Inicio Historia y Teoria Sri Lanka: Crímenes históricos de la izquierda chauvinista – Defender una posición...

Sri Lanka: Crímenes históricos de la izquierda chauvinista – Defender una posición marxista (partes 3 y 4)

118
0

TU Senan

Imagen: Mujeres luchadoras Tamil Tiger, 2002 (Foto: Wikimedia Commons)

Parte 3 La lucha por una posición marxista con visión de futuro

Yo era uno de los chicos en el auto que se dirigió al aeropuerto de Palali en medio de la noche. El otro es mi hermano. Ahora es inimaginable lo que debió haber estado pasando por la mente de mi tía mientras estaba sentada en el auto con nosotros, camino al aeropuerto de Palali en la oscuridad de la noche. Mi hermano y yo, que en ese momento sólo teníamos catorce años, no podíamos comprender la gravedad de la situación. Nunca tuvimos la oportunidad de discutirlo más con ella, ya que nuestro tiempo juntos se vio interrumpido. Poco después de que abandonáramos el país, a pesar de su enfermedad, Akila se dedicó de lleno al trabajo administrativo local bajo el control de los LTTE. En ocasiones, trabajó con Thamilselvan, el líder del ala política del LTTE, que fue asesinado por el ejército de Sri Lanka en 2007 en un ataque aéreo selectivo. Akila también sucumbió a su enfermedad, que se agravó principalmente debido a las exigencias de su trabajo, que requería largos viajes por todo el Norte.

No recuerdo lo que ocurrió en el aeropuerto de Palali, controlado por los militares. ¿Akila vino hasta allí o nos dejó en el coche para que viniera el ejército y se hiciera cargo? Ciertamente no nos despedimos. Para entonces, los militares se habían acostumbrado a encontrarse con niños con ojos temerosos y cuerpos demacrados. Todo lo que puedo recordar es la visión de personal militar completamente uniformado dirigiéndonos a una pequeña habitación, su diversión evidente a través de risitas y gestos burlones. No pudimos mirar a nuestro alrededor ni prepararnos para el viaje, y los militares, tal vez previendo una amenaza potencial, mantuvieron una vigilancia estricta, prohibiendo cualquier «turismo» alrededor del aeropuerto.

Con recursos limitados y sin poder hablar ningún otro idioma que no fuera el tamil, Colombo no era precisamente un lugar acogedor para nosotros. Los principales líderes y negociadores del LTTE fueron alojados en hoteles conocidos y atendidos por el gobierno de la época. Pero para quienes huyen de la guerra inminente, nuestro viaje apenas comienza. Como era de esperar, el conflicto estalló poco después de la retirada de la IPKF tras la derrota de Rajeev Gandhi en las elecciones de 1989. Habiendo logrado lo que querían, la administración del vicepresidente Singh no podía justificar la continuación de la presencia militar en Sri Lanka. Enfrentaron altos costos para mantener su presencia, no sólo en términos de recursos sino también de la continua pérdida de personal militar a medida que los LTTE comenzaron a intensificar sus ataques guerrilleros con la ayuda del gobierno de Sri Lanka. La retirada total de la IPKF se completó en marzo de 1990. Todas las fuerzas paramilitares que operaban bajo su protección también abandonaron junto con ellas. Pero justo antes de partir hacia la India, Varadaraja Perumal, entonces primer ministro elegido sin votos, declaró unilateralmente Tamil Eelam. Este acto de desesperación no le granjeó ninguna simpatía ni a él ni al EPRL que dirigía, ya que las atrocidades que cometieron todavía eran recuerdos muy frescos para muchos. Esto fue ampliamente difundido en aquel momento y desde entonces y también ha sido objeto de burla. Décadas más tarde, tras la derrota de los LTTE en 2009, salió a la luz y concedió una entrevista a los medios indios en la que nunca declaró a Eelam ni izó la bandera de Eelam. En cambio, afirmó que “izó sólo la bandera nacional de Sri Lanka y la bandera provincial”.

El presidente Premadasa, cuya colaboración estratégica tenía como único objetivo derrocar a la IPKF, incumplió sus acuerdos con los LTTE. Esta traición finalmente le costó la vida, ya que un atacante suicida del LTTE lo mató en un mitin del Primero de Mayo en 1993.

