Open top menu
La revolución cubana debe seguir en lucha política

La revolución cubana debe seguir en lucha política

revolucion_cubana

Rómulo Pardo Silva

El socialismo de Cuba está siendo atacado de otra manera. El poder fáctico occidental ensaya la desestabilización apuntando ahora a la división interna en el país sin ¿o con? el bloqueo.

Los objetivos son la juventud, las ideas y un empresariado en formación que sean opuestos al partido, el gobierno, el socialismo.

Fidel en el 2005 advirtió que la Revolución no se podría destruir desde afuera, pero sí desde dentro.

El presidente Obama concretando el plan firmó una Directiva Presidencial de Política con vistas a la flexibilización del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos y la dirigencia cubana la ha definido como un paso significativo pero no suficiente.

Actualmente se pueden leer artículos que expresan preocupación en cierto modo crítica por el camino aceptado.

Nelson P. Valdés ha escrito uno en esta línea que fue publicado por Cubadebate (*).

Valdés de partida aclara algo importante sobre lo dispuesto por la Casa Blanca, es una “orden ejecutiva emitida por el Presidente de los Estados Unidos con el consejo y el análisis del Consejo Nacional de Seguridad”.

Algunas afirmaciones del documento oficial norteamericano:

“El 17 de diciembre de 2014, yo anuncie que los Estados Unidos emprenderían un nuevo rumbo respecto a Cuba, terminando con una política desfasada que falló a avanzar los intereses de los Estados Unidos…”

El bloqueo “es una carga obsoleta para el pueblo cubano y ha sido un impedimento a los intereses de los Estados Unidos.”

“Los cambios endógenos en curso en Cuba ofrecen oportunidades para hacer avanzar los intereses de los Estados Unidos”

“La política de los Estados Unidos está diseñada para crear oportunidades económicas para el pueblo cubano; promover el respeto a los derechos humanos ; hacer avances en materia de seguridad y defensa regionales, tales como salud, aplicación de la ley y migración, y continuar la cooperación con el gobierno cubano que pueda fortalecer nuestro liderazgo en el hemisferio.”

“El aumento de los viajes y la interconexión económica apoyan el desarrollo de un sector privado que ofrezca mayores oportunidades económicas para el pueblo cubano.”

“Al mismo tiempo, el aumento del acceso a internet está impulsando la conectividad de los cubanos con el mundo y expandiendo las capacidades del pueblo cubano, especialmente de los jóvenes, para intercambiar información e ideas.”

“Cuba no es miembro de las instituciones financieras internacionales, tales como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, y el Banco Interamericano de Desarrollo, que podría ofrecer experiencia y posibles.”

Estados Unidos es muy claro, quiere destruir el orden de la revolución. No lo oculta.

Se mueve para la seguridad nacional propia y con la aprobación militar; cree que el bloqueo debió avanzar los intereses norteamericanos; supone que la nueva táctica beneficiará los intereses de los Estados Unidos; busca fortalecer con la cooperación cubana su liderazgo en el hemisferio; proyecta desarrollar un sector privado en Cuba; persigue que especialmente la juventud cubana reciba la información y las ideas capitalistas a través de los medios dominantes; desea la dependencia cubana del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, y el Banco Interamericano de Desarrollo.

O sea es del empresariado internacional apropiándose de la Isla.

¿Por qué la dirección cubana acepta esta forma de acuerdo?

Lo explica su situación interna. La juventud no es la de 1959. Sectores de la población no han olvidado los deseos y las prácticas de enriquecimiento. La disciplina laboral necesaria al proceso no se afinca.

El riesgo de seguir la política de Washington se expresa  públicamente. Un intelectual decía que cree que el socialismo vencerá esta nueva ofensiva pero que no se debe caer en el triunfalismo pasivo.

Nelson Valdés observa que “cuando los demócratas tenían una mayoría en la Cámara y el Senado, la administración no hizo nada. Por otra parte, los demócratas crearon el concepto de una “súper mayoría” para aprobar la legislación -es decir se necesitan 2/3 de la cámara en lugar del 50% +1, por lo que es más difícil de desmantelar la política.

La revolución levantó con hechos banderas mundiales por la libertad de los pueblos, la cooperación fraterna en la confrontación armada, las luchas por la salud y la educación de todos, la renovación de las ideas.

Quizás menos se le escuchó por el consumo modesto, la lucha contra el consumismo, la sostenibilidad ecológica y su costo, el disfrute ilimitado de la cultura, el arte, el pensamiento, la recreación.

La sociedad cubana goza de seguridad, salud, educación, un grado sustancial de igualdad. Necesita asumir un nuevo tipo de valores de vida para el futuro, no para el hoy de corporaciones transnacionales.

No es a lo que adhieren los profesionales que huyen.

Por un Movimiento para una nueva civilización, sustentable-solidaria. Socialismo no progresismo.

romulo.pardo@gmail.com

Referencia

(*) Una lectura entre líneas de la Directiva Presidencial de Política de Obama, en  http://www.cubadebate.cu/noticias/2016/10/21/una-lectura-entre-lineas-de-la-directiva-presidencial-de-politica-de-obama/#.WAtgqeXhDIU

Etiquetado

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: