchos activistas ya no querían tener nada que ver con los Verdes.

11 de septiembre y sus consecuencias

Los ataques al World Trade Center el 11 de septiembre de 2001 tuvieron un impacto dramático en los acontecimientos mundiales. El imperialismo estadounidense aprovechó la situación para ampliar su influencia. Afganistán fue el primero en ser examinado. El país fue ocupado con el pretexto de que querían eliminar a los autores de los ataques. Después de los ataques de Al Qaeda, el canciller Schröder prometió al gobierno de Estados Unidos “solidaridad ilimitada” y participó en esta guerra. Esto expresó el papel cada vez más seguro de sí mismo del imperialismo alemán, que representaba cada vez más agresivamente los intereses de los capitalistas de todo el mundo política, económica y militarmente. La contención forzada del período de posguerra había terminado.

En este contexto, también debemos considerar el conflicto masivo con el gobierno de Estados Unidos por la guerra de Irak que estalló dos años después. No hubo razones humanitarias para que Schröder y Fischer no participaran en la guerra. Los intereses económicos del capital alemán, así como de otros países como Francia, Rusia y China, eran diferentes de los de Estados Unidos. También les preocupaba que Estados Unidos desempeñara un papel dominante en la región y en todo el mundo. Partes de quienes estaban en el poder también temían una mayor desestabilización de esta región de importancia geoestratégica.

Campaña electoral 2002

Cuando se celebraron las siguientes elecciones federales en otoño de 2002, el destino del gobierno federal rojiverde parecía decidido. Los dos partidos estaban muy por detrás en las encuestas. Hubo un giro sorprendente en la campaña electoral que condujo a la victoria de la coalición existente. Hubieron dos razones para esto. En el Oder se produjo una devastadora inundación que causó grandes daños. El Canciller supo presentarse hábilmente como gestor de crisis y prometió ayuda rápida. La campaña electoral también se vio ensombrecida por el inminente conflicto armado en Oriente Medio. Mientras que el gobierno federal rechazó la guerra contra Irak, la líder de la CDU, Angela Merkel, claramente se puso del lado del gobierno estadounidense. Había una clara mayoría de la población que rechazaba la guerra. Ese fue el factor decisivo en el resultado de las elecciones. Incluso si los rojos y verdes sacaron hábilmente esta carta, el gobierno federal apoyó la guerra, aunque indirectamente. Para el ejército estadounidense fue una gran ventaja poder utilizar las bases alemanas con normalidad para sus suministros y tener derecho a sobrevolar el territorio alemán.

Agenda 2010

Durante el mandato del gobierno rojo-verde, el desempleo aumentó a más de cinco millones de personas. Creció la presión de que algo tenía que suceder para cambiar la situación. Desde hace años, las grandes empresas llevan a cabo una campaña constante a través de sus asociaciones de lobby y los medios de comunicación para que por fin se produzcan “reformas” en beneficio de sus intereses. A nivel internacional, la economía alemana también era considerada el “enfermo de Europa”. Los capitalistas anhelaban una liberación neoliberal para mejorar su propia competitividad frente a la creciente competencia internacional. Desde la perspectiva de los ricos, bajo el gobierno de Helmut Kohl solo se dieron pasos (demasiado) pequeños que nunca se acercaron a la escala de los grandes ataques de Reagan en Estados Unidos y Thatcher en Gran Bretaña. En materia de política exterior, los bancos y las empresas estaban en gran medida satisfechos con el gobierno federal. Ahora querían resultados en el frente interno.

En febrero de 2003, el Canciller Schröder sorprendió a amigos y enemigos con una declaración del gobierno en la que presentaba el Big Bang: Agenda 2010. Detrás de este proyecto estaba el mayor ataque a los logros sociales en la historia alemana de posguerra (si se considera la situación históricamente especial que siguió a de la unificación de la antigua RFA y la RDA en 1990 y sus dramáticas consecuencias sociales). Muchas de las medidas adoptadas entonces siguen teniendo hoy un impacto negativo: la expansión masiva del trabajo temporal, la privación de derechos de los desempleados de larga duración, en particular a través del Hartz IV (lo que ahora se llama dinero de los ciudadanos), la reestructuración comercial de la asistencia sanitaria o la reducción de la carga fiscal para las empresas, por citar sólo algunos ejemplos. Se desarrolló un movimiento contra los recortes sociales, particularmente en Alemania del Este. Se formaron alianzas de acción con manifestaciones locales. Los actuales miembros de Sol (CIT Alemania) también desempeñaron un papel importante en estos grupos locales y en la primera gran manifestación a nivel nacional el 1 de noviembre de 2003, en la que participaron 100.000 personas y que fue iniciada por la SAV (organización predecesora de Sol). Esta fue la chispa inicial de una ola de huelgas empresariales en el otoño/invierno de 2003, así como del movimiento de manifestaciones de los lunes y manifestaciones sindicales masivas que involucraron a cientos de miles de personas en abril de 2004. Sin embargo, fueron utilizadas por la dirección sindical como un manera de desahogarse en lugar de ser el preludio de una lucha seria.

Este acontecimiento también tuvo consecuencias políticas de largo alcance. Con Alternativa Electoral para el Trabajo y la Justicia Social (WASG) surgió un nuevo partido en el que se unieron ex partidarios decepcionados del SPD, miembros activos de los sindicatos y desempleados y trabajadores que hasta entonces no habían tenido visibilidad política. Esta evolución estuvo ligada a toda una serie de derrotas catastróficas para el SPD. El punto culminante se produjo en mayo de 2005, cuando el antiguo bastión de Renania del Norte-Westfalia ganó abrumadoramente a la CDU en las elecciones estatales. Schröder respondió con una maniobra sorprendente e inició elecciones anticipadas, entre otras cosas para evitar que el WASG se convirtiera en una amenaza grave. En la siguiente campaña electoral, Schröder volvió a triunfar y logró un resultado sorprendentemente bueno. Sin embargo, la coalición rojo-verde fue eliminada y comenzó la era Merkel, con el SPD como socio menor.

Conclusión

El gobierno federal rojiverde pasará a la historia como el que llevó la militarización de la política exterior alemana a un nuevo nivel. Con la Agenda 2010 se llevaron a cabo en Alemania los mayores recortes sociales hasta la fecha después de la Segunda Guerra Mundial. Como resultado, hubo una mayor alienación e incluso una ruptura con los dos partidos entre partes de los movimientos sindicales y ambientalistas. Con la fundación del WASG se desarrolló un enfoque para una alternativa al SPD y al Partido del Socialismo Democrático (PDS). Este último estaba fuertemente representado en Oriente pero muy débil en Occidente. Por un lado, esto se debió a su pasado como partido sucesor del estalinista Partido Comunista de Alemania Oriental (SED). Por otro lado, formó parte de los gobiernos estatales (Berlín, Mecklemburgo-Pomerania Occidental) que también participaron en los recortes sociales.

El hecho de que el WASG, sobre todo bajo la presión de Oskar Lafontaine, se uniera al PDS para formar el partido DIE LINKE generó muchas esperanzas de un partido fuerte totalmente alemán a la izquierda del SPD. En aquel entonces advertimos que aceptar la política procapitalista de participación gubernamental con el SPD y los Verdes, que el PDS había aceptado, se convertiría en un defecto de nacimiento que impediría que DIE LINKE se convirtiera en un partido socialista de masas. La profunda crisis actual del partido, incluida la reciente división en torno a Sahra Wagenknecht, confirma nuestra evaluación de entonces. Es importante sacar las conclusiones correctas de estos acontecimientos.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.