En la década de 1990, a medida que se intensificaba la batalla entre los LTTE y el ejército de Sri Lanka, la mayoría de los que habíamos huido al sur habíamos regresado al norte con la esperanza de reanudar nuestra educación. Sin embargo, una nueva ola de guerra nos sumió nuevamente en la agitación y nos llevó a buscar refugio en la desierta isla de Delft antes de finalmente huir a la India como refugiados. Las autoridades indias no pudieron detener la afluencia en ese momento y, aunque Tamil Nadu ofreció simpatía y asistencia, las condiciones en las que estábamos alojados eran espantosas. Esta dura realidad persiste hasta el día de hoy, con casi todos los jóvenes bajo constante vigilancia o interrogatorio.

Entre los que lograron evadir la detección se encontraban un joven y una mujer que planearon meticulosamente un ataque suicida contra Rajeev Gandhi, el primer ministro durante la intervención militar india. Por supuesto, no lo hicieron de forma independiente. Sin embargo, el gobierno indio arrestó a cientos de personas que no estaban relacionadas con este ataque y condenó a algunos a cadena perpetua. Este incidente provocó una mayor discriminación e intimidación contra los tamiles de Sri Lanka por parte de las autoridades indias, lo que llevó a muchos a la desesperación e incluso al suicidio.

Para muchos de nosotros, la motivación para sacrificar nuestras vidas por una causa no surgió de una ideología política o de una comprensión clara de la justicia social. Surgió de nuestras experiencias vividas y de las condiciones objetivas en las que nos encontrábamos. Cuando nos enfrentamos a una situación en la que no teníamos nada que perder, surgió el impulso de hacer cualquier sacrificio necesario. Para muchos tamiles, unirse a los LTTE se convirtió en la única opción viable, reclutados en masa y fortaleciendo aún más su ala militar. La tortura, la pérdida de familiares y la persecución llevaron a innumerables personas al redil de los LTTE, una realidad que elude la comprensión tanto de muchos liberales como de activistas de izquierda de Colombo y Jaffna.

Entre los sama samajistas del sur, existía una profunda incomprensión de los militantes tamiles, sus motivaciones, demandas y la naturaleza de los conflictos en los que estaban envueltos. Incluso el líder del NSSP en ese momento, Vikramabahu Karunaratne, no estaba exento de esta idea errónea. . Si bien muchos recurrieron al nacionalismo de Sri Lanka para oponerse a la participación de la India, Bahu tomó un camino radicalmente diferente. Incapaz de formular una posición de clase para contrarrestar el nacionalismo, optó por apoyar a la India, argumentando que era un régimen secular más “avanzado” que el régimen chauvinista y religioso de JR.

Las raíces de esta postura se remontan a principios de la década de 1980, cuando surgió la militancia tamil. Bahu tenía una perspectiva profundamente confusa sobre la nacionalidad, la identidad y la posición marxista. En una declaración fechada el 25 de noviembre de 1983, titulada «Cartas a un sama samajista tamil», Bahu argumentó que tanto la identidad tamil como la cingalesa eran intrínsecamente limitadas, y abogó en cambio por la promoción de una identidad india. Calificó a Prabhakaran, el líder de los LTTE, de terrorista, demostrando una falta de comprensión de las complejidades de los enfrentamientos armados que involucran a militantes tamiles. Bahu apoyó su argumento diciendo que “’incluso Uma Maheshwaran ha sido empujado a la posición de rechazar las locas tácticas terroristas de Prabhakaran” (Uma era líder de otro grupo militante – PLOT – que llevó a cabo notorios asesinatos internos), mostrando su malentendido de la dinámica interna de los grupos militantes tamiles.

En otra carta dirigida a los dirigentes internacionales del CIT, Bahu abogó por la secesión de los tamiles de Sri Lanka para unirse a Tamil Nadu, India, con el pretexto de defender los derechos de los tamiles. Los tamiles deberían “luchar por la unificación de toda la nación tamil dentro de una república india más amplia”. Esa “gran India unida”, argumentó, será un “paso progresivo”. Una conclusión que sacó de esto es la cooperación con las fuerzas indias. Argumentó: «No podemos dudar en cooperar con las fuerzas indias en un plano táctico». “Si tenemos que elegir entre Indira y JR, naturalmente, estaremos con Indira, que todavía representa a la burguesía industrial nacional en el subcontinente, mientras que JR es simplemente un Don Juan comprador (no el lascivo, el precio)”. Al mismo tiempo, Bahu descartó el concepto de Eelam como una noción “completamente pequeñoburguesa”, creyendo que el papel de los sama samajistas era combatir tales tendencias.

La propuesta de Bahu de unirse a la India era una demanda completamente nueva, que sólo existía en su cerebro. Nunca había existido en la historia de Eelam Tamil, excepto quizás por unos pocos individuos con vínculos con las agencias de inteligencia indias. La distinción entre tamiles de Tamil Nadu y tamiles de Eelam siguió siendo un mito tanto para los sama samajistas del sur como para los liberales. Sin embargo, el aspecto más preocupante del argumento de Bahu fue su total desprecio por las luchas de los trabajadores, agricultores y jóvenes de la India contra su propio Estado, incluidas las de las diversas minorías nacionales.

En respuesta a la posición de Bahu, el Secretariado Internacional emitió una extensa declaración, explicando la postura marxista sobre la cuestión nacional y destacando el fracaso histórico de la burguesía india para abordar esta cuestión. Señalaron: “La incapacidad de los burgueses indios para resolver la cuestión nacional queda demostrada por las maniobras y planes de Indira Gandhi en Cachemira que provocaron una revuelta de los cachemires. Su incapacidad para resolver los problemas de la población se demuestra también en Assam, lo que lamentablemente ha provocado que los asameses se vuelvan contra los bangladesíes y bengalíes que se han asentado en esta zona. En el Punjab está el problema de los sikhs, que la burguesía india y el Congreso se han mostrado absolutamente incapaces de resolver. En Maharashtra, la violencia comunitaria en Mumbai y sus alrededores es un intento de desviar, a expensas de los musulmanes, hacia el movimiento de masas en Mumbai, que ha sido testigo de una huelga tras otra de la clase obrera durante los últimos período.»

Esta declaración también señaló que subordinar todas las identidades nacionales a una “identidad humana” general puede ser posible después de la revolución socialista global, pero por ahora las nacionalidades no estarán preparadas para sumergir su identidad en esa identidad india. Incluso en la India, los tamiles no están dispuestos a hacerlo. La dirección internacional del CIT adoptó una posición clara de no apoyar ni a la burguesía india ni a la de Sri Lanka ni a sus representantes políticos. No complacer la propaganda nacionalista chovinista cingalés ni los métodos de terrorismo. Abogaron por la construcción de una organización socialista de combate independiente para movilizar a los trabajadores, agricultores, jóvenes y todos los oprimidos en Sri Lanka, al mismo tiempo que apoyaban la demanda tamil por el derecho a la autodeterminación. El documento señala: «Estar afiliados a los prejuicios del pasado, no basarse en un análisis marxista de la época actual y en la comprensión marxista del problema de la revolución democrática nacional en los países coloniales, y dar un apoyo fatal a los llamados burgueses «progresistas» de un país u otro sería un curso desastroso».

Los líderes internacionales también enfrentaron enormes desafíos en el mismo período. No todos los dirigentes tenían claridad sobre la cuestión nacional y se quedaron atrás en el análisis objetivo de la situación que se desarrolla en todo el mundo. En el período 1987-89, los dirigentes internacionales se unieron para oponerse a la deteriorada posición abstracta que estaba desarrollando Bahu. Pero incluso entonces surgieron diferencias de comprensión. Ted Grant, un miembro destacado y considerado el fundador teórico de lo que en ese momento se conocía como la Tendencia Militante, argumentó la imposibilidad de “crear nuevas naciones pequeñas en las condiciones modernas”. Alan Woods, otro líder de la época, siguió ciegamente la posición de Ted Grant sobre la Cuestión Nacional. Su intervención en España para fortalecer las fuerzas del CIT fue desastrosa en relación con las cuestiones nacionales debido a su falta de comprensión sobre este tema. Sostuvo esta posición incluso décadas después en una reunión en Londres durante el período de la terrible guerra de 2009. Para ellos, la demanda de un Eelam separado era abstracta porque era “demasiado pequeña”. Esto surgió de la visión que tenían entonces en relación con Escocia y Gales. En los años 80 argumentaron que “la separación de Escocia y Gales de Inglaterra, por ejemplo, sería una catástrofe para las economías de estos países, así como para la lucha del proletariado por el socialismo”.

Por supuesto, esta posición, que en realidad es un eco de la posición estalinista, no fue compartida por la mayoría de los dirigentes. Peter Taaffe, Tony Saunois, Bob Labi y Clare Doyle, por ejemplo, argumentaron tajantemente en contra de esta posición. Peter, que había desempeñado un papel absolutamente clave en la transformación del Militant (ahora el Partido Socialista) en una fuerza sustancial en Gran Bretaña que obtuvo varias victorias, incluido el de catalizador para derrocar a Margaret Thatcher, no estaba de acuerdo con que se presentara una posición equivocada. Estas diferencias llegaron a un agudo choque a finales de 1989 y principios de los años 1990, cuando tanto Ted Grant como Alan Woods adoptaron una posición que negaba que el colapso del estalinismo en la Unión Soviética condujera a la restauración capitalista. Sólo en 2002 sintieron que podían escribir en un documento sobre Perspectivas para la revolución mundial que en Rusia: “Tenemos que admitir que las cosas

Peter Taaffe reflexionó más tarde sobre los acontecimientos que rodearon el Congreso Mundial del CIT de 1988. Escribió: “Por lo tanto, planteamos tentativamente, demasiado tentativamente, como resultó, en el Congreso Mundial del CIT de 1988, la posibilidad de una restauración capitalista en Polonia y el resto del mundo. El mundo estalinista. Esto fue antes del colapso del Muro de Berlín, pero era bastante evidente que entonces había una creciente oposición a los regímenes estalinistas. Grant negó vehementemente tal posibilidad. En una introducción sobre el estalinismo en 1988, “puse en marcha una liebre” al plantear la cuestión de la restauración burguesa. Esto provocó cierta controversia en el Congreso, pero Grant, como el llamado «teórico líder», se negó a hablar. Me confió en privado que era porque no estaba de acuerdo con mi introducción pero no estaba preparado para tomar la palabra para responder”.

Después de estos acontecimientos, la facción de Ted Grant y Alan Woods se separó del CIT y formó la Tendencia Marxista Internacional, que desde entonces se ha convertido en la Internacional Comunista Revolucionaria. En el caso de esta organización, el nombre refleja mejor sus posiciones, que se caracterizan por tendencias oportunistas y estalinistas en diversos temas.

Después de un intenso debate sobre Sri Lanka en una escuela del CIT en julio de 1985, a Bob Labi se le encomendó la tarea de escribir una respuesta a Bahu y sus partidarios. Reconociendo la urgencia del debate, Labi abandonó temprano el lugar para regresar a Londres y preparar el documento. Sin embargo, Ted Grant intervino, impidiendo que Labi completara la tarea después de que comenzó a redactarla. Aunque el documento finalmente fue editado y complementado por otros, finalmente carecía de claridad en varias cuestiones clave.

Parte 4 Defender una posición marxista

Desarrollar una posición de clase en relación con las nacionalidades sigue siendo un aspecto crucial del programa político de la izquierda, plagado de complicaciones desde el inicio de la Primera Internacional. La capacidad de los Estados-nación en competencia y de la clase burguesa para movilizarse sobre la base del nacionalismo ha planteado continuamente desafíos para establecer la solidaridad de clase y romper el control de la ideología capitalista sobre la clase trabajadora. VI Lenin jugó un papel importante en la clarificación de la posición marxista sobre este asunto durante su estancia en el Partido Laborista Socialdemócrata Ruso (POSDR). En el congreso del POSDR de 1903, el punto 9 del programa del partido abordó la cuestión nacional, lo que provocó un acalorado debate que desembocó en numerosas aclaraciones. Desde entonces, se han producido varios debates y discusiones entre la izquierda sobre este tema, y ​​la posición leninista ha enfrentado varios desafíos históricos.

Reconocer el derecho a la autodeterminación de las nacionalidades oprimidas es esencial para construir una unión voluntaria de la clase trabajadora en todo el mundo. Surge del entendimiento de que la lucha de clases unida es la única fuerza capaz de lograr la máxima unidad y oponerse a todas las formas de opresión. La movilización de la clase trabajadora de todas las etnias, nacionalidades y otros grupos debe basarse en unirlos contra toda opresión, en lugar de elegir selectivamente qué opresiones abordar. Si bien ciertas cuestiones pueden tener prioridad y convertirse en puntos de encuentro, esto no hace que otras cuestiones sean secundarias o ignorables.

Mantener una posición marxista en oposición a todas las formas de opresión permite luchar por el avance de los intereses de la clase trabajadora cingalesa y al mismo tiempo adoptar una postura firme sobre el derecho a la autodeterminación de los tamiles. Esto demuestra a los trabajadores, agricultores y jóvenes tamiles que las organizaciones marxistas se solidarizan con ellos contra la opresión colectiva y están comprometidas a promover sus intereses junto con todos aquellos en lucha. El LSSP inicialmente mantuvo esa posición durante su formación inicial, y finalmente se convirtió en un partido de masas que obtuvo el apoyo de trabajadores de todas las etnias. Sin embargo, la dirección finalmente abandonó sus principios internacionalistas y se alineó con la clase burguesa nacional. Este cambio llevó a la transformación del LSSP en un partido parlamentario y a su papel actual como animador de los elementos chovinistas del país.

