Inicio Internacional Nuevas acciones de los trabajadores ofrecen esperanza de cambio en Egipto

Nuevas acciones de los trabajadores ofrecen esperanza de cambio en Egipto

92
0

7 de marzo de 2024 David Johnson


Imagen: La planta textil Mahalla al-Kubra (Wikimedia commons)

Además de verse presionado por las masas por la cobarde respuesta del régimen egipcio a los despiadados ataques del Estado de Israel contra Gaza, el presidente Sisi, el “hombre fuerte”, enfrenta una creciente ira de los trabajadores. El fuerte aumento de los precios de los alimentos ha afectado gravemente a los trabajadores mal pagados de Egipto, pero hay señales de una respuesta. Alrededor de 14.000 trabajadores textiles de la fábrica más grande de Egipto, Misr Spinning and Weaving Company, en Mahalla al-Kubra, en la región del Delta del Nilo, iniciaron una huelga de una semana el 22 de febrero. Los trabajadores de una de las mayores filiales del Grupo Talaat Moustafa, Alexandria Construction, en El Cairo, realizaron una protesta el 28 de febrero.

Fueron las trabajadoras de la fábrica de ropa de Mahalla las que comenzaron a corear consignas, que rápidamente se extendieron de un edificio a otro. El personal de seguridad cerró las salidas para impedir que estos trabajadores, así como los de la central eléctrica del lugar, se reunieran en la plaza central. Sin embargo, al tercer día, 7.000 huelguistas se manifestaron allí. Decenas de personas fueron arrestadas. Como de costumbre, el comité sindical oficial estatal denunció la huelga, pero los trabajadores los expulsaron de la manifestación.

Esto se hizo eco de la histórica huelga de 2006, cuando las mujeres de Mahalla iniciaron la huelga que fue un paso clave hacia el levantamiento de 2011 que puso fin al gobierno de 31 años del presidente Hosni Mubarak. En 2008, la ciudad vivió un levantamiento que se repetiría a escala nacional, tres años después.

El detonante de la nueva huelga fue el aumento del salario mínimo en el sector público de 4.000 libras egipcias (LE) a 6.000 LE al mes. Aunque Mahalla es de propiedad estatal, los salarios están cubiertos por el Consejo Nacional de Salarios, que en octubre pasado aumentó el salario mínimo del sector privado a sólo 3.500 LE. Un trabajador de Mahalla con 25 años de servicio y que se lleva a casa 4.000 LE al mes gana alrededor de 130 dólares estadounidenses al tipo de cambio oficial, o 80 dólares estadounidenses al tipo de cambio del mercado paralelo (en el momento de escribir este artículo).

Los trabajadores también exigieron que se aumentara su asignación diaria para comida a 30 LE, gritando que esto apenas cubre “el precio de un litro de leche”. También corearon: “¿Dónde está la decisión de Sisi?” – señalando una creciente disposición a desafiar al presidente. En enero comentó con arrogancia: “¿No comemos? Comemos. ¿No beberemos? Bebemos y todo funciona. ¿Las cosas son caras y algunas no están disponibles? ¿Así que lo que?»

La huelga terminó una semana después, tras la intervención del Ministro del Sector Empresarial Público. La dirección acordó pagar un mínimo de 6.000 libras esterlinas al mes y la mayoría de los trabajadores arrestados fueron liberados. No se aceptó una oferta anterior que incluía pagos de horas extras, participación en las ganancias y seguro médico en el LE6000.

Protesta de los trabajadores de la construcción

Cientos de trabajadores de Talaat Moustafa protestaron frente a la sede de la empresa. La empresa ha estado despidiendo a trabajadores con contratos permanentes y reemplazándolos con trabajadores temporales en peores términos y condiciones. Los trabajadores exigieron pagos atrasados, un bono por costo de vida, mejores seguros médicos y equipo de seguridad en las obras de construcción.

Las condiciones del lugar son malas, no hay equipo de seguridad disponible y la cobertura sanitaria es insuficiente. Muchos trabajadores permanentes despedidos han resultado lesionados en el trabajo o padecen enfermedades crónicas.

