Inicio Internacional Los gobiernos de Dublín y Londres echan culpas a los solicitantes de...

Los gobiernos de Dublín y Londres echan culpas a los solicitantes de asilo

49
0

11 de mayo de 2024 Donal O’Cofaigh, Izquierda Militante (CIT Irlanda)

Imagen: Protesta sindical contra el racismo en el centro de Dublín, hace unos meses. Los trabajadores se congregan ante una estatua de Jim Larkin, un líder sindical socialista.

Las cuestiones derivadas del Brexit dominan una vez más la cobertura mediática de las relaciones entre los gobiernos de Londres y Dublín.

Esta vez las fricciones, que han aumentado hasta incluir la cancelación de reuniones ministeriales, surgen tras afirmaciones de que la política de transporte de solicitantes de asilo en Ruanda que están aplicando los conservadores en Gran Bretaña los está empujando hacia la República de Irlanda a través de la frontera terrestre abierta con el norte.

La zona de viaje común

El acuerdo que condujo al establecimiento del “Estado Libre” irlandés [26 de los 32 condados de Irlanda] después de la partición de Irlanda en 1922, comprometió a ambas partes a mantener una zona de viaje común (CTA) en Gran Bretaña e Irlanda. La medida se acordó en ese momento porque garantizaba el suministro continuo de mano de obra irlandesa de bajo costo para la clase patronal en Gran Bretaña y ofrecía una válvula de escape de seguridad social para los jóvenes desempleados y radicalizados en beneficio de la recién entronizada burguesía nacional irlandesa.

Además de los vitales vínculos económicos, comerciales y comerciales entre los dos estados que existían en ese momento, el CTA fue una de las principales razones por las que el Reino Unido e Irlanda se unieron juntos a la Comunidad Económica Europea, predecesora de la Unión Europea (UE), en 1974.

Transporte a Ruanda y la CTA

Siempre fue probable que el resultado del referéndum sobre el Brexit en el Reino Unido de 2016 planteara preguntas para el CTA, pero a diferencia de otros asuntos comerciales y aduaneros, ninguna de las partes en las negociaciones sugirió jamás que debería suspenderse. Sin embargo, volvió a las limitaciones anteriores a 1974, lo que significaba que sólo los ciudadanos del Reino Unido e Irlanda podían viajar libremente.

Más recientemente, y tras la implementación del marco de Windsor [para intentar superar la oposición unionista a los acuerdos comerciales posteriores al Brexit], los gobiernos acordaron que cualquier persona con una visa para permanecer en el Reino Unido o Irlanda puede continuar moviéndose libremente por toda la CTA. área; evitando así la necesidad de imponer controles fronterizos norte-sur o este-oeste. Implícito en este acuerdo estaba que quienes esperaban la evaluación de una solicitud de asilo en cualquiera de las jurisdicciones no podían ingresar a la otra y, si lo hacían, enfrentarían la repatriación.

Este acuerdo no duró mucho antes de verse trastocado por el plan del gobierno británico de transportar en masa a solicitantes de asilo desde el Reino Unido a Ruanda para su procesamiento. Incluso si tienen éxito, los refugiados no podrán regresar al Reino Unido, sino que se les ofrecerá alojamiento permanente en el país africano.

Se trata de una maniobra desesperada del gobierno conservador para convertir la cuestión migratoria en un arma y se produce después de años de que la prensa de derecha destacara las enormes cantidades de refugiados que “inundan el país”.

Respuesta del gobierno irlandés

Obviamente, la amenaza de deportación a Ruanda preocupa enormemente a cualquiera que solicite asilo y desee asegurarse un futuro para sí mismo y, potencialmente, para sus familias, en el Reino Unido. El gobierno irlandés afirma que esto está empujando a los solicitantes de asilo a la república a través de la frontera abierta con Irlanda del Norte.

Recientemente, la ministra de Justicia del Fine Gael, Helen McEntee, dijo ante un comité del Oireachtas que el 80% de los solicitantes de asilo recientes que llegaron a la República de Irlanda lo hicieron desde Irlanda del Norte.

Esta afirmación sin fundamento se complicó aún más con la sentencia del mes pasado del Tribunal Superior irlandés, que significa que el gobierno no puede designar al Reino Unido como un “país seguro” para el retorno de los solicitantes de asilo debido al riesgo de que los envíen a Ruanda.

En respuesta, el gobierno irlandés ha aprobado una legislación para eludir esa sentencia. Pero incluso así su capacidad para repatriar a los solicitantes de asilo es incierta. El gobierno británico ha dicho a la prensa que no aceptará a los solicitantes de asilo que regresan de Irlanda hasta que Francia (también miembro de la UE) acepte a los solicitantes de asilo que regresan del Reino Unido, por lo que la cuestión se intensificará.

¿Son ciertas las afirmaciones del gobierno irlandés?

Todavía no está claro si la “crisis” ha sido diseñada por razones políticas por el gobierno de Dublín, tal como lo ha sido en Londres. También se enfrenta a unas elecciones difíciles, en las que el partido de oposición Sinn Féin sigue a la cabeza de los polos. La cuestión de la inmigración permite a los asediados partidos gubernamentales desviar el foco de la atención pública hacia la migración y presentarse como enfrentados al Brexit de Gran Bretaña.

No se han ofrecido estadísticas que justifiquen la cifra del 80% citada por McEntee. De hecho, las cifras de Eurostat indican que el número de solicitudes de asilo en la República de Irlanda se ha duplicado en los últimos dos años (a principios de 2022 y a finales de 2023), pero en ambos casos comenzaron antes de fechas clave en el lanzamiento del Política del Reino Unido sobre Ruanda (es decir, cuándo se anunció por primera vez y cuándo se promulgó la ley de migración ilegal del Reino Unido).