Cuando se enfrentó al ascenso de la izquierda nacionalista cingalés como el JVP, el LSSP se inclinó aún más hacia el nacionalismo cingalés y apoyó la violenta represión del JVP por parte del gobierno burgués. Un miembro destacado del Militante escribió un informe para circulación interna bajo su seudónimo Stan Roberts en 1977, luego de su visita a Sri Lanka. Señaló: “Este (el levantamiento del JVP de 1971) fue reprimido sin piedad por el gobierno. Los camaradas de Sri Lanka calculan que unos 6.000 jóvenes fueron asesinados. Algunos fueron horriblemente torturados y obligados a cometer atrocidades unos contra otros antes de ser asesinados por la policía y el ejército. Los dirigentes del LSSP apoyaron –y permanecieron en el gobierno– que llevó a cabo esta represión. De hecho, uno de los dirigentes del LSSP se jactó ante mí en una conversación que tuve con él durante mi visita de que en 1971 había “armado a los trabajadores” contra el JVP. Engañaron criminalmente a sus miembros al presentar el levantamiento como un ‘complot de la CIA’, su acusación favorita contra cualquiera que se oponga a ellos (ahora acusan a nuestros camaradas de ser ‘agentes de la CIA’).

Hoy en día, aparte del USP, ninguno de los partidos, incluidos los que se dicen “marxista-leninistas”, apoya la posición leninista sobre la cuestión nacional. El CIT articuló entonces y sigue defendiendo la posición leninista sobre esta cuestión. ¿Qué debería haber hecho el JVP y toda la izquierda? En lugar de recurrir a atacar y matar a activistas de izquierda durante el período 1987-89, se deberían haber hecho esfuerzos para unir a todos los partidos y sindicatos de izquierda en torno a un programa común. Si bien tal vez no se hubiera podido lograr una unidad completa, se podría haber forjado una colaboración en base a diversas demandas económicas y democráticas.

En lugar de alinearse con las fuerzas gubernamentales y sectores de la burguesía, se debería haber hecho un llamamiento para construir una fuerza de masas independiente de la clase trabajadora. Este llamamiento debería haberse extendido a los trabajadores y a las organizaciones de trabajadores de Tamil Nadu y de toda la India y la región para solicitar apoyo y colaboración. Esta no era una mera noción abstracta sino una posibilidad tangible en ese momento. Las protestas masivas estaban ganando rápidamente impulso en Tamil Nadu, con la participación de un número significativo de comunistas, socialistas y activistas de izquierda, incluidos miembros y algunos líderes de ambos partidos comunistas. Sin embargo, toda la izquierda del sur desestimó estas protestas, no porque las vieran como un movimiento “nacionalista burgués tamil”, sino también principalmente debido a su adhesión al nacionalismo de Sri Lanka. La unidad de Sri Lanka y el patriotismo de Sri Lanka se convirtieron en sus principales preocupaciones y sirvieron como puntos de unión.

Los marxistas deberían haber rechazado el patriotismo y la burguesía nacional y, en cambio, abogar por una campaña con el lema de no confiar en la clase burguesa de Sri Lanka o la India. Apoyar los derechos tamiles a la autodeterminación podría haber fortalecido el llamado a una lucha unida para derrocar a la élite burguesa en Sri Lanka, planteando así un desafío significativo a la clase capitalista india. Sin embargo, lo que ocurrió fue el surgimiento de dos grupos armados que luchaban contra el mismo enemigo de dos maneras diferentes: el LTTE, que pretendía luchar por un Tamil Eelam socialista, y el JVP, que afirmaba luchar por una Sri Lanka socialista. Estos grupos libraron resistencia armada contra el ejército indio, pero de maneras muy diferentes en un país que sólo diez años antes había sido rebautizado como “República Socialista de Sri Lanka”.

Sólo con claridad entre los dirigentes y un compromiso de adoptar una posición marxista se podría haber construido una fuerza de combate formidable, no sólo dentro de Sri Lanka sino también incorporando la lucha en Tamil Nadu y más allá. Las ilusiones en el gobierno indio no podrían haber quedado expuestas contrapromoviendo el nacionalismo de Sri Lanka y defendiendo a la burguesía nacional.

Los LTTE, por otra parte, nunca atrajeron a la clase trabajadora cingalesa. La exigencia del derecho a la autodeterminación de los tamiles no es una exigencia ofensiva contra los intereses de los trabajadores cingaleses. Sin embargo, los LTTE carecían de un programa y una estrategia integrales para promover los intereses de los tamiles oprimidos, incluidas sus aspiraciones nacionales. Simplemente mantenerse firme en el objetivo de un Tamil Eelam independiente fue insuficiente sin una perspectiva política estratégica clara.