Los trabajadores dijeron a los periodistas que los criterios para las tasas de bonificación y los aumentos son oscuros, pero se pagan constantemente a personas relacionadas o conectadas con los gerentes. Los gerentes y sus asistentes reciben generosos beneficios, mientras que los salarios de los trabajadores se mantienen bajos.

Inusualmente, la policía no intentó sofocar la protesta, aunque sí ha detenido protestas más pequeñas en el pasado. Sin embargo, el 4 de marzo se impidió una protesta de los trabajadores de oficina cuando las fuerzas de seguridad cerraron las puertas.

¡Pero entonces cientos de guardias de seguridad de la propia empresa se negaron a comenzar su turno! Exigieron salarios más altos, mejores beneficios, horarios de trabajo y vacaciones. “Nuestros salarios son muy débiles: 3.000 libras egipcias. Trabajamos más de 14 horas al día, a diferencia del resto de empleados. Nosotros recibimos el bono trimestral en un porcentaje menor que ellos”, explicó un guardia.

Al cabo de 30 minutos, un alto directivo se reunió con ellos prometiéndoles pagar un aumento en el plazo de dos meses, tras lo cual terminó la protesta.

El régimen de Mubarak permanece

El Grupo Talaat Moustafa ha tenido enormes contratos para la construcción de la nueva capital que el presidente Sisi ha supervisado. Triplicó su negocio inmobiliario y hotelero el año pasado, a pesar de la crisis económica de Egipto. En los últimos meses el precio de sus acciones se disparó, generando millones para su principal accionista multimillonario, Talaat Moustafa. Uno de los hombres más ricos de África, era cercano al hijo de Hosni Mubarak, Gamal, a quien los trabajadores odiaban por impulsar una privatización generalizada cuando su padre era presidente.

En 2008, Talaat Moustafa fue declarado culpable de pagar a un ex policía 2 millones de dólares para asesinar a la cantante libanesa Suzanne Tamim. (https://www.socialistworld.net/2008/09/05/)

Los otros accionistas importantes del Grupo Talaat Moustafa son la familia Bin Laden de Arabia Saudita.

En febrero, la empresa firmó un acuerdo de asociación con la empresa de inversión ADQ de los Emiratos Árabes Unidos para construir una nueva y enorme ciudad turística en Ras el-Hikma, en la costa mediterránea, al oeste de Alejandría. El acuerdo de 35.000 millones de dólares, incluida la venta de tierras por parte del ejército, ayudará enormemente al gobierno de Sisi a pagar una deuda de 42.000 millones de dólares y los intereses que adeuda este año. Surgen muchas preguntas, incluida la viabilidad del proyecto, su costo ambiental, el verdadero valor de la tierra, cómo surgió su propiedad militar, qué opinan los residentes locales (no han sido consultados) y qué controles habrá sobre ganancias futuras en una zona económica libre.

La desesperada necesidad de divisas del gobierno de Sisi lo ha obligado a vender activos estatales. Ras el-Hikma se suma a la creciente lista de empresas y tierras egipcias que ahora están bajo propiedad y control del Golfo.

La enorme desigualdad, la corrupción y la brutal represión de la oposición del régimen del ex Presidente Hosni Mubarak han continuado, e incluso aumentado, durante el gobierno del Presidente Abdel Fattah el-Sisi. Las recientes huelgas y protestas de los trabajadores podrían marcar el comienzo de una nueva ola de acción de la clase trabajadora, como la que se desarrolló en los últimos años de Mubarak.

El despertar de la clase trabajadora egipcia podría ser un factor poderoso para poner fin a la crisis en Gaza, abrir el cruce de Rafah para la ayuda humanitaria y alentar a los trabajadores y a los pobres de todo Oriente Medio y el Norte de África a derrocar a sus gobernantes megaricos en toda la región.

Será necesario construir sindicatos y partidos de trabajadores independientes con programas socialistas, democráticos e internacionalistas para poner fin a la actual pobreza capitalista, la guerra y la destrucción ambiental.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.