Inicio internacional Los acelerados contagios por Covid-19 en un rastro porcino de Estados Unidos

Los acelerados contagios por Covid-19 en un rastro porcino de Estados Unidos

53
0
Compartir

Por Adán Salgado Andrade

Son tiempos de emergencia de salud en todo el mundo. Se ha recomendado que el estar en casa es muy importante, aunque hay labores que no pueden interrumpirse. Es en esos sitios, en donde los dueños deberían de poner más empeño en mantener al mínimo los contagios entre sus trabajadores, la parte más importante de sus negocios, procurándoles equipos como tapabocas de buen material, guantes, trajes aislantes y otras cosas, que fueran de uso personal.

No lo hace, por ejemplo, Amazon, nefasta empresa que ha descuidado, en sus instalaciones, normas de higiene para evitar los contagios, a pesar de que, por el aumento de compras en línea, ha contratado a  miles de empleados, los que ya suman casi un millón en todo el mundo (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.com/2020/04/negligencia-de-amazon-con-sus.html).

Sus ganancias ascienden ya a once mil dólares por segundo, pero no se ha dignado a comprar buenos equipos de seguridad a sus explotados empleados.

El resultado es que se han reportado varios casos de trabajadores contagiados y que han llevado a sus hogares tales contagios.

Un caso similar sucedió en un rastro procesador de carne de puerco en Estados Unidos, perteneciente a la empresa Smithfield – de las gigantes agroindustrias que acaparan buena parte de la producción de carne en ese país –, ubicada en Dakota del Sur, en el condado de Sioux Falls, en donde la negligencia de los propietarios provocó un verdadero desastre de salud entre sus trabajadores, como narra el artículo de la BBC “Coronavirus en un rastro de Smithfield: La historia no contada del mayor evento de contagios en Estados Unidos”, firmado por Jessica Lussenhop (ver: https://www.bbc.com/news/world-us-canada-52311877).

El artículo comienza mencionando a Julia, cuyos padres, empleados del rastro, inmigrantes, que ni hablan inglés, le habían dicho que se sabía de un trabajador contagiado del Covid-19, pero que la empresa no hizo nada por dar a conocer la situación entre el personal, ni, mucho menos, se preocupó por tomar medidas de prevención para evitar más contagios. Eso fue el 25 de marzo de 2020.

Julia procedió por su cuenta, preocupada de que sus padres asistieran a diario a trabajar a una empresa, en donde 3700 empleados laboran hacinados. En ese rastro, se sacrifican a diario 19500 cerdos, siendo el noveno más grande de Estados Unidos (EU).

Hay que señalar que la producción industrial de tanto animal, daña bastante al medio ambiente, además de que propicia enfermedades entre los animales, pues no se les cría, sino que se les reproduce industrialmente (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.com/2010/08/fabricas-de-animales-enfermedades-en_01.html).

Además, la ingesta de carne produce muchas enfermedades, sobre todo, crónico degenerativas, como cáncer, hipertensión, diabetes, obesidad, elevación de colesterol, triglicéridos y otros tóxicos en la sangre, pero como es parte de la impuesta “dieta occidental”, se ha difundido su consumo hasta en países que eran, tradicionalmente, más vegetarianos que carnívoros, como en China (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.com/2010/08/la-muy-lucrativa-adictiva-engordante-y_01.html).

Por otro lado, la producción de carne, especialmente la roja, además de que requiere de demasiados insumos – como millones de toneladas de granos para el ganado, en un mundo hambriento –, genera más contaminación que la equivalente a todos los autos que circulan en el planeta. Sólo se sostiene su producción por los mezquinos intereses de las grandes agroindustrias, las que además han impuesto que la ingesta de carne es imprescindible. Por eso, en EU, cada vez que se hace una campaña en contra del consumo de carne, no sólo las agroindustrias, sino los carnívoros, que no pueden dejarla, invariablemente protestan (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.com/2018/01/la-eliminacion-de-la-produccion-de.html).

Bueno, y dejando de lado los mencionados, muy negativos aspectos que deja la producción de carne en el mundo, ambientales y en la salud, enormes rastros como el de Smithfield, encima de eso, precian más el eficientismo, que la salud de los trabajadores. Es el colmo.