A menudo se pregunta qué deberían haber hecho los LTTE en esa complicada coyuntura en la que se enfrentaban a una amenaza existencial. Uno de los fracasos cruciales de los LTTE fue su incapacidad para reconocer el papel de la India. A diferencia de las nuevas versiones del sector de la élite tamil que felizmente apoyó al régimen de Modi en la India, los LTTE nunca dieron apoyo al gobierno indio. A pesar de eso, mantuvieron ilusiones sobre la élite dravídica y se negaron a tomar una posición sobre las luchas dentro de la India, particularmente en Tamil Nadu. Aunque en secreto proporcionaron entrenamiento con armas a un sector de maoístas, sostuvieron que no tomarían una posición en los “asuntos internos” de la India o Tamil Nadu. Fue en un momento en que los LTTE y sus dirigentes gozaban de un enorme apoyo entre todos los sectores oprimidos de la India. Desde lejos, muchos ven a los LTTE como un faro de resistencia. No logran aprovecharlo. No lograron aprovechar este apoyo y canalizarlo hacia la construcción de una alternativa política fuerte.

En lugar de sucumbir a las presiones y demandas indias, incluida la entrega de sus armas, deberían haber hecho un esfuerzo por unir fuerzas con toda la resistencia al Estado indio que se estaba gestando, con la intención de construir una alternativa política fuerte. Los LTTE y casi todas las organizaciones militantes que surgieron en el Norte afirman que están luchando por un Eelam tamil socialista. Sin embargo, ninguno tenía perspectivas socialistas con visión de futuro. La falta de comprensión de la composición de clases de la sociedad, la incapacidad de comprender el papel de la clase trabajadora, la incapacidad de ver la importancia de construir la solidaridad internacional entre los trabajadores, etc., fueron características comunes. Por lo tanto, también carecían de una estrategia clara sobre cómo establecer un gobierno de trabajadores y pobres. Los LTTE no supieron ver el poder de una organización política así. En cambio, se convierten en carne de cañón para las maniobras políticas del representante burgués de Sri Lanka, cuya base dependía del apoyo que obtuvieron del chauvinismo cingalés más cruel. Fue una debilidad política de los LTTE que quedó expuesta cuando esperaban que el gobierno de Premadasa mantuviera las demandas o que aceptara a los LTTE como liderazgo político del Norte y del Este. En cambio, los LTTE deberían haber apelado a los trabajadores cingaleses y a los pobres, resaltando los peligros de los gobiernos capitalistas y buscando formar alianzas basadas en principios políticos. La construcción de una fuerza política independiente que pudiera desafiar a todos los establishments políticos de Sri Lanka debería haber sido una prioridad.

Si bien los LTTE tenían ideas políticas, carecían de claridad y de una perspectiva más amplia. Hoy en día, algunos sostienen que los LTTE colaboraron con India, Noruega, Occidente, etc., para justificar su actual cabildeo y colaboración con fuerzas represivas como una continuación de la lucha de los LTTE. Sin embargo, esto está lejos de la verdad.

Por ejemplo, la posición de los LTTE en el Reino Unido se niega a tener vínculos con el Partido Conservador. Muchos jóvenes tamiles que hicieron campaña para la primera victoria electoral de Jeremy Corbyn tenían asociaciones con los LTTE y buscaron colaboración con figuras como Tony Benn. Las protestas de solidaridad en Gran Bretaña comenzaron en 1983 con el apoyo del Militante (ahora Partido Socialista, la sección de Inglaterra y Gales del CIT), con figuras como el diputado del Militante Dave Nellist encabezando muchas de estas marchas. Si bien sus instintos e ideas estaban alineados con la izquierda, no fueron lo suficientemente lejos como para sacar conclusiones organizativas o desarrollar métodos políticos eficaces.

En el período 1987-89, los LTTE deberían haber dado un giro político decisivo para ampliar y mejorar su presencia política. En cambio, se produjo un giro hacia los métodos militares. Tanto el LTTE como el JVP tomaron caminos que no priorizaban los métodos políticos de lucha. Los LTTE fortalecieron su ala militar a lo largo de la década de 1990, dejando de lado a su ala política y volviéndose intolerantes con todos los oponentes políticos. A medida que la campaña militar se volvió dominante, la estrategia política se debilitó aún más. Se perdió la posición anterior que mantenía la mayoría de los militantes en términos de apoyo a huelgas, protestas, oposición política organizada, etc.

