Inicio Internacional Rusia – Veterano académico socialista condenado a cinco años de prisión

Rusia – Veterano académico socialista condenado a cinco años de prisión

91
1

16 de febrero de 2024 KazLeft, Kazajstán

Imagen: Boris Kagarlitsky (Wikimedia)

Boris Kagarlitsky –el sociólogo, politólogo, autodeclarado marxista y socialista ruso– está en prisión después de que un tribunal decidió cambiar una sentencia “demasiado suave” para multarlo por una sentencia de cinco años de prisión. En julio del año pasado, Kagarlitsky fue declarado culpable de “justificar el terrorismo” mediante un uso sarcástico de palabras en su página de Telegram sobre el bombardeo del puente de Crimea por parte de las fuerzas armadas ucranianas. Tituló el artículo: “La explosión que mató a ‘Mostik’”. Mostik era el apodo de un gato que se decía que vivía en el puente (¡una forma diminuta de la palabra rusa «most» que significa puente!) (Ver informe en el sitio del CWI / CIT en julio https://www.socialistworld.net/?s =Kagarlitski)

Kagarlitsky pasó varios meses en prisión en el extremo norte de la República de Komi mientras las autoridades consideraban la sentencia que dictarían. El 13 de diciembre del año pasado, sin duda preocupados por las protestas internacionales generalizadas en apoyo de este conocido oponente de Putin, liberaron a Kagarlitsky. Se basaba en el pago de una cuantiosa multa que Kagarlitsky no podría pagar con sus recursos. Simpatizantes y manifestantes pagaron a las autoridades en un plazo de 48 horas en nombre del académico la suma de 600.000 rublos.

Martillazo

El 13 de febrero de este año, cuando el caso de Kagarlitsk fue sometido a revisión, el fiscal del gobierno decidió que la multa era demasiado “blanda” y que el tribunal previamente “tomó en cuenta incorrectamente la naturaleza y el grado de peligro público del delito cometido” por su uso de algunas palabras incorrectas al comienzo de una publicación en línea. La verdadera razón para imponer ahora una pena de prisión es castigar más severamente a Kagarlitsky debido a su posición intransigente contra la guerra, por criticar a su gobierno por la invasión rusa de Ucrania. Su única culpa es la oposición a la agresión imperialista de Putin.

Como Kagarlitsky es un hombre de 65 años, cinco años de prisión podrían convertirse para él en la pena de muerte. Pero en su página de Telegram, en un mensaje de voz, dijo: “Naturalmente, no me desanimo. Estoy, como siempre, de muy buen humor. Continúo recopilando datos y materiales para nuevos libros, incluidas ahora descripciones de la vida carcelaria en las instituciones de Moscú. En general, diría: “Hasta pronto. Estoy segura que todo irá muy bien. Y nos volveremos a ver tanto en el canal como en libertad. ¡Y en general todo estará bien! Sólo necesitamos vivir un poco más y superar este período oscuro para nuestro país. Y al final todo irá bien de todos modos”.

Perspectiva

El optimismo es vital en la lucha por el socialismo a nivel nacional o internacional, pero la situación en Rusia es sombría. Se necesita desesperadamente un movimiento por los derechos democráticos básicos, así como una transformación social y un retorno a la lucha socialista. El optimismo de Kagarlitsky es bienvenido y puede estar impulsado en parte por un aumento de las protestas contra la guerra en Rusia, en particular de las madres y compañeras de los soldados reclutados para luchar en Ucrania. Alrededor de 300.000 fueron reclutados hace más de un año y no tienen un respiro en los combates gracias al permiso para visitar a sus familias.

Pero, en el período previo a las llamadas elecciones presidenciales de Rusia en abril, Putin no muestra signos de ablandarse. El más mínimo desafío de un candidato alternativo queda aplastado. Uno de ellos ha sido descartado por utilizar miles de «almas muertas» como firmantes de su solicitud y el oponente más serio, el político burgués de la oposición, Alexei Navalny, está tras las rejas al norte del Círculo Polar Ártico, cumpliendo una sentencia que ahora se prolonga durante décadas. . La capa más poderosa de la sociedad –la todavía poderosa clase trabajadora de Rusia– aún no ha entrado en escena. Cuando ese gigante despierte de su sueño, entonces los dictadores y oligarcas tendrán que temblar.

Los socialistas necesitan algo más que el optimismo encomiable pero algo ciego de Kagarlitsky. Necesitan un programa de lucha de demandas democráticas y sociales: el derecho a expresarse y protestar, a votar libremente y a organizarse, a hacer huelga y manifestarse. La larga noche de guerra y la dictadura de Putin deben ser desafiadas, no sólo con palabras, sino por trabajadores y jóvenes valientes en acción que luchen por el fin de la guerra en Rusia y Ucrania, y por el socialismo en todas las ex repúblicas de la URSS y a nivel internacional.

1 COMENTARIO

  1. Que manera de defender a Selenski. Putin condenando la destrucción de los monumentos soviéticos en Lituania, y los «socialistas rusos» defendiendo a un prolibremercado como es Navalny. Me parece que le estan hechando mucha sal a la comida. Como estará revolcandose en su tumba Carlitos Marx. La opinión pública internacional es enemiga de Putin y muy amiga de Estados Unidos. Luchar en la guerra es el fin de todo soldado. Donde se vayan serán reclutados y llevados al frente. No hay salida. Que se pasen a las filas de Ukrania, a lo mejor ahí se salvan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.