Como decía, Julia denunció a la empresa a un periódico, el Argus, que al día siguiente publicó la nota sobre el trabajador contagiado. Y hasta ese momento, la empresa lo confirmó, diciendo que lo habían enviado a cuarentena y que su lugar de trabajo había sido “totalmente sanitizado”. Y justificó que, por ser una “industria vital”, por eso no había cerrado, como comentó Kenneth Sullivan, CEO de Smithfield. “Estamos tomando las mayores precauciones para asegurar la salud y el bienestar de nuestros empleados y consumidores”, lo cita Lussenhop.

Pero Julia no estaba conforme, pues sabía de rumores sobre más casos de contagios. Ella, como dije, es hija de inmigrantes, y primera generación de nacimientos en EU, al igual que muchos de los hijos de otros empleados, también inmigrantes, cuyos hijos han nacido en ese país. Son tantos, que hasta se hacen llamar “Hijos de Smithfield”. “Mis padres no hablan inglés, así que alguien debe de hablar por ellos”, dice Julia.

A pesar de la denuncia, sus padres tuvieron que seguir yendo al rastro, trabajando a treinta centímetros entre cada trabajador, llegando a ducharse a su casa, temiendo en cualquier momento contagiarse. Y la empresa, sólo interesada en cumplir con su cuota de producción. “Durante ese tiempo, el número de casos confirmados subió de 80, 190 hasta 238”, dice Lussenhop.

Y fue tanto el impacto por demasiada negligencia en cerrar el rastro, que para el 15 de abril, día en que fue obligada a suspender operaciones, por orden de la oficina de la gobernadora, “la planta se había convertido en el centro de la pandemia de EU, con un total de 644 contagiados, entre trabajadores con el virus, y otras personas que lo contrajeron de ellos. En total, las infecciones relacionas con ese rastro, ascienden a 55% de todos los casos existentes en el estado, que sobrepasan, por mucho, los casos per cápita de estados más populosos ubicados en el medio oeste. De acuerdo con el New York Times, los casos dados en Smithfield Foods sobrepasan los que se dieron en el portaaviones Theodore Roosevelt y los de la cárcel del condado de Cook, en Illinois”.

Ya señalé que trabajadores como los de los rastros, junto con muchos otros, son “vitales” y no pueden darse el lujo, de acuerdo con las “normas de la emergencia”, de quedarse en casa, además de que, si lo hacen, simplemente, no tienen ingresos. Y en los rastros, la mayoría de empleados son migrantes, muy necesitados de trabajo, como los padres de Julia. Dice Lussenhop que “Los trabajadores de Smithfield son mayoritariamente inmigrantes y refugiados de lugares como Myanmar, Etiopía, Nepal, Congo y El Salvador. Se hablan 80 idiomas distintos en la planta. Los salarios rondan de los $14 a 16 dólares la hora. Esas horas son largas, el trabajo es pesado y estar en una línea de producción significa permanecer a menos de treinta centímetros, a ambos lados, de los demás empleados”.

Lussenhop habló con varios trabajadores, quienes le dijeron sobre la imposibilidad de dejar de trabajar. Cita a uno, de 25 años, inmigrante, que le dijo “Tengo muchas cosas que pagar. Mi hijo está por nacer y tengo que trabajar. Si tengo el virus, me preocupa que no pueda salvar a mi esposa”.

Y como, en efecto, son vitales las industrias de los alimentos, los dueños han seguido, como si nada, lo que ha incrementado el número de trabajadores contagiados, como en una planta de Tyson, en donde murió un empleado y otros 148, enfermaron del virus.

Smithfield alega que el cerrar una planta provoca graves problemas en la oferta alimenticia, además de que deja de comprar animales a los granjeros locales. Pero si es tan importante, pudieron haber establecido medidas para evitar los contagios.

Los trabajadores hicieron esfuerzos iniciales para que se tomaran tales medidas, pero nada hizo la empresa por implantarlas y evitar contagios. Incluso, si veían a trabajadores enfermos, los conminaban a que siguieran trabajando. Además, hay que pensar que se contagió la carne que estaban procesando. Tendría que examinarse, para ver qué tanto dura activo un virus como el Covid-19 en esa carne. Y eso agregaría más a la, hasta criminal, irresponsabilidad de esas empresas.

Smithfield Foods, que fue adquirida por la empresa China WH Group Ltd., en el 2013, dejó pasar muchos días, desde que el primer trabajador, Agustín Rodríguez Martínez, un salvadoreño de 64 años, que se dedicaba a la limpieza, enfermó por el virus. Todavía fue a trabajar el sábado 4 de abril, muy debilitado y con fiebre, para trapear los pisos. Su esposa lo llevó al hospital, cuando ya casi no podía respirar, en donde, de inmediato, lo intubaron. El martes 14 de abril murió, ya cuando se habían reportado más de 80 casos de trabajadores contagiados del rastro.