El JVP, por otra parte, se acercó más a las instituciones estatales. Acudieron a los tribunales para impedir que el Norte y el Este fueran tratados como una sola unidad administrativa. El JVP también inició su estrecha colaboración con altos miembros del SLFP, entre los que destaca la familia Rajapaksa. Rajapaksa ganó las elecciones presidenciales de 2005 con el pleno respaldo del JVP. Trabajaron en estrecha colaboración con la campaña de Mahinda, consiguiendo apoyo para ellos. Los LTTE boicotearon esas elecciones y lograron impedir que votara una gran parte de los tamiles. Fue una victoria estrecha para Rajapaksa, que ganó con poco más de 190.000 votos.

Siritunga Jayasuriya también participó en esas elecciones como candidato del Partido Socialista Unido. Defendió derechos de gran alcance para la clase trabajadora y todos los sectores oprimidos, incluidos los derechos nacionales de los tamiles. La importancia de esta posición aún está más allá de la comprensión tanto de los dirigentes tamiles como de la izquierda nacionalista. Sin embargo, Siri en ese momento condenó públicamente este error político y advirtió que “los perros del chauvinismo serán desatados” poco después de la victoria de Rajapaksa. Desafortunadamente, esto se hizo realidad muy rápidamente cuando Rajapaksa llevó a cabo una matanza genocida. Durante los crímenes de guerra y las matanzas indiscriminadas, el JVP guardó silencio. En todo caso, sólo emitieron propaganda nacionalista de que los terroristas del LTTE deberían ser eliminados en beneficio del país –y que los militares sólo estaban matando a los terroristas del LTTE. Hasta el día de hoy, se niegan a reconocer el horror de la guerra desatada contra la población tamil.

Incapaces de ver el proceso político, los LTTE se encontraron con toda la fuerza de sus enemigos en 2009. India y todas las potencias regionales, junto con Estados Unidos, Israel y Occidente, se unieron al ejército de Sri Lanka para acabar con los LTTE. Para entonces, a los LTTE no les quedaban aliados para defenderlos. Las masas tamiles de la diáspora y Tamil Nadu, y las organizaciones de trabajadores, como algunos sindicatos en Gran Bretaña y Pakistán, fueron las fuerzas que protestaron y exigieron el fin inmediato de las matanzas. En un momento tan desesperado, un líder clave del LTTE apeló al USP en busca de cualquier ayuda que pudiera brindar. En ese momento no se podía hacer nada más que construir una campaña masiva contra la guerra y la masacre. El PSU en ese momento había estado organizando una campaña internacional, particularmente dirigida también a las masas de Tamil Nadu. Desafortunadamente, el líder de Dravida Munetra Kalakam (DMK) era el primer ministro en ese momento y se encargó de que tal trabajo de movilización masiva contra la guerra no tuviera éxito.

Desafortunadamente, sin colaborar para construir aliados sobre una base política, los LTTE terminaron débiles políticamente y militarmente derrotados. La masacre y los horrores se desataron bajo el triunfalismo político del régimen liderado por Rajapaksa. De las cenizas de esta guerra surgió una campaña de izquierda, Tamil Solidarity. Aunque pequeña en número, hoy Tamil Solidarity es la única organización que organiza a jóvenes militantes tamiles en la diáspora. Se está convirtiendo en una organización importante en la diáspora. No es tan sorprendente que la mayoría de ellos colaboren con el CIT y traten al PSU como su aliado más cercano.

Hoy en día, el “Poder Popular Nacional” (PNP) liderado por el JVP se ha convertido en una importante plataforma electoral en Sri Lanka, pero ha girado hacia la colaboración con el FMI, continuando con la privatización de la educación y la salud. Y ahora están a favor de mantener relaciones amistosas con el gobierno indio. Si bien protegen todos los aspectos geopolíticos del acuerdo Indo-Lanka, una cosa que todavía quieren abolir es la 13ª Enmienda que otorgaba pocos derechos administrativos a las regiones.

