Inicio Derechos Humanos Marcha 24 de Marzo en Argentina: una derrota para el negacionismo

Marcha 24 de Marzo en Argentina: una derrota para el negacionismo

520
0
por Cata Flexer

Varios cientos de miles de personas marcharon hoy en Buenos Aires, así como en cada ciudad del país. En Plaza de Mayo, centro del poder político, se sucedieron dos marchas. La primera convocada por los organismos de derechos humanos afines al kirchnerismo (Madres y Abuelas de Plaza de Mayo); a continuación, la marcha convocada por el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia (organismos independientes y la izquierda). La izquierda buscó hasta último momento lograr lo que el propio kirchnerismo le dijo que era imposible, una única marcha con dos documentos. Pero la burocracia sindical, que por primera vez, en el caso de la CGT, en cuarenta años, participa de la convocatoria, no estaba dispuesta a escuchar un documento en el que se la criticara. La concurrencia sin embargo no les dio el gusto y mientras se leía un documento lavado criticando las políticas económicas y sociales de Milei, comenzaron a cantar “paro, paro, paro, paro general”.

El primer 24 de marzo bajo la presidencia de Milei fue precedido por un atentado intimidatorio al estilo de la Triple A (organización ultraderechista para-policial dirigida por López Rega que actuó bajo el auspicio del gobierno de Perón e Isabelita a partir de 1974, cuyos atentados precedieron los horrores de la dictadura) contra una militante de la organización HIJOS, que el 20 fue atacada brutalmente en su casa, golpeada, abusada sexualmente y amenazada. Los atacantes dejaron la inscripción “VLLC” (“Viva la libertad, carajo”, mantra del presidente Milei) en las paredes de la vivienda.

Por la mañana, el gobierno hizo explicito el negacionismo de los crímenes de la dictadura que especialmente la vicepresidente Villarruel ya había expresado en numerosas ocasiones. En un spot protagonizado por el ex jefe de la SIDE de Menem haciendo las veces de “historiador”, la hija de un militar asesinado por el ERP y un ex Montonero, el gobierno de Milei hace oficial la doctrina de la historia “completa”. No se hace mención alguna a las desapariciones forzosas, la tortura, los centros clandestinos de detención y el robo de bebés como política de estado, pero sí se reclama por la incorporación a la memoria nacional de las “victimas del terrorismo guerrillero”. El spot rechaza la cifra de 30.000 desaparecidos con un nuevo e ingenioso argumento, el ex montonero sacado de la galera dice haber inventado la cifra para que los organismos de derechos humanos recibieran mayor apoyo desde Europa; se olvida que los 30.000 lejos de ser una cifra arbitraria es hoy defendida por cualquier historiador serio, dada la envergadura del aparato represivo (más de quinientos centros clandestinos), la reconstrucción a partir de los relatos de sobrevivientes, las denuncias fehacientes, los habeas corpus presentados. En los archivos desclasificados en EE.UU. se encontraron cables que para 1978 ya reconocían 22.000 asesinatos, cuando todavía quedaban cinco años para que finalizara la dictadura. Fue el propio Videla quién dijo, en 2001, “Pongamos un número (…) cinco mil, 10 mil, 30 mil. No había otra manera”.

En este contexto, fue masiva la concurrencia no agrupada bajo ninguna organización. El éxito de la convocatoria marca el rechazo, no ya al negacionismo del gobierno, sino especialmente a su política represiva, con un protocolo antipiquetes que ya fue puesto en acción frente a las movilizaciones contra el DNU y la ley ómnibus con las que Milei esperaba legalizar el plan de ajuste y contra las movilizaciones y piquetes de organizaciones sociales demandando comida para los comedores, que Milei ha recortado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.