Smithfield siguió asegurando que estaba haciendo todo lo posible por evitar los contagios, pero sus “medidas” sólo incluyeron redes faciales, que no sirven para evitar contagios. En otras empresas, los trabajadores recibieron mascarillas reforzadas, guantes, capas largas y botas.

A pesar de todo eso, la empresa siguió laborando. Incluso, lo hizo cuando, aseguró, cerraría 3 días para desinfección total. Testimonios dados por trabajadores a Lussenhop, demuestran que laboró al 60%, cuando dijo que cerraría. Incluso, ofreció $500 dólares extras a los trabajadores que asistieran esos días. Muchos, los consideraron una extorsión, con tal de que fueran a trabajar.

Posiblemente como la mayoría son, como dije, inmigrantes, lo que menos le importó a Smithfield fue tomar medidas eficaces para protegerlos de contagios. Además, siendo, casi seguro, indocumentados varios de ellos, nada podrían hacer en cuanto a quejarse con las autoridades sanitarias y de trabajo, correspondientes.

Si algo se hizo fue porque Kooper Caraway, presidente de la filial de la AFL-CIO, el mayor sindicato de trabajadores de EU, afirma que representantes de éste, se acercaron a la empresa para pedir mayores medidas para incrementar la seguridad de los trabajadores. Pero fue demasiado tarde.

Y, por supuesto, la planta contó todo el tiempo con la complicidad de la gobernadora republicana de Dakota del Sur, la señora Kristi Lynn Noem, quien consideró las funciones del rastro vitales – ha de considerar que es imprescindible la ingesta de tóxica carne de cerdo –, y se rehusó a establecer medidas tales como el confinamiento domiciliario de los condados cercanos a Sioux Falls, así como un centro de aislamiento para los enfermos. “Todo esto es falso”, cita Lussenhop, que declaró aquélla déspota mujer.

Ah, pero como buena republicana que es, pidió que se experimentara con la droga hidroxicloroquina, siguiendo las instrucciones de su nefasto jefe, Trump. Esa droga, ya está demostrado, no sirve para curar la enfermedad respiratoria producida por el Covid-19 y, al contrario, la empeora.

La criminal negligencia de Noem, al igual que la de la empresa, lo único que ocasionó fue que, cuando quisieron actuar, ya había cientos de contagios, tanto de trabajadores, como de gente que ellos habían contagiado, como amigos y/o familiares.

En el caso de Julia, su madre dio positivo al virus, con el problema adicional de que padece enfermedades crónicas. Ella, comenzó a mostrar los síntomas y fue a que le hicieran la prueba. Muy probablemente, su padre esté en la misma condición.

Todo por ahorrar dinero en equipo de protección, seguir produciendo tóxica carne de cerdo en las cuotas establecidas y continuar con los business as usual.

No importan los dramas familiares que tantos contagiados y decesos provoquen.

El artículo termina con la espera que Julia debió de hacer, en una larga fila, para que le tomaran, con un hisopo introducido en sus poros nasales, una muestra de mucosa.

En cinco días más, le habrían dicho si tiene o no el virus. Mientras tanto, tuvo que estar con la ansiedad. De todos modos, el que lo haya tenido o no, no la libró de que su madre está enferma y probablemente también su padre, y de que tiene que seguir la indicación sanitaria que, en los “casos leves”, consiste en permanecer aislado en casa.

Sólo los “casos graves”, ameritan hospitalización. Y ésos son, cuando los enfermos ya no puedan respirar, lo que es absurdo, pues los intuban y tienen no más del 30% de posibilidades de sobrevivir.

Es cuestión de suerte si se curan los tres.

Pero si los dueños de Smithfield o la gobernadora Noem se enferman, tendrán las mejores atenciones que su dinero pueda pagar. Y eso, hace una gran diferencia. No es garantía de que se curen, pero sí eleva sus posibilidades de salir avante.

Pero, para los pobres inmigrantes que forzosamente deben de seguir trabajando en instalaciones infectas, con grandes probabilidades de contagiarse, en cada día laboral que asistan, se la estarán jugando.

Contacto: studillac@hotmail.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.