El JVP todavía considera separatistas y amenazas a la unidad de Sri Lanka a quienes abogan por la autodeterminación tamil. En una reunión reciente en el Norte, Anura Kumara, líder del JVP, afirmó que están felices de colaborar con los “tamiles moderados”. ¿Quiénes son estos tamiles moderados con quienes están dispuestos a colaborar? Los que defienden el Estado unitario –los que rechazan a los LTTE por considerarlos terroristas– y los que están dispuestos a tolerar la colaboración con el Estado de Sri Lanka. Es esta sección la que sostiene que el período 1987-89 fue un período de “oportunidades perdidas”. Su interpretación de la oportunidad perdida es diferente a la de otros: ve la desaparición de los LTTE a manos de la IPKF y el triunfo de la colaboración continua con los gobiernos de India y Sri Lanka sobre la base de unos pocos grupos de élite tamiles que controlan la administración en el Norte. y Este. Su visión de una “solución política” no va mucho más allá de este punto.

Los LTTE ya no existen. Pero la amenaza de la historia pasada de lucha todavía persigue a muchos. El JVP y sus aliados todavía se niegan a ver al sector militante de los tamiles como sus amigos. Deben llevar la revolución a los tamiles colaborando con los tamiles moderados, es decir, el sector burgués y pequeño burgués. Para un sector de los liberales tamiles, se trata de un matrimonio de conveniencia. Para muchos académicos y liberales radicados en Colombo, y para un sector de la elite de Jaffna, descartar a los LTTE como “fascistas” o “terroristas” se convierte en la credencial para ser “intelectuales”. Entonces podrán ser tolerados por los llamados “progresistas” del Sur y las instituciones estatales podrán confiar en ellos. Con esto, se silencian y dejan de lado las verdaderas voces de lucha que están surgiendo en el Norte. Mientras se apoya en estos individuos y los utiliza como “tamiles simbólicos”, la izquierda del Sur, dominada por el nacionalismo cingalés, continúa manteniendo que están a favor de la igualdad de derechos para los tamiles, como si esto de alguna manera pudiera satisfacer la aspiración nacional de los tamiles. Por supuesto, también sigue habiendo una pequeña minoría que adora al líder del LTTE y su historia y no tolerará ninguna crítica. La mayoría de ellos no tienen ni idea de las perspectivas políticas ni de la estrategia necesaria, pero pretenden buscar apoyo entre los tamiles sólo sobre esta base.

Pero la nueva generación que entra en la lucha no puede avanzar únicamente con consignas vacías. Es necesario aprender un gran número de lecciones de la historia, no para agregarle «aventuras» sino para utilizarla para avanzar en nuestra comprensión política y desarrollar nuevas estrategias para la lucha actual, para conquistar todos los derechos y cambiar el sistema capitalista podrido. sistema de una vez por todas: un camino por el que vale la pena luchar y dedicar nuestro tiempo. Ninguna lucha se lleva a cabo sin enfrentar complicaciones y altibajos, debido a muchos factores. Como vimos anteriormente, una organización que se aferra a las ideas correctas puede verse rechazada y marginada. Una organización revolucionaria que pretende basarse en el avance de la conciencia de la clase trabajadora surgirá y caerá con ella. Los partidos capitalistas de derecha se subirán a la ola reaccionaria para mantener su control del poder por cualquier medio. Aquellos que sucumban a esa ola, como el JVP, que arrió la bandera roja y tomó la bandera nacional, pueden sobrevivir pero contribuirán enormemente a la derrota de la lucha en general, contribuyendo aún más al retroceso de la conciencia.

El JVP todavía se presenta como “marxista”, mientras continúa negando los derechos nacionales de los tamiles. Se oponen, por ejemplo, a la plena aplicación de la 13ª Enmienda o a la fusión del noreste. Antiguos líderes del NSSP como Bahu han terminado respaldando descaradamente al capitalista UNP y a su líder, Ranil Wickremesinghe, quien se ha convertido en una de las figuras más odiadas del país. Otro grupo, un resto del LSSP, ex miembros del NSSP y del JVP, y una sección del PC, acoge plenamente la participación china y todavía participa en la propaganda nacionalista de derecha. A los ojos de la juventud tamil, esto no crea ninguna atracción hacia el marxismo o el partido marxista sino más bien resentimiento.

Por lo tanto, es vital aferrarse a un programa y método marxistas para desarrollar una perspectiva de lo que es probable que suceda y cómo deberían responder los revolucionarios. Mantener esa posición puede, por supuesto, reducir nuestras fuerzas cuando la ola reaccionaria sea más fuerte. Pero seguirá siendo un punto culminante de la historia, y cuando las masas entren en escena, comenzaremos a ver el renacimiento de las fuerzas que mantienen la posición de clase con visión de futuro. Una nueva generación de luchadores de clases debería tratar de llegar a estos indicadores de la historia y luchar para hacer una nueva historia que cambiará el futuro de la humanidad y de todos los que viven en el planeta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.