Si bien el gobierno irlandés afirma que el 91% de las solicitudes de asilo presentadas desde principios de 2024 se han presentado directamente en la Oficina de Protección Internacional en Dublín en lugar de en puertos o aeropuertos, eso puede sugerir o no que más solicitantes de asilo están ingresando al estado desde el norte. Irlanda. Hay muchas otras razones para semejante estadística y no se ha ofrecido ningún comparador.

De hecho, existe una discrepancia entre la nacionalidad de los solicitantes de asilo en la República y la de los que buscan asilo en el Reino Unido, lo que parece contradecir las afirmaciones del gobierno irlandés. En la República, desde principios de año, la principal nacionalidad que solicita asilo es Nigeria, seguida de Bangladesh, mientras que en el Reino Unido es la vietnamita seguida por la afgana.

Pero incluso si las afirmaciones son ciertas, la respuesta del gobierno irlandés marca un giro cada vez más pronunciado hacia la extrema derecha. El gobierno pone de relieve temores infundados de obtener una ventaja política a corto plazo sobre el Sinn Féin.

Oportunismo político

Fine Gael Taoiseach Simon Harris aprovechó la oportunidad para reforzar su imagen de línea dura transfiriendo el procesamiento de solicitudes de asilo al Departamento de Justicia y liberando a 100 miembros de la Garda que luego serán transferidos para tareas de control de la frontera norte-sur.

Esta medida plantea un desafío importante para el Sinn Féin, dado que el partido del norte tendrá que oponerse a cualquier endurecimiento de la frontera, pero debe evitar perder más apoyo en el sur ante la extrema derecha.

El Sinn Féin sin duda había previsto tal presión y trató de prevenirla a finales de la semana pasada cuestionando públicamente la inactividad del gobierno irlandés en esta cuestión. Lo hicieron sin exponer en modo alguno su propia posición; confirmando una vez más el oportunismo innato del partido.

La Primera Ministra de Irlanda del Norte, Michelle O’Neill, afirmó que, a pesar de su papel, todavía no había «escuchado al Tánaiste o Ministro de Justicia» y dijo que «para mí, eso resalta tal vez incluso la base de lo desorganizados que están al tratar este tema».

Su declaración se produjo pocos días después de que el portavoz de protección social del Sinn Féin, Donnchadh Ó Laoghaire TD, publicara un comunicado en vídeo atacando las políticas migratorias de fronteras abiertas (un argumento de pista falsa considerando la Europa fortaleza). La política migratoria de la UE vigente en Irlanda no está ni cerca de una política de puertas abiertas, pero una clara señal de alerta para la base de apoyo desafectada del partido.

Armar el odio y el miedo a los solicitantes de asilo

La afirmación de los ministros irlandeses de que la política del gobierno del Reino Unido sobre el traslado a Ruanda está desplazando a los solicitantes de asilo a la República permite a los partidos gubernamentales una manera relativamente gratuita de adoptar un enfoque estridente de extrema derecha sobre el tema, en un momento en que la extrema derecha está tratando de avivar las preocupaciones sobre el tema.

Estas afirmaciones también le hacen el juego al gobierno británico, que puede utilizarlas para confirmar el impacto de sus propias políticas contra los refugiados. En ambos casos, los gobiernos pueden presentarse como defensores de los intereses nacionales en las consecuencias posteriores al Brexit.

Es probable que se encuentre una solución a más largo plazo al actual estancamiento. A Dublín, Londres o Bruselas no les conviene que se pongan en peligro relaciones más amplias, sobre todo teniendo en cuenta las tensiones geopolíticas más amplias que existen con Rusia.

Sin embargo, también es indudable que los gobiernos de Gran Bretaña e Irlanda –y de hecho los partidos de oposición en ambas jurisdicciones– seguirán tratando de sacar a relucir las preocupaciones sobre la “crisis migratoria” antes de las próximas elecciones generales para su propia ventaja política.

Los socialistas se oponen

Debemos asegurarnos de que los trabajadores vean más allá de las maquinaciones políticas altamente reaccionarias que sólo buscan distraer la atención del fracaso económico y social más amplio de los gobiernos capitalistas.

La utilización del miedo e incluso del odio como arma contra los solicitantes de asilo y los refugiados por parte de los principales políticos burgueses no es un fenómeno nuevo, pero sigue siendo insidioso e intrínsecamente peligroso.

Al complacer a la extrema derecha y emitir silbatos para perros, los partidos sólo añaden credibilidad y confianza a la creciente y cada vez más violenta extrema derecha. Quizás lo que sea aún más peligroso a largo plazo es que también crea las bases para un mayor giro hacia la derecha de los principales partidos y la normalización de la política xenófoba y racista.

La coyuntura actual del capitalismo está siendo testigo de un proceso acelerado de desglobalización y del aumento de tensiones entre bloques geopolíticos. Esta era una posibilidad prevista desde hacía algún tiempo por el CIT, en un momento en que muchos otros la descartaban.

Las crecientes barreras comerciales y los obstáculos a la libre circulación de trabajadores van de la mano. Ambos son intentos de engañar y dividir a los trabajadores para superar mejor cualquier desafío socialista al sistema capitalista e imperialista.

La tarea de los socialistas debe ser denunciar esas políticas reaccionarias y, en cambio, buscar unir a los trabajadores detrás de un programa político que ofrezca una alternativa socialista e internacionalista genuina para todos los trabajadores, sin importar de dónde vengan. Esto implica hacer campaña por viviendas a precios asequibles para todos, un salario digno y una financiación adecuada de los servicios públicos y la infraestructura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.