Inicio Internacional La mayor huelga jamás vivida en Irlanda del Norte se celebrará el...

La mayor huelga jamás vivida en Irlanda del Norte se celebrará el 18 de enero

79
0

12 de enero de 2024 Izquierda Militante (Comité por una Internacional de Trabajadores CIT Irlanda)

Imagen: Un piquete reciente de NIPSA. Carmel Gates, secretaria general de NIPSA y partidaria del Militante de Izquierda, a la derecha

Irlanda del Norte vivirá la mayor oleada de huelgas de su historia el 18 de enero, en la que participarán más de 150.000 trabajadores. En todo el sector público, los trabajadores exigen aumentos salariales, así como garantizar la paridad salarial, cuando sea relevante, con los trabajadores del sector público en Gran Bretaña. La huelga afectará a la educación, el transporte público y la sanidad, entre otros servicios. Un economista estima que la huelga provocará pérdidas de más de 10 millones de libras esterlinas. Carmel Gates, secretario general de NIPSA, el mayor sindicato del Norte, describió el día 18 como una huelga general.
El trasfondo de esta huelga sin precedentes es la actual suspensión del poder ejecutivo compartido en Stormont y la negativa del gobierno conservador a publicar un paquete financiero para satisfacer las necesidades de los trabajadores del sector público. El Partido Unionista Democrático (DUP) se retiró del ejecutivo de poder compartido de Stormont en febrero de 2022, en una disputa por los acuerdos comerciales posteriores al Brexit. El Secretario de Estado del gobierno del Reino Unido para Irlanda del Norte, Chris Heaton Harris MP, afirma que después de meses de negociaciones se han cumplido muchos de los requisitos del DUP y hay sobre la mesa un paquete de £3.300 millones. Pero aún no hay señales de un regreso del Ejecutivo.

Se informa que el líder del DUP, Sir Jeffrey Donaldson, quiere regresar a Stormont, pero los miembros más duros del DUP exigen que resistan. Las encuestas de opinión muestran que los votantes del DUP respaldan una postura dura, ya que temen que los acuerdos de la “frontera del Mar de Irlanda” socaven el lugar de Irlanda del Norte en el Reino Unido. Algunos miembros del DUP creen que si esperan hasta que llegue al poder un gobierno laborista de Keir Starmer a finales de este año, que busca tener relaciones más estrechas con la UE, esto podría eliminar algunos de los controles sobre las mercancías que ingresan a Irlanda del Norte desde Gran Bretaña, lo cual es un gran frustración para muchos unionistas.

Heaton Harris enfrenta un plazo legal para convocar o retrasar nuevamente nuevas elecciones a la Asamblea si el Ejecutivo no ha sido restablecido antes del 18 de enero. La Asamblea ha estado congelada durante más del 40% del tiempo desde que se estableció el poder compartido bajo el Viernes Santo de 1998. Acuerdo que supuso el fin de tres décadas de conflicto armado. Como señaló el CIT en ese momento, un reparto del poder basado en bloques sectarios siempre significaría inestabilidad y que el Ejecutivo sería propenso al colapso.

Heaton Harris ha dicho que sin un Ejecutivo en funcionamiento, el paquete de £3,300 millones, incluidos casi £600 millones para aumentos salariales en el sector público, no estará disponible. Sin embargo, esta afirmación se interpreta en gran medida en el Norte como un palo para usar contra el DUP para intentar obligarlo a regresar a la Asamblea.

Finanzas en grave crisis

Las finanzas públicas de Irlanda del Norte atraviesan una grave crisis. Los altos funcionarios de Belfast que dirigen Irlanda del Norte en ausencia del Ejecutivo de Stormont han recortado drásticamente sus servicios. El Norte tiene las peores listas de espera hospitalaria del Reino Unido. No es de extrañar que hasta ahora una docena de sindicatos hayan convocado una huelga masiva el 18 de enero. “Estamos preparando una huelga general para el 18 de enero para obligarlo [a Heaton Harris], si no ha cumplido para entonces”, dijo Carmel Gates. .

Hasta ahora, el gobierno conservador ha descartado otorgar fondos para los trabajadores del sector público a menos que Stormont vuelva a funcionar. Esto se considera comúnmente como una burda sanción utilizada por el gobierno conservador de Westminster contra el DUP. Es comprensible que los trabajadores sientan que están siendo utilizados como balón de fútbol político y que tienen que pagar por la actual crisis política y financiera. Es tal la frustración y el enfado generalizados entre los trabajadores del sector público, cuyos salarios han caído miles de libras por debajo de los de sus homólogos en Gran Bretaña, que no sólo los sindicatos más grandes, como NIPSA, Unite, Unison y GMB, sino también otros sindicatos más pequeños, como el sindicato del Royal College of Nurses, la Sociedad de Radiógrafos, la Asociación Nacional de Directores de Profesores, la Sociedad Colegiada de Fisioterapeutas y la Asociación Dietética Británica están tomando medidas.

Los partidarios de Militant Left (el CIT en Irlanda) están desempeñando un papel clave en algunos de los sindicatos y consejos sindicales locales en preparación para la histórica huelga. El 18 de enero se celebrarán varias manifestaciones masivas de trabajadores, incluso en Belfast, Derry, Omagh, Enniskillen, Cookstown y Magherafelt.

Esta es una oportunidad importante para desarrollar la campaña de los trabajadores por salarios dignos. No debe terminar el día 18, sino que esta demostración masiva de poder obrero, que en gran medida paralizará al Norte, debería ser una plataforma de lanzamiento para nuevas acciones industriales y de otro tipo para obligar a los conservadores a pagar. Para la Izquierda Militante, el 18 de enero también muestra el poder político potencial de la clase trabajadora unida. A partir de esta acción de masas, debería iniciarse una discusión y un debate dentro del movimiento obrero sobre la necesidad de una representación política independiente y una oposición a los partidos políticos sectarios y al partido conservador de las grandes empresas.

Los trabajadores son más fuertes cuando luchan con ambas manos: la industrial y la política. El 18 de enero demostrará que la clase trabajadora es la fuerza más poderosa de la sociedad. De este histórico día de acción pueden surgir iniciativas importantes para construir una alternativa política para la clase trabajadora, como pasos hacia la construcción de un amplio partido de masas de la clase trabajadora, con un programa socialista audaz que pueda superar la división sectaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.