Inicio Formación Política Materialismo Dialéctico – La filosofía del marxismo para cambiar el mundo

Materialismo Dialéctico – La filosofía del marxismo para cambiar el mundo

209
0

por Robin Clapp

Publicado por primera vez en Socialism Today (número 257 de mayo de 2022), revista mensual del Partido Socialista Británico [ Comité por una Internacional de Trabajadores (CIT) en Inglaterra y Gales]

[Imagen: Estatuas de Karl Marx y Friedrich Engels en Bishkek, Kirghizstan]


El siglo XXI no ha traído prosperidad y seguridad a la gran mayoría de las personas en el planeta tierra. El capitalismo, alimentado por el afán de lucro, ha llevado a una brecha de riqueza cada vez mayor entre los mega-ricos multimillonarios y el resto de nosotros, sin igual en la historia humana moderna. En un informe de Oxfam publicado en 2019, solo 26 personas poseían tanto como el 50% más pobre de la población mundial.

Muchos millones saben que el capitalismo no les está funcionando, pero la cuestión candente es si existe una alternativa y, de ser así, cómo se puede construir. La lamentable respuesta a los fracasos del capitalismo por parte de los partidos políticos que en el pasado afirmaron apoyar a la clase trabajadora y defender el socialismo, significa que el punto de partida para todos aquellos que entran en la lucha hoy -defender empleos y servicios, luchar por viviendas genuinamente asequibles, oponerse a la privatización de los servicios de salud, la educación y los servicios públicos, y combatir el cambio climático, el racismo, el sexismo y todas las formas de opresión – es ¿qué ideas necesitamos para impulsar la lucha y construir partidos obreros de masas que puedan derrocar este sistema?

El propósito de este artículo es examinar y explicar la filosofía del marxismo: el materialismo dialéctico. Demostrará que estar enojado con todas las injusticias del capitalismo no es suficiente. Tener una filosofía que pueda interpretar correctamente los acontecimientos mundiales y las etapas de la lucha de clases es indispensable para canalizar la ira hacia la acción efectiva.

Sin el materialismo dialéctico, la filosofía del marxismo; los bolcheviques no hubieran podido dirigir la Revolución Rusa de 1917.

Aunque nunca pretende ser una bola de cristal que nos permita ver todos los aspectos de los procesos futuros en sus múltiples formas posibles, el materialismo dialéctico proporciona una brújula que permite a los socialistas comprender los acontecimientos en su interconexión y, lo que es más importante, intervenir en ellos con un programa que puede vincular las luchas inmediatas a una explicación de la necesidad de una transformación socialista total de la sociedad, en Gran Bretaña e internacionalmente.

El materialismo dialéctico sigue siendo el método de pensamiento más moderno que existe. Como observó León Trotsky en su panfleto de 1939 El marxismo y nuestra época, si una “teoría estima correctamente el curso del desarrollo y prevé el futuro mejor que otras teorías, sigue siendo la teoría más avanzada de nuestro tiempo, aunque tenga decenas de años”. .

La dialéctica es la ciencia de las leyes generales del movimiento y desarrollo de la naturaleza, la sociedad humana y el pensamiento. Fue y sigue siendo una filosofía revolucionaria que desafía al capitalismo en todos los ámbitos y, al hacerlo, sustituye los sueños y los prejuicios por la ciencia.

El marxismo desarrolló la ciencia de las perspectivas. Aplicando el método del materialismo dialéctico podemos estudiar los procesos complejos que se desarrollan y evolucionan constantemente en la sociedad capitalista y los movimientos obreros en todas partes, para intervenir en estos desarrollos tanto con un análisis político claro; como con un programa que arma a la clase obrera con la ideas necesarias para progresar en la lucha en cada etapa.

Materialismo versus idealismo

Las personas siempre han buscado comprender el mundo en el que viven observando la naturaleza y tratando de aprender generalizando sus experiencias cotidianas. Esto se llama filosofía, o tener una perspectiva filosófica personal de la vida.

La historia de la filosofía muestra una división en dos campos: el idealismo y el materialismo. Los primeros afirman que el pensamiento (la conciencia) es primordial y que las acciones de las personas surgen de pensamientos abstractos, desprovistos de contexto material e histórico.

El materialismo plantea que la existencia material precede a la idea

Fueron Marx y Engels quienes primero desafiaron completamente esta concepción, explicando que una comprensión del mundo tiene que partir no de las ideas que existen en la cabeza de las personas en cualquier período histórico, sino de las condiciones materiales reales en las que surgen estas ideas. La naturaleza misma es histórica en todos los niveles. Ninguna parte de la naturaleza existe simplemente; tiene una prehistoria, surge, cambia y se desarrolla, y finalmente deja de existir, siendo superado por otros desarrollos. Los aspectos de la naturaleza pueden parecer fijos y estables en un estado de equilibrio por un tiempo más corto o más largo, pero ninguno lo es permanentemente.

Marx y Engels basaron su materialismo en las ideas y prácticas de los grandes filósofos materialistas del siglo XVIII. El “renacimiento” en el siglo XVI con su crecimiento de la investigación cultural y científica fue tanto una causa como un efecto del crecimiento temprano del capitalismo. En palabras de Friedrich Engels, “la ciencia se rebeló contra la iglesia; la burguesía no podía prescindir de la ciencia y por eso tuvo que unirse a la rebelión”. (Del Socialismo Utópico al Socialismo Científico)

La astronomía, la mecánica, la física, la anatomía y la fisiología se desarrollaron febrilmente como áreas de estudio separadas, con la consecuencia de que las antiguas creencias en un Dios inviolable que lo dirigía todo se vieron gravemente socavadas.

Galileo, por ejemplo, comenzó a descubrir algunas de las propiedades físicas del universo y reveló que los planetas giraban alrededor del sol. Más tarde, las teorías de la gravedad y las leyes del movimiento físico de Isaac Newton revelaron los misterios del movimiento y la mecánica. El filósofo del siglo XVII Thomas Hobbes argumentó que era imposible separar el pensamiento de la materia que piensa.

Marx declaró que esta ilustración había «aclarado las mentes de los hombres» para la gran revolución francesa de 1789 y la «edad de la razón». Pero Engels añadió crucialmente: “La limitación específica de este materialismo radica en su incapacidad para comprender el universo como un proceso, como materia en desarrollo ininterrumpido”. (Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana)

Engels y Marx, en un avance histórico mundial, fusionarían los brillantes descubrimientos del materialismo científico con el pensamiento dialéctico, creando en el proceso la teoría más revolucionaria y de mayor alcance para explicar y luego cambiar el mundo.

El filósofo alemán Georg Hegel a principios del siglo XIX resucitó el pensamiento dialéctico de sus orígenes griegos y arrojó luz nuevamente sobre una verdad latente durante mucho tiempo: que las ideas y su existencia real se mueven a través de una serie de procesos. Sin embargo, Hegel era un defensor del idealismo, concibiendo el pensamiento, las cosas y su desarrollo como las imágenes realizadas de una «idea suprema» (Dios) que existe en algún lugar universal, separado y eterno.

Muy impresionados por la dialéctica de Hegel, Marx y Engels se dieron cuenta de que estaba incompleta como guía para comprender los movimientos del mundo real y sus procesos históricos. Fueron capaces de revertir esta confusión mediante la fusión de la dialéctica con una concepción materialista de la historia, con Marx subrayando: “Para mí, la idea no es otra cosa que el mundo material reflejado en la mente humana y traducido en formas de pensamiento. ”. (Epílogo de la 2ª edición alemana de El Capital)

El mundo material es real y se desarrolla a través de sus propias leyes naturales. El pensamiento es un producto de la materia, sin la cual las ideas no pueden existir. A partir de esto, está claro que el marxismo debe rechazar las llamadas «verdades eternas», las religiones y los espíritus (idealismo).

Todas las teorías son relativas, captan un lado de la realidad y existen en un marco histórico preciso. Inicialmente, se puede suponer que una teoría posee una aplicación universal. Pero en cierto punto, se encuentran deficiencias en esa teoría. Estos tienen que ser explicados y luego se desarrollan nuevas teorías que pueden explicar las excepciones. Pero lo más importante es que las nuevas teorías no solo reemplazan (niegan) las antiguas, sino que también las incorporan en una nueva forma cualitativa.

Por ejemplo, en el campo de la evolución biológica, los marxistas no son ni deterministas biológicos ni culturales. Hay una interacción dialéctica entre nuestros genes y nuestro entorno.

El “proyecto del genoma humano” de investigación científica internacional, se propuso identificar y mapear todos los genes del genoma humano que se transmiten de una generación humana a la siguiente. Algunos biólogos afirmaron que esto revelaría genes individuales que determinan nuestra inteligencia y nuestros patrones de comportamiento que van desde la preferencia sexual hasta la criminalidad e incluso la preferencia política.

También se han presentado argumentos de que la posición de una persona en la sociedad estaría predeterminada en gran medida por sus genes y sería inalterable. Sin embargo, cualquier intento de localizar genes individuales o incluso grupos de genes de «inteligencia» o patrones de comportamiento como los mencionados anteriormente ha fracasado. Y cualquier intento de definir la posición social como determinada genéticamente ha sido expuesto como una pura consecuencia de la postura ideológica de los biólogos involucrados, que a su vez ha surgido de la clase capitalista que busca la justificación de la desigualdad dentro de su sistema.

Por el contrario, sigue siendo cierto que las influencias ambientales son las fuerzas más poderosas en la forma en que actúan los humanos y las diferencias entre nosotros, y que los genes y el medio ambiente no funcionan como influencias separadas, sino que interactúan constantemente entre sí. Marx y Engels escribieron célebremente: “no es la conciencia la que determina la existencia, sino la existencia social la que determina la conciencia”. (La ideología alemana)

¿Qué es el pensamiento dialéctico?

La dialéctica es la filosofía del movimiento. El método de análisis dialéctico nos permite estudiar los fenómenos naturales, la evolución de la sociedad y el propio pensamiento humano, como procesos de desarrollo basados ​​en el movimiento y la contradicción.

¿En qué etapa está pasando el capitalismo mundial, qué carácter tendrá la próxima recesión, qué tan poderosa es la clase obrera moderna, cómo se pueden construir nuevos partidos de trabajadores y bajo qué condiciones podemos esperar que estallen grandes luchas en los lugares de trabajo? Los marxistas usan la dialéctica para examinar todos los factores en conflicto en cada proceso para formar perspectivas que nos permitan intervenir más efectivamente en la lucha de clases en desarrollo…

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Artículo anterior150 años desde la publicación de la innovadora ‘La cuestión de la vivienda’ de Friedrich Engels
Artículo siguientePERU – CON TODO  EL ODIO DESENVAINADO  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.